La in­cer­ti­dum­bre del plan nu­clear pasa fac­tu­ra

TIE­NE UN ROL CLA­VE PA­RA DI­VER­SI­FI­CAR NUES­TRA MA­TRIZ ENER­GÉ­TI­CA. LA CAN­CE­LA­CIÓN DE DOS PRO­YEC­TOS AFEC­TA A LA PIAP E INVAP, PO­LOS DE DESA­RRO­LLO IN­DUS­TRIAL, TEC­NO­LÓ­GI­CO Y CIEN­TÍ­FI­CO PA­RA LA RE­GIÓN.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Fa­bián Ruoc­co*

El sec­tor nu­clear en Ar­gen­ti­na es uno de los que más se des­ta­ca mun­dial­men­te por la pro­duc­ción de hi­tos cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­cos co­mo re­fe­ren­cia en la ges­tión del co­no­ci­mien­to jun­to a la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca de los úl­ti­mos se­ten­ta años.

Des­de el CED­yAT di­vi­sa­mos que no se ha de­ba­ti­do ade­cua­da­men­te so­bre el rol de la ener­gía nu­clear en la ma­triz ener­gé­ti­ca en la Ar­gen­ti­na, ha de­pen­di­do his­tó­ri­ca­men­te de los hi­dro­car­bu­ros tan­to pa­ra la pro­duc­ción de com­bus­ti­bles y ga­ses des­ti­na­da al con­su­mo co­mo pa­ra la ge­ne­ra­ción de ener­gía eléc­tri­ca. Di­ver­si­fi­car la ma­triz eléc­tri­ca, des­cen­tra­li­zan­do la ge­ne­ra­ción y ase­gu­ran­do un mix tec­no­ló­gi­co que ga­ran­ti­ce el abas­te­ci­mien­to en ca­li­dad y cos­to, es el gran desafío ac­tual.

El desa­rro­llo nu­clear es un es­tra­té­gi­co po­lo de de­sen­vol­vi­mien­to in­dus­trial, cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co de in­va­lo­ra­ble im­pac­to y efec­to mul­ti­pli­ca­dor en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y el em­pleo; a ni­vel de sis­te­ma ener­gé­ti­co es se­gu­ro, mo­derno, ac­ce­si­ble y ase­qui­ble. Ar­gen­ti­na tie­ne la ma­yor tra­di­ción en Amé­ri­ca La­ti­na en ener­gía nu­clear.

En ju­lio de 2016 el exministro de Ener­gía y Mi­ne­ría, Juan Jo­sé Aran­gu­ren, fir­mó en Chi­na un acuerdo pa­ra la cons­truc­ción de Atu­cha III y la Quin­ta Cen­tral, dos nue­vas cen­tra­les nu­clea­res fa­lli­das que es­ta­ban pro­yec­ta­das por equi­pos pro­fe­sio­na­les ar­gen­ti­nos con al­to re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

La PIAP es una fir­ma es­ta­tal que ope­ra la plan­ta de agua pe­sa­da más grande del mun­do, 27.000 to­ne­la­das de equi­pa­mien­to y al­ta tec­no­lo­gía pa­ga­das con nues­tros im­pues­tos. Hoy es­tá pa­ra­li­za­da.

Lue­go, el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri acor­dó con el lí­der de Chi­na Na­tio­nal Nu­clear Cor­po­ra­tion (CNNC), Wang Shou­jun, la pron­ta cons­truc­ción de la cen­tral nu­clear Atu­cha III; mien­tras el sub­se­cre­ta­rio de Ener­gía Nu­clear, Ju­lián Ga­dano, anun­ció un cré­di­to pa­ra la rea­li­za­ción de las obras por un pla­zo de “20 años, con un pe­río­do de gra­cia de ocho”. Na­da de es­to su­ce­dió. La Ar­gen­ti­na, que pre­si­de el G20 es­te año, bus­ca au­xi­lio del FMI pa­ra es­ta­bi­li­zar su eco­no­mía, 17 años des­pués de la ma­yor cri­sis de su his­to­ria. En es­te con­tex­to, el go­bierno na­cio­nal can­ce­ló el acuerdo con Chi­na pa­ra cons­truir Atu­cha III en Zá­ra­te, que iba a dar tra­ba­jo a 5.000 per­so­nas, afec­tan­do a las em­pre­sas del sec­tor de la re­gión pa­ta­gó­ni­ca, par­ti­cu­lar­men­te en la PIAP y el Invap.

