El há­bi­tat, sin plan y des­fi­nan­cia­do

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Omar Reg­gia­ni* * Arquitecto, in­te­gran­te de la Aso­cia­ción Ci­vil Un Te­cho pa­ra mi Her­mano

Las Na­cio­nes Uni­das de­sig­na­ron el pri­mer lu­nes de oc­tu­bre de ca­da año co­mo Día Mun­dial del Há­bi­tat pa­ra re­fle­xio­nar so­bre el es­ta­do de nues­tros pue­blos y ciu­da­des y so­bre el de­re­cho bá­si­co de to­dos a una vi­vien­da ade­cua­da.

El ac­tual go­bierno ar­gen­tino, jun­to a otros paí­ses del mun­do, ha fir­ma­do me­tas/ob­je­ti­vos pa­ra re­ver­tir la ac­tual si­tua­ción mun­dial en ma­te­ria de há­bi­tat, en­tre las que se en­cuen­tran:

• Ob­je­ti­vo 11: lo­grar que las ciu­da­des y los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos sean in­clu­si­vos, se­gu­ros, re­si­lien­tes y sos­te­ni­bles.

• 11.1: de aquí al 2030, ase­gu­rar el ac­ce­so de to­das las per­so­nas a vi­vien­das y ser­vi­cios bá­si­cos ade­cua­dos, se­gu­ros y ase­qui­bles y me­jo­rar los ba­rrios mar­gi­na­les

• 11.3: de aquí al 2030, au­men­tar la ur­ba­ni­za­ción in­clu­si­va y sos­te­ni­ble y la ca­pa­ci­dad pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción y la ges­tión par­ti­ci­pa­ti­vas, in­te­gra­das y sos­te­ni­bles de los asen­ta­mien­tos hu­ma­nos en to­dos los paí­ses.

• 11.7: de aquí al 2030, pro­por­cio­nar ac­ce­so universal a zo­nas ver­des y es­pa­cios pú­bli­cos se­gu­ros, in­clu­si­vos y ac­ce­si­bles, en par­ti­cu­lar pa­ra las mu­je­res y los ni­ños, las per­so­nas de edad y las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. En los úl­ti­mos días, des­de el Ins­ti­tu­to de Pla­ni­fi­ca­ción y Pro­mo­ción de la Vi­vien­da (IPPV) se anun­ció que, en el Pre­su­pues­to 2019 no hay fon­dos pa­ra la cons­truc­ción de nue­vas vi­vien­das y que “los re­cur­sos que enviará el go­bierno na­cio­nal –a tra­vés del Fo­na­vi– se uti­li­za­rán pa­ra ter­mi­nar las obras que es­tán en mar­cha”, se­gún los fun­cio­na­rios. Es evi­den­te que to­dos los “pla­nes” que el go­bierno na­cio­nal lan­zó co­mo es­que­mas de su po­lí­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal fra­ca­sa­ron y que el acuer­do con el FMI es una prio­ri­dad que re­le­ga cual­quier po­si­bi­li­dad de dar so­lu­cio­nes a las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos. Los cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, el es­que­ma PPP (un sis­te­ma mix­to en­tre el sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do), los ya ol­vi­da­dos anun­cios de las vi­vien­das “chi­nas” (un “su­pues­to” lla­ma­do in­ter­na­cio­nal pa­ra li­ci­tar la cons­truc­ción de vi­vien­das cons­trui­das con pa­ne­les de hor­mi­gón o bien de ma­de­ra re­ves­ti­da) son mues­tras de un fra­ca­so sus­ten­ta­do en la po­ca pre­vi­si­bi­li­dad por par­te del go­bierno na­cio­nal y, por otro la­do, en­ten­der al há­bi­tat po­pu­lar co­mo par­te del ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio, de un mer­ca­do ajeno a los su­fri­mien­tos de quie­nes no pue­den ac­ce­der a so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les ade­cua­das.

