Neuquén y la re­for­ma an­tes de “la” re­for­ma

EN LA FI­GU­RA DEL IN­TE­LEC­TUAL JOA­QUÍN V. GONZÁLEZ, TAN­TO LA UNLP CO­MO LA CA­PI­TAL NEU­QUI­NA FUE­RON PLA­TA­FOR­MAS DE DES­PE­GUE DE AL­GU­NAS IDEAS DEL MO­VI­MIEN­TO UNI­VER­SI­TA­RIO QUE CUM­PLIÓ UN SI­GLO.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Fer­nan­do Ca­su­llo His­to­ria­dor

Es­te año se cum­ple el cen­te­na­rio de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria ini­cia­da por los le­van­tis­cos es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba. El re­la­to es co­no­ci­do y abor­da­do en otros ar­tícu­los de es­te su­ple­men­to: un gru­po de jó­ve­nes mon­ta­dos en un cli­ma de épo­ca re­for­mis­ta se re­be­ló a una uni­ver­si­dad que en su es­pí­ri­tu per­ma­ne­cía ca­si in­có­lu­me des­de su fun­da­ción en el si­glo XVII. Cátedras vi­ta­li­cias, clau­su­ra ideo­ló­gi­ca en los con­te­ni­dos de las ma­te­rias, ex­tre­ma fal­ta de par­ti­ci­pa­ción es­tu­dian­til en la to­ma de de­ci­sio­nes, to­do eso era co­mún en la ca­sa de al­tos es­tu­dios de la doc­ta. Sin em­bar­go, con los su­ce­sos que se die­ron en­tre mar­zo y oc­tu­bre de 1918, mu­cha de esa reali­dad cam­bió para siem­pre, dan­do pa­so a la li­ber­tad de cá­te­dra, los con­cur­sos por opo­si­ción y otras mo­di­fi­ca­cio­nes que sa­cu­die­ron a la aca­de­mia para siem­pre. Sin em­bar­go, ver­bi­gra­cia de la his­to­ria, los su­ce­sos de 1918 no fue­ron un ra­yo en una no­che de os­cu­ri­dad y se en­mar­can en un pro­ce­so de re­for­mas que al me­nos des­de la Re­vo­lu­ción de 1890 atra­ve­sa­ban de ma­ne­ra trans­ver­sal a to­da la cla­se po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na. Si has­ta el pro­pio ro­quis­mo, ba­jo la se­gun­da pre­si­den­cia de “el Zo­rro”, se hi­zo car­ne de los mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos que su­fría la es­truc­tu­ra de la Ar­gen­ti­na li­be­ral mon­ta­da en los 80. De es­ta ma­ne­ra, Ju­lio Ar­gen­tino Ro­ca tu­vo los su­fi­cien­tes re­fle­jos para en­ten­der en su se­gun­do go­bierno que el bus­car al­ter­na­ti­vas para el cre­cien­te con­flic­to so­cial re­sul­ta­ba asun­to ca­si de supervivencia.

Así mo­to­ri­zó ini­cia­ti­vas co­mo el in­for­me Bia­let Mas­sé y la re­for­ma del Có­di­go Elec­to­ral (que ha­ría las ve­ces de an­te­ce­den­te de la ley Sáenz Pe­ña). Tam­po­co pue­de pen­sar­se que así Ro­ca di­se­ñó un mun­do ideal y sin pro­ble­mas so­cia­les, da­do que en esos mis­mos años se en­car­gó de san­cio­nar, por ejem­plo, la re­pre­si­va ley de Re­si­den­cia.

En aque­llos apres­tos re­for­mis­tas, y un po­co opor­tu­nis­tas, so­bre­sa­lió sin du­das el en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior, el rio­jano Joa­quín Víctor González, aca­so la fi­gu­ra más ram­pan­te del ala mo­der­nis­ta del PAN. Doc­tor en De­re­cho y ce­re­bro del cam­bio elec­to­ral de 1902 que pre­ce­dió a la ley 8871, pro­pul­sor del Có­di­go de Mi­ne­ría y la le­gis­la­ción la­bo­ral, pe­rio­dis­ta de “La Prensa” y pre­si­den­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta. Un ver­da­de­ro fac­tó­tum del ag­gior­na­men­to del PAN a la nue­va épo­ca. La Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, fun­da­da –cuán­do no– por Dar­do Ro­cha, a prin­ci­pios del si­glo XX es­ta­ba ais­la­da en una ciu­dad que no ter­mi­na­ba de con­so­li­dar­se y ne­ce­si­ta­ba pa­sar al ejido del Po­der Eje­cu­ti­vo na­cio­nal para po­der so­bre­vi­vir y cre­cer. Es­to se dio en 1902, tam­bién en el se­gun­do go­bierno de Ro­ca.

