Del cam­po a la ciu­dad: el ries­go de los cer­cos eléc­tri­cos

LA BÚS­QUE­DA DE AL­TER­NA­TI­VAS PA­RA EVI­TAR RO­BOS HA LLE­VA­DO A INS­TA­LAR, SIN CON­TROL, SIS­TE­MAS TI­PO “BOYERO” EN VI­VIEN­DAS, QUE NO FUE­RON DI­SE­ÑA­DOS PA­RA USO HU­MANO Y PUE­DEN SER MUY PE­LI­GRO­SOS.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Fran­cis­co Bag­gio*

En pleno desa­rro­llo de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, el ejér­ci­to alemán ins­ta­la 300 ki­ló­me­tros de cer­ca elec­tri­fi­ca­da en­tre las fron­te­ras de Bél­gi­ca y los Paí­ses Ba­jos. La con­se­cuen­cia es tre­men­da, es­ti­mán­do­se en tres mil las muer­tes cau­sa­das por la lla­ma­da “alam­bra­da de la muer­te”. Lue­go del ne­fas­to de­but, y co­mo ocu­rrió con un sin­nú­me­ro de in­ven­tos de ori­gen bé­li­co, la pros­pe­ri­dad agro­pe­cua­ria nor­te­ame­ri­ca­na de 1930 to­ma el eléc­tri­co apa­ra­to y co­mien­za a em­plear­lo en con­trol de ex­plo­ta­cio­nes ga­na­de­ras in­ten­si­vas.

En Ar­gen­ti­na, en la pam­pa hú­me­da de me­dia­dos de 1940, la ga­na­de­ría era pre­do­mi­nan­te­men­te ex­ten­si­va. El alam­bre era ba­ra­to y el ojo del amo en­gor­da­ba el ga­na­do.

Así, los sis­te­mas de se­gu­ri­dad me­dian­te el uso de co­rrien­te eléc­tri­ca co­mo mé­to­do de con­trol ha­cían su en­tra­da triun­fal al ne­go­cio pe­cua­rio, sien­do em­plea­dos pa­ra res­guar­dar la ha­cien­da en de­ter­mi­na­dos es­pa­cios, ahu­yen­tan­do al mis­mo tiem­po a po­ten­cia­les de­pre­da­do­res.

El ingenio po­pu­lar rio­pla­ten­se lo bau­ti­zó “boyero eléc­tri­co” por su si­mi­li­tud con el tra­ba­jo ru­ral de cui­dar el ga­na­do va­cuno.

El boyero eléc­tri­co fue di­se­ña­do téc­ni­ca­men­te pa­ra gran­des ani­ma­les, va­cu­nos, por­ci­nos, equi­nos; y su prin­ci­pio de fun­cio­na­mien­to es sen­ci­llo: la co­rrien­te flu­ye me­dian­te un ca­ble o alam­bre y el con­tac­to con un ani­mal per­mi­te la des­car­ga a tie­rra a tra­vés de su cuer­po cau­sán­do­le un do­lo­ro­so dis­pa­ro eléc­tri­co. Pe­ro, co­mo ocu­rre con ca­si to­do, ha­ce tiem­po se le ha en­con­tra­do otro uso y no tar­dó en lle­gar del cam­po a la ciu­dad. Con ar­gu­men­tos vin­cu­la­dos al au­men­to del de­li­to y la in­se­gu­ri­dad, des­de los 90 han pro­li­fe­ra­do los cer­cos elec­tri­fi­ca­dos en las ciu­da­des, y la ca­pi­tal de Neu­quén no es­ca­pa a esa reali­dad.

