Bra­sil: el in­quie­tan­te enig­ma Bol­so­na­ro

¿PO­DRÁN LAS INS­TI­TU­CIO­NES Y LA TRA­DI­CIÓN PO­LÍ­TI­CA DE ACUER­DOS EN ESE PAÍS MORIGERAR AL UL­TRA­DE­RE­CHIS­TA, CON UN PIE EN LA PRE­SI­DEN­CIA? ¿O SE­RÁ UNA AME­NA­ZA PA­RA LA DE­MO­CRA­CIA RE­GIO­NAL?

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Leo­nar­do Herreros lhe­rre­ros@rio­ne­gro.com.ar

El pro­ce­so elec­to­ral en Bra­sil ha ge­ne­ra do ex­pec­ta­ti­va, fas­ci­na­cióny tam­bién te­mor en nues­tro país yen to­da La­tino amé­ri­ca, da­do el pe­so ge o po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co que tie­ne la ma­yor eco­no­mía­de es­ta re­gión del pla­ne­ta. La po­si­bi­li­dad cier­ta de que un lí­der po­pu­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha lle­gue al po­der en el mar­co de una cri­sis eco­nó­mi­ca, un des­crei­mien­to ge­ne­ra­li­za­do en la cla­se po­lí­ti­ca y la es­ca­sa con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas en bue­na par­te de la so­cie­dad, ge­ne­ran in­quie­tud e in­te­rro­gan­tes so­bre el fu­tu­ro de nues­tro ve­cino y prin­ci­pal so­cio co­mer­cial. Las úl­ti­mas en­cues­tas dan al ac­tual dipu­tado Jair Bol­so­na­ro, un ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to ad­mi­ra­dor con­fe­so de Pi­no­chet y nos­tál­gi­co de la úl­ti­ma dic­ta­du­ra mi­li­tar en su país, ca­si un 60% de la in­ten­ción de voto pa­ra la se­gun­da vuel­ta elec­to­ral. En­fren­ta­rá al iz­quier­dis­ta Fer­nan­do Had­dad, del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, en una cam­pa­ña atí­pi­ca que ha po­la­ri­za­do y ten­sio­na­do fuer­te­men­te a un sis­te­ma po­lí­ti­co más ha­bi­tua­do ala ne­go­cia­ción y al com­pro­mi­so que al en­fren­ta­mien­to.

El plan eco­nó­mi­co de Bol so­nar o, que ha os­ci­la­do en­tre el li­be­ra­lis­mo or­to­do­xo y el na­cio­na­lis­mo pro­tec­cio­nis­ta; el rol cen­tral que ten­drán los mi­li­ta­res en la fu­tu­ra ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do, la re­tó­ri­ca des­pec­ti­va ha­cia los par­ti­dos, el Con­gre­so y la Jus­ti­cia desu­sa lle­ga­dos, las pro­me­sas de“mano du­ra” y“ba­la” con­tra la de­lin­cuen­cia y las pos­tu­ras abier­ta­men­te ra­cis­tas, xe­nó­fo­bas, ho­mo­fó­bi­cas y mi­só­gi­nas sos­te­ni­das por el can­di­da­to de­re­chis­ta du­ran­te la cam­pa­ña ge­ne­ran preo­cu­pa­ción por el fu­tu­ro de la de­mo­cra­cia en ese país. Pa­ra otros, el ejer­ci­cio con­cre­to del po­der, la ne­ce­si­dad de lo­grar acuer­do sen un Con­gre­so ato­mi­za­do pa­ra ha­cer avan­zar re­for­mas ur­gen­tes y la for­ta­le­za de ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Jus­ti­cia, las pro­pias FF. AA. y la pren­sa mo­de­ra­rán al Bol­so­na­ro can­di­da­to.

Mu­chos han rea­li­za­do un pa­ra­le­lis­mo con el fe­nó­meno de los po­pu­lis­mos eu­ro­peos y es­pe­cial­men­te el ca­so de Do­nald Trump en Es­ta­dos Uni­dos: un po­lí­ti­co po­lé­mi­co y ca­ris­má­ti­co que se mues­tra co­mo “out­si­der” de la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, pro­me­tien­do so­lu­cio­nes sim­ples y ra­di­ca­les a los pro­ble­mas que más preo­cu­pan a la po­bla­ción co­mo la co­rrup­ción, la in­se­gu­ri­dad y la cri­sis eco­nó­mi­ca. In­clu­so su le­ma “Bra­sil an­te to­do” re­cuer­da al “Amé­ri­ca first” y “Ma­ke Amé­ri­ca great again” del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, a quien Bol­so­na­ro ad­mi­ra.

