El (se­gun­do) rio­ne­grino que apun­ta a la Ro­sa­da

CO­MO HI­CIE­RA EN EL 95 MASSACCESI POR LA UCR, PI­CHET­TO LAN­ZÓ SU POS­TU­LA­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL POR EL PJ, BUS­CAN­DO CA­PI­TA­LI­ZAR SU EX­TEN­SA CA­RRE­RA PO­LÍ­TI­CA. AQUÍ UN RE­PA­SO SO­BRE SU IDEA­RIO PO­LÍ­TI­CO.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Car­los To­rren­go car­los­to­rren­go@hot­mail.com

Mi­guel Pi­chet­to quie­re ser pre­si­den­te de la Na­ción. Na­ció en Ban­fi­eld, cu­na que lo mar­có a fue­go en mu­cho de su ca­rác­ter. Pe­ro des­de lo po­lí­ti­co se for­jó en Río Ne­gro en cer­ca­nías de de­mo­cra­cia, cuan­do con el tí­tu­lo de flamante abo­ga­do se ins­ta­ló en la ári­da Sie­rra Gran­de. Ahí, jun­to a Víc­tor So­de­ro Nie­vas, un san­ta­fe­sino al que aún lo sig­na en mu­cho la for­ja je­suí­ti­ca que re­ci­bió en au­las y cel­das con­ven­tua­les de Cór­do­ba, mon­ta­ron un es­tu­dio pa­ra li­ti­gar fun­da­men­tal­men­te con­tra fa­bri­ca­cio­nes mi­li­ta­res; due­ño y se­ñor por aque­llos tiem­pos de ese des­a­gui­sa­do pro­yec­to de desa­rro­llo. Así, des­de lo po­lí­ti­co, Pi­chet­to es rio­ne­grino. El se­gun­do as­pi­ran­te a la Ro­sa­da que tie­ne la pro­vin­cia en su his­to­ria. El ra­di­cal Ho­ra­cio Massaccesi, el otro. Ju­gó esa par­ti­da en 1995. Per­dió feo, cla­ro.

Las que si­guen son al­gu­nas re­fle­xio­nes so­bre el pen­sa­mien­to, el idea­rio po­lí­ti­co de Mi­guel Pi­chet­to, un di­ri­gen­te que man­tie­ne fuer­te la­zo emo­cio­nal con Río Ne­gro, pro­vin­cia que ha si­do cas­qui­va­na a la ho­ra de vo­tar­lo pa­ra go­ber­na­dor.

• En tan­to pe­ro­nis­ta, Pi­chet­to no es un adic­to a la li­tur­gia y con­ver­gen­cia sim­bó­li­ca que tan­to de­fi­nen a ese es­pa­cio. Le es muy ajeno el mun­do de emo­cio­nes que sos­tu­vo y re­pro­du­jo por dé­ca­das la iden­ti­dad de la fuer­za.

No abre­va –por ca­so– en la his­to­ria fun­da­cio­nal del peronismo pa­ra acom­pa­ñar su pe­re­gri­nar por la po­lí­ti­ca. En su for­ma­ción –al me­nos co­mo él la tra­du­ce dis­cur­si­va­men­te– no hay ras­tros del ge­ne­ral. El es­pec­tro de lec­tu­ras de Pi­chet­to ja­más con­tem­pló el Ma­nual de Con­duc­ción Po­lí­ti­ca o la ba­te­ría de car­tas que dis­pa­ra­ba el ge­ne­ral des­de el exi­lio, etc. No hay en su lé­xi­co un “Co­mo de­cía el ge­ne­ral...”. A lo su­mo Pi­chet­to re­cuer­da al­go de dos dis­cur­sos con pro­yec­ción for­ja­dos por el men­ta­do. Son de fi­na­les de los 40. Uno, el de la Bol­sa de Co­mer­cio. Otro, el dis­pa­ra­do en Con­gre­so In­ter­na­cio­nal de Fi­lo­so­fía, en Men­do­za. Pa­ra Pi­chet­to, co­mo fuen­te in­te­lec­tual, fue. Man­tie­ne in­tac­to, sí, el “Des­bor­dan­te de ta­len­to que tu­vo a la ho­ra de la me­tá­fo­ra”, que sue­le con­ce­der. En tren de com­pa­ra­cio­nes, Evi­ta le “due­le” más. La re­fle­xio­na con de­jos de serena y fun­da­da ad­mi­ra­ción. Y has­ta ha­ce al­gu­nos años en­con­tra­ba en Bea­triz Sar­lo re­pa­ro pa­ra de­fi­nir­la: “Eva fue más la éti­ca de la ac­ción que la éti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad”.