Un ca­so de aler­ta

En el 2008, sien­do di­rec­tor mu­ni­ci­pal de De­fen­sa Ci­vil, su­ce­dió un he­cho que me hi­zo to­mar in­ter­ven­ción por pri­me­ra vez en el te­ma. Ocu­rrió du­ran­te una emer­gen­cia cli­má­ti­ca por fuer­tes vien­tos, con rá­fa­gas má­xi­mas de 80 km por ho­ra. Du­ran­te la no­che, un enor­me ár­bol ca­yó so­bre el fren­te de una ca­sa da­ñán­do­la con­si­de­ra­ble­men­te y de­jan­do re­tor­ci­da y tra­ba­da la úni­ca puer­ta de in­gre­so y sa­li­da. Cuan­do lle­ga­mos ad­ver­ti­mos que so­bre la reja se­mi­des­trui­da y en con­tac­to con la puer­ta ha­bía cin­co alam­bres elec­tri­fi­ca­dos que la due­ña de ca­sa no re­cor­da­ba có­mo des­ac­ti­var. Por su­pues­to que des­co­nec­tar la ener­gía eléc­tri­ca era una op­ción, pe­ro no re­sol­vía el pro­ble­ma, ya que los sis­te­mas “boyero” fun­cio­nan con re­ser­vas de ba­te­rías. En de­fi­ni­ti­va, y to­man­do ex­tre­mas pre­cau­cio­nes, de­ci­di­mos cor­tar los alam­bres y lue­go de qui­tar el ár­bol rom­per la puer­ta y li­be­rar a la ve­ci­na. La si­tua­ción nos de­man­dó unas tres ho­ras, y no hu­bo con­se­cuen­cias más allá de las ma­te­ria­les. Pe­ro des­de en­ton­ces me pre­gun­to: ¿qué hu­bie­ra ocu­rri­do si era una emer­gen­cia con una per­so­na he­ri­da?, ¿y si hu­bie­se ha­bi­do un in­cen­dio?, ¿y si la si­tua­ción hu­bie­se re­que­ri­do de una eva­cua­ción in­mi­nen­te? O peor aún, ¿qué hu­bie­se pa­sa­do si acu­día al­guien en ayu­da y no ad­ver­tía la reja elec­tri­fi­ca­da? Lue­go de las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia y las alar­mas, los cer­cos eléc­tri­cos son los más em­plea­dos pa­ra evi­tar ro­bos, pe­ro no es lo mis­mo ins­ta­lar una co­sa que otra. La com­ple­ji­dad téc­ni­ca y los as­pec­tos vin­cu­la­dos a la se­gu­ri­dad pro­pia y de ter­ce­ros de los cer­cos eléc­tri­cos re­quie­re es­pe­ci­fi­ci­dad. Los ni­ños, las per­so­nas an­cia­nas, quie­nes tie­nen al­gu­na afec­ción car­día­ca o uti­li­zan dis­po­si­ti­vos ti­po mar­ca­pa­sos, las per­so­nas epi­lép­ti­cas o es­pe­cial­men­te sen­si­bles y tam­bién los ani­ma­les do­més­ti­cos son los más vul­ne­ra­bles.

La si­tua­ción se agra­va aún más cuan­do al­gu­nas per­so­nas, ya sea por aho­rrar­se el cos­to del equi­po, la ins­ta­la­ción o por pro­pio des­co­no­ci­mien­to, co­nec­tan la cer­ca a una to­ma co­mún de ener­gía do­mi­ci­lia­ria, la que po­see vol­ta­je ca­si siem­pre mor­tal, sin te­ner en cuen­ta que eso es lisa y lla­na­men­te un de­li­to.

En sep­tiem­bre pa­sa­do pre­sen­té un pro­yec­to de or­de­nan­za pa­ra im­pe­dir la ins­ta­la­ción den­tro del eji­do ur­bano de los sis­te­mas de con­trol eléc­tri­co ti­po “boyero”. No hay du­das, és­tos no son sis­te­mas se­gu­ros ni fue­ron pen­sa­dos pa­ra ac­tuar an­te el con­tac­to de per­so­nas. Los fa­bri­can­tes de bo­ye­ros eléc­tri­cos lo di­cen cla­ra­men­te: “Uso es­pe­cí­fi­co en ám­bi­to ru­ral y pa­ra con­trol de ga­na­do”. Hoy en día, la fal­ta de con­trol, la es­ca­sa re­gu­la­ción téc­ni­ca y aun la fal­ta de le­gis­la­ción na­cio­nal, pro­vin­cial o mu­ni­ci­pal de­jan li­bra­das al azar cues­tio­nes de se­gu­ri­dad ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­sas. Só­lo el En­te Na­cio­nal Re­gu­la­dor de la Elec­tri­ci­dad y la Aso­cia­ción Elec­tro­téc­ni­ca Ar­gen­ti­na es­ta­ble­cen cier­tas re­gla­men­ta­cio­nes en ad­he­sión a nor­ma­ti­va in­ter­na­cio­nal. Pe­ro, le­gis­la­ti­va­men­te no son obli­ga­to­rias. En sín­te­sis, hay un va­cío le­gal muy im­por­tan­te. Al­gu­nas em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan cer­cos eléc­tri­cos fun­da­men­tan su ac­ti­vi­dad me­dian­te el ejer­ci­cio de la le­gí­ti­ma de­fen­sa. Que­da pa­ra no­so­tros to­mar con­cien­cia so­bre la ra­cio­na­li­dad del mé­to­do em­plea­do pa­ra ejer­cer­la. Prin­ci­pal­men­te por­que hay so­bra­dos an­te­ce­den­tes de in­ci­den­tes, mu­chos con con­se­cuen­cias mor­ta­les, que na­da tu­vie­ron que ver con la in­se­gu­ri­dad. Pa­ra re­fle­xio­nar.

*Con­ce­jal por el blo­que UNE, Neu­quén ca­pi­tal

Los “bo­ye­ros” no son sis­te­mas se­gu­ros, ni fue­ron pen­sa­dos pa­ra es­tar en con­tac­to con per­so­nas vul­ne­ra­bles (ni­ños, car­día­cos). De­bie­ra im­pe­dir­se su ins­ta­la­ción en las zo­nas ur­ba­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.