Una área na­tu­ral pro­te­gi­da que es­tá en si­tua­ción de ries­go

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Ru­bén Gó­mez *

El Par­que Regional Bar­das Nor­te (PRBN) es un área na­tu­ral pro­te­gi­da de la ciu­dad de Neu­quén. Tie­ne una su­per­fi­cie de más de 500 hec­tá­reas.

Des­de an­tes de su crea­ción el PRBN es fre­cuen­ta­do por nu­me­ro­so pú­bli­co de la ciu­dad y lo­ca­li­da­des ale­da­ñas, pa­ra ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, edu­ca­ti­vas, cul­tu­ra­les y de es­par­ci­mien­to. Los ma­yo­res atrac­ti­vos del par­que son:

• El bos­que artificial Juan Luis An­to­ni­ni, con es­pe­cies exó­ti­cas que fue­ron plan­ta­das ha­ce me­dio si­glo con el ob­je­ti­vo prin­ci­pal de con­tro­lar los ries­gos alu­vio­na­les, rem­pla­zan­do la ja­ri­lla y el coirón (es­pe­cies na­tu­ra­les) por una co­ber­tu­ra ver­de que re­ge­ne­ra­ra el sue­lo des­trui­do por las ave­ni­das plu­via­les. El bos­que cuen­ta con sen­de­ros pa­ra ca­mi­na­tas, un cir­cui­to ilu­mi­na­do con fa­ro­las led. Tam­bién cuen­ta con va­rios mi­ra­do­res pa­no­rá­mi­cos y má­qui­nas pa­ra ejer­ci­cios dis­po­ni­bles al pú­bli­co.

• Sen­de­ros rús­ti­cos pa­ra ca­mi­na­tas diur­nas y noc­tur­nas (con lin­ter­na) por den­tro de la geo­gra­fía del PRBN. Son con­cu­rri­dos por di­fe­ren­tes gru­pos de to­da edad, con in­te­rés de es­par­ci­mien­to, pro­gra­mas de sa­lud, en­tre­na­mien­to y com­pe­ten­cias de­por­ti­vas. Tam­bién cuen­ta con al­gu­nos sen­de­ros pa­ra bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña.

Den­tro del PRBN tam­bién se en­cuen­tra la Pla­za de las Ban­de­ras, ubi­ca­da en el ex­tre­mo nor­te de la Ave­ni­da Ar­gen­ti­na, que cuen­ta con un más­til de gran al­tu­ra don­de se enar­bo­la la ban­de­ra ar­gen­ti­na, una fuen­te con sen­de­ros in­te­rio­res que la atra­vie­san y una ex­pla­na­da pa­ra es­par­ci­mien­to y ac­ti­vi­da­des al ai­re libre. Ade­más exis­te un Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co, so­bre la ca­lle Je­sús María en un cla­ro que se­pa­ra dos sec­cio­nes del bos­que. Brin­da ac­ti­vi­da­des de ob­ser­va­ción co­mo di­vul­ga­ción de co­no­ci­mien­tos del ru­bro.

Una pis­ta de mo­to­cross, otra de bi­ci­cross y par­te de una can­cha de golf se en­cuen­tran den­tro del área, con au­to­ri­za­cio­nes que ven­cie­ron ha­ce dé­ca­das, lo que es­tá en re­vi­sión en el mar­co del sta­tus de pro­tec­ción da­do por la le­gis­la- ción vi­gen­te.

Mar­co ju­rí­di­co y fun­cio­nal

La crea­ción del PRBN, sus lí­mi­tes pre­ci­sos, usos e ins­tru­men­tos y con­di­cio­nes pa­ra su ges­tión co­mu­ni­ta­ria fue­ron de­ter­mi­na­dos por la or­de­nan­za mu­ni­ci­pal Nº 9640 el 28/11/2002, que con­tie­ne co­mo Anexo I un plano de de­li­mi­ta­ción y co­mo Anexo II el ob­je­to y con­for­ma­ción de la Uni­dad Téc­ni­ca de Ges­tión Te­rri­to­rial co­rres­pon­dien­te al par­que, cu­ya con­for­ma­ción y fun­cio­na­mien­to si­gue ne­ga­da has­ta el pre­sen­te por el Eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal. Tu­vo co­mo an­te­ce­den­tes la or­de­nan­za Nº 4538 de

