Me­dia­ción: he­rra­mien­ta pa­ra cons­truir una nue­va for­ma de con­vi­ven­cia so­cial

In­ter­ve­ni­mos en los úl­ti­mos años por ve­ci­nos que re­cla­ma­ban red de agua po­ta­ble (Co­lo­nia Va­len­ti­na Nor­te Ru­ral), ser­vi­cios pú­bli­cos (To­ma Pa­cí­fi­ca y To­ma Nor­te) y ten­di­do de red eléc­tri­ca (Ru­ca An­tú), en­tre otros.

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Ricardo Riva*

He ob­ser­va­do con sa­tis­fac­ción las trans­for­ma­cio­nes y per­cep­cio­nes que ope­ran en las per­so­nas que han pa­sa­do por una me­dia­ción. Más allá de un con­flic­to par­ti­cu­lar, las per­so­nas pue­den com­pren­der y com­pren­den la im­por­tan­cia de con­si­de­rar y cons­truir con el otro. Se re­to­ma de tal mo­do la hu­ma­ni­za­ción que se ha­bía per­di­do con la di­ná­mi­ca del con­flic­to y las per­so­nas vuel­ven a es­cu­char­se, se va­lo­ri­zan, res­pe­tan y, en de­fi­ni­ti­va, se reconocen co­mo igua­les.

Los se­res hu­ma­nos te­ne­mos di­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les que nos ha­cen úni­cos e irre­pe­ti­bles, co­mo ap­ti­tu­des pa­ra las ma­nua­li­da­des, los de­por­tes o la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual; sin em­bar­go so­mos idén­ti­cos en un va­lor esen­cial: nues­tra con­di­ción y dig­ni­dad hu­ma­na.

Por ello, me­dia­ción y de­re­chos hu­ma­nos son con­cep­tos y prác­ti­cas que van de la mano. Se ne­ce­si­tan, se re­tro­ali­men­tan y ha­cen a la or­ga­ni­za­ción de la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca.

El fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co im­pli­ca con­tro­les, con­tra­pe­sos a los po­de­res ins­ti­tui­dos, y es­to se logra tam­bién con he­rra­mien­tas de la me­dia­ción.

Los de­re­chos hu­ma­nos son una cons­truc­ción his­tó­ri­ca y co­lec­ti­va que sur­gió pa­ra ha­cer fren­te a los abu­sos de sec­to­res que de­ten­tan más po­der fren­te a otros más dé­bi­les.

An­te un or­den so­cial in­jus­to, los de­re­chos hu­ma­nos y la me­dia­ción ad­quie­ren una im­por­tan­cia re­le­van­te. A pe­sar de de­cla­ra­cio­nes y de­re­chos, mu­chas per­so­nas no tie­nen ac­ce­so a la vi­vien­da, la sa­lud y a con­di­cio­nes dig- nas pa­ra un ser hu­mano. Las es­truc­tu­ras crea­das pa­ra dar res­pues­ta a la con­flic­ti­vi­dad so­cial que­dan atra­pa­das en su pro­pia bu­ro­cra­cia y ter­mi­nan con­tra­di­cien­do los fi­nes pa­ra los que fue­ron es­ta­ble­ci­das.

Mu­chas per­so­nas con­si­de­ran que an­te una si­tua­ción de in­jus­ti­cia el Po­der Ju­di­cial les va a re­sol­ver el pro­ble­ma.

Acla­ro que pa­ra am­plios sec­to­res so­cia­les, y por mo­ti­vos di­fe­ren­tes, no es fá­cil el ac­ce­so al Po­der Ju­di­cial. Y aque­llos que lle­gan se en­cuen­tran con una es­truc­tu­ra no pre­pa­ra­da pa­ra so­lu­cio­nar de­ter­mi­na­dos con­flic­tos so­cia­les y par­ti­cu­la­res.

La me­dia­ción en­ton­ces se con­vier­te en una he­rra­mien­ta vá­li­da pa­ra la cons­truc­ción de nue­vos pa­ra­dig­mas, en la for­ma de re­la­cio­nar­se en es­pa­cios don­de se da una con­vi­ven­cia que se man­ten­drá en el tiem­po. Al res­pec­to, con­vie­ne ad­ver­tir de la necesidad de pre­ser­var su con­di­ción de dis­po­si­ti­vo al­ter­na­ti­vo fren­te a es­truc­tu­ras tra­di­cio­na­les, que tien­den a bu­ro­cra­ti­zar­lo y ha­cer­lo es­té­ril.

Diá­lo­go y con­sen­so

Los ins­tru­men­tos fun­da­men­ta­les de la me­dia­ción son el diá­lo­go y el con­sen­so, co­mo ele­men­tos de or­ga­ni­za­ción de la con­vi­ven­cia hu­ma­na.

