Se­gu­ri­dad, usur­pa­cio­nes y la de­ser­ción del Es­ta­do en Río Ne­gro

Rio Negro - Opiniones - - OPINIONES - Mi­guel Aba­dovsky*

El ca­mino de la se­gu­ri­dad re­mi­te, ló­gi­ca­men­te, al de­sen­vol­vi­mien­to de la cues­tión de­lic­tual. És­ta de­be en­ten­der­se co­mo un pro­ce­so de evo­lu­ción con­ti­nua, pro­duc­to de un mo­do cul­tu­ral his­tó­ri­co-es­pa­cial, a la co­la de pro­ce­sos en los cua­les se ha avan­za­do irre­gu­lar­men­te me­dian­te pro­gre­sos, sal­tos, in­clu­so rup­tu­ras o cam­bios de pa­ra­dig­ma. Evi­den­te­men­te la se­gu­ri­dad es un área to­tal­men­te sen­si­ble pa­ra la co­mu­ni­dad. To­da so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca tie­ne la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar los de­re­chos y una aten­ción ju­di­cial equi­ta­ti­va a sus ha­bi­tan­tes y es­to es con­si­de­ra­do un de­re­cho bá­si­co ele­men­tal. Asi­mis­mo, los ni­ve­les de in­se­gu­ri­dad de la po­bla­ción tie­nen im­pac­tos so­bre la so­cie­dad to­da, la eco­no­mía y las re­la­cio­nes en­tre los que go­bier­nan y son go­ber­na­dos. La de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na si­gue las con­cep­cio­nes teó­ri­cas don­de se con­ser­va una no­ción del Es­ta­do co­mo ár­bi­tro fi­nal de los con­flic­tos so­cia­les, re­co­no­cien­do la exis­ten­cia de un pac­to en­tre el pue­blo y la au­to­ri­dad so­be­ra­na que via­bi­li­za la paz y la puesta en va­lor del mo­no­po­lio ex­clu­si­vo del uso le­gí­ti­mo de la coac­ción fí­si­ca por su par­te en los lí­mi­tes te­rri­to­ria­les del país.

La po­lí­ti­ca cri­mi­nal, co­mo to­da po­lí­ti­ca de Es­ta­do, es com­ple­ja, don­de in­ter­vie­nen dis­tin­tos su­je­tos; en es­te ca­so, los tres po­de­res del Es­ta­do. El Po­der Eje­cu­ti­vo tie­ne una fun­ción in­de­le­ga­ble en la dia­gra­ma­ción de una po­lí­ti­ca cri­mi­nal; el Po­der Ju­di­cial y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co tie­nen un rol fun­da­men­tal en la apli­ca­ción de esa po­lí­ti­ca y el Po­der Le­gis­la­ti­vo es el ins­tru­men­to que per­mi­te la san­ción de le­yes que van re­gu­lan­do es­ta de­ci­sión po­lí­ti­ca que se to­ma en di­ver­sos ám­bi­tos, to­do ello con in­de­pen­den­cia de las ne­ce­si­da­des po­lí­ti­cas co­yun­tu­ra­les que se pue­dan re­la­cio­nar con sensaciones de in­se­gu­ri­dad. El en­fo­que cri­mi­no­ló­gi­co con un fuer­te con­te­ni­do epis­té­mi­co no es ex­clu­si­vo de una so­la dis­ci­pli­na, da­do que la cri­mi­no­lo­gía se en­tien­de co­mo una es­truc­tu­ra­ción de co­no­ci­mien­tos de va­ria­da pro­ce­den­cia, ar­ti­cu­la­dos in­ter­dis­ci­pli­na­ria­men­te, en la que con­flu­yen la cien­cia ju­rí­di­ca, la sociología, la psi­co­lo­gía, la psi­quia­tría, la me­di­ci­na, la eco­no­mía, la es­ta­dís­ti­ca y la an­tro­po­lo­gía en­tre otras. In­ten­tar me­dir la vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad es una ta­rea com­ple­ja y se tor­na más di­fí­cil aún cuan­do al ha­cer­lo por me­dio de las fuen­tes de in­for­ma­ción se bus­ca dar im­por­tan­cia a las di­men­sio­nes de dis­po­ni­bi­li­dad, sis­te­ma­ti­ci­dad, va­li­dez y con­fia­bi­li­dad, A pe­sar de es­to, una for­ma de aná­li­sis

