El tren pue­de con­vi­vir en el trans­por­te del Al­to Va­lle

SUS VEN­TA­JAS SON MU­CHAS: ECO­NO­MÍA, EFI­CIEN­CIA Y SE­GU­RI­DAD. SE IM­PUL­SÓ UN RA­MAL SE­NI­LLO­SA-CHICHINALES, PE­RO SÓ­LO SE OB­TU­VO UNO RE­DU­CI­DO EN­TRE NEUQUÉN Y CI­PO­LLET­TI. HOY SE PRO­MUE­VE EL ME­TRO­BÚS CO­MO AL­TER­NA­TI­VA, PE­RO NO SON IN­COM­PA­TI­BLES.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Víc­tor Hu­go Urra Co­mi­sión Tren del Va­lle de Río Ne­gro y Neuquén

Des­de el 2005, co­men­za­mos a plan­tear­nos la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar de­fi­ni­ti­va­men­te el tren de pa­sa­je­ros in­ter­ur­bano y de lar­ga dis­tan­cia, que nos ha­bían arre­ba­ta­do en la dé­ca­da de los 90 du­ran­te el go­bierno de Me­nem. Ha­bía dos si­tua­cio­nes que nos mo­ti­va­ban. La pri­me­ra con­sis­tía en una ra­zón his­tó­ri­ca, ya que ca­da pue­blo de es­tas re­gio­nes su­re­ñas, des­de Bahía Blan­ca has­ta Za­pa­la, cre­ció y se desa­rro­lló al­re­de­dor de la es­ta­ción del tren. “Pue­blos que hoy, en su gran ma­yo­ría, son ciu­da­des es­ta­ble­ci­das”. La ver­da­de­ra historia se co­men­zó a es­cri­bir allá por el 26 de ju­nio de 1901, cuan­do la pri­me­ra lo­co­mo­to­ra cru­zó el río Ne­gro so­bre rie­les y dur­mien­tes, has­ta al­can­zar al fin el te­rri­to­rio neu­quino. La se­gun­da si­tua­ción, no me­nos im­por­tan­te, te­nía que ver con la ne­ce­si­dad de reac­ti­var el tren de pa­sa­je­ros que ayu­de a des­com­pri­mir las ru­tas del Al­to Va­lle, y así de es­ta ma­ne­ra fui­mos ins­ta­lan­do en la agen­da de los po­lí­ti­cos y fun­cio­na­rios de turno el análisis de la ur­gen­cia que te­nía­mos por que se in­clu­ya al sis­te­ma de mo­vi­li­dad ur­ba­na el tren de pa­sa­je­ros. Hu­bo mu­cha re­sis­ten­cia por­que con es­ta mo­vi­da ciu­da­da­na to­cá­ba­mos in­tere­ses po­lí­ti­cos, gre­mia­les y de gran­des cor­po­ra­cio­nes que ad­mi­nis­tran el gran ne­go­cio de la mo­vi­li­dad ur­ba­na.

Gol­pea­mos to­das las puer­tas que el lec­tor pue­da su­po­ner: go­bierno na­cio­nal, de las provincias de Río y Neuquén y mu­ni­ci­pios, ha­llan­do fuer­tes re­sis­ten­cias. Pe­ro por suer­te en­con­tra­mos gre­mia­lis­tas, fun­cio­na­rios, po­lí­ti­cos y me­dios de pren­sa que prio­ri­za­ron el bie­nes­tar ge­ne­ral por so­bre sus in­tere­ses per­so­na­les. Tam­bién su­fri­mos ope­ra­cio­nes que in­ten­ta­ron des­ac­ti­var nues­tra lu­cha por el tren. Du­ran­te el go­bierno de Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, a tra­vés de su mi­nis­tro del In­te­rior Flo­ren­cio Ran­daz­zo se im­pul­só un am­bi­cio­so plan de reac­ti­va­ción de los ra­ma­les fe­rro­via­rios que ha­bían si­do des­man­te­la­dos.

