Un cier­to “mi­li­ta­ris­mo”

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Car­los To­rren­go car­los­to­rren­go@hot­mail.com

Un día de 1964. A po­cas se­ma­nas del gol­pe que en Bra­sil lle­vó al po­der a los mi­li­ta­res. Un ge­ne­ral al­to con más ca­ra de abue­lo que de gue­rra ha­bla an­te más de 3.000 ofi­cia­les del ejér­ci­to. Se lla­ma Gol­bery Do Cou­to Sil­va. Y la his­to­ria re­co­no­ce en él, más que a un mi­li­tar, a un in­te­lec­tual de só­li­da for­ma­ción. Se­rá el hom­bre que con paciencia orien­tal y te­na­ci­dad de car­bo­ne­ro in­glés te­je­rá los pa­sos que da­rá aquel ré­gi­men du­ran­te los 21 años de su exis­ten­cia. Dic­ta­du­ra pa­ra una bi­blio­te­ca. Go­bierno mi­li­tar pa­ra otra. “Con el co­rrer de los años nos ire­mos del go­bierno… Nos re­ple­ga­re­mos or­de­na­da­men­te, ca­si co­mo des­va­ne­cién­do­nos en la ne­bli­na de los tiem­pos, co­mo su­ge­ría Ma­cArt­hur que de­ben re­ple­gar­se los sol­da­dos tras el de­ber cum­pli­do. Pe­ro de don­de no nos des­va­ne­ce­re­mos es del po­der. A un cos­ta­do sí, pe­ro no au­sen­tes”…

En­tre quie­nes es­cu­cha­ban a Gol­bery Do Cou­to Sil­va ha­bía un co­ro­nel. Co­mo ge­ne­ral lle­ga­ría a pre­si­den­te de un tra­mo de aquel lar­go pro­ce­so, 1973-1979. Se lla­ma Er­nes­to Gei­sel. Y cuan­do el co­rres­pon­sal de “Ti­mes” en Pla­nal­to le pre­gun­ta cuán­to du­ra­rá el ré­gi­men, Gei­sel res­pon­de: “Si us­ted es in­te­li­gen­te se da­rá cuen­ta que mar­cha­mos ha­cia un re­la­ja­mien­to pau­la­tino y len­to. Sin sen­tir­nos los me­jo­res”. Y a Gei­sel lo su­ce­de­rá un ge­ne­ral que pa­só su ado­les­cen­cia en Bue­nos Ai­res, don­de su pa­dre se ha­bía exi­lia­do. Y aquí, su pi­be se hi­zo fan de San Lo­ren­zo de Al­ma­gro. Se lla­ma Joao Fi­guei­re­do. Se­rá el úl­ti­mo man­da­más del ré­gi­men. “He­mos cum­pli­do, nos re­ple­ga­mos sin te­ner que esconder nues­tros ojos con la vi­se­ra. Nos va­mos sin re­cla­mos ni ame­na­zan­do”.

En esa cul­tu­ra de ejer­ci­cio de po­der se for­mó el ca­pi­tán Jair Bol­so­na­ro, que pa­re­ce te­ner ta­blea­da la pre­si­den­cia de Bra­sil. Cul­tu­ra y tra­di­ción de la que, sin em­bar­go, pa­re­ce ha­ber­se ale­ja­do pa­ra ins­ta­lar­se en lu­ga­res ex­tre­mos. Vea­mos:

• La tex­tu­ra del dis­cur­so de Bol­so­na­ro ha­ce de la ex­clu­sión ter­mi­nan­te de lo dis­tin­to una de sus vi­gas fun­da­men­ta­les. Y otor­ga li­cen­cia a sus se­gui­do­res pa­ra im­preg­nar de mi­li­ta­ris­mo, con­sig­nas, de­cla­ra­cio­nes, ges­tua­li­dad. Mi­li­ta­ris­mo co­mo co­rrup­ción en lo que el de­mo­cris­tiano chi­leno Ge­na­ro Arria­ga­da, “en la re­la­ción de me­dios y fi­nes, to­do un pro­ce­so aso­cia­do a cier­tos des­equi­li­brios mo­ra­les y emo­cio­na­les” . Y aco­ta Arria­ga­da: “El es­pí­ri­tu mi­li­tar es dis­tin­to al es­pí­ri­tu gue­rre­ro, que es el ca­rac­te­rís­ti­co del mi­li­ta­ris­mo. El pri­me­ro se ca­rac­te­ri­za por vir­tu­des mi­li­ta­res co­mo son la dis­ci­pli­na, la je­rar­quía, el pro­pio do­mi­nio, la re­so­lu­ción. En cam­bio, el es­pí­ri­tu gue­rre­ro se dis­tin­gue por el sal­va­jis­mo, la ex­ci­ta­ción y el en­tu­sias­mo irres­pon­sa­ble y el amor a la vio­len­cia, la glo­ria y la aven­tu­ra. En el mi­li­ta­ris­mo es­tá pre­sen­te el cul­to a la ru­de­za, el au­to­ri­ta­ris­mo, al chau­vi­nis­mo”(1).

