Re­no­va­ción en el po­der y la frac­tu­ra del Eje­cu­ti­vo

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Fran­cis­co Ca­mino Ve­la*

Alos vi­ce pre­si­den­tes o vi­ce­go­ber­na­do­res, es de­cir a los com­pa­ñe­ros de fór­mu­la pa­ra el Po­cu­ti­vo, der Eje­cul­ti­vo, ge­ne­ral­men­te no se les pres­ta de­ma­sia­da aten­ción, no só­lo por par­te de la ciu­da­da­nía sino tam­bién de los ana­lis­tas. Su pro­ta­go­nis­mo es ca­si siem­pre signo de cri­sis. Ya sea por­que de­ben sus­ti­tuir al lí­der o por­que se han en­fren­ta­do a és­te. En li­tó­lo­go un in­tere­san­te ar­tícu­lo, el poMa­rio ar­gen­tino Ma­rio Se­rra­fea ro ana­li­za la fi­gu­ra ice­pre­si­den cial den­tro del ré­gi cia­lis­ta dan­do cuen­ta de tres si tua­cio­nes dis­tin­tas del bi­no­mio Eje­cu­ti­vo. Re­fie­re a tres con­te­xe­sen­cia­les tos ele­men­ta­les o esen­cia­les a par­tir de los cua­les la vi­ce­pre­sión den­cia y su co­ne­xió con la pre­si­sen­ti­do den­cia ad­quie­ren sen­ti­do di­fe ren­te: el con­tex­to elec­to­ral, el de go­bierno y el de suc­ce­sión. Son mo­men­tos dis­tin­tos que de­ben te­ner­se en cuen­ta a la ho­ra de ana­li­zar los pro­ble­mas o ven­ta­jas que im­pli­ca la co­exis­ten­cia con un vi­ce. En Ar­gen­ti­na, da­do el ca­mul­ti­ni­vel rác­ter de es­ta­do mul­ti­ni­vel y el ran­go es­ta­tal de las pro­vin­cias, a la fi­gu­ra del vi­ce­go­ber­na­dor se le pue­den apli­car las­mis­mas ca­ter­co, go­rías. En es­te mar­co. Río Ne­gro ha si­do des­de el 2012 un la­bo­ra­toe rio per­ma­nen­te de los pro­ble­mas que es­ta fi­gu­ra pue­de con­lle­var o re­sol­ver. Lo su­ce­di­do con Al­ber­to Weretilneck, Car­los Pe­ral­ta, Ariel Ri­ve­ro y aho­ra Pe­dro Pesatti, pe­se

a sus di­fe­ren­cias, da cuen­ta de ello.

Fac­tor ines­pe­ra­do

El ase­si­na­to del pri­mer gobernador pe­ro­nis­ta de la pro­vin­cia de Río Ne­gro des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia, Car­los So­ria, pu­so al fren­te del Eje­cu­ti­vo a su com­pa­ñe­ro de fór­mu­la. Más que por su­po­ner una po­si­ble con­ti­nui­dad o uni­for­mi­dad de pro­yec­to, el exin­ten­den­te de Ci­po­llet­ti ha­bía si­do in­cor­po­ra­do en el con­tex­to elec­to­ral por su ca­rác­ter de ac­tor mu­ni­ci­pal y re­gio­nal im­por­tan­te, así co­mo por re­pre­sen­tar cier­ta ads­crip­ción pro­vin­cial equi­dis­tan­te del ra­di­ca­lis­mo y el pe­ro­nis­mo. Su­man­do al Fren­te Gran­de, el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria rio­ne­grino sua­vi­za­ba el pe­ro­nis­mo clá­si­co, e in­di­ges­to pa­ra al­gu­nos sec­to­res de la so­cie­dad, que li­de­ra­ba So­ria. Es de­cir, na­die lo pen­só co­mo gobernador de la pro­vin­cia, aun­que la fun­ción más re­le­van­te de un vi­ce es pre­ci­sa­men­te la sus­ti­tu­ción por fuer­za ma­yor del gobernador. Es­to ocu­rrió rá­pi­da­men­te, de­jan­do a Weretilneck an­te un es­ce­na­rio ines­pe­ra­do e in­cier­to y con la ne­ce­si­dad de ne­go­ciar en for­ma ur­gen­te con las di­fe­ren­tes frac­cio­nes del pe­ro­nis­mo pro­vin­cial. Lo acom­pa­ña­ría en el bi­no­mio eje­cu­ti­vo Car­los Pe­ral­ta, fru­to de la ne­go­cia­ción con di­cho pe­ro­nis­mo.

El nuevo gobernador tu­vo que en­fren­tar re­tos de al­to vue­lo, co­mo el ca­so de la he­ren­cia del pro­gra­ma de go­bierno de So­ria en re­la­ción a los em­plea­dos es­ta­ta­les, los fuer­tes cues­tio­na­mien­tos y las in­ter­nas del pe­ro­nis­mo, la com­ple­ji­dad de ad­mi­nis­trar un Es­ta­do pro­vin­cial que es­tu­vo en ma­nos del ra­di­ca­lis­mo por ca­si tres dé­ca­das y el pos­te­rior fa­lle­ci­mien­to de su pro­pio vi­ce­go­ber­na­dor. Pa­ra ello fue fun­da­men­tal con­so­li­dar una alian­za ini­cial con uno de los dos sec­to­res en dispu­ta den­tro del pe­ro­nis­mo, el li­de­ra­do por el se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to. De he­cho, el nuevo vi­ce­go­ber­na­dor en sus­ti­tu­ción de Pe­ral­ta, Ariel Ri­ve­ro, era un al­fil del pi­chet­tis­mo.