Pe­ro fue re­cién con la fi­gu­ra del fun­cio­na­rio e in­te­lec­tual rio­jano, mi­nis­tro de Edu­ca­ción de la Na­ción en 1905 de Quin­ta­na y pre­si­den­te de la UNLP des­de 1906, que la ca­sa de al­tos es­tu­dios tu­vo su pues­ta en va­lor. González co­men­zó en la UNLP un pro­yec­to co­no­ci­do co­mo “la uni­ver­si­dad nue­va” que in­cor­po­ró a su agen­da va­rios de los te­mas re­for­mis­tas que se­rían re­cu­pe­ra­dos lue­go en los su­ce­sos de 1918.

Asi­mis­mo le im­pri­mió a la UNLP un per­fil hum­bold­tiano vin­cu­la­do a la in­ves­ti­ga­ción y el avan­ce del co­no­ci­mien­to de ba­se que no es­tu­vo tan pre­sen­te en los jó­ve­nes re­for­mis­tas cor­do­be­ses, más in­cli­na­dos por el pro­fe­sio­na­lis­mo. Do­ce fue­ron los años que per­ma­ne­ció al man­do de la ins­ti­tu­ción, pro­ta­go­ni­zan­do en ellos una suer­te de re­for­ma pre­via a la Re­for­ma. El po­li­fa­cé­ti­co per­fil de Joa­quín V. González tam­bién lo lle­vó a te­ner un pa­pel cen­tral en la de­ci­sión de tras­la­dar en 1094 la ca­pi­tal del Te­rri­to­rio Na­cio­nal de Neuquén de Chos Malal a la Con­fluen­cia. Efec­ti­va­men­te el en­ton­ces go­ber­na­dor de Neuquén, Carlos Bou­quet Rol­dán, se apa­lan­có en los bue­nos víncu­los con González, re­cor­de­mos, en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior de Ro­ca, para rea­li­zar ta­ma­ño en­ro­que.

Una pro­fun­da red de re­la­cio­nes que in­vo­lu­cró tan­to ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios co­mo al lobby ma­són dio mar­co al pro­ce­so. En di­cho cru­ce de ideas, tan pro­pio de aque­llos años, Joa­quín V. González tu­vo una des­ta­ca­da par­ti­ci­pa-

ción, te­nien­do al día de hoy una pla­za y una es­ta­tua en pleno cen­tro de la ca­pi­tal neu­qui­na.

En el di­se­ño de la nue­va ciu­dad, apa­re­cie­ron tam­bién mu­chos de los nue­vos te­mas de la re­for­ma so­cial, co­mo por ejem­plo el uso de dia­go­na­les y pul­mo­nes ver­des. De es­ta ma­ne­ra, ya des­de su sur­gi­mien­to, Neuquén Ca­pi­tal se vol­vió aca­so una de las ciu­da­des más ro­quis­tas del país, lo que se re­fren­da hoy si ve­mos los nom­bres de sus ca­lles y ano­ta­mos el da­to de que no con­tó con una Ca­te­dral has­ta unos cuan­tos años des­pués (y a pe­di­do de los ve­ci­nos).

Así, a par­tir del breve re­pa­so de la in­quie­ta fi­gu­ra de Joa­quín V. González, se po­dría afir­mar sin te­mor a po­ner­se co­lo­ra­do que tan­to la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pla­ta co­mo la pro­pia ciu­dad de Neuquén hi­cie­ron de pla­ta­for­ma de des­pe­gue de al­gu­nas de las ideas de re­for­ma que ha­rían eclo­sión de ma­ne­ra tan im­pac­tan­te en la Cór­do­ba de 1918.

*Pro­fe­sor y di­rec­tor de la Es­cue­la de Es­tu­dios So­cia­les y Eco­nó­mi­cos, se­de Al­to Va­lle-Va­lle Me­dio, Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.