1990 que creó el Par­que Regional Pú­bli­co man­te­nien­do el es­ta­do de do­mi­nio mu­ni­ci­pal de las tie­rras y de­cla­ran­do di­cha zo­na co­mo pa­tri­mo­nio pai­sa­jís­ti­co y ur­ba­nís­ti­co de la ciu­dad de Neu­quén; la or­de­nan­za Nº 7100 de 1995 que lo am­plió; y la or­de­nan­za Nº 8201 de fe­cha 10/7/1998, que apro­bó el Có­di­go de Pla­nea­mien­to y Ges­tión Ur­bano Am­bien­tal de la Ciu­dad de Neu­quén.

No obs­tan­te, las su­ce­si­vas in­ten­den­cias fra­ca­sa­ron en la pre­ser­va­ción del es­pa­cio, y co­mo con­se­cuen­cia el

13/11/2003 se dic­tó la or­de­nan­za Nº

9887, de­cla­rán­do­se el es­ta­do de emer­gen­cia am­bien­tal del par­que co­mo con­se­cuen­cia de la de­gra­da­ción que pro­du­cían mo­to­ci­cle­tas y cua­tri­ci­clos cir­cu­lan­do sin con­trol.

Pos­te­rior­men­te y ba­sa­do en la ley pro­vin­cial 2594, el Con­ce­jo De­li­be­ran- te creó por or­de­nan­za N011874 el Sis­te-ma Mu­ni­ci­pal de Áreas Na­tu­ra­les Pro-te­gi­das (S imap), com­pren­dien­do en pri­mer lu­gar al PRBN, au­men­tan­do al má­xi­mo su sta­tus de pro­tec­ción am-bien­tal pa­ra: I) Con­ser­var la bio­di­ver­si-dad, man­te­nien­do la di­ver­si­dad ge­né­ti-ca de los eco­sis­te­mas, las es­pe­cies au-tóc to­nas y sil­ves­tres tan­to de flo­ra co-mo de fau­na, y con­ser­var el pai­sa­je na-tu­ral y cul­tu­ral, las be­lle­zas es­cé­ni­cas, los ras­gos fi­sio­grá­fi­cos y las for­ma­cio-nes geo­ló­gi­cas. II) Ga­ran­ti­zar la im­ple-men­ta­ción de pro­gra­mas educativos y de in­ves­ti­ga­ción en las áreas a pro­te­ger, pro­mo­vien­do los va­lo­res y prin­ci­pios de con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za, más to­da ac­ción que in­cen­ti­va la par­ti­ci­pa-ción ciu­da­da­na. III) Pro­pi­ciar el de­sa-rro­llo de ac­ti­vi­da­des de ba­jo im­pac­to pro­mo­vien­do con­di­cio­nes de res­tau­ra-ción yre­cu­pe­ra­ción de eco­sis­te­mas­de-gra­da­dos.

Si­tua­ció­nact

¿Pe­ro cuál es un pro­ble­ma cro caz, per­dién­dosj de 4.000 ár­bo­le ni­ci­pal in­ten­tó u] les en el par­que! dia­ción que le fu men­te por la Del la Ciu­dad. El Mu por la Jus­ti­cia a pre­vio a con­ti­nu Ha­yes­pa­cios des o ba­rrios pf se en­cuen­tra un y bi­ci­cross que za­cio­nes vi­gen­hi pac­to y com­pa­tii form­for­me el sta­tus área. Peor aún el paly la mo­ro­sid res­pec­to au­na tie­rras, ya po­pu­li vip". Son ca­si 8 hual el es­ta­do del bos­que?: mi­co es su rie­go inefi-a por se­quía al­re­de­dor . La ac­tual­ges­tión mu-na ta­la ma­si­va de ár­bo-sin un plan de re­me-e re­cla­ma­do ju­di­cial--en­so­ría del Pue­blo de ni­ci­pio fue re­cla­ma­do pre­sen­tar di­cho plan, ar con la ta­la. )cu­pa­dos por ac­ti­vi­da-va­dos: den­tro del área cir­cui­to de mo­to­cross o cuen­tan con au­to­ri-es, ni es­tu­dios de im-Ili­dad am­bien­tal con-le pro­tec­ción da­da al 3 la to­le­ran­cia mu­ni­ci-ad del Po­der Ju­di­cial agran­te usur­pa­ción de za­da co­mo la "to­ma ec­tá­reas, que per­ma-ne­cen alam­brad as pa­ra usu­fruc­to ex-clu­si­vo de los ve­ci­nos de un ba­rrio pri-va­do, don­de vi­ven fun­cio­na­rios de los tres po­de­res d '1 Es­ta­do mu­ni­ci­pal y pro­vin­cial. La Sin­di­ca­to ia Mu­ni­ci­pal dic­ta­mi-

