Un fuer­te re­tro­ce­so del Es­ta­do que se tran­for­ma en aban­dono, mie­do y muer­te

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Fer­nan­do Fernández He­rre­ro* *Do­cen­te, ex­di­rec­tor de Se­dro­nar en Ba­ri­lo­che y coor­di­na­dor de Fun­da­ción San Jo­sé Obre­ro

Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas se de­fi­nen nor­mal­men­te en ba­se a po­cas va­ria­bles. La prin­ci­pal es el pro­yec­to po­lí­ti­co que pre­ten­de lle­var a ca­bo el go­bierno de turno, tam­bién el presupuesto con que cuen­ta (que es par­te de ese pro­yec­to po­lí­ti­co por có­mo se es­ta­ble­cen las prio­ri­da­des) y por úl­ti­mo la ca­pa­ci­dad de con­cre­tar esas po­lí­ti­cas con los re­cur­sos con que se cuen­ta, ya no só­lo lo material, sino tam­bién, y so­bre to­do, el re­cur­so hu­mano. En es­te ca­so, lo­grar el com­pro­mi­so del em­plea­do pú­bli­co con esa idea es fun­da­men­tal pa­ra que sea exi­to­sa.

En cuan­to a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra ni­ñez, in­fan­cia y ado­les­cen­cia es im­po­si­ble sos­la­yar el re­tro­ce­so de los úl­ti­mos años, to­das las per­so­nas que tra­ba­jan so­cial­men­te en los ba­rrios, sea des­de un dis­po­si­ti­vo del Es­ta­do o des­de una ONG, han su­fri­do al­gún gra­do de re­tro­ce­so es­ta­tal en los úl­ti­mos años.

Si bien se ha man­te­ni­do por aho­ra la can­ti­dad de planes so­cia­les con el evi­den­te ob­je­ti­vo de evi­tar la reac­ción po­pu­lar a las pre­ca­rias con­di­cio­nes ac­tua­les de vi­da, se ha va­cia­do el tra­ba­jo en te­rri­to­rio, des­ar­man­do dis­po­si­ti­vos co­mo el Pro­gra­ma País, o la Ca­sa Edu­ca­ti­va Te­ra­péu­ti­ca de Se­dro­nar en­tre tan­tos otros, pe­ro tam­bién aban­do­nan­do a las ONG que cu­brían par­te de esas ur­gen­cias en los ba­rrios, que aho­ra sin apo­yo es­ta­tal (fon­dos) lan­gui­de­cen ges­tio­nan­do pe­que­ños apor­tes pri­va­dos que de­ter­mi­nan un im­por­tan­te de­te­rio­ro cua­li­ta­ti­vo y cuan­ti­ta­ti­vo de sus trabajos so­cia­les. Acep­ta­mos vi­vir en un país que con­su­me prác­ti­ca­men­te to­da su agen­da pú­bli­ca ha­blan­do de Lebacs, dó­lar, deu­da ex­ter­na, FMI, ajus­te. Que pi­de mano du­ra, más re­pú­bli­ca y Es­ta­do de de­re­cho, ja­más an­te­po­nien­do que los pri­me­ros de­re­chos que de­be ase­gu­rar el Es­ta­do en una ver­da­de­ra re­pú­bli­ca son los bá­si­cos. Con pi­bi­tos bus­can­do co­mi­da en los ba­su­re­ros, sin una ofer­ta real pa­ra la mi­tad de los jó­ve­nes que no com­ple­tan la se­cun­da­ria, el men­sa­je que re­ci­ben es cla­ro: “No da­mos va­lor a sus vi­das”. Asu­mi­rán así que la vi­da va­le po­co, la pro­pia y la aje­na. Esa te­rri­ble sen­ten­cia los atra­pa en una es­pi­ral de vio­len­cia, que em­peo­ran la dis­cri­mi­na­ción y el ga­ti­llo fá­cil.

La de­socu­pa­ción pro­mo­vi­da des­de el sis­te­ma des­tru­ye la fa­mi­lia, de ahí a so­bre­vi­vir en la ca­lle con to­das las con­se­cuen­cias que ello im­pli­ca hay un pa­so, ese pa­so al va­cío que ve­ni­mos dan­do co­mo so­cie­dad des­de ha­ce mu­cho pe­ro que ace­le­ra­mos en los úl­ti­mos años. La con­se­cuen­cia inevi­ta­ble es más mie­do, me­nos fu­tu­ro, más muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.