El pai­sa­je pa­ta­gó­ni­co en el ar­te: “La Tro­chi­ta” de Mas­trán­ge­lo

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Castañeda* Ilus­tra­ción: “La Tro­chi­ta”, lien­zo de Ro­dol­fo Mas­trán­ge­lo Fo­to­gra­fía: Salvador Cam­ba­rie­ri

Sus te­las plas­man la geo­gra­fía de la me­se­ta de So­mun­cu­ra y re­fle­jan la in­men­si­dad de es­te­pa y el mis­te­rio que trans­mi­te una de las zo­nas más pu­ras y mis­te­rio­sas del país.

El maes­tro Ro­dol­fo Mas­trán­ge­lo, pres­ti­gio­so ar­tis­ta plás­ti­co de la ciu­dad de Vied­ma, en ca­da una de sus obras de­ja tes­ti­mo­nio de lu­ga­res y pai­sa­jes de la Patagonia, pe­ro es­pe­cial­men­te de la pro­vin­cia de Río Ne­gro.

Sus te­las que plas­man la geo­gra­fía de la me­se­ta de So­mun­cu­ra re­fle­jan fiel­men­te la in­men­si­dad de es­te­pa: el sol, los ran­chi­tos, la ve­ge­ta­ción acha­pa­rra­da, los pe­dre­ros, las hue­llas que se pier­den en la le­ja­nía, los ce­rros y to­do el mis­te­rio que trans­mi­te una de las zo­nas más pu­ras y mis­te­rio­sas de nues­tro país. Pa­re­cie­ra en los lien­zos de Mas­trán­ge­lo to­car tam­bién el pai­sa­je y ser par­te de él. Sen­tir la so­le­dad, la re­sig­na­ción, pe­ro tam­bién to­da la ri­que­za de una re­gión co­mo la Lí­nea Sur que aún duer­me a la intemperie de una so­cie­dad ca­da vez más in­jus­ta y glo­ba­li­za­da.

Po­cos te­mas le son aje­nos. En su ex­ce­len­te pro­duc­ción tam­bién se des­ta­can pos­ta­les de la co­mar­ca Vied­ma-Pa­ta­go­nes, don­de re­si­de. Las vie­jas ca­sas, las ri­be­ras, el río.

Los pai­sa­jes ma­ri­nos de San An­to­nio Oes­te con sus mue­lles y sus bar­cos, los tre­nes y esos cie­los que lo di­cen to­do, que son co­mo un se­llo dis­tin­ti­vo del maes­tro. “Ten­go un es­ti­lo fi­gu­ra­ti­vo con un cor­te oní­ri­co. Mi tra­ba­jo es­tá sus­ten­ta­do so­bre la ba­se real de un pai­sa­je ar­ma­do, que res­pon­de prin­ci­pal­men­te a las for­mas, con un tra­ba­jo en la par­te su­pe­rior, de los cie­los, que es más oní­ri­ca. Es una com­bi­na­ción in­tere­san­te de co­lo­res y for­mas que ha­cen muy per­so­nal el tra­ba­jo”.

Sus obras son un ho­me­na­je a la tie­rra que ha ele­gi­do pa­ra vi­vir, una for­ma de de­vol­ver el abri­go que la mis­ma le die­ra. “Ro­dol­fo Mas­trán­ge­lo na­ció en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res el 18 de abril de 1951. A los 18 años co­no­ció de la mano de su abue­lo la obra de Be­ni­to Quin­que­la Mar­tín y co­men­zó en­ton­ces la ne­ce­si­dad de en­con­trar el co­lor de los sen­ti­mien­tos en las co­sas que lo ro­dea­ban”.

Se­gún se­ña­la en su pá­gi­na de in­ter­net, “ini­ció un ca­mino que lo lle­va a re­co­rrer infinidad de ca­mi­nos del sur ar­gen­tino y plas­mar­lo en sus cua­der­nos de viajes y en sus te­las”.

