¿A qué nos re­fe­ri­mos cuan­do pen­sa­mos en se­gu­ri­dad?

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Lic. Juan Mo­rat­to* * Con­sul­tor en Se­gu­ri­dad Fí­si­ca y Pro­tec­ción de Ac­ti­vos

De­fi­nir el con­cep­to de “se­gu­ri­dad” es co­mo de­fi­nir el con­cep­to de “cul­tu­ra”: cen­te­na­res de de­fi­ni­cio­nes. Quie­nes nos es­pe­cia­li­za­mos en se­gu­ri­dad, coin­ci­di­mos en que es “la cien­cia que abar­ca to­dos aque­llos in­ci­den­tes no desea­dos y per­ju­di­cia­les con­tra las per­so­nas y bie­nes, cau­sa­dos in­ten­cio­nal­men­te por el hom­bre pa­ra da­ñar a las per­so­nas o apro­piar­se de bie­nes ile­gí­ti­ma­men­te”.

Lo di­cho se­pa­ra ac­tos in­ten­cio­na­les (“de­lic­ti­vos”) de los no in­ten­cio­na­les, ac­ci­den­ta­les o na­tu­ra­les que usual­men­te su­ce­den y per­ju­di­can tam­bién a las per­so­nas y los bie­nes. En nues­tra so­cie­dad, la se­gu­ri­dad es­tá vin­cu­la­da al ro­bo, hur­to, ho­mi­ci­dio, frau­de, des­fal­co, es­ta­fas y de­más ilí­ci­tos, que ha­cen pen­sar rá­pi­da­men­te en las si­tua­cio­nes de ries­go que to­dos que­re­mos evi­tar.

Sin em­bar­go, to­do lo que uno ha­ce en­tra­ña un ries­go.

Bas­ta con pen­sar en cru­zar una ca­lle: si no se mi­ra a am­bos la­dos, exis­te el ries­go de ser atro­pe­lla­do; es de­cir, quie­ro cru­zar una ca­lle pe­ro ten­go un ries­go de no lo­grar­lo.

En otros ám­bi­tos de la vi­da, so­bre to­do en el ám­bi­to la­bo­ral y em­pre­sa­rial, la se­gu­ri­dad tie­ne un sen­ti­do más am­plio por­que los ries­gos son ma­yo­res, con con­se­cuen­cias a ve­ces im­pre­de­ci­bles y mu­chas ve­ces ig­no­ra­das por la co­mu­ni­dad.

El ries­go es la “in­cer­ti­dum­bre o du­da que se tie­ne de po­der lo­grar de­ter­mi­na­dos ob­je­ti­vos”. Exis­te un gra­do de in­cer­ti­dum­bre en ca­da si­tua­ción ya

que el ti­po, mo­men­to y el lu­gar en que un even­to no desea­do pu­die­ra ocu­rrir no pue­den ser an­ti­ci­pa­dos, es­pe cial­men­te los ries­gos cau­sa­dos po la in­se­gu­ri­dad.

Vin­cu­lar la se­gu­ri­dad al ries­go es un pro­ce­so na­tu­ral pa­ra apli­car es­tra­te gias efec­ti­vas que mi­ti­guen ese gra­do de in­cer­ti­dum­bre y fal­ta de pro­tec­ción. La se­gu­ri­dad de­be ser pen­sa­da ho­lís­ti­ca­men­te y eli­mi­nar de la men­te que un ro­bo, por ejem­plo, es só­lo un he­cho pun­tual, no re­pe­ti­ble y ca­sual.

Los de­li­tos nun­ca son cau­sa­dos por un úni­co fac­tor. Ha­ce po­co, en un cen­tro de sa­lud en la ciu­dad de Neu­quén se pro­du­jo un ro­bo por dos fac­to­res: el sis­te­ma de alar­mas ins­ta­la­do no es­ta­ba pen­sa­do pa­ra em­pre­sas si no pa­ra ca­sas de fa­mi­lia –ex­pues­ta­sa otro ti­po de de­li­tos– y la in­for­ma­ción de có­mo vul­ne­rar el sis­te­ma ha­bía par­ti­do de un ter­ce­ro.

Las alar­mas, cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. pe­rros, re­jas, guar­dias pri­va­dos y de­más re­cur­sos re­fie­ren a la de­no­mi­na da se­gu­ri­dad fí­si­ca. Pe­ro exis­ten otros “ries­gos” que afec­tan la se­gu­ri dad: es­ta­fas, em­plea­dos que ro­ban mer­ca­de­ría, em­pre­sas que ope­ran frau­du­len­ta­men­te, bull­ying, vio­len­cia la­bo­ral, vio­len­cia de gé­ne­ro, vio­len­cia de par­te del Es­ta­do, vio­len­cia do­més­ti­ca y mu­chos más.