Al res­pec­to, “De­ba­tes” con­sul­tó a tres ana­lis­tas ar­gen­ti­nos que han se­gui­do de cer­ca el pro­ce­so bra­si­le­ño, quie­nes ade­lan­tan el po­si­ble im­pac­to que po­dría te­ner en nues­tro país y la re­gión el gi­ro po­lí­ti­co que se avi­zo­ra en el prin­ci­pal so­cio del Mer­co­sur.

La cam­pa­ña

Pa­ra Ma­riano Bel­dik, li­cen­cia­do en Cien­cia Po­lí­ti­ca es­pe­cia­li­za­do en Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les y subedi­tor de Po­lí­ti­ca en Per­fil, el pro­ce­so elec­to­ral ha si­do atí­pi­ca des­de el co­mien­zo, con el can­di­da­to más po­pu­lar del PT , Ina­cio Lu­la da Sil­va, pre­so y su prin­ci­pal con­trin­can­te, Jair Bol­so­na­ro, convaleciente de las he­ri­das re­ci­bi­das en un aten­ta­do, cuan­do fue ata­ca­do con un cu­chi­llo por un mi­li­tan­te iz­quier­dis­ta.

“En gran me­di­da fue res­pon­sa­bi­li­dad del PT el in­sis­tir con Lu­la, sa­bien­do que le­gal­men­te no po­día ser can­di­da­to y lue­go pre­sen­tar a Had­dad co­mo un sus­ti­tu­to: el le­ma fue ‘Had­dad es Lu­la’, lo que per­mi­tió ata­ques co­mo que era un tí­te­re del ex­pre­si­den­te, que ha­bría un in­dul­to si ga­na­ba, etc. Por el otro la­do, a Bol­so­na­ro lo be­ne­fi­ció el es­tar in­ter­na­do. No par­ti­ci­pó de nin­gún de­ba­te y eso le evi­tó el te­ner que con­fron­tar ideas o de­ba­tir con can­di­da­tos de su mis­mo es­pa­cio pe­ro más ra­cio­na­les, que po­drían ha­ber­lo pues­to en aprie­tos, ni te­ner que ex­pli­car las ideas más po­lé­mi­cas que lo ca­rac­te­ri­zan”. Agre­gó que en es­ta cam­pa­ña pa­ra la se­gun­da vuel­ta no vi­sua­li­za gran­des cambios, más allá de una pro­me­sa de Bol­so­na­ro de man­te­ner el plan “Bol­sa Fa­mi­lia” o ges­tos de mo­de­ra­ción de Had­dad. “To­do in­di­ca que no ha­brá un ca­ra a ca­ra y eso fa­vo­re­ce a Bol­so­na­ro”, di­jo. El exem­ba­ja­dor en Bra­sil (20032011) Juan Pa­blo Loh­le, coin­ci­de en que és­ta fue una cam­pa­ña po­co ha­bi­tual pa­ra Bra­sil. “Se ge­ne­ró un cli­ma bas­tan­te den­so, muy po­la­ri­za­do en­tre mi­li­tan­tes de un la­do y otro. Bol­so­na­ro fue apu­ña­la­do y tam­bién hu­bo agre­sio­nes a partidarios de Had­dad y de mi­no­rías se­xua­les, al­go que no so­lía ocu­rrir en las cam­pa­ñas en es­te país. Las re­glas del jue­go de­mo­crá­ti­co de re­pen­te pa­re­cie­ron vol­ver­se re­la­ti­vas”, se­ña­ló el ac­tual di­rec­tor de Di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos Es­tra­té­gi­cos In­ter­na­cio­na­les (CEPEI ). Loh­le se­ña­la que “si bien nun­ca se pue­de de­cir que unas elec­cio­nes se de­fi­nen has­ta que se cuen­tan los vo­tos en la ur­nas” los más de 