• Des­de es­ta pers­pec­ti­va, Bol­so­na­ro no abre­va de una ca­rac­te­rís­ti­ca sin­gu­lar que tu­vo el ré­gi­men mi­li­tar bra­si­le­ño: la au­sen­cia de mi­li­ta­ris­mo. Fue mi­li­tar. Du­ro, sí, pe­ro ajeno a co­lo­car lo mi­li­tar co­mo va­lor ex­clu­yen­te de la na­cio­na­li­dad. Au­sen­cia de la que ca­re­ció la dic­ta­du­ra mi­li­tar ar­gen­ti­na. Só­lo el in­te­li­gen­te in­ge­nie­ro Agus­tín P. Jus­to sor­teó al mi­li­ta­ris­mo. El res­to de los re­gí­me­nes hi­zo del mi­li­ta­ris­mo su dic­ta­do. “Va­nos ge­ne­ra­les de va­nas aren­gas”, sen­ten­ció Bor­ges.

• A di­fe­ren­cia del ré­gi­men mi­li­tar que im­pe­ró en su país, Bol­so­na­ro bus­ca res­pal­do en la acua­re­la de re­li­gio­nes que pu­lu­lan en Bra­sil. Sa­be que no en­con­tra­rá co­bi­jo am­plio y ge­ne­ro­so en la am­plia car­pa ca­tó­li­ca. Pe­ro sí en las igle­sias evan­gé­li­cas, otro es­pa­cio gran­de. No pa­re­ce aven­tu­ra­do de­cir que aca­ri­cia un sue­ño: la con­ver­gen­cia de la cruz y la es­pa­da co­mo eje mo­ral de Bra­sil. Y de ahí en más, pe­li­gro­sa le­gi­ti­mi­dad pa­ra ha­cer y des­ha­cer. Una con­ver­gen­cia in­mo­ral, co­mo lo fue en Ar­gen­ti­na a par­tir del gol­pe de sep­tiem­bre del 30. Y que Jus­to sua­vi­zó lue­go. Pe­ro que im­preg­nó las dic­ta­du­ras del rús­ti­co Juan Car­los On­ga­nía y del bea­to Jor­ge Vi­de­la.

• Des­de es­ta pers­pec­ti­va, el ré­gi­men mi­li­tar bra­si­le­ño no bus­có res­pal­dos con­fe­sio­na­les. A po­co an­dar su­po que des­de el in­te­rior de la Igle­sia ca­tó­li­ca ha­bía una opo­si­ción du­ra. A ca­ra de pe­rro. Li­de­ra­da en­tre otros por dos si­nó­ni­mos de mo­ral: los obis­pos Hel­der Cá­ma­ra y Eva­ris­to Arns. Irri­ta­ron al ré­gi­men. Pro­cu­ró aco­rra­lar­los, no lo lo­gró. En­ton­ces se acos­tum­bró.

• Y otra cues­tión más. Al me­nos des­de lo dis­cur­si­vo, Bol­so­na­ro y sus mi­li­ta­ris­tas pro­me­ten cho­rros de san­gre pa­ra po­ner “or­den” en Bra­sil. Un “or­den” alec­cio­na­dor. Cla­ro, los tiem­pos han mu­da­do, y los mie­dos se pro­yec­tan so­bre es­te pre­sen­te en tér­mi­nos más gra­ves. Pe­ro va­le una re­fe­ren­cia: hay coin­ci­den­cia en­tre quie­nes han des­ci­fra­do pro­li­ja­men­te la his­to­ria de ese ré­gi­men – el ame­ri­cano Tho­mas Skid­mo­re, el fran­cés Alain Rou­quié, los bra­si­le­ños He­lio Ja­gua­ri­be y Fer­nan­do Car­do­so (ex­pre­si­den­te)– y no fue la san­gre lo que sig­nó a aquel pro­ce­so. Se ase­si­nó, sí. Se des­apa­re­ció, tam­bién. Se tor­tu­ró, por su­pues­to. Pe­ro el ré­gi­men de­jó el po­der cho­rrean­do sua­ve­men­te por la co­mi­su­ra. Skid­mo­re (2) se­ña­la, por ca­so, que en el pe­río­do 64-81 el ré­gi­men mi­li­tar bra­si­le­ño ase­si­nó a 333 per­so­nas. Los des­apa­re­ci­dos, en el mis­mo pe­río­do y se­gún Rou­quié, fue­ron 121. No se es­tá aquí sua­vi­zan­do la re­pre­sión del ré­gi­men mi­li­tar bra­si­le­ño. Si, se­ña­lan­do que al me­nos en tér­mi­nos de pro­me­sas de san­gre Bol­so­na­ro pa­re­ce orien­tar­se a un ex­tre­mo com­ple­jo.

1)Ge­na­ro Arria­ga­da: “El pen­sa­mien­to po­lí­ti­co de los mi­li­ta­res, es­tu­dios so­bre Chi­le, Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Uru­guay” San­tia­go, Edi­to­rial Acon­ca­gua, 1981.

2)Tho­mas Skid­mo­re, Bra­sil: De Cas­te­llo a Tan­cre­do, Paz e Te­rra,

1988.

El dis­cur­so de Bol­so­na­ro ha­ce de la ex­clu­sión de lo dis­tin­to una vi­ga. Y da li­cen­cia a sus se­gui­do­res pa­ra im­preg­nar de mi­li­ta­ris­mo di­chos y ges­tua­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.