Ro­ca y su li­de­raz­go en la po­lí­ti­ca rio­ne­gri­na

DES­DE SUS INI­CIOS, LA CIU­DAD FUE UN DI­NÁ­MI­CO CEN­TRO CO­MER­CIAL, EDU­CA­TI­VO Y CUL­TU­RAL PA­RA LA CO­MAR­CA Y LA PRO­VIN­CIA. DES­DE EL YRIGOYENISMO AL PERONISMO, APOR­TÓ DI­RI­GEN­TES A TO­DO NI­VEL.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Gra­cie­la Iuorno*

Pa­ra re­fle­xio­nar so­bre lu­ga­res/ciu­da­des con in­flu­jo y pre­pon­de­ran­cia en la po­bla­ción de un es­pa­cio te­rri­to­rial más vas­to, ame­ri­ta la rea­li­za­ción de un ejer­ci­cio de me­mo­ria his­tó­ri­ca y aná­li­sis de ima­gi­na­rios co­lec­ti­vos. Es­ta prác­ti­ca his­tó­ri­ca en Río Ne­gro nos con­du­jo a tras­la­dar­nos a las dé­ca­das del vein­te, el cua­ren­ta y el se­sen­ta y a la ne­ce­si­dad del po­der cen­tral, has­ta 1955, de de­sig­nar un ad­mi­nis­tra­dor pa­ra los te­rri­to­rios na­cio­na­les. Más ade­lan­te, pro­vin­cia­li­za­ción me­dian­te y con el peronismo pros­crip­to, las elec­cio­nes de 1963 lle­va­ron a otro ro­quen­se a la go­ber­na­ción. Y pa­ra cris­ta­li­zar es­ta desafian­te ta­rea his­tó­ri­ca te­ne­mos, im­pe­rio­sa­men­te, que cen­trar­nos en Ge­ne­ral Ro­ca, ca­be­ce­ra del de­par­ta­men­to ho­mó­ni­mo y pri­mer mu­ni­ci­pio, en su eli­te lo­cal, en sus in­tere­ses pro­duc­ti­vos y en su he­ge­mo­nía po­lí­ti­ca. Re­cor­de­mos que Ge­ne­ral Ro­ca, fun­da­da en 1879 y re­fun­da­da tras la gran inun­da­ción de 1899, fue el pri­mer cen­tro ur­bano de im­por­tan­cia del Al­to Va­lle de Río Ne­gro y Neu­quén. En la pri­me­ra dé­ca­da del si­glo XX, la je­rar­quía ins­ti­tu­cio­nal de la Mu­ni­ci­pa­li­dad, que abar­ca­ba la to­ta­li­dad del de­par­ta­men­to, es­ta­ba in­ves­ti­da de un ca­rác­ter his­tó­ri­co “cu­yo re­co­no­ci­mien­to es no­to­rio en to­da la pro­vin­cia” (Ore­ja, 2000).

Des­pués del des­po­jo a los pueblos ori­gi­na­rios, a una po­bla­ción con­for­ma­da por sol­da­dos, co­mer­cian­tes y sus fa­mi­lias se in­cor­po­ra­ron, en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX, con­tin­gen­tes de mi­gran­tes eu­ro­peos, quie­nes rea­li­za­ron las pri­me­ras plan­ta­cio­nes de fru­ta­les que se su­ma­ron a los ya exis­ten­tes tri­go y al­fal­fa. En es­tos nú­cleos di­ná­mi­cos fue­ron con­for­mán­do­se gru­pos de co­mer­cian­tes prós­pe­ros, em­pre­sa­rios agroin­dus­tria­les y pro­duc­to­res fru­tí­co­las.