Eso nos dio es­pe­ran­zas y re­do­bla­mos los es­fuer­zos , crean­do he­rra­mien­tas co­mo el pro­yec­to “Tren del Va­lle, ra­mal Se­ni­llo­sa - Chichinales” con el acom­pa­ña­mien­to de la se­na­do­ra na­cio­nal Mag­da­le­na Odar­da, au­to­ra del pro­yec­to an­te el Se­na­do . Nues­tra co­mi­sión ciu­da­da­na to­mó pro­ta­go­nis­mo en los me­dios po­nien­do al tan­to a la ciu­da­da­nía, de las ges­tio­nes que rea­li­zá­ba­mos en Cór­do­ba, Buenos Aires, Ci­po­llet­ti, Neuquén ca­pi­tal, Plot­tier y Se­ni­llo­sa. Sa­bía­mos que his­tó­ri­ca­men­te el go­bierno na­cio­nal prio­ri­za las in­ver­sio­nes del trans­por­te fe­rro­via­rio de pa­sa­je­ros en las gran­des ca­pi­ta­les; y así lo ra­ti­fi­có el mi­nis­tro de Trans­por­te, ol­vi­dan­do nue­va­men­te a los ra­ma­les pa­ta­gó­ni­cos pa­ra prio­ri­zar el tren de car­gas del ra­mal Za­pa­la – Bahía Blan­ca, que nun­ca de­jó de cir­cu­lar por el Va­lle, a pe­sar las po­cas in­ver­sio­nes rea­li­za­das so­bre las vías y los pa­sos a ni­vel en las lo­ca­li­da­des más po­bla­das de Río Ne­gro y Neuquén.

El tren trae pro­gre­so y se­gu­ri­dad, dis­mi­nu­ye la mor­ta­li­dad en las ru­tas, es eco­nó­mi­co y des­alien­ta el uso del au­to­mó­vil, en ayu­da del am­bien­te.

Pri­me­ra eta­pa

Es­te pen­sa­mien­to po­co re­pu­bli­cano que de­cía ser po­pu­lar y de­fen­der los de­re­chos de to­dos y to­das, po­co a po­co nos ex­cluía de esa gran trans­for­ma­ción del sis­te­ma fe­rro­via­rio; así na­ció nues­tro pro­yec­to del ra­mal re­du­ci­do Neuquén-Ci­po­llet­ti y el en­la­ce Di­que Cor­de­ro-Ci­po­llet­ti, sin de­jar de la­do la lu­cha por el pro­yec­to ma­dre , de Se­ni­llo­sa a Chichinales. A tra­vés de ges­tio­nes en el Se­na­do y Dipu­tados lo­gra­mos que el 21 de ju­lio de 2015 co­men­za­ra a fun­cio­nar el tren de pa­sa­je­ros en tra­mo Neuquén – Ci­po­llet­ti, que to­dos los blo­ques de la le­gis­la­tu­ra de Neuquén vo­ta­ran a fa­vor y de­cla­ran de in­te­rés pro­vin­cial la re­cu­pe­ra­ción del tren de pa­sa­je­ros en la pro­vin­cia del Neuquén. Des­de 2016 el nue­vo go­bierno na­cio­nal ha in­ten­ta­do des­man­te­lar nue­va­men­te el ra­mal fe­rro­via­rio de pa­sa­je­ros Cons­ti­tu­ción - Za­pa­la, re­tro­ce­dien­do en la historia, apli­can­do las vie­jas po­lí­ti­cas de los 90.

