Vie­ne de ta­pa

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES -

De­be­ría con­tar­se con una uni­dad de ges­tión del Par­que y con ase­so­ra­mien­to de es­pe­cia­lis­tas, ge­ne­rar de­ba­tes que per­mi­tan a los ciu­da­da­nos opi­nar so­bre qué ha­cer en es­te lu­gar.

Es­to plan­tea dos gran­des cues­tio­nes: por un la­do la desapren­sión de los ciu­da­da­nos (ha­brá que in­sis­tir con la edu­ca­ción am­bien­tal) y por otro la fal­ta de una po­lí­ti­ca por par­te de las au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les pa­ra la ges­tión y el con­trol am­bien­tal de lo que lla­ma­mos el Par­que Nor­te en su to­ta­li­dad, que es mu­cho más que la par­te su­pe­rior don­de es­tán los sen­de­ros. ¿Se­rán ne­ce­sa­rios guar­dias am­bien­ta­les? O qui­zás crear, co­mo en los par­ques na­cio­na­les o pro­vin­cia­les, la fi­gu­ra de un in­ten­den­te pa­ra que con una mi­ra­da am­bien­tal se ad­mi­nis­tre el par­que.

Otro de los pro­ble­mas que han ocu­rri­do en Par­que es la al­te­ra­ción de mu­chos sis­te­mas de dre­na­je ori­gi­na­les por la cons­truc­ción de dis­tin­tas obras. Un ejem­plo de es­to pue­de ver­se en la pis­ta de mo­to­cross don­de se mo­di­fi­ca­ron los cau­ces, se re­lle­na­ron otros y se des­mon­tó una gran su­per­fi­cie de ve­ge­ta­ción na­ti­va. El agua que pro­vie­ne de la par­te su­pe­rior de la bar­da es des­via­da a otro sec­tor por un pro­fun­do y pe­li­gro­so ca­nal (con ba­su­ra in­clui­da) pa­ra evi­tar que cru­ce la pis­ta. Es­to cons­ti­tu­ye una de­gra­da­ción de las con­di­cio­nes del pai­sa­je, que su­ma­do a las ins­ta­la­cio­nes cons­trui­das son un ejem­plo de lo que no se de­be ha­cer si se quie­re pro­te­ger el pai­sa­je y el eco­sis­te­ma o je­rar­qui­zar­lo. La con­ta­mi­na­ción so­no­ra com­ple­ta el cua­dro des­agra­da­ble de es­te sec­tor del Par­que. Ha­bien­do tan­to es­pa­cio no muy le­jos de la ciu­dad, de­be­ría ges­tio­nar­se el traslado de es­te cir­cui­to y re­me­diar in­me­dia­ta­men­te es­te sec­tor.

El in­efi­cien­te sis­te­ma de rie­go del bos­que es cau­sa de se­ve­ros pro­ble­mas am­bien­ta­les. Se tra­ta de lo que co­mún­men­te se co­no­ce co­mo rie­go por inun­da­ción a tra­vés de canales. De es­te mo­do las plan­tas só­lo to­man una par­te del rie­go y el res­to, la gran ma­yo­ría, pa­sa al sub­sue­lo y dre­na ha­cia los bor­des de la bar­da, don­de sur­ge co­mo ma­nan­tia­les. Es por ello que han apa­re­ci­do nue­vos arro­yos que se di­ri­gen pen­dien­te aba­jo ha­cia dis­tin­tos sec­to­res del par­que. Es­ta si­tua­ción ha pro­du­ci­do una me­ta­mor­fo­sis de las con­di­cio­nes na­tu­ra­les que no tie­nen na­da que ver con el eco­sis­te­ma ori­gi­nal. Ve­ge­ta­ción que no exis­tía, nue­vas la­gu­nas de agua tur­bia, zo­nas pan­ta­no­sas, jun­ca­les in­tran­si­ta­bles.

Ha­ce un tiem­po la ra­dio de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Co­mahue de­bió cam­biar­se de si­tio por la gran can­ti­dad de agua que pro­ve­nía des­de la me­se­ta. De­be­ría pen­sar­se en re­em­pla­zar el sis­te­ma ac­tual por el co­no­ci­do co­mo “go­teo”, ideal pa­ra zo­nas ári­das, que per­mi­te la uti­li­za­ción óp­ti­ma del agua.