El ro­bo de in­for­ma­ción, de pa­ten­tes co­mer­cia­les y pro­ce­di­mien­tos ope­ra­ti­vos, pla­nos, ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas y de co­mu­ni­ca­cio­nes, con­fi­gu­ra­cio­nes in­for­má­ti­cas, re­ve­la­ción de in for­ma­ción de co­ti­za­cio­nes y otros in­ci­den­tes han for­za­do a ex­ten­der los al­can­ces de la se­gu­ri­dad a di­fe­ren­tes ám­bi­tos y áreas.

La la­bor del es­pe­cia­lis­ta en se­gu­ri­dad con­sis­te, pri­me­ro, en ana­li­zar los ries­gos: las vul­ne­ra­bi­li­da­des del lu­gar, los ac­ti­vos a pro­te­ger, las ame­na­zas que se cier­nen so­bre el ob­je­ti­vo y las con­se­cuen­cias de un in­ci­den­te Lue­go, di­se­ñar la so­lu­ción y por úl­ti mo ve­ri­fi­car la mis­ma en pro­fun­di­dad, una vez im­ple­men­ta­da. To­dos aque­llos ries­gos en los cua­les la pro­tec­ción fí­si­ca re­sul­te in­su­fi­cien­te fren­te a ac­tos de­lic­ti­vos de­ben

ser con­tro­la­dos me­dian­te otras es­tra­te­gias, co­mo por ejem­plo evi­tar­los, trans­fe­rir­los y dis­tri­buir­los, en­tre otras.

Trans­fe­rir un ries­go im­pli­ca, por ejem­plo, con­tra­tar un se­gu­ro. Dis­tri­buir el ries­go im­pli­ca se­pa­rar aque­llos bie­nes de va­lor, ac­ti­vos y re­cur­sos en­tre va­rias lo­ca­cio­nes o em­pla­za­mien­tos di­fe­ren­tes. Re­du­cir el ries­go pue­de im­pli­car no te­ner ob­je­tos de va­lor en la pro­pie­dad o man­te­ner re­ser­va so­bre pla­nes, ad­qui­si­cio­nes, via­jes, etc. Mi­ti­gar im­pli­ca re­du­cir el im­pac­to del ries­go. Acep­tar un ries­go sig­ni­fi­ca iden­ti­fi­car­lo y, en fun­ción de ello, to­mar las me­di­das pa­ra que fren­te a lo inevi­ta­ble las con­se­cuen­cias sean mí­ni­mas.

Por úl­ti­mo, des­mi­ti­fi­car la la­bor de la fuer­za pú­bli­ca: la se­gu­ri­dad pú­bli­ca es­tá abo­ca­da a la apli­ca­ción de las le­yes, a pre­ve­nir y re­pri­mir el cri­men y el man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co, siem­pre y cuan­do se en­cuen­tre den­tro de su ám­bi­to de co­no­ci­mien­to la si­tua­ción de­lic­ti­va en pre­pa­ra­ción o du­ran­te su trans­cur­so, co­sa que nun­ca pue­de ocu­rrir a puer­tas ce­rra­das. La po­li­cía ac­túa a pos­te­rio­ri, in­clu­si­ve no tie­ne in­je­ren­cia, por ejem­plo, en pre­ve­nir los po­si­bles he­chos de­lic­ti­vos que pue­den pro­du­cir­se en un ba­rrio pri­va­do o una em­pre­sa, una es­cue­la, un cen­tro de sa­lud, etc., so­la­men­te has­ta que han si­do sos­pe­cha­dos, de­tec­ta­dos o de­nun­cia­dos. La con­cien­cia de la se­gu­ri­dad es par­te de la vi­da co­ti­dia­na y de ca­da ciu­da­dano.

La cien­cia de la se­gu­ri­dad con­sis­te, prin­ci­pal­men­te en pre­ve­nir que las per­so­nas, bie­nes y ac­ti­vos es­tén pre­ser­va­dos an­tes de que se pro­duz­can los in­ci­den­tes, no des­pués. La pri­me­ra ta­rea que us­ted tie­ne es re­co­no­cer que en nues­tro país el ries­go exis­te y la in­se­gu­ri­dad es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.