Ne­ce­sa­rio po­lo tec­no­ló­gi­co in­dus­trial en Ba­ri­lo­che

El Es­ta­do rio­ne­grino ha da­do el pri­mer pa­so al li­ci­tar el plan de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ra­di­car in­dus­trias no con­ta­mi­nan­tes, el asen­ta­mien­to de em­pre­sas de de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, py­mes y em­pren­de­do­res.

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - En­ri­que Car­los Mo­gen­sen*

En el tra­ta­do “La cien­cia y la tec­no­lo­gía en el de­sa­rro­llo fu­tu­ro de Amé­ri­ca”, el fí­si­co y tec­nó­lo­go ar­gen­tino Jor­ge Sá­ba­to desa­rro­lla un mo­de­lo de po­lí­ti­ca que re­quie­re de tres pi­la­res pa­ra su im­ple­men­ta­ción: el pri­me­ro es el Es­ta­do que pro­mue­va, in­cen­ti­ve y par­ti­ci­pe en el sis­te­ma co­mo diseñador y eje­cu­tor de la po­lí­ti­ca; el se­gun­do es la in­fra­es­truc­tu­ra cien­tí­fi­co-tec­no­ló­gi­ca y por úl­ti­mo el sec­tor pro­duc­ti­vo, que es el de­man­dan­te de tec­no­lo­gía. A es­ta tri­lo­gía se la co­no­ce co­mo el Trián­gu­lo de Sá­ba­to, y su con­for­ma­ción re­quie­re de una es­tre­cha re­la­ción y vin­cu­la­ción de ma­ne­ra per­ma­nen­te, que de­ri­va en un sis­te­ma con ca­pa­ci­dad de trans­fe­ren­cia y di­vul­ga­ción de los desa­rro­llos cien­tí­fi­cos ha­cia los ac­to­res de­man­dan­tes de in­no­va­ción, los cua­les ma­te­ria­li­zan di­chos co­no­ci­mien­tos. Se re­quie­re el tra­ba­jo man­co­mu­na­do de los tres sec­to­res ba­jo un es­que­ma de pla­ni­fi­ca­ción a me­diano y lar­go pla­zo, in­te­gran­do sus vi­sio­nes, ob­je­ti­vos y me­tas de for­ma pre­ci­sa y es­tra­té­gi­ca. Un es­que­ma con es­tas vir­tu­des per­mi­ti­rá el de­sa­rro­llo de una es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va de bie­nes con va­lor agre­ga­do in­cor­po­ran­do ca­li­dad y com­pe­ti­ti­vi­dad. El sec­tor cien­tí­fi­co-aca­dé­mi­co de­be­rá de­tec­tar las me­jo­res for­mas y prác­ti­cas que los ac­to­res de­ben lle­var a ca­bo pa­ra lo­grar pro­yec­tar­se de ma­ne­ra exi­to­sa y efi­cien­te en el ac­tual mun­do glo­ba­li­za­do y an­te los fe­nó­me­nos cam­bian­tes de la eco­no­mía in­ter­na­cio­nal, es aquí don­de el co­no­ci­mien­to apa­re­ce co­mo un fac­tor esen­cial de la com­pe­ti­ti­vi­dad, es en la cual la cien­cia se apli­ca a la pro­duc­ción. La pla­ni­fi­ca­ción den­tro de la glo­ba­li­za­ción de­be ne­ce­sa­ria­men­te ana­li­zar los cam­bios en la pro­duc­ción mun­dial, aho­ra la com­pe­ten­cia no es en­tre paí­ses, es en­tre em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les que desa­rro­llan sus pro­duc­cio­nes y co­mer­cia­li­za­cio­nes en dis­tin­tos paí­ses. No acep­tar el desafío de prac­ti­car ex­por­ta­cio­nes re­du­ce la ca­pa­ci­dad de cre­ci­mien­to y las pro­duc­cio­nes se ven li­mi­ta­das só­lo a sa­tis­fa­cer el mer­ca­do in­terno y a la ca­pa­ci­dad de­man­dan­te del mis­mo. Es im­pres­cin­di­ble la de­ci­sión po­lí­ti­ca del Es­ta­do de im­pul­sar el de­sa­rro­llo ar­ti­cu­la­do de la cien­cia y el sec­tor pri­va­do co­mo un fac­tor in­elu­di­ble de una es­tra­te­gia de pro­duc­ción, co­mer­cia­li­za­ción e in­ser­ción in­ter­na­cio­nal. Un cla­ro ejem­plo del apor­te del Es­ta­do en nues­tro país es la crea­ción del Dis­tri­to Tec­no­ló­gi­co de Par­que Pa­tri­cios (CABA) don­de ya ra­di­can 307 em­pre­sas que dan tra­ba­jo a 12.283 em­plea­dos, y re­pre­sen­ta un ver­da­de­ro im­pul­so pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas in­dus­trias.

Es épo­ca de re­pen­sar las po­lí­ti­cas in­dus­tria­les, de re­de­fi­nir el con­cep­to bá­si­co de de­sa­rro­llo, ya que la es­truc­tu­ra in­dus­trial de dé­ca­das an­te­rio­res se ve en­fren­ta­da a un cam­bio li­de­ra­do por la cien­cia y la tec­no­lo­gía. Es la nue­va fron­te­ra del co­no­ci­mien­to que apun­ta a que las eco­no­mías se desa­rro­llen de una ma­ne­ra mas di­ná­mi­ca e in­clu­si­va.

