Co­mien­za el jue­go en la es­ce­na elec­to­ral rio­ne­gri­na pa­ra el 2019

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Ro­dri­go Pé­rez*

Ha co­men­za­do la ca­rre­ra ha­cia la elec­ción del 2019 en Río Ne­gro. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos se han pro­nun­cia­do por uno u otro can­di­da­to, han rea­li­za­do ac­tos en di­ver­sas lo­ca­li­da­des y tam­bién des­de el ofi­cia­lis­mo han pro­mo­vi­do dis­tin­tas es­tra­te­gias. El úni­co can­di­da­to lan­za­do y vir­tual­men­te ofi­cia­li­za­do es el pre­si­den­te del Par­ti­do Jus­ti­cia­lis­ta de Río Ne­gro, la cam­pa­ña elec­to­ral de Mar­tín So­ria ha co­men­za­do con mu­cha an­te­la­ción. ¿Se­rá una re­edi­ción de la de Car­los So­ria en el 2011?

To­do ha­ce pen­sar, de acuer­do a los pa­sos da­dos por el in­ten­den­te de Ge­ne­ral Ro­ca, que la cam­pa­ña del año pró­xi­mo del can­di­da­to jus­ti­cia­lis­ta se­rá muy si­mi­lar a la lle­va­da a ca­bo por su pa­dre cuan­do se eri­gió en go­ber­na­dor ha­ce sie­te años atrás.

So­ria, en el ca­mino del pa­dre

El pe­ro­nis­mo, jun­to con las fuer­zas alia­das que lo acom­pa­ña­ron en el 2017, ya tie­ne de­fi­ni­do a su as­pi­ran­te, quien re­co­rre las ciu­da­des rio­ne­gri­nas ha­blan­do co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor, con fuer­tes crí­ti­cas ha­cia el go­ber­na­dor Alberto We­re­til­neck y el pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, in­clu­so el dis­cur­so es el mis­mo: “To­dos sa­be­mos que ca­da vez fal­ta me­nos, ca­da vez es­ta­mos más cer­ca pa­ra que las co­sas em­pie­cen a cam­biar en Río Ne­gro”, el cam­bio del que tam­bién ha­bla­ba su pa­dre, el ex­go­ber­na­dor Car­los So­ria.

El in­ten­den­te ro­quen­se re­pa­sa en sus dis­cur­sos la ac­ción de go­bierno y las obras rea­li­za­das, re­pi­tien­do el le­ma “pa­la­bra em­pe­ña­da, pa­la­bra cum­pli­da”, alu­dien­do a las en­se­ñan­zas par­ti­da­rias que re­ci­bió de pe­que­ño y pro­yec­ta, al igual que lo hi­cie­ra su pa­dre, en el 2011 a Ge­ne­ral Ro­ca co­mo ejem­plo de lo que se ha­ría en Río Ne­gro en el ca­so de ser ele­gi­do go­ber­na­dor. Ha­bla del rum­bo que mar­ca la ciu­dad que go­bier­na, men­cio­nan­do la pa­la­bra ac­ción co­mo eje de su ges­tión. Las mis­mas que uti­li­zó Car­los So­ria pa­dre en aque­lla cam­pa­ña don­de se pro­yec­ta­ba lo he­cho en Ro­ca pa­ra ha­cer­lo en to­da la pro­vin­cia. Se­gu­ra­men­te dos con­cep­tos uti­li­za­dos en la cam­pa­ña elec­to­ral del 2011 se re­pi­tan el año pró­xi­mo: ac­ción y cam­bio. El clá­si­co es­lo­gan del Mu­ni­ci­pio ro­quen­se es “Se­gui­mos en ac­ción”.

Res­ta por co­no­cer quién se­rá su acom­pa­ñan­te en la fór­mu­la y si, al igual que lo hi­cie­ra su pa­dre con el Fren­te Gran­de, bus­ca­rá con­for­mar­la con una fi­gu­ra de otra fuer­za po­lí­ti­ca o si pre­fie­re una fór­mu­la ne­ta­men­te pe­ro­nis­ta. Otro de­ta­lle no me­nor es ob­ser­var có­mo re­suel­ve el es­pa­cio jus­ti­cia­lis­ta sus fren­tes in­ter­nos, al­go que di­ri­mió muy bien en el 2011, pe­ro que hoy no se ob­ser­va tan cla­ra­men­te, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta el fuer­te pro­ta­go­nis­mo del se­na­dor Mi­guel Pi­chet­to con su lan­za­mien­to co­mo can­di­da­to a pre­si­den­te de la Na­ción y el ar­ma­do de un sec­tor del pe­ro­nis­mo jun­to a Ser­gio Mas­sa, Juan Schia­ret­ti y Juan Ma­nuel Ur­tu­bey.

Re­cor­de­mos que Car­los So­ria tam­bién se lan­zó co­mo can­di­da­to a go­ber­na­dor mu­cho tiem­po an­tes de lo ha­bi­tual (fue en el mes de di­ciem­bre de 2010) an­ti­ci­pan­do los tiem­pos elec­to­ra­les y ga­nán­do­le te­rreno a sus ri­va­les de la UCR, que re­cién tres me­ses des­pués di­ri­mie­ron sus can­di­da­tos en una in­ter­na.

Lo nue­vo y di­fe­ren­te con res­pec­to a la cam­pa­ña del 2011 que apor­ta­rá mu­chos vo­tos a la fór­mu­la jus­ti­cia­lis­ta se­rá la pre­sen­cia en la cam­pa­ña elec­to­ral de la dipu­tada na­cio­nal Ma­ría Emi­lia So­ria, una fi­gu­ra con una al­ta pro­yec­ción y un va­lio­so cau­dal elec­to­ral, lue­go de su triun­fo en las le­gis­la­ti­vas del año an­te­rior con un dis­cur­so en de­fen­sa de los in­tere­ses de los rio­ne­gri­nos.