Es­te­ban Ie­rar­do di­ce so­bre nues­tro pin­tor: “Ca­da pai­sa­je nun­ca es uno. Siem­pre en­cie­rra den­tro de sí in­nu­me­ra­bles va­ria­cio­nes. El ojo de pin­tor des­cu­bre al­gu­nas de esas imá­ge­nes o va­rian­tes vi­sua­les que exis­ten den­tro del pai­sa­je o es­ce­na ob­ser­va­ble. Ro­dol­fo Hu­go Mas­trán­ge­lo es el ojo y la sen­si­bi­li­dad que guía la mano y el pin­cel ha­cia los pai­sa­jes pa­ra­le­los. Es así que la geo­gra­fía co­no­ci­da se con­vier­te en un reino del co­lor. Mas­trán­ge­lo re­cu­pe­ra las va­rian­tes que ca­da pai­sa­je con­tie­ne”.

“En ca­da ima­gen de Mas­trán­ge­lo los pai­sa­jes pa­ta­gó­ni­cos se con­vier­ten en un es­ta­lli­do mul­ti­co­lor; en una ne­ga­ción del pá­li­do uni­ver­so de un úni­co co­lor. Así lo ma­ni­fies­ta es­te ar­tis­ta del sur ar­gen­tino: ‘¿Qué se­ría del hom­bre si no exis­tie­ra el co­lor den­tro de la vi­da de to­do ser hu­mano que res­pon­da a su na­tu­ra­le­za de ser, en su com­ple­ji­dad ín­te­gra, sim­ple, úni­ca y uni­ver­sal?’”. “Así tam­bién ca­da tie­rra nun­ca es una so­la y de­fi­ni­ti­va com­bi­na­ción de to­nos. Co­mo la pic­tó­ri­ca de Mas­trán­ge­lo lo de­mues­tra, ca­da sue­lo es lo inaca­ba­ble y nue­vos co­lo­res con los que pue­da bri­llar”.

Ro­dol­fo Mas­trán­ge­lo es mi ami­go por esa fra­ter­ni­dad que une a los ar­tis­tas. Cuan­do vi­si­tó mi ca­sa me tra­jo de re­ga­lo dos obras su­yas: una re­pro­duc­ción de su te­la “La Tro­chi­ta” y un pai­sa­je de la me­se­ta de So­mun­cu­ra que en­ga­la­nan las pa­re­des de mi ca­sa. Me sen­tí mo­ti­va­do pa­ra es­cri­bir mi poe­ma “Amor en la Tro­chi­ta” que ya es­tá sien­do mu­si­ca­li­za­do: “Yo me voy con la Tro­chi­ta/ quie­ro lle­gar has­ta Es­quel/ Me des­ve­lan unos ojos/ por eso quie­ro vol­ver. El cam­po que­da muy so­lo/ las ove­ji­tas tam­bién/ pe­ro la vi­da me lla­ma/ con las co­sas del que­rer. Aden­tri­to del va­gón/ mi­ro ne­var y llo­ver/ el fue­go de la es­tu­fi­ta/ lin­do se sue­le po­ner. Una ver­du­le­ra sue­na/ acor­des de cha­ma­mé/ Tro­chi­ta se­guí tre­pan­do/ no nos de­jes es­ta vez. Allá que­dó el ove­je­ro/ en el pues­to con Jo­sé/ ellos sa­ben que pron­ti­to/ al cam­po me vol­ve­ré. En las ma­nos del pa­sa­je/ el mate em­pie­za a co­rrer/ un ci­ga­rro es­toy ar­man­do/ y ya lo quie­ro pren­der. ¡Qué lin­do se­rá lle­gar!/ Tro­chi­ta vos lo sa­bés. / Sien­to ti­bio el co­ra­zón/ y ella lo de­be sa­ber.

*Es­cri­tor de Val­che­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.