Vo­ta Bra­sil: có­mo pue­de afec­tar a nues­tra re­gión

BRA­SIL ES NUES­TRO PRIN­CI­PAL SO­CIO CO­MER­CIAL Y UN MER­CA­DOS MUY IM­POR­TAN­TE PA­RA LA FRU­TI­CUL­TU­RA. LA IN­CER­TI­DUM­BRE PO­LÍ­TI­CA PUE­DE DE­FI­NIR ES­CE­NA­RIOS PO­SI­TI­VOS O AGRA­VAR LA AC­TUAL CRI­SIS AR­GEN­TI­NA.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Leo­nar­do He­rre­ros lhe­rre­ros@rio­ne­gro.com.ar

El pró­xi­mo 7 de oc­tu­bre, los bra­si­le­ños irán a las ur­nas pa­ra de­fi­nir a su pró­xi­mo pre­si­den­te. Pa­ra la Ar­gen­ti­na, el re­sul­ta­do de ese pro­ce­so es muy re­le­van­te, ya que se tra­ta de nues­tro prin­ci­pal so­cio co­mer­cial, y su in­fluen­cia po­dría de­fi­nir bue­na par­te del des­tino de la cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa nues­tro país, pa­ra bien o pa­ra mal. Pa­ra nues­tra re­gión, el mer­ca­do bra­si­le­ño re­pre­sen­ta en­tre el 20 y 30% de las ex­por­ta­cio­nes de la fru­ti­cul­tu­ra, en mo­men­tos en que el sec­tor en­fren­ta una pro­lon­ga­da cri­sis y tie­ne abun­dan­te stock de pro­duc­ción aún sin des­tino. Dos pa­la­bras sig­nan la ac­tual cam­pa­ña elec­to­ral: in­cer­ti­dum­bre (so­bre el re­sul­ta­do) y po­la­ri­za­ción cre­cien­te en­tre dos can­di­da­tu­ras que se pre­sen­tan co­mo dis­rup­ti­vas del sis­te­ma po­lí­ti­co tra­di­cio­nal bra­si­le­ño. Se­gún las úl­ti­mas en­cues­tas, el due­lo elec­to­ral pa­re­cie­ra em­pe­zar a de­can­tar­se en­tre el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro y el iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad, “del­fin” del en­car­ce­la­do ex­pre­si­den­te Lu­la, dos fi­gu­ras que al mis­mo tiem­po ge­ne­ran fer­vien­tes ad­he­sio­nes de sus se­gui­do­res co­mo im­por­tan­tes ín­di­ces de re­cha­zo en bue­na par­te de la po­bla­ción. En un con­tex­to don­de nin­gún pos­tu­lan­te reúne más del 30% de la in­ten­ción de vo­to, es­tos dos can­di­da­tos son los que tie­nen más chan­ces de pa­sar a una se­gun­da vuel­ta, se­gún los ana­lis­tas po­lí­ti­cos más im­por­tan­tes de ese país.

¿Por qué Ar­gen­ti­na de­bie­ra se­guir con aten­ción el pro­ce­so elec­to­ral? Pa­ra el ana­lis­ta ma­cro­eco­nó­mi­co de la con­sul­to­ra Abe­ceb, Mar­cos Mú­ñiz, hay tres ca­na­les por los cua­les Bra­sil es cla­ve pa­ra nues­tro país: “El pri­me­ro es el co­mer­cial: es el prin­ci­pal des­tino de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, prin­ci­pal­men­te in­dus­tria­les pe­ro de eco­no­mías re­gio­na­les co­mo la fru­ti­cul­tu­ra del Al­to Va­lle, y si ellos se re­cu­pe­ran y cre­cen eso es bueno pa­ra nues­tra eco­no­mía. Por ejem­plo: hoy los pa­ten­ta­mien­tos de au­tos en el país es­tán en ba­ja pe­ro las ex­por­ta­cio­nes de co­ches a Bra­sil com­pen­san y ayu­dan a nues­tra pro­duc­ción de au­tos. El se­gun­do ca­nal es el fi­nan­cie­ro. Si no­so­tros su­fri­mos con la cri­sis de la li­ra tur­ca, ima­gi­na­te con una del real bra­si­le­ño. O si que­rés se pue­de ver por la po­si­ti­va: si uno ve có­mo se mue­ven jun­tos los ries­gos so­be­ra­nos nues­tro y el de Bra­sil, un ve­cino cre­cien­do, ge­ne­ran­do con­fian­za y con un real es­ta­ble ge­ne­ra­ría una fuer­za de gra­ve­dad es­ta­bi­li­za­do­ra pa­ra el pe­so, las in­ver­sio­nes y la eco­no­mía ar­gen­ti­na. Bra­sil es la eco­no­mía de re­fe­ren­cia de la re­gión y po­dría­mos te­ner tem­blo­res o cal­ma im­por­ta­da de nues­tro so­cio. El ter­cer ca­nal es la in­te­gra­ción, el Mer­co­sur. En­tre los go­bier­nos de Te­mer y Ma­cri hu­bo muy bue­na sin­to­nía pa­ra avan­zar en te­mas co­mo nor­ma­li­za­ción de nor­mas téc­ni­cas, fa­ci­li­ta­ción de pro­ce­sos adua­ne­ros, di­plo­ma­cia in­ter­na­cio­nal, etc. Te­ner go­bier­nos con una con­cep­ción del mun­do si­mi­lar fa­ci­li­ta la coope­ra­ción”, se­ña­la Mú­ñiz.