El jue­go del go­ber­na­dor

La es­tra­te­gia de Jun­tos So­mos Río Ne­gro tra­ta­rá de sus­ten­tar­se en la fi­gu­ra del go­ber­na­dor Alberto We­re­til­neck, la gran in­cóg­ni­ta es si se­rá can­di­da­to en al­gún tra­mo de la bo­le­ta. El go­bierno pro­vin­cial en es­ta oca­sión, y apren­dien­do la lec­ción del año úl­ti­mo, in­ten­ta­rá que We­re­til­neck sea can­di­da­to y pue­da trac­cio­nar des­de al­gu­na lis­ta (¿en­ca­be­zan­do la bo­le­ta le­gis­la­ti­va?) te­nien­do en cuen­ta lo di­fí­cil de una es­tra­te­gia orien­ta­da ha­cia que la Jus­ti­cia pue­da ha­bi­li­tar­lo por un nue­vo pe­río­do, lo que no im­pi­de que ha­gan un in­ten­to por lo­grar­lo.

En 1983 nin­gu­na cons­ti­tu­ción pro­vin­cial con­si­de­ra­ba la po­si­bi­li­dad de re­elec­ción del go­ber­na­dor. Las pro­vin­cias y los go­ber­na­do­res que las di­ri­gen tie­nen po­der ins­ti­tu­cio­nal, par­ti­da­rio y eco­nó­mi­co; es­tos tres ti­pos de po­der mo­ti­van las es­tra­te­gias orien­ta­das a la in­cor­po­ra­ción de la re­elec­ción de di­cho car­go en las cons­ti­tu­cio­nes lo­ca­les.

Los go­ber­na­do­res tie­nen ac­ce­so a re­cur­sos ma­te­ria­les y fi­nan­cie­ros in­dis­pen­sa­bles pa­ra la rea­li­za­ción de cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Al con­tro­lar es­tos re­cur­sos con­tro­lan el fu­tu­ro de los po­lí­ti­cos pro­vin­cia­les y na­cio­na­les, ya que la ba­se de apo­yo de los le­gis­la­do­res na­cio­na­les tie­ne su raíz en la es­truc­tu­ra sub­na­cio­nal. El po­de­río in­dis­cu­ti­ble de los go­ber­na­do­res ar­gen­ti­nos pue­de ob­ser­var­se a ni­vel elec­to­ral cuan­do es­tos de­ci­den si su calendario elec­to­ral coin­ci­de o no con las elec­cio­nes na­cio­na­les.

Las de­fi­ni­cio­nes de Cam­bie­mos

La dipu­tada na­cio­nal Lo­re­na Mat­zen, de ori­gen ra­di­cal, es hoy una fi­gu­ra que con­ta­ría con mu­chas po­si­bi­li­da­des de pe­lear­le la can­di­da­tu­ra pa­ra la go­ber­na­ción por el sec­tor de Cam­bie­mos en Río Ne­gro a su com­pa­ñe­ro de ban­ca Ser­gio Wisky, en­tre otros. La elec­ción del úl­ti­mo año la po­si­cio­nó co­mo ga­na­do­ra (pe­se a ob­te­ner el se­gun­do pues­to lo­gró una ban­ca co­mo dipu­tada na­cio­nal), ob­tu­vo una al­ta vi­si­bi­li­dad y re­co­rre la pro­vin­cia con fre­cuen­cia. La del año an­te­rior fue una cam­pa­ña con variantes im­por­tan­tes don­de se im­pu­so la fi­gu­ra de una can­di­da­ta mu­jer, jo­ven y que se iden­ti­fi­có con el elec­to­ra­do rio­ne­grino. La in­cóg­ni­ta se­rá si en el ca­so de ser Mat­zen la ele­gi­da por Cam-

bie­mos pue­da com­pe­tir con chan­ces fren­te al can­di­da­to pe­ro­nis­ta, al­go que se­gu­ro es­ta­rá sien­do ana­li­za­do. Aní­bal Tor­to­rie­llo, uno de los que ha­bía ma­ni­fes­ta­do su in­ten­ción de ser can­di­da­to, es al­ta­men­te pro­ba­ble que va­ya por un nue­vo pe­río­do en Ci­po­llet­ti pa­ra con­so­li­dar una ciu­dad es­qui­va tan­to pa­ra Jun­tos So­mos Río Ne­gro co­mo pa­ra el pe­ro­nis­mo, por ello tra­ta­rá de re­va­li­dar allí un triun­fo. Cam­bie­mos lo que sí bus­ca­rá es el in­gre­so de dipu­tados pro­pios a la Le­gis­la­tu­ra pro­vin­cial, se sus­ten­ta­rá pa­ra ello en rea­li­zar bue­nas elec­cio­nes en mu­ni­ci­pios cla­ves co­mo Vied­ma, Ba­ri­lo­che y Ci­po­llet­ti.

Si bien aún que­da mu­cho tiem­po pa­ra vi­sua­li­zar con cla­ri­dad el es­ce­na­rio elec­to­ral del año pró­xi­mo, se pue­den ob­ser­var algunos mo­vi­mien­tos de ac­to­res cla­ves en la geo­gra­fía pro­vin­cial que nos per­mi­ten ela­bo­rar algunos es­ce­na­rios pro­ba­bles ha­cia el 2019.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.