15 pun­tos de ven­ta­ja que se­gún las en­cues­tas lle­va el ex­mi­li­tar ha­cen ca­si im­po­si­ble una re­mon­ta­da del pe­tis­ta. “Pa­ra col­mo, las po­lí­ti­cas de alian­za que ver­te­bró Had­dad pa­ra es­ta se­gun­da vuel­ta fue­ron muy po­co con­sis­ten­tes: su me­jor apo­yo, Ci­ro Go­mes, que sa­lió ter- ce­ro en la pri­me­ra ron­da, se fue a Eu­ro­pa y de­jó a su her­mano, que en el pri­mer dis­cur­so im­por­tan­te hi­zo una vi­ru­len­ta crítica al go­bierno del PT ”, ex­pli­có. Aña­de que el per­fil po­lé­mi­co de Bol­so­na­ro in­clu­so pue­de ju­gar­le a fa­vor. “Bol­so­na­ro na­ve­ga en la ola an­ti­pe­tis­ta y an­ti­po­lí­ti­ca que hoy es ma­yo­ría en Bra­sil. Sa­be que el ex­te­rior no vo­ta y en­ton­ces in­clu­so jue­ga con eso. Con sus pos­tu­ras cor­tan­tes, in­fle­xi­bles con­for­ma a sus se­gui­do­res y le de­ja a Had­dad el lu­gar de lo que ha si­do po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to has­ta aho­ra en Bra­sil, a quie­nes les fue muy mal en es­tas elec­cio­nes”, ex­pli­ca. A di­fe­ren­cia de otros ana­lis­tas, cree que el apo­yo a Bol­so­na­ro es trans­ver­sal y no se ex­pli­ca só­lo por el apo­yo de los sec­to­res me­dios y al­tos. “La po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal nun­ca tu­vo res­pues­tas fren­te a fe­nó­me­nos, co­mo la in­se­gu­ri­dad, que en Bra­sil es un gran pro­ble­ma pa­ra to­dos: pa­ra los sec­to­res al­tos por los se­cues­tros, pa­ra los me­dios por la li­bre cir­cu­la­ción en las ca­lles y pa­ra los sec­to­res po­pu­la­res por los en­fren­ta­mien­tos en­tre nar­cos que de­jan muer­tos to­dos los días en ba­rrios y fa­ve­las. Le ce­die­ron ese fren­te a Bol­so­na­ro, que so­bre eso ha di­cho de to­do. Pe­ro con el so­lo he­cho de pro­nun­ciar­se la gen­te ad­hie­re”, di­ce. Por su par­te, Jor­ge Cas­tro, ana­lis­ta in­ter­na­cio­nal y pre­si­den­te del Ins­ti­tu­to de Pla­nea­mien­to Es­tra­té­gi­co (IPE), sos­tu­vo que el fe­nó­meno de­re­chis­ta “es una par­ti­cu­la­ri­dad sur­gi­da de los úl­ti­mos diez años de his­to­ria po­lí­ti­ca de Bra­sil. Por un la­do, los tres años de re­ce­sión con­ti­nua­da du­ran­te el go­bierno de Dil­ma Rous­seff , los peo­res pa­ra la eco­no­mía bra­si­le­ña des­de la cri­sis de 1930, con una caí­da del 9% del PBI. Por otro, el La­va Ja­to, el fe­nó­meno de co­rrup­ción más pro­fun­do y sis­té­mi­co de la his­to­ria re­cien­te bra­si­le­ña, atri­bui­do por la ma­yo­ría de la opi­nión pú­bli­ca y los jue­ces al PT, in­clu­yen­do al ex­pre­si­den­te Lu­la”, se­ña­ló. Cree que por la di­fe­ren­cia 58% a 42% a fa­vor de Bol­so­na­ro “su triun­fo es un he­cho”.