• En­ton­ces, ¿qué en­cuen­tra Pi­chet­to en el peronismo co­mo pa­ra blan­dir esa ban­de­ra des­de ha­ce 40 años? Vo­ca­ción de po­der. Po­der aglu­ti­na­dor. Cla­ro, una vo­lun­tad de go­ber­nar sig­na­da des­de siem­pre por “me­tás­ta­sis emo­cio­na­les in­ter­nas que hay que en­cau­zar, dar­les una di­rec­ción”, di­ce. “Vas­to pro­gra­ma”, aco­ta. Al­gu­na vez al­guien le co­men­tó que Char­les De Gau­lle so­lía pre­gun­tar­se “¿Có­mo go­ber­nar Fran­cia cuan­do tie­ne 500 ti­pos de que­sos dis­tin­tos?”. “Eso va­le pa­ra el peronismo”, re­fle­xio­nó el aho­ra as­pi­ran­te a la Ro­sa­da. Y sue­le iro­ni­zar con de­jos de hu­mor las reali­da­des que ofre­ce el peronismo. Por­que a pe­sar de cier­ta os­que­dad que lu­ce su per­so­na­li­dad, su ges­tua­li­dad, Pi­chet­to no es­tá di­vor­cia­do del hu­mor. Tam­po­co de do­sis in­tere­san­tes de iro­nía. En­ton­ces di­ce, por ca­so: “Los pe­ro­nis­tas so­mos tan­tos y tan­ta co­sas a la vez que a ve­ces creo que no exis­ti­mos… pe­ro es­ta­mos. Creo in­clu­so que el peronismo de­be­ría le­van­tar­le un mo­nu­men­to a la Li­ber­ta­do­ra: con sus tor­pe­zas y su cri­mi­na­li­dad, nos re­pro­du­jo y nos hi­zo más agrios de lo que éra­mos. La Li­ber­ta­do­ra fue un gran alia­do del peronismo”. En es­to, po­si­ble­men­te abre­ve en pá­gi­nas del ta­len­to­so Jo­sé Luis Ro­me­ro. Un pen­sa­dor que na­da tu­vo, pre­ci­sa­men­te, de pe­ro­nis­ta. Pe­ro ex­pli­có co­mo po­cos las ra­zo­nes de su exis­ten­cia. Y su re­pro­duc­ción.

• ¿Cuál es en­ton­ces la ma­triz, el nú­cleo ideo­ló­gi­co que di­na­mi­za el pen­sa­mien­to po­lí­ti­co del hoy se­na­dor? Ríe cuan­do se lo de­fi­ne co­mo “con­ser­va­dor po­pu­lar”. De­fi­ni­ción a la que se le su­ma “con­ser­va­dor po­pu­lar bo­nae­ren­se”. En­ton­ces reac­cio­na: “No, na­da que ver con Ma­nuel Fres­co… na­da que ver con ese fascismo, con el frau­de pa­trió­ti­co”. Pe­ro aña­de: “¿Dón­de na­ció el peronismo? ¿De qué nos va­mos a ru­bo­ri­zar? Na­ci­mos del po­der mi­li­tar, de con­ser­va­do­res de dis­tin­to cu­ño, de ra­di­ca­les, de ca­tó­li­cos, de so­cia­lis­tas, de mu­se­tas y de mi­míes... de con­fun­di­dos de Pom­pe­ya, de los in­tré­pi­dos de Sal­si­pue­des… no sea­mos hi­pó­cri­tas. ¿O en el 46 no ga­na­mos de la mano del Par­ti­do La­bo­ris­ta y des­pués lo me­ti­mos en ca­na a Ci­priano Re­yes? Es otra co­sa… ¡No jo­da­mos!”.