es por me­dio de los re­gis­tros po­li­cia­les, que es­tán com­pues­tos bá­si­ca­men­te por las de­nun­cias to­ma­das y son cla­si­fi­ca­das se­gún la ti­pi­fi­ca­ción de­ter­mi­na­da por el De­re­cho Pe­nal, o en al­gu­nos ca­sos por otros cri­te­rios ad­mi­nis­tra­ti­vos es­pe­cí­fi­cos. Es­tos re­gis­tros co­rres­pon­den a he­chos pre­sun­ta­men­te de­lic­tua­les, don­de en la ma­yo­ría de las oca­sio­nes no existe mu­chas in­for­ma­ción so­bre el he­cho en sí ni de sus au­to­res.

El Có­di­go Pe­nal Ar­gen­tino agru­pa los de­li­tos en tres gran­des ti­pos: den­tro del pri­me­ro, de­no­mi­na­do de­li­tos con­tra las per­so­nas, se en­cuen­tran to­dos aque­llos que con un gra­do ma­yor o me­nor de vio­len­cia afec­tan la vi­da de las per­so­nas; en el se­gun­do, de­li­tos con­tra la li­ber­tad, que pro­te­gen la li­ber­tad in­di­vi­dual de las per­so­nas; y el ter­cer gru­po, de­li­tos con­tra la pro­pie­dad o pa­tri­mo­nio, reúne to­dos aque­llos he­chos que afec­tan es­te bien ju­rí­di­co.

A par­tir de los da­tos de las de­nun­cias de los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, las per­so­nas y la li­ber­tad en­tre 1995 y 2012, re­co­gi­das por la Po­li­cía de Río Ne­gro, se pue­de ana­li­zar e in­ter­pre­tar los he­chos de­lic­ti­vos en el pe­río­do.

Evo­lu­ción

La evo­lu­ción con­jun­ta de las de­nun­cias (de los tres ti­pos) de de­li­tos re­gis­tra­das es­tá fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, lle­ván­do­la a te­ner una lí­nea de ten­den­cia con pen­dien­te po­si­ti­va en el pe­río­do ana­li­za­do. (ver cua­dro) El in­cre­men­to to­tal de los he­chos de­lic­ti­vos fue del 146% en el pe­rio­do de aná­li­sis, sien­do la ta­sa de cre­ci­mien­to pro­me­dio anual de 5,13%. En el 2003,

2004, 2005 y 2010 hu­bo me­nos de­nun­cias que los años in­me­dia­tos an­te­rio­res. Lo mis­mo ocu­rre en esos años con los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad. No tie­nen el mis­mo com­por­ta­mien­to las de­nun­cias de los de­li­tos con­tra las per­so­nas, de las que sí se de­tec­tan me­nos en el 2005,2009 y

2010; y en los de­li­tos con­tra la li­ber­tad en­con­tra­mos es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca en el 2003, 2005 y 2010. En tér­mi­nos de ta­sa de de­li­tos ca­da

100.000 ha­bi­tan­tes, pa­ra el pe­rio­do

1995 era de 2.161 y pa­ra el 2012 de

4.618, in­cre­men­tán­do­se un 114% en el pe­rio­do.

Los de­li­tos con­tra la li­ber­tad tu­vie­ron un to­tal de 44.768 de­nun­cia en el pe­rio­do de aná­li­sis. Ma­ni­fes­tan­do un in­cre­men­to del 166%. La ta­sa pro­me­dio de de­li­tos con­tra la li­ber­tad ca­da

100.000 per­so­nas en ca­da zo­na es: Andina 429, Atlán­ti­ca 487, Me­se­ta 219 y Va­lles 425. El in­cre­men­to en can­ti­dad de de­nun­cias por zo­nas en­tre

1995 y 2012 es: Andina 67%, Atlán­ti­ca

268%, Me­se­ta 346% y Va­lles 181%. Los de­li­tos con­tra las per­so­nas tu­vie­ron un to­tal de 4.219 de­nun­cias en la pro­vin­cia en el pe­rio­do 2012. El in­cre­men­to en can­ti­dad de de­nun­cias por zo­nas en­tre 1995 y 2012 es: Andina

210%, Atlán­ti­ca 611%, Me­se­ta 1.040% y Va­lles 474%. La ta­sa pro­me­dio de de­li­tos con­tra las per­so­nas ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes en ca­da zo­na es: Andina

328, Atlán­ti­ca 463, Me­se­ta 186 y Va­lles

410.