Bol­so­na­ro en el po­der

La for­ma en que ejer­ce­rá una even­tual pre­si­den­cia el lí­der de­re­chis­ta es la que más du­das ge­ne­ra.

Pa­ra Bel­dik, la lle­ga­da de al­guien con los an­te­ce­den­tes de Bol­so­na­ro al po­der “re­cuer­da la for­ma en que Trump lle­gó a la pre­si­den­cia de EE. UU., con­si­de­ra­do un pe­li­gro pa­ra el sis­te­ma. La pre­gun­ta es có­mo lle­gan al po­der por el voto

Se­gún un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Mi­nas Ge­rais, el 16% de bra­si­le­ños con­fía po­co en la de­mo­cra­cia, el 18% con­fía “más o me­nos” y el 54% no tie­ne más con­fian­za en el sis­te­ma. El 46,3% jus­ti­fi­ca­ría un gol­pe si “hay mu­cha co­rrup­ción”.

po­pu­lar y sin esconder sus ideas ex­tre­mas, lle­gan al po­der a pe­sar de lo que ha­cen y di­cen. Creo que se­rá un re­tro­ce­so pa­ra Bra­sil en va­rios fren­tes: nun­ca es gra­tis abrir­le a la ul­tra­de­re­cha la puer­ta del po­der y sien­ta un pe­li­gro­so pre­ce­den­te pa­ra la re­gión, por­que corre por de­re­cha a los par­ti­dos de ese es­pa­cio que son más ins­ti­tu­cio­na­les”, di­ce. “Un go­bierno de Bol­so­na­ro es in­cóg­ni­ta por­que su par­ti­do nun­ca es­tu­vo en el po­der: por ejem­plo el rol que ten­drán los mi­li­ta­res, que se­gu­ra­men­te impulsarán su agen­da en De­fen­sa y Se­gu­ri­dad. Va a ser sin du­das un go­bierno de fuer­te ten­den­cia con­ser­va­do­ra en lo so­cial: en po­lí­ti­cas ha­cia el co­lec­ti­vo Lgt­bi, res­pec­to del ra­cis­mo (Bol­so­na­ro se opo­ne a los cu­pos a mi­no­rías ne­gras en las edu­ca­ción). Una pa­ta im­por­tan­te de su apo­yo son los evan­gé­li­cos, muy con­ser­va­do­res en es­tos te­mas”, agre­ga.

En tan­to, Loh­le ma­ni­fies­ta las mis­mas du­das, pe­ro con­si­de­ra que el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal bra­si­le­ño, es­pe­cial­men­te la Jus­ti­cia, es fuer­te y lo­gra­rá moderar el ím­pe­tu de la ul­tra­de­re­cha. “Bol­so­na­ro va a te­ner que go­ber­nar con el Par­la­men­to, don­de de­be­rá ne­go­ciar por­que no tie­ne otra al­ter­na­ti­va. Ahí pu­so a un dipu­tado del DEM (De­mó­cra­ta, de­re­cha) Onyx Lo­ren­zo­ni, que es gau­cho, del sur, y tie­ne mu­cha ex­pe­rien­cia en los acuer­dos par­la­men­ta­rios. Si no­so­tros ana­li­za­mos la po­lí­ti­ca bra­si­le­ña en cla­ve ar­gen­ti­na co­me­te­mos un error: en nues­tro país la po­lí­ti­ca es a me­nu­do con­fron­ta­ción. En Bra­sil hay un ejer­ci­cio de la con­ci­lia­ción po­lí­ti­ca por su pro­pia na­tu­ra­le­za. Ya el dis­cur­so de se­gun­da vuel­ta de Bol­so­na­ro fue más mo­de­ra­do: sus vo­tos no son pro­pios, así co­mo los ga­nó pue­de per­der­los si ha­ce una ma­la ges­tión. Ade­más el Po­der Ju­di­cial tie­ne bas­tan­te in­de­pen­den­cia y la ejer­ce, las fuer­zas eco­nó­mi­cas tam­bién tie­nen fuer­za y la ejer­cen. Hay un equi­li­brio de po­de­res que im­pi­de un au­to­ri­ta­ris­mo elec­to­ral al es­ti­lo Fu­ji­mo­ri” en Bra­sil, opi­na.

Por su par­te, Cas­tro cree que el Ejér­ci­to ten­drá “una im­por­tan­te pre­sen­cia ins­ti­tu­cio­nal y po­lí­ti­ca” en un go­bierno de Bol­so­na­ro, pe­ro no es­ti­ma que eso re­dun­de en una mi­li­ta­ri­za­ción de la se­gu­ri­dad o au­to­ri­ta­ris­mo. “La ins­ti­tu­cio­na­li­dad bra­si­le­ña es fuer­te, no só­lo en el Con­gre­so sino en la Jus­ti­cia. La in­ter­ven­ción mi­li­tar en se­gu­ri­dad en Río, por ejem­plo, no tu­vo co­mo fin en­fren­tar a las ban­das del nar­co­trá­fi­co sino es­ta­ble­cer con­di­cio­nes mí­ni­mas de se­gu­ri­dad pa­ra dar tiem­po al Es­ta­do pa­ra re­for­mar sus po­li­cías mi­li­ta­res, dé­bi­les y pe­ne­tra­das por la co­rrup­ción del cri­men or­ga­ni­za­do”, se­ña­ló. “Hay que ver las re­for­mas que impulsarán los mi­li­ta­res, con su vi­sión es­tra­té­gi­ca y de lar­go pla­zo. La ta­rea fun­da­men­tal se­rá so­lu­cio­nar el pro­ble­ma fis­cal bra­si­le­ño, pa­ra lo cual es im­pres­cin­di­ble re­for­mar el sis­te­ma pre­vi­sio­nal. Si el go­bierno, que lle­ga con fuer­te le­gi­ti­mi­dad de las ur­nas, lo­gra re­sol­ver­lo, no hay in­con­ve­nien­te pa­ra que Bra­sil crez­ca a un 3% anual o más”.

En con­tra de la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da, mu­je­res y jó­ve­nes apo­yan en im­por­tan­te me­di­da las pro­pues­ta del can­di­da­to ul­tra­de­re­chis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.