És­te fue fi­nal­men­te des­pla­za­do por Weretilneck en aras de una cons­truc­ción po­lí­ti­ca de ma­yor alien­to, cu­yas ba­ses eran la le­gi­ti­mi­dad de re­em­pla­zo que tu­vo que edi­fi­car en sus años de go­bierno, así co­mo un reali­nea­mien­to res­pec­to a la po­lí­ti­ca na­cio­nal, op­tan­do por la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del Fren­te Re­no­va­dor de Ser­gio Mas­sa, en un cli­ma de fin de ci­clo del mo­de­lo kirch­ne­ris­ta y de reaco­mo­da­mien­to de la in­ter­na pe­ro­nis­ta en la pro­vin­cia. En es­te mar­co, lle­gó el ac­tual vi­ce­go­ber­na­dor, Pe­dro Pesatti, de­sig­na­do por ma­yo­ría en la Le­gis­la­tu­ra, y que in­te­gra­ría lue­go la fór­mu­la que ob­tu­vo un có­mo­do triun­fo elec­to­ral en las elec­cio­nes de ju­nio de 2015. El MPN co­mo mo­de­lo

No po­de­mos de­sa­rro­llar aquí ese pro­ce­so elec­to­ral, ni tam­po­co el en­fren­ta­mien­to cen­tral en­tre el gobernador rio­ne­grino y el hi­jo de So­ria, in­ten­den­te de Ro­ca y opo­si­tor pe­ro­nis­ta de ma­yor tras­cen­den­cia. Sí de­be­mos des­ta­car que Weretilneck pu­do ac­ce­der al po­der des­de Jun­tos So­mos Río Ne­gro con un pro­yec­to de cons­truc­ción po­lí­ti­ca que tu­vo co­mo mo­de­lo de par­ti­do y de pro­vin­cia al pro­ta­go­ni­za­do por el par­ti­do pro­vin­cial más exi­to­so de la his­to­ria del país, el Mo­vi­mien­to Po­pu­lar Neu­quino.

Con el triun­fo de Mau­ri­cio Ma­cri y el vuel­co que eso su­pu­so, ini­cia­ba el con­tex­to de go­bierno la fór­mu­la Weretilneck-Pesatti, hoy con más rui­do y di­si­den­cias que acuer­dos. El in­cum­pli­mien­to de to­do lo pro­me­ti­do en la cam­pa­ña, los ata­ques per­ma­nen­tes a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de­mo­crá­ti­ca, las abe­rra­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad in­te­rior y la pé­si­ma ges­tión eco­nó­mi­ca del go­bierno na­cio­nal ac­tual im­pac­tó, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, en el bi­no­mio eje­cu­ti­vo rio­ne­grino.

Es­te im­pac­to y su con­di­cio­na­mien­to es na­tu­ral­men­te ma­yor en el gobernador, que de­be ad­mi­nis­trar las cuen­tas pú­bli­cas y ne­go­ciar la co­ti­dia­ni­dad de su ges­tión con Na­ción. El po­si­cio­na­mien­to de am­bos res­pec­to al go­bierno na­cio­nal da cuen­ta de pro­ble­mas de co­exis­ten­cia, con pre­sen­cia de con­flic­to, ma­ni­fes­tan­do cuan­do me­nos una po­si­ción muy di­fe­ren­te res­pec­to a la ad­mi­nis­tra­ción na­cio­nal. En el ca­so del vi­ce­go­ber­na­dor, en tono muy crí­ti­co ha­cia el ma­cris­mo y Cam­bie­mos. Es­tas di­si­den­cias se han agu­di­za­do cla­ra­men­te por la cer­ca­nía del con­tex­to elec­to­ral. El ini­cio de los po­si­cio­na­mien­tos de ca­ra a las elec­cio­nes a gobernador del año pró­xi­mo es­tá en el cen­tro de la es­ce­na y del con­flic­to.

Pesatti sa­be que no cuen­ta con el apoyo del ac­tual gobernador y que eso le res­ta po­si­bi­li­da­des en una ca­rre­ra que pú­bli­ca­men­te afir­ma en­ten­día ci­men­ta­da en acuer­dos que Weretilneck ha­bría in­cum­pli­do. Na­tu­ral­men­te el ac­tual gobernador no iba a ser pres­cin­den­te en di­cha dispu­ta, me­nos aún den­tro de una fuer­za po­lí­ti­ca que creó y con la que pre­ten­de per­du­rar. El en­fren­ta­mien­to no al­can­za to­da­vía pa­ra la calificación de vi­ce cons­pi­ra­dor, pe­ro a me­di­da que las elec­cio­nes se acer­quen, y si los acuer­dos po­lí­ti­cos no se mo­di­fi­can, el des­tino cla­ro es de ma­yor con­flic­ti­vi­dad en el bi­no­mio eje­cu­ti­vo. Na­da nuevo ba­jo el sol de la po­lí­ti­ca den­tro del ré­gi­men pre­si­den­cia­lis­ta.

* Doc­tor en His­to­ria. Pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue y la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.