Re­tró­gra­dos

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Je­sús Es­co­bar Dipu­tado pro­vin­cial/Nqn.

Si bien des­de ha­ce dé­ca­das par­ti­ci­po de la vi­da po­lí­ti­ca y so­cial, es­cri­bo es­to fun­da­men­tal­men­te co­mo pa­dre.

Es su­ma­men­te da­ñino y per­ver­so el po­si­cio­na­mien­to que

han adop­ta­do al­gu­nos sec­to­res en Neu­quén (y tam­bién en el res­to del país) tras el de­ba­te por la le­ga­li­za­ción del abor­to. Al es­lo­gan va­cío de “sal­ve­mos las dos vi­das” (di­go va­cío por­que des­de la no apro­ba­ción de la ley ya se co­no­cie­ron dos muer­tes de mujeres por abor­tos clan­des­ti­nos) se su­ma en es­tos días el fun­da­men­to de la “ideo­lo­gía de gé­ne­ro” co­mo ne­ga­ti­va pa­ra apli­car la ley de Edu­ca­ción Se­xual In­te­gral en las es­cue­las.

Ha­ce po­cos días se di­jo que la “ho­mo­se­xua­li­dad es una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca”. En 1973 se eli­mi­nó la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo en­fer­me­dad del Ma­nual Diag­nós­ti­co y Es­ta­dís­ti­co de En­fer­me­da­des Men­ta­les y en 1990 la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud qui­tó de su lis­ta­do a la ho­mo­se­xua­li­dad co­mo una en­fer­me­dad psi­quiá­tri­ca. Es­to no es una ideo­lo­gía ni una for­ma de pen­sar, son nor­ma­ti­vas y es­ta­tu­tos mun­dia­les.

La ley de Ma­tri­mo­nio Igua­li­ta­rio (2010) no fue la sim­ple po­si­bi­li­dad de que dos per­so­nas del mis­mo se­xo pue­dan ca­sar­se, im­pli­có vi­si­bi­li­zar el amor en to­das sus for­mas, en to­dos sus gé­ne­ros, en to­dos sus cuer­pos.

Quie­nes ha­bla­ron de per­se­cu­ción ha­cia un es­ta­ble­ci­mien­to edu­ca­ti­vo, ¿no pen­sa­ron al­go si­mi­lar cuan­do adoc­tri­na­ron a ni­ños y ni­ñas ba­jo los es­te­reo­ti­pos de gé­ne­ro? ¿Y cuan­do se­ña­lan a ni­ños/as o ado­les­cen­tes que eligen vi­vir ple­na­men­te su se­xua­li­dad y/o su iden­ti­dad de gé­ne­ro au­to­per­ci­bi­da? ¿O sim­ple­men­te cuan­do or­ga­ni­zan char­las con per­so­nas que des­co­no­cen y vul­ne­ran los de­re­chos de mujeres, gays, les­bia­nas, tra­ves­tis, trans, bi­se­xua­les, queers?

La gra­ve­dad de es­to re­si­de en que a tra­vés del fun­da­men­ta­lis­mo re­li­gio­so se ava­lan prác­ti­cas dis­cri­mi­na­to­rias y agre­si­vas ha­cia y en­tre los y las ado­les­cen­tes.

Es­te ac­cio­nar es re­tró­gra­do, di­fí­cil de com­pren­der en tiem­pos de am­plia­ción de de­re­chos.

Se­pan que las puer­tas del clo­set ya es­tán abier­tas, que aquí no hay nin­gu­na “ba­ta­lla cul­tu­ral”, hay per­so­nas que vi­ven co­mo sien­ten y lu­chan por ha­cer­lo de ma­ne­ra li­bre y dig­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.