To­mar de­ci­sio­nes desa­cer­ta­das so­bre pro­yec­tos que lle­va­ron años desa­rro­llar des­de la cien­cia y la tec­no­lo­gía, sus­ten­ta­dos con los im­pues­tos ciu­da­da­nos, pro­vo­ca da­ños co­la­te­ra­les más pe­no­sos que los per­ci­bi­dos por esos mis­mos ciu­da­da­nos.

De acuerdo a un in­for­me de la com­pa­ñía nor­te­ame­ri­ca­na CG/LA In­fras­truc­tu­re, la cons­truc­ción de Atu­cha III re­pre­sen­ta­ba el 3º pro­yec­to de in­ge­nie­ría más im­por­tan­te pa­ra el país, só­lo su­pe­ra­do por el plan Bel­grano y la ex­pan­sión de la in­fra­es­truc­tu­ra hí­dri­ca en Bue­nos Ai­res.

PIAP

Atu­cha III iba a fun­cio­nar con tec­no­lo­gía “Can­du”, mien­tras que la se­gun­da em­plea­ría ura­nio en­ri­que­ci­do y agua li­via­na con tec­no­lo­gía Chi­na. El frus­tra­do pro­yec­to de Atu­cha III re­que­ri­ría co­mo re­cur­so la Plan­ta In­dus­trial de Agua Pe­sa­da (PIAP), de Arro­yi­to, de­pen­dien­te de la Em­pre­sa Neu­qui­na de Ser­vi­cios de In­ge­nie­ría (ENSI). Con­for­ma­da por la Co­mi­sión Na­cio­nal de Ener­gía Ató­mi­ca (CNEA) y la pro­vin­cia de Neu­quén, la em­pre­sa es­ta­tal ope­ra la plan­ta de agua pe­sa­da más grande del mun­do. Se tra­ta, ade­más, de una de las po­cas pro­vee­do­ras del re­cur­so a es­ca­la glo­bal. A tra­vés de sus dos lí­neas de pro­duc­ción de 100 to­ne­la­das ca­da una, la PIAP tie­ne una ca­pa­ci­dad de ob­ten­ción to­tal de 200 T anua­les de agua pe­sa­da, un ele­men­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra mo­de­rar y re­fri­ge­rar el fun­cio­na­mien­to de los reac­to­res nu­clea­res. Es ca­paz de ela­bo­rar “agua pe­sa­da gra­do reac­tor” con el más al­to ni­vel de pu­re­za. Su equi­pa­mien­to elec­tro­me­cá­ni­co y de es­truc­tu­ras pe­sa más de 27.000 to­ne­la­das. In­clu­ye

300 bom­bas, 250 in­ter­cam­bia­do­res de ca­lor, 240 re­ci­pien­tes de pre­sión, 90 com­pre­so­res de ga­ses, 13 reac­to­res, 30 co­lum­nas de des­ti­la­ción, ocho hor­nos y más de

500 mo­to­res eléc­tri­cos. To­da es­ta tec­no­lo­gía com­pra­da y sos­te­ni­da con los im­pues­tos de los ar­gen­ti­nos . Hoy pa­ra­li­za­dos.

La PIAP ve­nía tran­si­tan­do una cri­sis pro­fun­da des­de ha­ce años, pe­ro la po­si­bi­li­dad –hoy fa­lli­da– de la cons­truc­ción de una nue­va plan­ta nu­clear con agua pe­sa­da le ha­bía da­do otra opor­tu­ni­dad. Te­nía un lar­go ca­mino pro­duc­ti­vo pa­ra abas­te­cer una plan­ta du­ran­te 30 ó 40 años. Hoy na­da ga­ran­ti­za la con­ti­nui­dad la­bo­ral de sus

450 tra­ba­ja­do­res y los cien­tos de em­pleos in­di­rec­tos que ge­ne­ra. In­clu­yen­do el ne­ga­ti­vo efec­to en las in­dus­trias py­mes lo­ca­les y re­gio­na­les de ba­se tec­no­ló­gi­ca, que co­mien­za a ver­se.

El go­bierno de Neu­quén ha­ce años que bus­ca una salida de emer­gen­cia pa­ra no per­der las fuen­tes de tra­ba­jo. Se ana­li­za de­jar de pro­du­cir agua pe­sa­da pa­ra pa­sar a ha­cer urea y amo­nía­co co­mo al­ter­na­ti­va. Que pro­duz­ca fer­ti­li­zan­tes pa­ra el cam­po. No obs­tan­te, esa re­con­ver­sión re­quie­re de un pre­su­pues­to es­ti­ma­do en 525 mi­llo­nes de eu­ros.