Los sig­ni­fi­ca­ti­vos cam­bios exis­ten­tes en el mun­do que pro­vie­nen del I+D+I nos obli­gan a po­si­cio­nar­nos pa­ra es­tar con una vi- sión mas cla­ra y con­tar con la pre­pa­ra­ción ne­ce­sa­ria an­te los mis­mos.

La lla­ma­da ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial de fi­nes del si­glo XX, co­no­ci­da tam­bién co­mo re­vo­lu­ción di­gi­tal (pro­li­fe­ra­ción de los or­de­na­do­res y au­to­ma­ti­za­ción de los re­gis­tros), fue la que pro­mo­vió avan­ces en la pro­duc­ción y di­fu­sión de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción. Los nue­vos avan­ces en la ro­bó­ti­ca, in­ter­net, el ma­ne­jo de los gran­des da­tos, la te­le­fo­nía mó­vil y la im­pre­sión 3D van abrien­do ca­mino ha­cia una nue­va eta­pa.

Pa­ra el fun­da­dor y ti­tu­lar del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, Klaus Sch­wab, la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial ya co­men­zó a prin­ci­pios del si­glo XXI, las nue­vas tec­no­lo­gías y en­fo­ques es­tán fu­sio­nan­do los mun­dos fí­si­co, di­gi­tal y bio­ló­gi­co de ma­ne­ra que trans­for­ma­rán a la hu­ma­ni­dad en su esen­cia mis­ma. Pa­ra fun­da­men­tar es­ta de­fi­ni­ción ci­ta tres pa­sos a con­si­de­rar: 1) las in­no­va­cio­nes se pue­den desa­rro­llar y di­fun­dir más rá­pi­do que nun­ca; 2) la re­duc­ción de los cos­tes de pro­duc­ción y el au­ge de las pla­ta­for­mas que reúnen y con­cen­tran ac­ti­vi­da­des de di­fe­ren­tes sec­to­res au­men­tan los ren­di­mien­tos de es­ca­la; 3) es­ta re­vo­lu­ción glo­bal afec­ta­rá a to­dos los paí­ses, con un im­pac­to a ni­vel de sis­te­ma en mu­chas áreas di­fe­ren­tes. Sos­tie­ne al res­pec­to que es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial tie­ne el po­ten­cial de em­po­de­rar a per­so­nas y co­mu­ni­da­des a me­di­da que cree nue­vas opor­tu­ni­da­des de de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co, so­cial e in­di­vi­dual.

En la me­di­da de pro­yec­tar­nos en for­ma exi­to­sa y efi­cien­te pa­ra ob­te­ner ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas den­tro del com­pe­ti­ti­vo mer­ca­do glo­bal, la trans­na­cio­na­li­za­ción (ex­por­ta­ción) de nues­tros pro­duc­tos nos po­si­bi­li­ta­rá con­for­mar una “mar­ca re­gión” y es­truc­tu­rar nues­tro te­rri­to­rio po­lí­ti­co geo­grá­fi­co pro­yec­ta­do al mun­do co­mo re­sul­ta­do de la es­tra­te­gia de in­ser­ción in­ter­na­cio­nal.

Es el desafío de los nue­vos tiem­pos, el Pit­ba se cons­ti­tui­rá en un cen­tro de in­no­va­ción, in­ves­ti­ga­ción y de­sa­rro­llo de ex­ce­len­cia, con la pro­yec­ción na­cio­nal y mun­dial que an­he­la­mos. El Es­ta­do rio­ne­grino en una de­ci­sión vi­sio­na­ria y plau­si­ble ha da­do el pri­mer pa­so pa­ra la con­cre­ción del Par­que In­dus­trial Tec­no­ló­gi­co de Ba­ri­lo­che al li­ci­tar el plan de in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la ra­di­ca­ción de in­dus­trias no con­ta­mi­nan­tes, el asen­ta­mien­to de em­pre­sas de de­sa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, py­mes y em­pren­de­do­res, me­di­da es­ta que mar­ca to­da una de­ci­sión ha­cia la bús­que­da del de­sa­rro­llo y el pro­gre­so, que va mu­cho mas allá de la me­ra co­lo­ca­ción de la pie­dra fun­da­men­tal de pro­yec­tos nun­ca rea­li­za­dos y que to­da­vía re­sul­tan frus­tra­cio­nes his­tó­ri­cas pa­ra nues­tra so­cie­dad. Los ba­ri­lo­chen­ses te­ne­mos el or­gu­llo de con­tar con las ca­pa­ci­da­des cien­tí­fi­cas y tec­no­ló­gi­cas que cuen­tan con el re­co­no­ci­mien­to del mun­do y cons­ti­tu­yen el rease­gu­ro de la via­bi­li­dad de es­ta as­pi­ra­ción tan­tas ve­ces pos­ter­ga­da.

El pro­yec­to Pit­ba es a no du­dar­lo el más tras­cen­den­te de las úl­ti­mas dé­ca­das pa­ra nues­tra ciu­dad por las trans­for­ma­cio­nes que ge­ne­ra­rá en lo eco­nó­mi­co y so­cial y por­que da ini­cio a lo que en un fu­tu­ro, cuan­do se ca­na­li­cen las pro­duc­cio­nes ha­cia el ne­ce­sa­rio per­fil ex­por­ta­dor, se­rá la prin­ci­pal eco­no­mía re­gio­nal rio­ne­gri­na.

* Contador pú­bli­co na­cio­nal. Ex ge­ren­te ge­ne­ral de Pro­yec­tos Es­pe­cia­les de la Pro­vin­cia de Río Ne­gro.

El pre­dio, ubi­ca­do so­bre la Cir­cun­va­la­ción, es por aho­ra só­lo una pro­me­sa de de­sa­rro­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.