Lo pú­bli­co, lo pri­va­do y el im­pues­to con­fis­ca­to­rio al tu­ris­mo

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Ma­rio Sab­ba­te­lla*

En una con­ver­sa­ción co­mún y co­rrien­te es fá­cil de­du­cir qué es pri­va­do y qué es pú­bli­co. Lo que ha­ga­mos den­tro de ca­sa, el uso del ce­lu­lar o qué mi­rás en tu TV es cla­ra­men­te pri­va­do. En cam­bio, ir a un recital, un au­la, an­dar de com­pras por un shop­ping o co­mer en un res­tau­ran­te es pú­bli­co. Bien. No pa­re­ce di­fí­cil. Cuan­do el ám­bi­to es pú­bli­co y hay, por ejem­plo, mú­si­ca am­bien­tal, o es­ta­mos en un recital, o hay una TV en un bar que pa­sa vi­deos, se con­si­de­ra que los/as crea­do­res/as de ese ma­te­rial de­ben re­ci­bir un ca­non, ya que gra­cias a sus obras ar­tís­ti­cas ca­da uno de esos es­pa­cios o even­tos re­ci­be un cla­ro be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co. Por eso los de­re­chos de los/as ar­tis­tas es­tán pro­te­gi­dos por la ley 11723. Exis­ten en­ti­da­des que in­ter­me­dian en la fis­ca­li­za­ción, que se acer­can a esos es­pa­cios (sa­lo­nes de even­tos, re­ci­ta­les, ba­res, etc.) y co­bran el ca­non en cues­tión. Una de las ta­reas fun­da­men­ta­les del in­ter­me­dia­rio al fis­ca­li­zar es re­co­lec­tar in­for­ma­ción pa­ra sa­ber a qué ar­tis­ta be­ne­fi­ciar con el ca­non co­bra­do.

Bien, has­ta ahí es­ta­mos de acuer­do y fes­te­ja­mos que nues­tros/as ar­tis­tas ten­gan pro­te­gi­dos sus de­re­chos.

Pe­ro la reali­dad nun­ca es sim­ple, y los in­ter­me­dia­rios no siem­pre se con­for­man con lo co­bra­do. Vie­ne su­ce­dien­do al­go ex­tra­ño.

In­ter­pre­ta­ción for­za­da

Y es gra­cias a una in­ter­pre­ta­ción for­za­da de al­gu­na re­dac­ción den­tro de la ley 11723 que per­mi­te con­fun­dir –fue­ra de to­da ló­gi­ca– lo que es mi­rar una TV u oír radio en un bar, por ejem­plo, o den­tro de una ha­bi­ta­ción o ca­ba­ña de al­qui­ler tu­rís­ti­co. Y es así co­mo es­tu­dios ju­rí­di­cos, a cien­tos de ki­ló­me­tros, sin fis­ca­li­zar, en­vían car­tas do­cu­men­to a los más pe­que­ños del ru­bro tu­rís­ti­co, a esas fa­mi­lias que no es­tán agru­pa­das y tie­nen unas po­cas uni­da­des de al­qui­ler, que a pe­sar de to­do ha­cen el es­fuer­zo de tra­ba­jar de­bi­da­men­te re­gis­tra­dos (por­que es de esas ins­crip­cio­nes ofi­cia­les que sa­can sus da­tos), pa­ra in­ti­mar­los a un co­bro re­tro­ac­ti­vo por mon­tos de 6 ci­fras, en con­cep­to de di­fu­sión pú­bli­ca con lu­cro, a tra­vés de las TV que ofre­cen en esa “ha­bi­ta­ción” de al­qui­ler tu­rís­ti­co. Que­da cla­ro que es por la TV en ám­bi­to pri­va­do, no por que pue­da ha­ber en un lobby o desa­yu­na­dor o es­pa­cio co­mún. Lue­go, ade­más de in­ti­mar­los a jui­cio si no abo­nan, por su­pues­to los ex­tor­sio­nan pa­ra que co­mien­cen a pa­gar mon­tos men­sua­les irra­cio­na­les por ca­da tv que ofre­cen en ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das. Mon­tos con­fis­ca­to­rios que es­tán lle­van­do a mu­chas fa­mi­lias a dar de ba­ja sus ha­bi­li­ta­cio­nes tu­rís­ti­cas lo­gra­das con tan­to es­fuer­zo.

Río Ne­gro es una pro­vin­cia tu­rís­ti­ca don­de mi­les de fa­mi­lias en San Car­los de Ba­ri­lo­che, la zo­na an­di­na, Las Gru­tas, El Cón­dor y tam­bién en el Al­to Va­lle, con es­fuer­zos pro­pios que lle­van años, vi­ven del tu­ris­mo con em­pren­di­mien­tos chi­cos. Es­tos mon­tos des­es­ta­bi­li­zan to­tal­men­te los ne­go­cios.