Pe­ro ras­pan­do su pen­sa­mien­to se en­cuen­tran en Pi­chet­to re­la­cio­nes muy fir­mes con el idea­rio de los úni­cos con­ser­va­do­ris­mos de­mo­crá­ti­cos que tu­vo Ar­gen­ti­na: los par­ti­dos de­mó­cra­tas de Men­do­za y Cór­do­ba. Los pul­ve­ri­zó la dia­léc­ti­ca de la his­to­ria. Ig­no­ra Pi­chet­to en re­la­ción a la idea de or­den so­cial de aquel con­ser­va­do­ris­mo, ex­pre­sa­da por hom­bres co­mo Agui­rre Cá­ma­ra y Mi­guel Án­gel Cár­cano, y la idea de or­den que él alien­ta. Cal­cos.

• En­gar­za­do a es­to fi­gu­ra la idea que tie­ne Pi­chet­to, pe­ro no con­fie­sa abier­ta­men­te, so­bre la mo­ne­da. Va­le un re­cuer­do: me­dio­día de uno de los úl­ti­mos años del si­glo an­te­rior. Do­min­go. Ho­tel, ne­va­da en Ba­ri­lo­che. Pi­chet­to ve en­trar a un co­no­ci­do. “Mi­rá, mi­rá” di­ce y le en­tre­ga un ar­tícu­lo del eco­no­mis­ta Mi­guel Án­gel Bro­da es­cri­to pa­ra “La Na­ción”. El fa­mo­so gurú ex­pre­sa­ba al­go que for­ma par­te me­du­lar de sus con­ven­ci­mien­tos más li­mi­na­res so­bre la eco­no­mía: “Cui­dar el va­lor de la mo­ne­da es lo más pro­gre­sis­ta que hay”. Y Pi­chet­to des­li­zó: “De­cís es­to en el peronismo y te des­ca­li­fi­ca por mo­ne­ta­ris­ta…Que Chica­go Boys, que es­to y lo otro, que trai­ción, que la pa­tria… ¡No te de­jan si­quie­ra ex­pli- Un día de un tiem­po que se hun­de en los cla­ros­cu­ros de la me­mo­ria, al­guien le re­ga­ló un li­bro a Pi­chet­to. Y el mis­mo tí­tu­lo, a Car­los So­ria. És­te lo ex­plo­ró a sal­tos. Al­go por aquí, al­go por allá. “Bo­lu­de­ces”, le co­men­tó se­ma­nas des­pués al re­ga­le­ro. Pe­ro ra­bio­sa­men­te sub­ra­ya­do, ese li­bro so­bre­vi­ve en la bi­blio­te­ca de su hi­jo Mar­tín. Pi­chet­to, en cam­bio, lo de­vo­ró con ma­niá­ti­ca pro­li­ji­dad. Se­re­na­men­te. “¡Im­pre­sio­nan­te!”, co­men­tó. “¡Des­car­na­do!, ¡Qué Maquiavelo, ni Maquiavelo!”, aco­tó. E in­cor­po­ró el li­bro a ese lo­te de tra­ba­jos que le de­ja­ron hue­lla en su for­ma­ción en his­to­ria: “Fou­che, el ge­nio te­ne­bro­so”, de Ste­fan Zweig; las “Me­mo­rias”, de Wins­ton Chur­chill; la in­ves­ti­ga­ción de Fran­co­is Ker­saudy so­bre el com­ple­jo víncu­lo en­tre aquel in­glés y Char­les De Gau­lle, “La hoguera de en­ci­nas”, se­duc­tor diá­lo­go en­tre es­te ge­ne­ral y An­dré Mal­raux; o las pá­gi­nas que con­tie­nen la su­ges­ti­va sis­te­ma­ti­za­ción que el ar­gen­tino Juan Car­los De Pablo en­ca­ró ha­ce más de tres dé­ca­das las vo­lu­mi­no­sas me­mo­rias de Henry Kis­sin­ger. Lec­tor de de­di­ca­ción uni­for­me­men­te cons­tan­te es Mi­guel Pi­chet­to de la his­to­ria. Lu­pa que abo­na más ahín­co en el pa­sa­do de Eu­ro­pa y EE. UU. que de Ar­gen­ti­na.