Invap

El otro ca­so em­ble­má­ti­co en la re­gión es la re­con­fi­gu­ra­ción de Invap So­cie­dad del Es­ta­do, en Bariloche. Em­plea a más de 1.300 per­so­nas, en­tre ellas pro­fe­sio­na­les al­ta­men­te ex­pe­ri­men­ta­dos en el desa­rro­llo de sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos y pro­yec­tos de al­ta com­ple­ji­dad.

En­fo­ca­da en el sec­tor nu­clear, de­be in­cur­sio­nar en di­fe­ren­tes sec­to­res pa­ra ge­ne­rar nue­vas fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to. Si bien en enero pa­sa­do lo­gró un con­tra­to con Fun­da­ción Pa­llas de Ho­lan­da pa­ra el di­se­ño y cons­truc­ción de un reac­tor de in­ves­ti­ga­ción y pro­duc­ción de ra­dio­isó­to­pos pa­ra usos me­di­ci­na­les, su si­tua­ción si­gue com­pli­ca­da.

La re­le­van­cia de Invap hoy no pasa por el im­pac­to eco­nó­mi­co de su fac­tu­ra­ción –muy im­por­tan­te a ni­vel lo­cal co­mo ge­ne­ra­dor de fuen­tes de tra­ba­jo, pe­ro de vo­lu­men eco­nó­mi­co dis­cre­to en com­pa­ra­ción con ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do Na­cio­nal re­fe­ren­tes del área de Cien­cia y Tec­no­lo­gía–, ni tam­po­co por los ser­vi­cios que la em­pre­sa

pue- de brin­dar so­cial­men­te, ca­na­li­za­das a tra­vés de la no­vel Fun­da­ción Invap. Su tras­cen­den­cia ra­di­ca en que re­pre­sen­ta un “pa­ra­dig­ma” tec­no­ló­gi­co y es una “vi­drie­ra” del eco­sis­te­ma de Cien­cia y Tec­no­lo­gía ar­gen­tino en el mun­do.

Invap se ha nu­tri­do his­tó­ri­ca­men­te –cum­plien­do así con su es­ta­tu­to– de In­ge­nie­ros Nu­clea­res y Fí­si­cos for­ma­dos en el Ins­ti­tu­to Bal­sei­ro. Ha­ce po­co se su­ma­ron in­ge­nie­ros me­cá­ni­cos y en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. A la vez, in­te­gran sus plan­te­les pro­fe­sio­na­les gra­dua­dos de uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes ter­cia­rias pro­ve­nien­tes de to­dos los rin­co­nes del país. Eso le per­mi­te, an­te los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, po­der re­pen­sar con­ti­nua­men­te su me­nú de ser­vi­cios.

En el área de la tec­no­lo­gía es­pa­cial, Invap es la úni­ca em­pre­sa ar­gen­ti­na

ca­li­fi­ca­da por la NASA pa­ra rea­li­zar pro­yec­tos es­pa­cia­les y ha de­mos­tra­do su ca­pa­ci­dad pa­ra el di­se­ño, cons­truc­ción, en­sa­yo y ope­ra­ción de sa­té­li­tes, en los pro­yec­tos de Co­nae Sao­com-1A, Sao­com-1B, SARE, Tro­na­dor-II y Sa­bia-Mar, aun­que los úl­ti­mos tres su­frie­ron im­por­tan­tes res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. Al dis­con­ti­nuar­se el pro­yec­to “Ar­sat plan 2015-2035”, apro­ba­do por la ley 27.208 (una me­di­da in­com­pre­si­ble pa­ra el mun­do cien­tí­fi­co, ya que Ar­gen­ti­na in­te­gra un se­lec­to gru­po mun­dial de só­lo 8 paí­ses en el desa­rro­llo sa­te­li­tal en la ca­rre­ra es­pa­cial) Invap que­dó su­je­to al fa­lli­do mo­de­lo nu­clear. Es­to pro­du­ce el re­ti­ro y tam­bién la emi­gra­ción de mu­chos de sus equi­pos pro­fe­sio­na­les más ca­li­fi­ca­dos.