Al ana­li­zar los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad se ob­ser­va que los mis­mos pa­ra el 1995 re­gis­tra­ban 9.110 de­nun­cias y en el 2012, 22.424; co­rres­pon­dién­do­le una ta­sa ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes de 1.737 y 3.399 res­pec­ti­va­men­te. El in­cre­men­to de es­ta ta­sa pa­ra el pe­rio­do es del 96%. Ob­ser­van­do la ta­sa de de­nun­cias de de­li­tos con­tra la pro­pie­dad, clasificada por ti­pos de de­li­to ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes en el pe­río­do, se pue­de afir­mar que se re­gis­tra­ron in­cre­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en es­tos ca­sos: da­ños (158%), hur­tos (47%), ro­bo (125%), usur­pa­ción (165%); y si a es­te úl­ti­mo ti­po se lo re­la­cio­na con el 2011 da un in­cre­men­to del 195%.

So­bre el to­tal de los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad en pro­me­dio pa­ra el pe­río­do los hur­tos re­fle­jan el 40,15%, y los ro­bos el 39,66%.

Las usur­pa­cio­nes

Un da­to re­le­van­te es el in­cre­men­to de la ta­sa ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes que tie­ne el de­li­to de usur­pa­ción, que es del 165% en­tre 1995 y 2012. És­te es el que más cre­ció en­tre los de­li­tos con­tra la pro­pie­dad en el pe­río­do. La dis­tri­bu­ción re­gio­nal pro­me­dio pa­ra el pe­rio­do es li­de­ra­da por la re­gión de los Va­lles con el 52%, le si­gue la Andina con 25%, la Atlán­ti­ca con 19% y la Me­se­ta con 5%. Otro da­to que lla­ma la aten­ción es que la di­fe­ren­cia en va­lo­res ab­so­lu­tos de de­nun­cia se re­du­ce cuan­do se tra­ba­ja con la ta­sa de usur­pa­ción ca­da 100.000 per­so­nas, don­de la ta­sa pro­me­dio anual de de­nun­cias ca­da 100.000 ha­bi­tan­tes pa­ra el pe­rio­do la tie­ne la zo­na Atlán­ti­ca con 31, si­guién­do­le la Andina con 30, lue­go la Me­se­ta con 26 y fi­nal­men­te los Va­lles con 20. El de­li­to que más au­men­tó en va­lo­res re­la­ti­vos en el pe­río­do es la usur­pa­ción, y es­tá vin­cu­la­da a la to­ma de tie­rra en áreas ur­ba­nas don­de existe una ex­tra­ña re­la­ción en­tre los to­ma­do­res, el pro­pie­ta­rio y el Es­ta­do. A es­tas re­la­cio­nes con­tra­dic­to­rias se las co­no­ce co­mo “re­la­cio­nes de fuer­za en­tre las cla­ses pro­pie­ta­rias y las cla­ses des­po­seí­das”. En es­te sen­ti­do, son re­la­cio­nes que se de­fi­nen en la com­ple­ji­dad de un en­tra­ma­do en el que se po­nen en jue­go los me­ca­nis­mos de dis­per­sión del con­flic­to por par­te del Es­ta­do y las prác­ti­cas po­lí­ti­cas de re­sis­ten­cia, reivin­di­ca­ción y cons­truc­ción de po­der des­de aba­jo de los sec­to­res po­pu­la­res.

Aquí es­tá de ma­ni­fies­to la fal­ta de po­lí­ti­cas de pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na en un or­de­na­mien­to te­rri­to­rial ba­sa­do en un es­que­ma de ac­ce­so a la vi­vien­da en la ciu­dad. An­te lo cual, los sec­to­res po­pu­la­res in­ter­pe­lan al Es­ta­do, in­vo­lu­cran or­ga­ni­za­cio­nes co­lec­ti­vas en pos de una lu­cha reivin­di­ca­ti­va que via­bi­li­zan una reapro­pia­ción del es­pa­cio, por lo ge­ne­ral, ba­jo un sis­te­ma po­lí­ti­co clien­te­lar y asis­ten­cia­lis­ta, ge­ne­ran­do un po­der po­pu­lar que al mis­mo tiem­po de­ja en evi­den­cia las con­tra­dic­cio­nes del ré­gi­men de pro­pie­dad pri­va­da.

* Cri­mi­nó­lo­go. Doc­tor en Desa­rro­llo Te­rri­to­rial. Do­cen­te Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Río Ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.