La sa­lud men­tal en Río Ne­gro: ¿qué ha­cer?

EL PA­DE­CI­MIEN­TO MEN­TAL ES A ME­NU­DO UN TE­MA INVISIBILIZADO. MU­CHOS TRA­TA­MIEN­TOS VIO­LAN DE­RE­CHOS BÁ­SI­COS. RÍO NE­GRO TIE­NE UNA LEY AVAN­ZA­DA, AUN­QUE HAY CRÍ­TI­CAS Y SE INI­CIÓ UNA RE­FOR­MA.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Ri­ta Cus­tet De­fen­so­ra ge­ne­ral de Río Ne­gro

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) in­for­ma que una de ca­da cua­tro fa­mi­lias por lo me­nos tie­ne uno de sus in­te­gran­tes afec­ta­do por un tras­torno de sa­lud men­tal.

La sa­lud men­tal pue­de ser de­fi­ni­da co­mo el es­ta­do de bie­nes­tar que per­mi­te a los in­di­vi­duos rea­li­zar sus ha­bi­li­da­des, afron­tar el es­trés nor­mal de la vi­da, tra­ba­jar de ma­ne­ra pro­duc­ti­va y fruc­tí­fe­ra y ha­cer una con­tri­bu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va a sus co­mu­ni­da­des. No obs­tan­te, la OMS ase­gu­ra que, en la ma­yor par­te del mun­do, ni re­mo­ta­men­te se le atri­bu­ye a la sa­lud men­tal y los tras­tor­nos men­ta­les la mis­ma im­por­tan­cia que a la sa­lud fí­si­ca. Por el con­tra­rio, la sa­lud men­tal ha si­do ob­je­to de aban­dono e in­di­fe­ren­cia. Pue­de afir­mar­se que las per­so­nas con tras­tor­nos men­ta­les con fre­cuen­cia su­fren un am­plio es­pec­tro de vio­la­cio­nes de sus de­re­chos hu­ma­nos y de es­tig­ma so­cial.

La OMS sos­tie­ne co­mo po­lí­ti­ca mun­dial que los lu­ga­res de in­ter­na­ción de­ben tras­la­dar­se del hos­pi­tal men­tal a los hos­pi­ta­les ge­ne­ra­les y a los ser­vi­cios de reha­bi­li­ta­ción co­mu­ni­ta­rios. Des­ta­ca que se han cons­ta­ta­do si­tua­cio­nes de en­cie­rro en psi­quiá­tri­cos que lle­gan a ser in­hu­ma­nas. Re­fie­re que exis­te evi­den­cia de cier­tos ca­sos de pa­cien­tes que han si­do ata­dos, ale­ja­dos de su co­mu­ni­dad du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po y sin ali­men­tos, vi­vien­da o ro­pas ade­cua­das.

Por su par­te, el in­for­me del CELS “Vi­das Arra­sa­das” re­le­vó ha­ce unos años gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos en Ar­gen­ti­na.

En­tre ju­nio de 2004 y ju­lio de 2007 un equi­po de pro­fe­sio­na­les vi­si­tó nu­me­ro­sas ins­ti­tu­cio­nes de­di­ca­das a la aten­ción de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad psi­quiá­tri­ca e in­te­lec­tual pa­ra do­cu­men­tar el es­ta­do de di­chos lu­ga­res. Se re­gis­tra­ron si­tua­cio­nes de abu­so y ne­gli­gen­cia en ins­ti­tu­cio­nes psi­quiá­tri­cas pú­bli­cas y con­di­cio­nes in­sa­lu­bres y gra­ves ame­na­zas pa­ra la se­gu­ri­dad de los pa­cien­tes. En la ma­yo­ría de los ca­sos, las per­so­nas in­ter­na­das eran “pa­cien­tes so­cia­les”, que no con­ta­ban con al­ter­na­ti­vas pa­ra desa­rro­llar su vi­da fue­ra de la ins­ti­tu­ción y per­ma­ne­cían asi­la­das por pe­río­dos pro­lon­ga­dos, sin asis­ten­cia mé­di­ca, psi­quiá­tri­ca, psi­co­so­cial o le­gal que po­dría ha­ber­las ayu­da­do a po­ner fin a su en­cie­rro. Es­te mo­de­lo si­gue vi­gen­te en la ma­yo­ría de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas.

El mo­de­lo rio­ne­grino

El pa­ra­dig­ma se­gui­do por Río Ne­gro (ley 2440) y la ley na­cio­nal de Sa­lud Men­tal (26657) pro­mue­ve un abor­da­je so­cio-co­mu­ni­ta­rio de la sa­lud men­tal, li­mi­tan­do las in­ter­na­cio­nes só­lo a los ca­sos en que re­sul­te im­pres­cin­di­ble y por el tiem­po ne­ce­sa­rio. Si lue­go fue­ra ne­ce­sa­ria la con­ti­nui­dad del tra­ta­mien­to es­ta­ble­ce un sis­te­ma de abor­da­je ex­terno. Mu­chas ve­ces las cri­sis son es­ta­bi­li­za­das en cor­to tiem­po y las per­so­nas vuel­ven a vi­vir dig­na­men­te con sus fa­mi­lias y en co­mu­ni­dad. Es­te mo­de­lo res­pon­de a un tra­to ajus­ta­do a los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas que su­fren pa­de­ci­mien­tos en su sa­lud men­tal y evi­ta el en­cie­rro, la es­tig­ma­ti­za­ción y la de­gra­da­ción de las per­so­nas, fa­vo­re­cien­do su in­te­gra­ción y reha­bi­li­ta­ción.

