Bariloche: nue­vo lu­gar de es­pe­ran­za pa­ra las per­so­nas en si­tua­ción de ca­lle

Que­re­mos ra­ti­fi­car el es­fuer­zo pa­ra que se mi­ni­mi­cen los pro­ble­mas y las muer­tes por hi­po­ter­mia, en el ca­so de mu­je­res que, por di­ver­sas ra­zo­nes, se que­dan sin te­cho, o bien lle­gan en bus­ca de tra­ba­jo o de pa­so y no ha­llan re­fu­gio.

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jo­sé Ma­ría Lynch* Sa­cer­do­te

El avi­so que acom­pa­ña es­ta no­ta (ver fo­to) es­ta ca­da vez más pre­sen­te en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. ¡To­me­mos con­cien­cia de es­ta reali­dad na­cio­nal que nos afec­ta a to­dos! Bariloche, co­mo mu­chas ciu­da­des pa­ta­gó­ni­cas, no se es­ca­pa de es­ta pro­ble­má­ti­ca. Sin em­bar­go, aquí las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras no son ex­clu­si­vas del in­vierno, se pue­den dar a lo lar­go de to­do el año y eso ha­ce que, en­tre no­so­tros, es­te pro­ble­ma sea cons­tan­te.

La pro­ble­má­ti­ca de la gen­te en si­tua­ción de ca­lle que se ha ex­ten­di­do en mu­chas de las ciu­da­des del país no tie­ne la mis­ma di­men­sión en las pe­que­ñas lo­ca­li­da­des del in­te­rior ni en la Pa­ta­go­nia. En es­tos lu­ga­res siem­pre ha ha­bi­do per­so­nas en es­ta con­di­ción, he­ri­das por el al­cohol, la dro­ga o las en­fer­me­da­des men­ta­les… son los lin­ye­ras, los chan­gas, los men­di­gos, los hom­bres de la bol­sa y tan­tos otros nom­bres con los que los he­mos iden­ti­fi­ca­do des­de ha­ce años.

Si en las gran­des ciu­da­des a ve­ces pa­san des­aper­ci­bi­dos, en nues­tras ciu­da­des del in­te­rior si­guen pre­sen­tes, co­mo aque­llos a quie­nes la so­cie­dad no les pue­de dar una res­pues­ta cuan­do sus fa­mi­lias, ami­gos o las ins­ti­tu­cio­nes fra­ca­san en los pro­ce­sos de re­cu­pe­ra­ción. Mu­chos de ellos son los que no re­cu­rren a los cen­tros de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos por­que no quie­ren de­jar su rit­mo de vi­da y tam­po­co desean asis­tir a los cen­tros de re­cu­pe­ra­ción, pa­gos o no, que exis­ten en to­do el país. Son los que es­tán ahí… es­pe­ran­do al­go pa­ra co­mer o pa­ra be­ber. Las res­pues­tas en gran­des y pe­que­ñas ciu­da­des no se hi­zo es­pe- rar. Co­me­do­res diur­nos o noc­tur­nos, vian­das noc­tur­nas, al­ber­gues pú­bli­cos o pri­va­dos y los ho­ga­res de trán­si­to de di­ver­sos orí­ge­nes ge­ne­ran ac­cio­nes a fa­vor de ellos, siem­pre y cuan­do ellos las acep­ten o es­tén de acuerdo con las con­di­cio­nes mí­ni­mas de au­sen­cia de al­cohol y nor­mas de con­vi­ven­cia.

Bariloche pu­do me­jo­rar la pro­pues­ta del Ho­gar Ro­ge­lio por el Ho­gar Emaús y, des­de aquel 29 de ju­lio de 2008, he­mos ido cre­cien­do y pres­tan­do ser­vi­cios de ma­yor ca­li­dad, sin que la li­ber­tad de los be­ne­fi­cia­rios se vea agre­di­da y, por lo tan­to, de­jan­do que al­gu­nos si­gan en la ca­lle sin re­ci­bir, sino oca­sio­nal­men­te, es­tos ser­vi­cios.

Nue­va ini­cia­ti­va

A los diez años del Ho­gar Emaús, la Fun­da­ción Emaús Bariloche, uni­da al Obis­pa­do de Bariloche y con el apo­yo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y otros or­ga­nis­mos es­ta­ta­les, desea ge­ne­rar un nue­vo lu­gar de es­pe­ran­za. Que­re­mos ra­ti­fi­car el es­fuer­zo pa­ra que se mi­ni­mi­cen los pro­ble­mas y las muer­tes por hi­po­ter­mia, aho­ra en el ca­so de mu­je­res que, por di­ver­sas ra­zo­nes, se que­dan en si­tua­ción de ca­lle, o bien lle­gan a bus­car tra­ba­jo, o de pa­so y no en­cuen­tran un re­fu­gio.

