Re­cam­bio li­be­ral y la tor­men­ta bra­si­le­ña

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Héc­tor Da­niel Aya­ra­chi Fuen­tes DNI 35.492.138

Los bas­tio­nes “so­cia­lis­tas” que aún per­sis­ten en el con­ti­nen­te son Ve­ne­zue­la y Bo­li­via. El pri­me­ro con una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­co-so­cial tre­men­da, el otro con una eco­no­mía que re­pun­ta y sor­pren­de. ¿Cu­ba? Bueno, si­gue re­sis­tien­do, pe­ro ¿has­ta cuán­do? Atrás que­da­ron esas reunio­nes en don­de Pe­pe Mu­ji­ca, Hu­go Chá­vez, Nés­tor Kirch­ner, Evo Mo­ra­les, Ra­fael Co­rrea, Ma­du­ro, Fi­del Cas­tro y Dil­ma in­clu­si­ve so­ña­ban con un con­ti­nen­te uni­do. La­men­ta­ble­men­te, opa­ca­dos por es­can­da­lo­sos ca­sos de co­rrup­ción y una cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial y lo­cal de­bi­do a la de­pre­cia­ción de sus pro­duc­tos pri­ma­rios, que les cor­tó la canilla del asis­ten­cia­lis­mo “gra­tui­to”.

La sen­ten­cia de muer­te es­ta­ba pac­ta­da pa­ra la ma­yo­ría de los paí­ses “so­cia­lis­tas”, muy de­pen­dien­tes de las di­vi­sas ex­ter­nas y el gas­to pú­bli­co ex­ce­si­vo. Sin em­bar­go, an­te es­te pa­no­ra­ma som­brío sor­pren­de có­mo Bo­li­via ga­na te­rreno y tie­ne la po­si­bi­li­dad de cre­cer, mien­tras sus an­ti­guos alia­dos en­mas­ca­ra­dos aho­ra por el nue­vo re­cam­bio del li­be­ra­lis­mo su­fren las con­se­cuen­cias.

Una ola de li­be­ra­lis­mo sacude al con­ti­nen­te, Bol­so­na­ro en Bra­sil es un ejem­plo cla­ro ac­tual. Nos ha­ce pen­sar: ¿qué pa­sa­rá ma­ña­na? El eterno amor y desamor ha­cia nues­tras cla­ses po­lí­ti­cas nos obli­ga a cam­biar, pe­ro las ca­ras si­guen sien­do las mis­mas.

So­cia­lis­tas, li­be­ra­les, de iz­quier­da o de­re­cha, y los ma­ti­ces po­co cla­ros en­tre ellos, pe­ro bá­si­ca­men­te la eter­na lu­cha en­tre el asis­ten­cia­lis­mo o el “que se arre­glen co­mo pue­dan”, es­tá do­mi­nan­do nues­tro con­ti­nen­te. El in­ten­to fra­tri­ci­da de equi­pa­rar to­dos los bie­nes y ser­vi­cios al dó­lar,

y de li­mi­tar las pa­ri­ta­rias le­jos de la inflación real, es una se­ñal cla­ra del ajus­te a un es­ta­do mí­ni­mo, pro­pues­to por los li­be­ra­les. Si Ma­cri no es li­be­ral, me lla­mo Jua­ni­to La­gu­na, y no lo soy.

Con Bol­so­na­ro en la pre­si­den­cia de Bra­sil, me pre­gun­to: ¿qué ha­rá en ma­te­ria eco­nó­mi­ca? Re­cor­de­mos que Ar­gen­ti­na ex­por­ta au­tos y au­to­par­tes a Bra­sil. De re­du­cir el asis­ten­cia­lis­mo a su po­bla­ción, ve­re­mos mer­ma­da la de­man­da, gol­peán­do­nos in­de­fec­ti­ble­men­te. Es­to agra­va­rá nues­tra cri­sis eco­nó­mi­ca.

Pe­ro es­to no es to­do, si la eco­no­mía bra­si­le­ña si­gue con ac­ti­tu­des tí­mi­das, va y no va, co­mo lo ha­ce ac­tual­men­te, ¿a dón­de va­mos a pa­rar con más po­lí­ti­cas li­be­ra­les? Y es­to no só­lo con los au­tos, de apli­car me­di­das eco­nó­mi­cas pro­tec­cio­nis­tas nos afec­ta­rá aún más, só­lo bas­ta ver a Trump y su gue­rra eco­nó­mi­ca con Chi­na. Una nue­va tor­men­ta se nos vie­ne, y tie­ne nom­bre: Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.