La ley na­cio­nal ga­ran­ti­za la asis­ten­cia de un abo­ga­do pa­ra que ase­so­re y reali­ce, si­guien­do las pre­fe­ren­cias de la per­so­na, las pre­sen­ta­cio­nes per­ti­nen­tes an­te el juez que con­tro­la la in­ter­na­ción. Pue­de in­clu­so so­li­ci­tar la ex­ter­na­ción que en to­dos los ca­sos se­rá eva­lua­da por el ma­gis­tra­do, con­for­me las cons­tan­cias que re­mi­ta el equi­po in­ter­dis­ci- pli­na­rio que la or­de­nó. La de­fen­sa pú­bli­ca pro­vee de abo­ga­dos gra­tui­tos pa­ra es­tos ca­sos.

Seguimiento y con­trol le­gal

El mo­de­lo na­cio­nal, de obli­ga­to­rio aca­ta­mien­to por la Pro­vin­cia, es­ta­ble­ce un Ór­gano de Re­vi­sión de Sa­lud Men­tal cu­yas fun­cio­nes son las si­guien­tes:

• Re­que­rir in­for­ma­ción a las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das que per­mi­ta eva­luar las con­di­cio­nes en que se rea­li­zan los tra­ta­mien­tos;

• Su­per­vi­sar de ofi­cio o por de­nun­cia de par­ti­cu­la­res las con­di­cio­nes de in­ter­na­ción por ra­zo­nes de sa­lud men­tal, en el ám­bi­to pú­bli­co y pri­va­do;

• Eva­luar que las in­ter­na­cio­nes in­vo­lun­ta­rias se en­cuen­tren de­bi­da­men­te jus­ti­fi­ca­das y no se pro­lon­guen más del tiem­po mí­ni­mo ne­ce­sa­rio, pu­dien­do rea­li­zar las de­nun­cias per­ti­nen­tes en ca­so de irre­gu­la­ri­da­des y, even­tual­men­te, ape­lar las de­ci­sio­nes del juez;

• Con­tro­lar que las de­ri­va­cio­nes que se rea­li­zan fue­ra del ám­bi­to co­mu­ni­ta­rio cum­plan con los re­qui­si­tos y con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­dos en el ar­tícu­lo 30 de la pre­sen­te ley;

• In­for­mar al Mi­nis­te­rio de Sa­lud pe­rió­di­ca­men­te so­bre las eva­lua­cio­nes rea­li­za­das y pro­po­ner las mo­di­fi­ca­cio­nes per­ti­nen­tes y rea­li­zar re­co­men­da­cio­nes;

• Re­que­rir la in­ter­ven­ción ju­di­cial an­te si­tua­cio­nes irre­gu­la­res;

• Ha­cer pre­sen­ta­cio­nes an­te el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra o el Or­ga­nis­mo que en ca­da ju­ris­dic­ción eva­lúe y san­cio­ne la con­duc­ta de los jue­ces en las si­tua­cio­nes en que hu­bie­ra irre­gu­la­ri­da­des;

• Rea­li­zar pro­pues­tas de mo­di­fi­ca­ción a la le­gis­la­ción en sa­lud men­tal ten­dien­tes a ga­ran­ti­zar los de­re­chos hu­ma­nos;

• Res­guar­dar los de­re­chos hu­ma­nos de los usua­rios del sis­te­ma de sa­lud men­tal;

• Ve­lar por el cum­pli­mien­to de los de­re­chos de las per­so­nas en pro­ce­sos de ca­pa­ci­dad y du­ran­te la vi­gen­cia de di­chas sen­ten­cias. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sa­lud men­tal de­ben sin du­da re­for­zar- tan­to des­de ac­cio­nes es­ta­ta­les a ni­vel na­cio­nal, pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal co­mo tam­bién des­de la co­mu­ni­dad, por­que la sa­lud men­tal es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos/as. Pa­ra ello re­sul­ta im­pres­cin­di­ble que Río Ne­gro cuen­te con el Ór­gano de Re­vi­sión de Sa­lud Men­tal pa­ra ga­ran­ti­zar­les a los usua­rios y sus fa­mi­lias el con­trol de las in­ter­na­cio­nes y a su vez pa­ra ge­ne­rar li­nea­mien­tos, ar­ti­cu­la­ción y re­co­men­da­cio­nes de po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sa­lud men­tal, con­tan­do con la par­ti­ci­pa­ción de usua­rios, fa­mi­lia­res y los res­tan­tes ac­to­res del sis­te­ma.

Crí­ti­cas y pro­pues­tas

Es fre­cuen­te es­cu­char crí­ti­cas al sis­te­ma de sa­lud men­tal que se asien­ta so­bre el abor­da­je so­cio-co­mu­ni­ta­rio. Hay vo­ces que aún cla­man por el sis­te­ma de en­cie­rro y es­tig­ma vi­ta­li­cio co­mo so­lu­ción sa­ni­ta­ria al pro­ble­ma que vi­ven “los otros”. Bas­ta mi­rar a otras pro­vin­cias que cuen­tan con sis­te­mas ma­ni­co­mia­les pa­ra ad­ver­tir lo atroz del en­cie­rro y que en las mis­mas – ade­más del en­cie­rro que na­da cu­ra– no de­jan de ad­ver­tir­se gra­ves ca­ren­cias en el abor­da­je am­bu­la­to­rio. En su­ma, es­ta pro­vin­cia que tan­to ha ade­lan­ta­do en pos de la dig­ni­dad de las per­so­nas con pa­de­ci­mien­to men­tal tie­ne el im­pe­ra­ti­vo le­gal, éti­co y mo­ral de avan­zar y pro­fun­di­zar las po­lí­ti­cas de abor­da­je y pre­ven­ción en sa­lud men­tal con­for­me los es­tán­da­res de la ley na­cio­nal y los ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les de de­re­chos hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.