Por ello es que los go­bier­nos lo­ca­les (Pro­vin­cia y mu­ni­ci­pios) es­tán ata­dos de pies y ma­nos por una po­lí­ti­ca cen­tra­li­za­da, en re­fe­ren­cia a los re­cur­sos que só­lo se su­mi­nis­tran, en su ma­yo­ría, pa­ra pa­liar el dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal cuan­ti­ta­ti­vo.

Dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal

Aquí nos de­ten­dre­mos, el dé­fi­cit cuan­ti­ta­ti­vo se con­cen­tra en la es­ca­sez de vi­vien­da nue­va y res­pon­de al cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal pro­gre­si­vo o cu­brir el mer­ca­do de al­qui­les. Pe­ro es­tá cla­ro que és­te no es el úni­co pro­ble­ma que de­be en­fren­tar la po­lí­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal de un Es­ta­do, ya que la in­se­gu­ri­dad de la te­nen­cia, los asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res, las vi­vien­das que re­quie­ren me­jo­ras sus­tan­cia­les pa­ra cum­plir con la con­di­ción de ha­bi­ta­bi­li­dad mí­ni­ma (lo que lla­ma­mos dé­fi­cit cuan­ti­ta­ti­vo), son pro­por­cio­nal­men­te tan­to o más im­por­tan­tes que cons­truir ca­sas y de­par­ta­men­tos. El Cen­so Na­cio­nal de Po­bla­ción, Ho­ga­res y Vi­vien­das 2010 en la Ar­gen­ti­na mues­tra que de

13.812.125 vi­vien­das par­ti­cu­la­res en el país 11.317.507 es­tán ha­bi­ta­das y 2.494.618, des­ha­bi­ta­das; y el

62,6% de las vi­vien­das par­ti­cu­la­res ha­bi­ta­das del país tie­ne ca­li­dad de ma­te­ria­les acep­ta­bles. Un ter­cio de las vi­vien­das del país

(33,3%) de­be­ría re­ci­bir me­jo­ras en los ma­te­ria­les con que han si­do cons­trui­das, mien­tras que el

4,1%, del par­que ha­bi­ta­cio­nal de­be­ría ser re­em­pla­za­do. Ade­más los da­tos del 2010 in­di­ca­ban que, de los 12.171.675 ho­ga­res iden­ti­fi­ca­dos en el te­rri­to­rio na­cio­nal, 1.111.622 son cla­si­fi­ca­dos con NBI, es­to re­pre­sen­ta el 9,1% de los ho­ga­res en los que ha­bi­tan 4.956.711 per­so­nas.

To­dos es­tos da­tos afec­tan di­rec­ta­men­te la ca­li­dad de vi­da y el ac­ce­so a de­re­chos hu­ma­nos bá­si­cos y el re­to que te­ne­mos de ca­ra al fu­tu­ro es ge­ne­rar equi­dad ur­ba­na, que no im­pli­ca só­lo cons­truir vi­vien­das nue­vas, sino me­jo­rar las exis­ten­tes, fa­ci­li­tar el ac­ce­so a ser­vi­cios des­de una pers­pec­ti­va in­te­gral de la ciu­dad.

El con­cep­to de há­bi­tat

El há­bi­tat tie­ne múl­ti­ples com­po­nen­tes, to­dos re­fe­ri­dos al or­de­na­mien­to te­rri­to­rial in­te­gral; no hay vi­vien­da sin sue­lo, no exis­te sue­lo sin in­fra­es­truc­tu­ra bá­si­ca, no pue­de cons­truir­se ciu­dad sin equi­pa­mien­to ur­bano, no exis­te lo ur­bano sin la mi­ra­da to­ta­li­za­do­ra del te­rri­to­rio. Siem­pre se ha­bi­ta, pe­ro ha­bi­tar ade­cua­da­men­te re­fie­re al sen­ti­do más glo­ba­li­za­dor de la pa­la­bra, in­clu­yen­do to­das las va­ria­bles po­si­bles (sue­lo, vi­vien­da, in­fra­es­truc­tu­ra, trans­por­te, re­crea­ción, sa­lud, edu­ca­ción, etc.), en de­fi­ni­ti­va una in­te­gra­li­dad com­ple­ja. Es im­por­tan­te que des­de las es­fe­ras del Es­ta­do pue­da ar­ti­cu­lar­se una po­lí­ti­ca de há­bi­tat y que des­de los go­bier­nos se eje­cu­ten es­tra­te­gias pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial que per­mi­tan a los sec­to­res ex­clui­dos ac­ce­der al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Y en es­te sen­ti­do exis­ten dos ejes fun­da­men­ta­les a con­si­de­rar:

a) Po­lí­ti­ca de sue­lo, don­de se de­be in­ter­ve­nir en el Mer­ca­do de Sue­lo, de­fi­nien­do el cre­ci­mien­to ur­bano de acuer­do a lo es­ta­ble­ci­do por una pla­ni­fi­ca­ción in­te­gral del te­rri­to­rio (ur­bano-ru­ral) y reade­cuan­do las he­rra­mien­tas le­ga­les y de re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria que per­mi­tan re­cu­pe­rar ren­ta in­mo­bi­lia­ria so­bre la in­ver­sión es­ta­tal rea­li­za­da ha­cia el pri­va­do, re­di­tuan­do és­ta, en los sec­to­res so­cia­les más em­po­bre­ci­dos.

b) Po­lí­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal, don­de se de­ben ges­tio­nar mo­de­los cons­truc­ti­vos ba­sa­dos en pa­liar el dé­fi­cit exis­ten­te cuan­ti­ta­ti­vo (cons­truc­ción de nue­vas so­lu­cio­nes ha­bi­ta­cio­na­les) y cua­li­ta­ti­vo (me­jo­rar las vi­vien­das exis­ten­tes). Se­rá fun­da­men­tal ob­te­ner es­ta­dís­ti­ca y diag­nós­ti­co de la si­tua­ción ini­cial, pa­ra pro­yec­tar un plan efec­ti­vo de desa­rro­llo ha­bi­ta­cio­nal. Mer­can­ti­li­zar el há­bi­tat im­pli­ca un ne­go­cio prohi­bi­ti­vo pa­ra mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que no tie­nen ac­ce­so a una vi­vien­da ade­cua­da. Los da­tos men­cio­na­dos nos mues­tran que la ca­sa y su dé­fi­cit no son só­lo cuan­ti­ta­ti­vos y que la mi­ra­da y ges­tión del Es­ta­do de­be es­tar cen­tra­da tam­bién en el dé­fi­cit cua­li­ta­ti­vo, que se re­suel­ve au­men­tan­do las he­rra­mien­tas pa­ra que la pro­duc­ción del há­bi­tat es­té de la mano con la pro­duc­ción so­cial y no tan ape­ga­da a la cons­truc­ción em­pre­sa­rial de vi­vien­das.

Por otra par­te, la fal­ta de re­cur­sos y el aban­dono del Es­ta­do en el sos­te­ni­mien­to de los de­re­chos bá­si­cos (sa­lud, edu­ca­ción, há­bi­tat) ha­cen que el fu­tu­ro se os­cu­rez­ca pa­ra mi­llo­nes de ciu­da­da­nos des­pro­te­gi­dos de los in­tere­ses mi­no­ri­ta­rios del mer­ca­do y la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra, des­re­gu­la­da y fi­nal­men­te ca­ní­bal.

Re­sol­ver la in­se­gu­ri­dad de la te­nen­cia, los asen­ta­mien­tos irre­gu­la­res y las vi­vien­das que re­quie­ren me­jo­ras es tan­to o más im­por­tan­te que cons­truir ca­sas.

Mer­can­ti­li­zar el há­bi­tat im­pli­ca trans­for­mar­lo en un ne­go­cio prohi­bi­ti­vo pa­ra mi­llo­nes de ciu­da­da­nos que no tie­nen ac­ce­so a un há­bi­tat ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.