Las su­ce­si­vas in­ten­den­cias vie­nen in­cum­plien­do sus de­be­res es­ta­ble­ci­dos en las or­de­nan­zas, lo que obli­ga a la de­fen­sa por me­dios ju­di­cia­les y la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na.

nó en abril que la or­de­nan­za Nº 5736 que dio de­re­cho de uso sin op­ción a com­pra de una frac­ción de 3,3 hec­tá­reas de Par­que y ca­lle pú­bli­ca al ba­rrio pri­va­do El Rin­cón Club de Cam­po ven­ció en el 2012. Y que las 4,2 hec­tá­reas res­tan­tes fue­ron ocu­pa­das sin do­cu­men­to le­gal que lo au­to­ri­ce. Dic­ta­mi­nó tam­bién que el Mu­ni­ci­pio de­bió in­ti­mar pa­ra su de­vo­lu­ción, de­ber que la In­ten­den­cia in­cum­ple has­ta la fe­cha. Por el con­tra­rio pro­pi­ció la enaje­na­ción de las tie­rras en ven­ta di­rec­ta, lo que lo­gró des­ac­ti­var­se por la mo­vi­li­za­ción y re­cla­mo de los ciu­da­da­nos de­ci­di­dos a re­cu­pe­rar el par­que pú­bli­co.

Tam­bién hay da­ños a las bar­das den­tro del par­que: la in­ten­den­cia arra­só hec­tá­reas de bar­da en zo­na ad­ya­cen­te a la pis­ta de mo­to­cross ci­ta­da y pro­mo­vió obras por mano de ter­ce­ros al oes­te de la mis­ma, que mo­ti­va­ron reac­cio­nes ciu­da­da­nas y am­pa­ros am­bien­ta­les an­te el Po­der Ju­di­cial, con in­ter­ven­ción de la De­fen­so­ría del Pue­blo, que se en­cuen­tran to­da­vía en cur­so le­gal.

Hay ven­ta de lo­tes que se­rían par­te del PRBN: aler­ta­da por ve­ci­nos de la ciu­dad, la De­fen­so­ría del Pue­blo in­ter­pu­so ac­ción le­gal con­tra la ven­ta de dos lo­tes que se­rían par­te del Par­que, cu­ya men­su­ra no ha cum­pli­do la In­ten­den­cia mu­ni­ci­pal. (Li­ci­ta­ción Púb. 1/18)

Co­mo se vio, los re­pre­sen­tan­tes del pue­blo (Con­ce­jo De­li­be­ran­te) han crea­do y es­ta­ble­ci­do los usos per­mi­ti­dos y pro­tec­ción del PRBN, pe­ro las su­ce­si­vas in­ten­den­cias vie­nen a con­tra­mano e in­cum­plien­do sus de­be­res es­ta­ble­ci­dos en las or­de­nan­zas, lo que obli­ga a la de­fen­sa por me­dios ju­di­cia­les y la mo­vi­li­za­ción ciu­da­da­na.

Preo­cu­pa tam­bién la inac­ción de los or­ga­nis­mos pro­vin­cia­les de Me­dio Am­bien­te, Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das y Re­cur­sos Hídricos, que de­bie­ran in­ter­ve­nir ya que to­do lo que da­ñe o con­ta­mi­ne al Par­que se tras­la­da al río Neu­quén y su en­torno in­ter­pro­vin­cial.

*In­te­gran­te del Fo­ro Ciudadano pa­ra la De­mo­cra­cia de Neu­quén y Mul­ti­sec­to­rial en De­fen­sa del Par­que Regional Bar­das Nor­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.