Pe­ro aquel li­bro (1) re­ga­la­do, lo atra­pó. Y aún lo tac­klea a mo­do de dic­ta­do de bí­bli­co. car que los EE. UU. no ha­bían ter­mi­na­do su gue­rra de in­de­pen­den­cia con­tra los in­gle­ses cuan­do ya crea­ban su mo­ne­da.

• Y ha­blan­do de pa­tria: no hay en su tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca co­mo dipu­tado y se­na­dor ni si­quie­ra una le­ve se­ñal de uso del con­cep­to. Pre­fie­re ha­blar de “los ar­gen­ti­nos”, “el país”. Sa­be que pa­tria, al me­nos en Ar­gen­ti­na, sue­le usar­se siem­pre en tér­mi­nos pe­li­gro­sa­men­te épi­cos. Exal­ta­cio­nes. Ba­ta­llas. San­gre. Na­cio­na­lis­mos dis­pa­ra­dos ace­le­ra­da­men­te a los ex­tre­mos. Bor­geano al fin, qui­zá abo­ne su idea de país des­de el con­ven­ci­mien­to de que “el pa­trio­tis­mo es la me­nos pers­pi­caz de las pa­sio­nes”.

• Y a mo­do de cie­rre, Pi­chet­to no de­ja de con­so­li­dar vía ar­gu­men­ta­cio­nes ri­gu­ro­sas su an­ti­cle­ri­ca­lis­mo. Su as­pi­ra­ción: un Es­ta­do lai­co. Cree, en re­la­ción a la Igle­sia ca­tó­li­ca, que si al­go abun­da en el Va­ti­cano es hi­po­cre­sía. Lo re­fle­ja lo que di­jo en su dis­cur­so en la vo­ta­ción so­bre el abor­to: “El fu­tu­ro no les per­te­ne­ce”. Y qui­zá aún re­cuer­de al­go que vía telefónica es­cu­chó y de­fi­nió de bri­llan­te: “No en­tien­do por qué los se­res hu­ma­nos les ha­cen jui­cio a las ta­ba­ca­le­ras por los da­ños que pro­du­cen… ¿por qué no le ha­cen an­tes jui­cio a El Va­ti­cano, que ha he­cho más da­ño y por más lar­go tiem­po”, di­jo Fer­nan­do Sa­va­ter. Vas­co y fi­ló­so­fo. En con­clu­sión: com­ple­jo ima­gi­nar­se a Mi­guel Pi­chet­to pre­si­den­te y en un Te Te­deum.

Por­que vía esas pá­gi­nas or­ga­ni­zó mu­cho de su idea­rio so­bre la ac­ción po­lí­ti­ca aun­que no abier­ta­men­te. O, en to­do ca­so, so­bre al ar­te de ha­cer po­lí­ti­ca, go­ber­nar ne­gan­do mu­cho del ba­ga­je con que se lle­ga al po­der. A la con­duc­ción del po­der. Es un li­bro con­tra el idea­lis­mo pu­ro y vir­gi­nal en el que sue­le fun­dar­se la apues­ta po­lí­ti­ca. Son pá­gi­nas so­bre la adap­ta­ción –agria en ge­ne­ral– a reali­da­des no pre­vis­tas. Adap­ta­ción que sue­le pa­sar a la his­to­ria man­ci­lla­da por la pa­la­bra trai­ción. Pe­ro “trai­cio­nes que im­pli­can no pe­re­cer. No trai­cio­nar es des­co­no­cer el tiem­po, los es­pas­mos de la so­cie­dad, las mu­ta­cio­nes de la his­to­ria”.

El li­bro pa­sa así re­vis­ta a más de 1.000 años de his­to­ria po­lí­ti­ca. De la vi­ta­li­dad, más. Lo drás­ti­cos vi­ra­jes de Fe­li­pe Gon­zá­lez, Fran­co­is Mit­te­rrand, Mi­jail Gor­ba­chov, en­tre otros.

Y el li­bro le sir­ve a Mi­guel Pi­chet­to pa­ra ex­pli­car sus pro­pios vi­ra­jes. Co­mo cuan­do ya avan­za­do el úl­ti­mo ve­rano, an­te una in­si­nua­ción de la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na de que él la ha­bía trai­cio­na­do, él res­pon­dió: “Le su­gie­ro a la se­ño­ra que lea ‘Elo­gio de la trai­ción’”…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.