Sin du­da es un abu­so. Des­de una po­si­ción de po­der y en cla­ro apro­ve­cha­mien­to de aque­llos que no tie­nen có­mo de­fen­der­se, y co­mo ma­ne­ra de evi­tar un jui­cio son ins­ta­dos a ne­go­ciar con un es­tu­dio ju­rí­di­co. Es­to es­tá su­ce­dien­do en to­do el país des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po y lo lla­ma­ti­vo es que no se co­rri­ja la re­dac­ción de la ley 11723 que per­mi­te es­ta con­fu­sión, que es usa­da por al­gu­nos abo­ga­dos pa­ra co­brar­se un di­ne­ro que ade­más no tie­ne un des­tino cla­ro, por­que si el ob­je­ti­vo del ca­non a co­brar es dar­le ese di­ne­ro al ar­tis­ta, ¿có­mo po­drían es­tas en­ti­da­des de co­bro pa­gar so­bre al­go que no pu­do ser fis­ca­li­za­do por­que jus­ta­men­te es “pri­va­do”? Na­die pue­de sa­ber si pren­de la te­le o la radio, mu­cho me­nos qué mi­ra u oye un tu­ris­ta en su ha­bi­ta­ción. Cuan­do el pro­vee­dor de hos­pe­da­je le en­tre­ga la lla­ve de la ha­bi­ta­ción o ca­ba­ña tam­bién le en­tre­ga pri­va­ci­dad. Por ejem­plo: si un ins­pec­tor mu­ni­ci­pal quie­re re­vi­sar una ca­ba­ña y en ese mo­men­to es­tá al­qui­la­da, no pue­de in­gre­sar, es pri­va­da, tie­ne que vol­ver otro día.

Tam­bién ha­bría un do­ble co­bro. Cuan­do el ma­te­rial ar­tís­ti­co lle­ga a un ám­bi­to pri­va­do no es gra­tui­to, en reali­dad los de­re­chos fue­ron co­bra­dos al mo­men­to de ser to­ma­do ese ma­te­rial den­tro del com­bo de la se­ñal de ca­ble, o de Di­rect TV, Net­flix, etc; y la per­so­na que pa­ga el abono ac­ce­de al de­re­cho de dis­fru­tar de ese ma­te­rial ar­tís­ti­co (pe­lí­cu­las, mú­si­ca, vi­deo, etc). Lo mis­mo pa­sa con los hos­pe­da­jes que al abo­nar esos ser­vi­cios lo ha­cen ade­más con el “plus” de co­mer­cial. Es­tos ítems se tra­tan en “pa­que­te” jus­ta­men­te por­que no se pue­de fis­ca­li­zar in­di­vi­dual­men­te qué con­su­me la per­so­na. Pe­ro si de de­re­chos se tra­ta, po­de­mos afir­mar que ya es­tán pa­ga­dos. Es la mis­ma ba­se im­po­ni­ble pa­ra dos co­bros di­fe­ren­tes.

Ac­cio­nes

An­te es­te cla­ro abu­so, y ha­cien­do eco de do­ce­nas de aler­tas que nos lle­gan des­de to­da la pro­vin­cia, ele­va­mos un pro­yec­to de ley pa­ra re­gu­lar la ha­bi­ta­ción de hos­pe­da­je tu­rís­ti­co co­mo ám­bi­to pri­va­do en el de­cre­to 657/03, que de­ter­mi­na la cla­si­fi­ca­ción de hos­pe­da­jes. Res­pec­to de la re­dac­ción de la ley ma­dre 11723 y los de­cre­tos de apli­ca­ción, sa­be­mos que en el Se­na­do ya hay un pro­yec­to que apun­ta a es­ta cla­ri­fi­ca­ción. En lo in­me­dia­to, alien­to a las au­to­ri­da­des a pro­te­ger a es­tas fa­mi­lias de pe­que­ños hos­pe­da­jes con me­di­das in­me­dia­tas que de­ten­gan las ac­cio­nes le­ga­les que se ele­van in­jus­ta­men­te en su con­tra. En ese sen­ti­do, nos lle­gó la no­ti­fi­ca­ción ofi­cial de que el Con­ce­jo De­li­be­ran­te de Ba­ri­lo­che por una­ni­mi­dad apro­bó un pro­yec­to en fun­ción de de­te­ner los jui­cios so­bre es­te te­ma. Es­toy aten­to a que se tra­te con ce­le­ri­dad en la Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial, pa­ra po­der lle­var ali­vio a las mi­les de fa­mi­lias ago­bia­das por es­te te­ma, y des­alen­tar a es­tos es­tu­dios ju­rí­di­cos que cla­ra­men­te ata­can des­de la dis­tan­cia y por sorpresa al más dé­bil del es­la­bón en el afán de co­brar­se un ca­non in­jus­to, que aún nos que­da sa­ber si tie­ne co­mo des­tino fi­nal a los ar­tis­tas.

*Le­gis­la­dor por Fuer­za Na­cio­nal y Po­pu­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.