Otra de las con­se­cuen­cias del rie­go ex­ce­si­vo es la sa­li­ni­za­ción de la­de­ras y bor­des de arro­yos. Se lo re­co­no­ce por el co­lor blan­que­cino que sue­le ver­se en al­gu­nas su­per­fi­cies y es­tra­tos geo­ló­gi­cos. Es­to no es pro­pio del lu­gar y des­lu­ce la be­lle­za del pai­sa­je, ade­más de per­ju­di­car el sue­lo y la ve­ge­ta­ción. Es­ta si­tua­ción ha da­do lu­gar a un nue­vo eco­sis­te­ma, dis­tin­to al an­te­rior co­mo re­sul­ta­do de ac­cio­nes desapren­si­vas con el am­bien­te. Con ello la fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción que­da en evi­den­cia. In­sis­ti­mos, la fi­gu­ra de un or­ga­nis­mo que ad­mi­nis­tre y di­se­ñe to­dos es­tos cam­bios es más que ne­ce­sa­ria.

El di­se­ño de los sen­de­ros, la ilu­mi­na­ción, la car­te­le­ría y la ins­ta­la­ción de ba­ños pú­bli­cos le han da­do un as­pec­to agra­da­ble a es­te lu­gar. Mu­cha gen­te con­cu­rre dia­ria­men­te a rea­li­zar sus ca­mi­na­tas, en­con­trar­se con ami­gos y dis­fru­tar del en­torno y las vis­tas de los dis­tin­tos mi­ra­do­res. Los ár­bo­les han traí­do una va­ria­da can­ti­dad de pá­ja­ros, apa­re­cen los hon­gos ba­jo los pi­nos lue­go de las llu­vias y has­ta han vuel­to los zo­rros. Pocas ciu­da­des pue­den con­tar con un lu­gar tan lin­do pa­ra dis­fru­tar. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio con­si­de­rar la to­ta­li­dad del Par­que, a tra­vés de una mi­ra­da que con­tem­ple to­dos los ele­men­tos que com­po­nen el am­bien­te y su re­la­ción en­tre ellos. Los ha­bi­tua­les vi­si­tan­tes que se aven­tu­ran por los sec­to­res me­nos con­cu­rri­dos han ge­ne­ra­do una enor­me can­ti­dad de sen­de­ros, más de los ne­ce­sa­rios. Es­te es otro de los as­pec­tos que de­be­rán co­rre­gir­se pa­ra que no si­ga avan­zan­do el de­te­rio­ro de la ve­ge­ta­ción na­ti­va. En sín­te­sis po­dría afir­mar­se que la par­te su­pe­rior del Par­que (el sec­tor de me­se­ta) ha su­fri­do una enor­me trans­for­ma­ción des­de su crea­ción mis­ma y su uso es ca­da vez más in­ten­si­vo. Po­co que­da de su eco­sis­te­ma ori­gi­nal, aun­que el lu­gar, a juz­gar por la con­cu­rren­cia, ha re­ci­bi­do la apro­ba­ción del pú­bli­co.

Aquí se ha cons­trui­do un nue­vo eco­sis­te­ma. En cam­bio en la par­te más ale­ja­da de la me­se­ta el par­que se en­cuen­tra en to­tal es­ta­do de de­gra­da­ción.

¿Qué de­be­ría ha­cer­se con el Par­que Nor­te? ¿Man­te­ner las con­di­cio­nes ori­gi­na­les, tí­pi­cas de un am­bien­te ári­do, o se­guir con las mo­di­fi­ca­cio­nes tal co­mo ocu­rre en la par­te su­pe­rior?

En pri­mer lu­gar de­be­ría con­tar­se con una uni­dad de ges­tión del Par­que y con ase­so­ra­mien­to de es­pe­cia­lis­tas, ge­ne­rar de­ba­tes que per­mi­tan a los ciu­da­da­nos opi­nar so­bre qué ha­cer en es­te lu­gar. El enor­me cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal que es­tá te­nien­do Neu­quén ha­rá que sea ca­da vez ma­yor la pre­sión de uso so­bre es­te es­pa­cio por lo que se­ría con­ve­nien­te con­tar con un plan de ma­ne­jo. Aún se es­tá a tiem­po.

Sea cual sea la op­ción que se eli­ja, de­be­ría rea­li­zar­se de una ma­ne­ra sos­te­ni­ble con el am­bien­te. Pa­ra ello es ne­ce­sa­ria una pla­ni­fi­ca­ción de la to­ta­li­dad de es­te lu­gar que con­si­de­re tan­to las cues­tio­nes am­bien­ta­les co­mo los in­tere­ses de la gran can­ti­dad de usua­rios que día a día asis­ti­mos allí.

*Doc­tor en Geo­gra­fía, in­ves­ti­ga­dor de la UNC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.