Du­ran­te es­tos años, en el ca­so de una pa­re­ja que lle­ga­ba a Bariloche en bus­ca de tra­ba­jo, el va­rón po­día en­con­trar en el Ho­gar Emaús un te­cho pe­ro no la mu­jer, que de­bía re­fu­giar­se en la Ter­mi­nal o los pa­si­llos del hos­pi­tal. En los úl­ti­mos años, des­de el DAPA y Sa­lud Men­tal del Hos­pi­tal Zo­nal, la ca­sa Ca­mino Abier­to y los re­fe­ren­tes de Desa­rro­llo So­cial de la Mu­ni­ci­pa­li­dad y Pro­vin­cia y Emaús co­mo ob­ser­va­dor, se es­tu­vo ana­li­zan­do la reali­dad. Y lle­ga­mos a es­te diag­nós­ti­co: si la de­le­ga­ción pro­vin­cial se ha­ce res­pon­sa­ble de ni­ños y ado­les­cen­tes am­pa­ra­dos por ley, só­lo que­da­rían al­gu­nas si­tua­cio­nes pun­tua­les, que no ex­ce­de­rían las 6 mu­je­res que, en el ín­te­rin, de­ben en­con­trar so­lu­cio­nes tran­si­to­rias de te­cho y abri­go.

A es­te diag­nós­ti­co hay que su­mar­le la gran can­ti­dad de per­so­nas que vie­nen a Bariloche a bus­car tra­ba­jo por con­si­de­rar­lo un buen lu­gar tu­rís­ti­co pe­ro que al lle­gar des­cu­bren la du­ra reali­dad y se en­cuen­tran en la ca­lle, co­mo así tam­bién mu­chas mu­je­res que via­jan por el país o de re­gre­so a Chi­le, si­tua­cio­nes que no pue­den re­sol­ver. Se su­man aque­llas que de­ben de­jar la ca­sa por fal­ta de pa­go del al­qui­ler o por dis­cu­sio­nes fa­mi­lia­res que no lle­gan a la vio­len­cia fí­si­ca. Que­re­mos abrir los bra­zos, aco­ger­las y ayu­dar­las a re­gre­sar a sus lu­ga­res de ori­gen, o bien alen­tar­las pa­ra con­se­guir tra­ba­jo y, con más con­fian­za en sí mis­mas, sa­lir a al­qui­lar. ¡Es­te es el pri­mer ám­bi­to en que que­rría­mos tra­ba­jar! Y, cuan­do el vo­lun­ta­ria­do se en­cuen­tre más ca­pa­ci­ta­do, po­der dar res­pues­ta a las mu­je­res en si­tua­cio­nes cró­ni­cas arri­ba men­cio­na­das.

Co­mo se pue­de ob­ser­var, el ob­je­ti­vo del ho­gar es bien sim­ple: en una pri­me­ra eta­pa bus­ca­mos con­so­li­dar el vo­lun­ta­ria­do, lue­go po­dría­mos am­pliar el ser­vi­cio a si­tua­cio­nes más exi­gen­tes. De he­cho, la ca­sa que se ofre­ce en co­mo­da­to, y que te­ne­mos que acon­di­cio­nar, só­lo tie­ne 3 cuar­tos en los que po­drán dor­mir 3 ó 4 mu­je­res co­mo má­xi­mo y en cu­che­tas. O sea, 12 co­mo má­xi­mo. La pro­ble­má­ti­ca de los me­no­res de edad ten­dría que ser re­suel­ta por el Se­naf y el SAF; los ca­sos de vio­len­cia fa­mi­liar, por los dis­po­si­ti­vos es­ta­ta­les o ju­di­cia­les per­ti­nen­tes y siem­pre con el apo­yo de las ins­ti­tu­cio­nes par­tes.

El Ho­gar de Trán­si­to, noc­turno en prin­ci­pio, pa­ra mu­je­res en si­tua­ción de ca­lle, al que di­mos el nom­bre de Be­ta­nia, es­ta­rá aten­di­do por vo­lun­ta­rias/os que se ha­rán res­pon­sa­bles de abrir la ca­sa, en es­te pri­mer momento en­tre las 18 y las 9 o 10 de la mañana si­guien­te. Si pue­de es­tar abier­to el res­to del día de­pen­de­rá de la bue­na vo­lun­tad de los ba­ri­lo­chen­ses, su­man­do ta­lle­res y pro­yec­tos de capacitación; co­mo tam­bién de quie­nes ten­drán que co­la­bo­rar con el sos­te­ni­mien­to del mis­mo pues­to. Has­ta el pre­sen­te só­lo con­ta­mos con el co­mo­da­to de la ca­sa, co­mo apor­te mu­ni­ci­pal. Te­ne­mos es­pe­ran­za y el desafío es grande. En cuan­to ha­ya vo­lun­ta­rios y la ca­sa es­té ha­bi­ta­ble, Bariloche po­drá con­tar con el Ho­gar Be­ta­nia.

*Sa­cer­do­te, a car­go del Ho­gar Emaús de Bariloche

Quie­ren crear otro ser­vi­cio pa­ra mu­je­res.

Emaús al­ber­ga a hom­bres en si­tua­ción de ca­lle en Bariloche.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.