En ese sen­ti­do, la me­dia­ción hu­ma­ni­za, des­es­ti­mag­ti­za, neu­tra­li­za di­fe­ren­cias y res­ta­ble­ce víncu­los. A la vez, los de­re­chos hu­ma­nos in­ter­pe­lan al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co pa­ra que ge­ne­re con­di­cio­nes de tra­to hu­mano a to­das las per­so­nas, igual­dad de opor­tu­ni­da­des, y pa­ra es­cu­char la mul­ti­pli­ci­dad de vo­ces de la so- cie­dad. Es­tos va­lo­res son aprehen­di­dos con la prác­ti­ca de la me­dia­ción, da­do que en una me­sa de diá­lo­go las per­so­nas re­cu­pe­ran la hu­ma­ni­dad, se dan una opor­tu­ni­dad y he­mos comprobado a par­tir de nues­tra ta­rea que se me­jo­ra la ca­li­dad de la con­vi­ven­cia. Si de­ci­mos que el Es­ta­do es la or­ga­ni­za­ción de la con­vi­ven­cia hu­ma­na y so­cial, evi­den­te­men­te es­ta­mos ac­cio­nan­do pa­ra una me­jor ca­li­dad en la cons­truc­ción de go­ber­na­bi­li­dad.

En Neu­quén

En la De­fen­so­ría del Pue­blo de la ciu­dad de Neu­quén tra­ba­ja­mos des­de el área de Me­dia­ción con di­chos prin­ci­pios y he­mos in­cor­po­ra­do, por de­man­da de ins­ti­tu­cio­nes de la so­cie­dad, el dic­ta­do de cur­sos, ta­lle­res y capacitaciones, con eje en es­cue­las de ni­vel pri­ma­rio. En el úl­ti­mo pe­río­do (agos­to 2016 a sep­tiem­bre de 2017) el or­ga­nis­mo reali­zó más de 1.000 me­dia­cio­nes. La ac­ti­vi­dad de di­fu­sión de mé­to­dos al­ter­na­ti­vos de con­flic­tos in­clu­yó ta­lle­res teó­ri­co-prác­ti­cos pa­ra más de 650 alum­nos que a lo lar­go del año se desa­rro­lla­ron en 9 es­cue­las de la ciu­dad de Neu­quén. A la vez, se hi­zo lo pro­pio con gre­mios y otras en­ti­da­des que so­li­ci­ta­ron ca­pa­ci­ta­ción, con un al­can­ce a 450 per­so­nas.

Le­ga­li­dad al­ter­na­ti­va con nue­vos su­je­tos so­cia­les

Ju­ris­tas la­ti­noa­me­ri­ca­nos ela­bo­ra­ron la doc­tri­na de­no­mi­na­da Plu­ra­lis­mo Ju­rí­di­co co­mo Pro­yec­to Eman­ci­pa­dor en la que apa­re­ce la fi­gu­ra de una “le­ga­li­dad al­ter­na­ti­va”. Di­cho mar­co in­clu­ye la le­gi­ti­mi­dad de nue­vos su­je­tos so­cia­les, la de­mo­cra­ti­za­ción y des­cen­tra­li­za­ción de un es­pa­cio pú­bli­co par­ti­ci­pa­ti­vo, la de­fen­sa pe­da­gó­gi­ca de una éti­ca de la so­li­da­ri­dad y la con­so­li­da­ción de pro­ce­sos con­du­cen­tes a una ra­cio­na­li­dad eman­ci­pa­to­ria. Fren­te a la le­gi­ti­mi­dad de nue­vos su­je­tos so­cia­les, la me­dia­ción ad­quie­re una nue­va di­men­sión, pues­to que no se tra­ta só­lo de re­sol­ver con­flic­tos sino tam­bién de cons­truir con­vi­ven­cia.

Co­mo ejem­plo, la De­fen­so­ría del Pue­blo fue con­vo­ca­da en los úl­ti­mos años por ve­ci­nos que re­cla­ma­ban red de agua po­ta­ble (Co­lo­nia Va­len­ti­na Nor­te Ru­ral), ser­vi­cios pú­bli­cos (To­ma Pa­cí­fi­ca y To­ma Nor­te) y ten­di­do de red eléc­tri­ca (Ru­ca An­tú), por ci­tar só­lo al­gu­nos lu­ga­res de in­ter­ven­ción.

Es­to obe­de­ce a que las con­di­cio­nes de vi­da de sec­to­res po­pu­la­res con ne­ce­si­da­des iden­ti­fi­ca­das con la so­bre­vi­ven­cia y sub­sis­ten­cia aca­ban pro­du­cien­do reivin­di­ca­cio­nes que exi­gen y afir­man de­re­chos. La si­tua­ción de pri­va­ción, ca­ren­cia y ex­clu­sión ha­ce a la apa­ri­ción de las ne­ce­si­da­des por de­re­chos. En­ton­ces, de­re­chos ob­je­ti­va­dos por los agen­tes de una nue­va ciu­da­da­nía co­lec­ti­va ex­pre­san la in­ter­me­dia­ción en­tre necesidad, con­flic­tos y de­man­das.

En es­te con­tex­to, la me­dia­ción es un es­pa­cio de apren­di­za­je que pro­por­cio­na las he­rra­mien­tas pa­ra ge­ne­rar los cam­bios.

Es de in­te­rés pre­dis­po­ner las men­tes ha­cia la ne­go­cia­ción pa­cí­fi­ca de los con­flic­tos y da­ños, te­nien­do en cuen­ta que la trans­for­ma­ción de cual­quier so­cie­dad par­te del prin­ci­pio que di­ce que una nue­va for­ma de vi­vir se logra por me­dio de una nue­va for­ma de pen­sar.

* De­fen­sor del Pue­blo de la Ciu­dad de Neu­quén

En To­ma Nor­te re­cla­ma­ron por el ser­vi­cio eléc­tri­co con la asis­ten­cia de la De­fen­so­ría del Pue­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.