Tres desafíos pen­dien­tes: calidad, de­ser­ción e in­clu­sión

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Alie­to Gua­dag­ni Eco­no­mis­ta/ex­di­plo­má­ti­co

Es­ta­mos re­cor­dan­do el cen­te­na­rio de la de­no­mi­na­da Re­for­ma del 18. En ju­nio de 1918, los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Cór­do­ba pu­bli­ca­ron el Ma­ni­fies­to Li­mi­nar de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, un men­sa­je des­de la ju­ven­tud uni­ver­si­ta­ria de Cór­do­ba a los “hom­bres li­bres de Su­da­mé­ri­ca”, que pro­cla­ma­ba: “Los do­lo­res que nos que­dan son las li­ber­ta­des que nos fal­tan”. A un si­glo de la Re­for­ma Uni­ver­si­ta­ria, cree­mos im­por­tan­te con­si­de­rar la si­tua­ción de nues­tra uni­ver­si­dad, que en­fren­ta tres desafíos: calidad, de­ser­ción e in­clu­sión so­cial. El si­glo XIX fue el de la es­cue­la pri­ma­ria, mien­tras que el si­glo XX fue el de la se­cun­da­ria, y es­te si­glo XXI es el de la uni­ver­si­dad. Es en es­te si­glo del co­no­ci­mien­to en el que las per­so­nas edu­ca­das y sus ideas apor­tan no só­lo a su de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal, sino tam­bién a la ri­que­za de las na­cio­nes. Por es­ta ra­zón, po­de­mos de­cir que la uni­ver­si­dad nun­ca fue más im­por­tan­te y el va­lor de una edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria nun­ca fue tan ele­va­do co­mo en es­te tiem­po que nos to­ca vi­vir.

Nos es­ta­mos que­dan­do re­za­ga­dos en Amé­ri­ca La­ti­na, ya que Bra­sil, Chi­le, Co­lom­bia y Mé­xi­co vie­nen avan­zan­do en su gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria a un rit­mo muy su­pe­rior al nues­tro. Si te­ne­mos en cuen­ta el ta­ma­ño de las po­bla­cio­nes, ma­tri­cu­la­mos más es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios que esos paí­ses. Pe­ro, si con­si­de­ra­mos la po­bla­ción, Co­lom­bia, Chi­le, Bra­sil y Mé­xi­co es­tán gra­duan­do mu­chos más pro­fe­sio­na­les uni­ver­si­ta­rios que no­so­tros. Nues­tro re­tro­ce­so se acen­tuó ya que, por ejem­plo en el 2003, por ca­da 100 gra­dua­dos ar­gen­ti­nos, Bra­sil gra­dua­ba 679 y Chi­le ape­nas 42. Pe­ro en 2015, Bra­sil ya gra­dua­ba 920 es­tu­dian­tes ca­da 100 de los nues­tros; mien­tras que Chi­le as­cen­día a 71 gra­dua­dos ca­da 100 de los nues­tros. De es­te mo­do, Bra­sil in­cre­men­tó su gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria en el pe­río­do 2003-2015 más del do­ble que no­so­tros.

Es­ta gran di­fe­ren­cia en el avan­ce en la gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria nos es­tá di­cien­do que nues­tro rit­mo de acu­mu­la­ción de ca­pi­tal hu­mano bien ca­li­fi­ca­do es in­fe­rior al de nues­tros ve­ci­nos. In­ci­de ne­ga­ti­va­men­te que nues­tra de­ser­ción uni­ver­si­ta­ria sea muy al­ta. Es­ta de­ser­ción es in­fe­rior en Chi­le, Co­lom­bia, Bra­sil y Mé­xi­co, don­de más de la mi­tad de los in­gre­san­tes con­clu­yen nor­mal­men­te su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria; mien­tras que en­tre no­so­tros ape­nas la ter­mi­nan 3 de ca­da 10 es­tu­dian­tes. Nues­tra ele­va­da de­ser­ción es­tá vin­cu­la­da a que, des­pués de un año de es­tu­diar en la uni­ver­si­dad es­ta­tal, 51 de ca­da 100 alum­nos no apro­ba­ron más

Bra­sil, Chi­le, Co­lom­bia y Mé­xi­co vie­nen avan­zan­do en su gra­dua­ción uni­ver­si­ta­ria a un rit­mo muy su­pe­rior al nues­tro.

Nues­tra uni­ver­si­dad tie­ne al­ta de­ser­ción, po­cos gra­dua­dos en las ca­rre­ras cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas y muy po­cos alum­nos po­bres com­ple­tan los es­tu­dios, a pe­sar de la gra­tui­dad.

de una so­la ma­te­ria; mien­tras que en las pri­va­das es­ta ci­fra co­rres­pon­de a 31 de ca­da 100 alum­nos. Pe­ro in­clu­so hay uni­ver­si­da­des en las que es­te in­di­ca­dor es aún ma­yor del 50% y su­pera el 70%.

No hay pro­gre­so eco­nó­mi­co y so­cial sin for­ta­le­ci­mien­to de la uni­ver­si­dad. Por eso, es preo­cu­pan­te cons­ta­tar que nues­tra uni­ver­si­dad en­fren­ta im­por­tan­tes ca­ren­cias: tie­ne po­cos gra­dua­dos por la al­ta de­ser­ción es­tu­dian­til, tie­ne po­cos gra­dua­dos en las ca­rre­ras cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas esen­cia­les en el mun­do glo­ba­li­za­do y son po­cos los po­bres que com­ple­tan los es­tu­dios, a pe­sar de la gra­tui­dad.

A un si­glo de la Re­for­ma del 18, nues­tras uni­ver­si­da­des en­fren­tan gran­des desafíos. Por eso, hay cua­tro ob­je­ti­vos mí­ni­mos a los cua­les hay que apun­tar en el fu­tu­ro: dis­mi­nuir la de­ser­ción es­tu­dian­til uni­ver­si­ta­ria, pro­mo­ver una ma­yor calidad en los co­no­ci­mien­tos de nues­tros gra­dua­dos, fa­ci­li­tar el ac­ce­so de jó­ve­nes hu­mil­des y es­ti­mu­lar la gra­dua­ción en las nue­vas ca­rre­ras cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas.

Nues­tro atra­so edu­ca­ti­vo pue­de ser su­pe­ra­do. Pe­ro la so­lu­ción ven­drá de la mano de una sos­te­ni­da vo­lun­tad po­lí­ti­ca de cons­truir una na­ción no só­lo prós­pe­ra, sino tam­bién so­cial­men­te in­clu­si­va y con igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Esa se­rá la me­jor ce­le­bra­ción del cen­te­na­rio de la Re­for­ma.

*Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios de la Edu­ca­ción Ar­gen­ti­na de la Uni­ver­si­dad de Bel­grano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.