En­tre las lo­ca­li­da­des va­lle­ta­nas, Ro­ca cons­ti­tu­yó un cen­tro di­ná­mi­co co­mar­cal, ha­bi­da cuen­ta de que allí se con­for­mó el Ban­co de Río Ne­gro y Neu­quén –1920–, la Cá­ma­ra de Agri­cul­tu­ra, In­dus­tria y Co­mer­cio del Va­lle Su­pe­rior de Río Ne­gro y Neu­quén; la Aso­cia­ción De­por­ti­va de Río Ne­gro y Neu­quén; el Ins­ti­tu­to Se­cun­da­rio del Al­to Va­lle; y el Sin­di­ca­to de Obre­ros y Em­pa­ca­do­res de Fru­ta de Río Ne­gro y Neu­quén. Ade­más fue asien­to des­de 1916 de la com­pa­ñía te­le­fó­ni­ca que ser­vía a to­da la re­gión. Tam­bién cuen­ta con el me­dio grá­fi­co, “Río Ne­gro”, más pres­ti­gio­so de la Nor­pa­ta­go­nia. Des­de ya, en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo co­mar­cal, Ro­ca fue el cen­tro co­mer­cial, edu­ca­ti­vo y cul­tu­ral has­ta dé­ca­da del se­sen­ta. El pri­mer mo­men­to his­tó­ri­co es cla­ve pa­ra la pre­pon­de­ran­cia po­lí­ti­ca de la ciu­dad. El po­lí­ti­co ra­di­cal na­ci­do en Ro­ca Al­fre­do Vi­ter­bo­ri ocu­pó la go­ber­na­ción en­tre 1924 y 1926, de­sig­na­do por el pre­si­den­te Hi­pó­li­to Yri­go­yen. Ha­bía si­do el pri­mer in­ten­den­te de la lo­ca­li­dad en 1912. Su pres­ti­gio co­mo co­mer­cian­te le per­mi­tió al­can­zar el apo­yo po­lí­ti­co de la po­bla­ción pa­ra ocu­par es­pa­cios de po­der. Re­co­rri­do de di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos bas­tan­te fre­cuen­te en la pro­vin­cia: de la in­ten­den­cia a la go­ber­na­ción. En es­te re­la­to en­con­tra­re­mos una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca en la “es­tra­te­gia de po­der”, tan­to per­so­nal co­mo par­ti­da­rio.

Ten­sión con el peronismo

No to­do si­guió por el mis­mo an­da­ri­vel. El peronismo vino a ten­sio­nar esa si­tua­ción pre­pon­de­ran­te des­de lo so­cio-po­lí­ti­co-te­rri­to­rial con una pro­pues­ta de re­or­ga­ni­za­ción es­truc­tu­ral que afec­tó el pre­do­mi­nio de la “eli­te ro­quen­se”. Pe­rón y su par­ti­do alen­ta­ron las ex­pec­ta­ti­vas –des­de 1945– en­tre los ha­bi­tan­tes de los te­rri­to­rios del nom­bra­mien­to de go­ber­na­do­res na­ti­vos y/o re­si­den­tes, co­mo re­co­no­ci­mien­to a las ca­pa­ci­da­des de ges­tión po­lí­ti­ca y ad­mi­nis­tra­ti­va. Es­ta nue­va si­tua­ción po­lí­ti­ca alen­tó, de ma­ne­ra pre­ma­tu­ra, a con­fron­tar pos­tu­la­cio­nes pa­ra ocu­par el car­go de go­ber­na­dor en­tre los re­fe­ren­tes de los sec­to­res me­dios: pro­fe­sio­na­les, co­mer­cian­tes y pro­duc­to­res.