Pa­ra la fru­ti­cul­tu­ra

Por su par­te, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Fru­ti­cul­to­res In­te­gra­dos (CAFI), Marcelo Lo­yar­te, ex­pli­ca por qué el pro­ce­so po­lí­ti­co bra­si­le­ño tam­bién im­pac­ta en Río Ne­gro y Neu­quén. “Pri­me­ro es un mer­ca­do muy im­por­tan­te pa­ra el re­sul­ta­do fi­nal de la fru­ti­cul­tu­ra, por su par­ti­ci­pa­ción en las ex­por­ta­cio­nes, a pe­sar del avan­ce de com­pe­ti­do­res co­mo Chi­le. Bra­sil re­pre­sen­ta hoy un 20% de nues­tras ex­por­ta­cio­nes de pe­ras y man­za­nas, pe­ro es­ta pro­por­ción pue­de lle­gar al 30% en al­gu­nas tem­po­ra­das”, ex­pli­ca. Y la in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca que vi­ve ese país pue­de afec­tar de dos for­mas a la ac­ti­vi­dad, se­ña­la Lo­yar­te. “La pri­me­ra es por la devaluación que tam­bién ha ex­pe­ri­men­ta­do Bra­sil. Co­mo su eco­no­mía no es tan do­la­ri­za­da co­mo la nues­tra, el im­por­ta­dor no pue­de tras­la­dar­la au­to­má­ti­ca­men­te a los pre­cios: lo que ha­ce es re­ne­go­ciar los pa­gos a su con­tra­par­te ar­gen­ti­na, rede­fi­ne los pre­cios, por­que le cam­bia la ecua­ción. Por otro la­do, si se com­pli­ca la eco­no­mía real de Bra­sil tam­bién afec­ta, por­que ba­ja la de­man­da ge­ne­ral y dis­mi­nu­yen las ex­por­ta­cio­nes, in­clu­yen­do la de fru­ta”, ex­pli­ca. El mer­ca­do bra­si­le­ño tie­ne ade­más dos par­ti­cu­la­ri­da­des que mul­ti­pli­can su im­por­tan­cia. “En pri­mer lu­gar es un mer­ca­do que es­tá abier­to to­do el año, lo que pue­de ser fun­da­men­tal pa­ra no­so­tros, en un año en que son im­por­tan­tes los stocks de pe­ra que aún tie­ne la re­gión en frío”, ex­pli­ca Lo­yar­te. Por otra par­te, se tra­ta de un mer­ca­do ac­ce­si­ble “al que lle­ga cual­quier ta­ma­ño de ex­por­ta­dor: des­de el más gran­de al pe­que­ño”, agre­ga.

En es­te mar­co, lo que su­ce­da en oc­tu­bre im­pac­ta­rá en nues­tro país y la re­gión. Si se man­tie­nen las ten­den­cias, Bol­so­na­ro y Had­dad de­be­rían pa­sar a se­gun­da vuel­ta, ya que el res­to de los can­di­da­tos, el cen­troiz­quier­dis­ta Ci­ro Go­mes, la eco­lo­gis­ta Ma­ri­na Sil­va y el mi­ma­do de los mer­ca­dos Ge­ral­do Alk­min, no pa­sa el 10% de los vo­tos (ver infografía). Sin em­bar­go, tan­to Bol­so­na­ro co­mo Had­dad reúnen ín­di­ces de re­cha­zo su­pe­rio­res al 40%. Lo que ha­ce di­fí­cil pen­sar en con­sen­so des­pués de las ur­nas.

Bra­sil tie­ne una pa­ra­do­ja: le pue­de ir muy bien o muy mal, se­gún el es­ce­na­rio. “La cri­sis 2014-2015 le cos­tó un 7% del PBI, es de­cir tie­ne mar­gen pa­ra cre­cer sin que sean ne­ce­sa­rias gran­des ac­cio­nes. Con un shock de con­fian­za y que se ali­neen ex­pec­ta­ti­vas le pue­de ir bien só­lo por efec­to re­bo­te”, se­ña­la Mú­ñiz des­de Abe­ceb. Sin em­bar­go, el pa­no­ra­ma pue­de ser otro. “En lo eco­nó­mi­co tie­ne va­rios desafíos: un sen­de­ro de deu­da pú­bli­ca em­pi­na­do y un dé­fi­cit que su­ma­do el fis­cal pri­ma­rio y fi­nan­cie­ro lle­ga al 7% del PBI. Es un mo­men­to en que ne­ce­si­ta con­sen­so po­lí­ti­co y una di­rec­ción cla­ra adon­de ir. Los can­di­da­tos dis­rup­ti­vos son un pro­ble­ma y una in­cóg­ni­ta en ese sen­ti­do”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.