La em­pre­sa tam­bién par­ti­ci­pa de pro­yec­tos di­ver­sos, co­mo la asis­ten­cia téc­ni­ca al sis­te­ma de ra­da­res pa­ra ase­gu­rar la vi­gi­lan­cia ae­ro­es­pa­cial du­ran­te la pró­xi­ma Cum­bre de Lí­de­res del G20 en Bue­nos Ai­res . Cier­ta­men­te, Invap es un ar­ti­cu­la­dor que vin­cu­la re­cur­sos hu­ma­nos y la­bo­ra­to­rios tec­no­ló­gi­cos. Pe­ro tam­bién una “vi­drie­ra in­ter­na­cio­nal” que ex­po­ne las ca­pa­ci­da­des pro­fe­sio­na­les y tec­no­ló­gi-

cas de la Ar­gen­ti­na, que son ca­na­li­za­das en pro­yec­tos tec­no­ló­gi­cos de al­to va­lor agre­ga­do. La car­te­ra in­ter­na­cio­nal de Invap abar­ca des­de el di­se­ño y cons­truc­ción del reac­tor de in­ves­ti­ga­ción OPAL en Aus­tra­lia has­ta una plan­ta de pro­duc­ción de ra­dio­isó­to­pos en El Cai­ro, Egipto, así co­mo pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo pa­ra Wes­ting­hou­se Nu­clear en los EE. UU. Es un ejem­plo de la po­si­bi­li­dad real de ge­ne­rar nú­cleos de co­no­ci­mien­to es­tra­té­gi­co con ca­pa­ci­dad pa­ra en­ca­rar desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos au­tó­no­mos y con­ver­gen­tes en tér­mi­nos pro­duc­ti­vos. Una lí­nea de desa­rro­llo que per­mi­te aten­der de ma­ne­ra co­la­bo­ra­ti­va y equi­li­bra­da tan­to las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les en mer­ca­dos tec­no­ló­gi­cos es­pe­cí­fi­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal co­mo las ne­ce­si­da­des tec­no­ló­gi­cas del Es­ta­do Na­cio­nal en áreas de al­ta com­ple­ji­dad, co­mo los ra­da­res de vi­gi­lan­cia pa­ra el G20.

Con­clu­sión

En la prác­ti­ca co­ti­dia­na, en am­bos ca­sos –la PIAP y el Invap– son em­pre­sas ca­pa­ces de con­so­li­dar los lo­gros al­can­za­dos. Sin em­bar­go, pa­re­cie­ra que mu­chos de los éxi­tos ob­te­ni­dos re­sul­tan es­fuer­zos fu­ga­ces, is­las mo­men­tá­neas que su­cum­ben en las aguas de un mar po­lí­ti­co siem­pre ace­chan­te y es­pi­no­so.

Es­ta reali­dad am­bi­gua mues­tra avan­ces y re­tro­ce­sos. Lo­gros in­creí­bles pa­ra un país co­mo el nues­tro y a la vez una ola re­ver­sa de con­fron­ta­ción con el desa­rro­llo na­cio­nal. Pa­re­cie­ra co­mo si se hu­bie­ra aban­do­na­do la idea de crear una so­cie­dad nor­mal en la cual aho­ra “la nor­ma es la anor­ma­li­dad”. Un su­til jue­go de es­pe­ran­za y de­sola­ción aflo­ra en un es­ce­na­rio que com­pren­de a to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el sec­tor y a sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas.

De es­ta ma­ne­ra Ar­gen­ti­na no es­tá bien pre­pa­ra­da pa­ra el desafío del fu­tu­ro en un mun­do cen­tri­fu­ga­do por la in­cer­ti­dum­bre que re­por­tan las am­bi­va­len­cias po­lí­ti­cas. Re­sig­ni­fi­car una po­lí­ti­ca de Es­ta­do se­ría una pro­pues­ta su­pe­ra­do­ra a la co­yun­tu­ra ac­tual en el sec­tor ener­gé­ti­co nu­clear.

*Es­pe­cia­lis­ta en ener­gía y di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Cen­tro de Desa­rro­llo y Asis­ten­cia Tec­no­ló­gi­ca (CED­yAT)

Invap es re­le­van­te no tan­to por su fac­tu­ra­ción o sus ser­vi­cios, sino co­mo “pa­ra­dig­ma tec­no­ló­gi­co” y una “vi­drie­ra” de las ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y pro­fe­sio­na­les del país an­te el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.