Al mis­mo tiem­po que se ba­ra­jó en el Eje­cu­ti­vo na­cio­nal el nom­bre del in­ge­nie­ro Miguel R. Mon­te­ne­gro –pro­ce­den­te de la zo­na ga­na­de­ra de Guar­dia Mi­tre, del Dpto. Al­si­na– en el Al­to Va­lle pro­duc­to­res fru­tí­co­las y pro­fe­sio­na­les ex­pre­sa­ron los in­tere­ses so­cio-eco­nó­mi­cos de la zo­na más prós­pe­ra y po­bla­da del te­rri­to­rio, bus­can­do in­fluir en la de­sig­na­ción de la má­xi­ma au­to­ri­dad te­rri­to­rial. Con­si­de­ra­ron jus­to y le­gí­ti­mo que el nom­bra­mien­to al car­go a go­ber- na­dor re­ca­ye­ra en el es­cri­bano lo­cal, Ro­mual­do Pe­lle­gri­ni (1), se­ña­lan­do que era “un ve­cino de arrai­go y con­di­cio­nes mo­ra­les in­dis­cu­ti­bles. Des­ta­ca­mos que es­te mo­vi­mien­to sur­gió en Ge­ne­ral Ro­ca, nú­cleo de­mo­grá­fi­co y cen­tro in­dis­cu­ti­ble de im­por­tan­cia en la zo­na del Al­to Va­lle”: es­pa­cio social de po­der so­cio-eco­nó­mi­co y sim­bó­li­co des­de 1920. Sin em­bar­go, el go­bierno na­cio­nal de­sig­nó al in­ge­nie­ro Mon­te­ne­gro, ha­cien­do ca­so omi­so al con­di­cio­na­mien­to que pre­ten­dían las “cla­ses me­dias lo­ca­les”, qui­zá, te­me­ro­sas al cam­bio po­lí­ti­co que se ave­ci­na­ba y cons­cien­tes de las dispu­tas con­si­guien­tes de po­der po­lí­ti­co. Emi­lio Be­ren­guer fue nom­bra­do por el pre­si­den­te al fren­te del Eje­cu­ti­vo de Río Ne­gro has­ta 1955, pa­ra un se­gun­do pe­río­do que se clau­su­ró con la caí­da de Pe­rón (2). Fe­rro­via­rio de jo­ven y sin­di­ca­lis­ta por­tua­rio, ocu­pó el car­go de de­le­ga­do re­gio­nal en la Se­cre­ta­ría de Tra­ba­jo y Pre­vi­sión de Bahía Blan­ca. Cuan­do asu­mió la go­ber­na­ción de Río Ne­gro, el 1 de di­ciem­bre de 1949, en Vied­ma una mul­ti­tud ce­le­bró que un “hi­jo del te­rri­to­rio” li­de­ra­ra la ges­tión, re­gis­tró la pren­sa de la épo­ca. El dis­cur­so de asun­ción mos­tró a un pe­ro­nis­ta con­ven­ci­do, que se com­pro­me­tió “a ser el úl­ti­mo go­ber­nan­te de­sig­na­do” por el Eje­cu­ti­vo. En ju­nio de 1955, cuan­do por me­dio de la ley 14406 Río Ne­gro fue de­cla­ra­da pro­vin­cia, ocu­pó el car­go de co­mi­sio­na­do fe­de­ral, man­da­to que abri­ría pa­so a la pri­me­ra elec­ción de go­ber­na­dor (3). Tras la pro­vin­cia­li­za­ción y con la pros­crip­ción del peronismo se su­ce­die­ron dos ges­tio­nes ra­di­ca­les: la UCRI y el go­bierno de Cas­te­llo (1958-1961) y la UNCP con el ro­quen­se Car­los Ch­ris­tian Niel­sen, miem­bro de una an­ti­gua fa­mi­lia de pro­duc­to­res des­de la dé­ca­da del vein­te, con in­te­gran­tes que lle­ga­ron a la in­ten­den­cia du­ran­te el Yrigoyenismo y par­ti­ci­pa­ron de or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, ban­ca­rias y co­mer­cia­les. Car­los Niel­sen fue pre­si­den­te del Con­se­jo De­li­be­ran­te de Ro­ca en­tre 1958-1960 y elec­to go­ber­na­dor en 1963 has­ta 1966, in­te­rrum­pi­da su ges­tión por la Re­vo­lu­ción Ar­gen­ti­na. Pa­ra ir fi­ni­qui­tan­do es­te ejer­ci­cio his­tó­ri­co de­jo una re­fle­xión so­bre el lu­gar que ocu­pa Ro­ca en el ima­gi­na­rio de la so­cie­dad pro­vin­cial y el ac­cio­nar de las fuer­zas po­lí­ti­cas en es­te de­ve­nir en la tra­yec­to­ria po­lí­ti­ca per­so­nal: de in­ten­den­te a go­ber­na­dor en el pri­mer tra­mo del si­glo XX. Des­de la res­tau­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con­cu­rren las ex­pe­rien­cias re­cien­tes vi­vi­das por los ciu­da­da­nos has­ta el 2011 con la mis­ma ló­gi­ca es­tra­té­gi­ca de po­der.

* His­to­ria­do­ra, do­cen­te e in­ves­ti­ga­do­ra de la UNC, doc­to­ran­da por la UNCPB

1) In­mi­gran­te ita­liano que lle­gó en 1879 al pa­ra­je Fis­que Me­nu­co, des­pués Fuerte Ge­ne­ral Ro­ca.

2) Pa­ra el re­cam­bio de go­ber­na­dor en­tre los nom­bres que cir­cu­la­ron es­ta­ban Juan As­co­na­pé, Miguel Et­chart, Hu­go Mau­ri, Ál­va­rez Gar­cía, y fue Be­ren­guer quien tu­vo el apo­yo de los sin­di­ca­tos.

3) Tras el gol­pe fi­jó re­si­den­cia en su cha­cra de Río Co­lo­ra­do. En 1962 fue elec­to dipu­tado na­cio­nal, pe­ro nun­ca asu­mió, y en 1973 ocu­pó una ban­ca de se­na­dor. Mu­rió en Ro­ca en 1992.

Car­los Niel­sen (ter­ce­ro de izq. a de­re­cha). De la in­ten­den­cia de Ro­ca a la go­ber­na­ción, un ca­mino que se hi­zo ha­bi­tual en la po­lí­ti­ca pro­vin­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.