El me­tro­bús, pri­vi­le­gia­do

Con res­pec­to al pro­yec­tos del Tren del Va­lle, en 2017 el Je­fe de Ga­bi­ne­te, Mar­cos Pe­ña, con­fir­mó que és­te no se­rá ex­ten­di­do y blan­queó que no cum­pli­rán con el Pre­su­pues­to Na­cio­nal, que in­cluía una par­ti­da pa­ra am­pliar su re­co­rri­do. A es­ta idea de des­es­ti­mar la am­plia­ción del re­co­rri­do de pa­sa­je­ros sin im­por­tar­le que en las ru­tas del Al­to Va­lle mue­ra una per- so­na ca­da cua­tro días por ac­ci­den­tes de trán­si­to, se su­ma­ron fun­cio­na­rios lo­ca­les, co­mo los in­ten­den­tes de Neuquén y Ci­po­llet­ti, apos­tan­do por el gran ne­go­cio del Me­tro­bús co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va vá­li­da pa­ra so­lu­cio­nar el te­ma de la mo­vi­li­dad ur­ba­na en nues­tra zo­na. Ar­gu­men­ta­ron que el tren de pa­sa­je­ros es de­fi­ci­ta­rio y que la gen­te só­lo lo usa por diversión.

Los trans­por­tes pú­bli­cos no son de­fi­ci­ta­rios en la me­di­da que cum­plan con su rol: ser un ser­vi­cio de trans­por­te pú­bli­co efi­cien­te. No se cons­tru­yen hos­pi­ta­les pa­ra que den ga­nan­cias, sino pa­ra que cum­plan un rol so­cial en ma­te­ria de sa­lud.

No exis­te hoy un pro­yec­to na­cio­nal de mo­vi­li­dad ur­ba­na, con­sis­ten­te y pla­ni­fi­ca­do. So­lo im­pro­vi­sa­cio­nes, por­que un mi­nis­tro de la Na­ción que re­co­rre las provincias en avión no pue­de de­cir­nos que el tren de pa­sa­je­ros no es es­tra­té­gi­co pa­ra la re­gión. No­so­tros pen­sa­mos lo con­tra­rio, cree­mos que to­dos los me­dios de mo­vi­li­dad ur­ba­na pue­den con­vi­vir, or­ga­ni­za­da­men­te, en un mis­mo es­pa­cio. Que el tren de pa­sa­je­ros es se­gu­ro, eco­nó­mi­co y no con­ta­mi­nan­te y que la pro­ble­má­ti­ca que pa­de­ce­mos los va­lle­ta­nos en las ru­tas na­cio­na­les tie­ne que ver con la fal­ta de po­lí­ti­cas de Es­ta­do en ma­te­ria de in­ver­sio­nes. Eso in­clu­ye: in­fra­es­truc­tu­ra, in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, po­lí­ti­cas de pre­ven­ción de ac­ci­den­tes e in­ver­sio­nes pa­ra sos­te­ner trans­por­tes de mo­vi­li­dad ur­ba­na al­ter­na­ti­vos, pa­ra efi­cien­ti­zar el sis­te­ma vial ar­gen­tino. Cuan­do es­cu­cha­mos de­cir a al­gu­nos ilu­mi­na­dos que reac­ti­var el tren es ca­ro por­que hay que in­ver­tir de­ma­sia­do en las vías; no­so­tros les de­ci­mos “que fa­mi­lias po­de­ro­sas de la Ar­gen­ti­na ex­tra­je­ron, pe­tró­leo, ca­li­zas, ce­men­to y cal y se mo­vi­li­za­ron por nues­tras vías. Dón­de es­tán los cá­no­nes que no fue­ron des­ti­na­dos al man­te­ni­mien­to de las vías, des­gas­ta­das por el tren de car­gas por más de cin­cuen­ta años”. Te­ne­mos que se­guir lu­chan­do por la re­cu­pe­ra­ción de­fi­ni­ti­va de nues­tros ra­ma­les de tre­nes de pa­sa­je­ros. El tren trae pro­gre­so, se­gu­ri­dad, dis­mi­nu­ye la mor­ta­li­dad en las ru­tas, es eco­nó­mi­co; lo uti­li­za la gen­te pa­ra ir a tra­ba­jar y pa­ra ir a la fa­cul­tad. Des­alien­ta la uti­li­za­ción del au­to­mó­vil por­que es más eco­nó­mi­co. Apos­tar a esa re­cu­pe­ra­ción del sis­te­ma fe­rro­via­rio ar­gen­tino es unir el país a tra­vés de las vías en una so­la cul­tu­ra: la del fe­de­ra­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.