Cal­ca­treu, la es­tre­lla del ár­bol

EL PRO­YEC­TO MI­NE­RO EN LA RE­GIÓN SUR RIONEGRINA ES­TÁ EN ETA­PA EX­PLO­RA­TO­RIA Y SE AL­ZAN LAS VO­CES POR LOS PER­JUI­CIOS QUE PUE­DE CAU­SAR LA AC­TI­VI­DAD EN UNA AM­BIEN­TE CON PRE­CA­RIA PRO­VI­SIÓN DE AGUA.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Ana Wie­man, Ar­man­do Ali­gia, Fa­bia­na Ve­ga *

Ha­bía una vez dos pro­yec­tos mi­ne­ros que en reali­dad eran uno, uni­dos por el oro de un mis­mo ya­ci­mien­to y por nues­tra re­sis­ten­cia con­ti­nua da: Cal catre u en Río Ne­gro, Na­vi­dad en Chu­but.

Los ve­ci­nos de Ja­co­bac­ci sa­ben que sino se reac­ti­vó Cal catre u, a pe­sar de la de­ro­ga­ción de la ley An­ti­cia­nu­ro, es por­que no han po­di­doa­van­zar con Na­vi­dad en la ve­ci­na Chu­but.

Cual­quier pro­yec­to mi­ne­ro hay que en­ten­der­lo en el con­tex­to mun­dial, no en el con­tex­to de una de­man­da le­gí­ti­ma sino de una se­rie de pro­ce­di­mien­tos y de­man­das fi­nan­cie­ras cu­yo eje es el ca­pi­tal usu­ra­rio, que se en­cuen­tra muy por en­ci­ma de las ne­ce­si­da­des de los mis­mos in­dus­tria­les.

Por eso, cuan­do al­guien li­via­na­men­te di­ce que so­mos ri­cos en re­cur­sos en reali­dad es­tá ofre­cien­do su país, su te­rri­to­rio, sus cuen­cas, el agua, el ai­re… y los pro­yec­tos de vi­da de los ha­bi­tan­tes in­con­sul­tos. A cam­bio de unas mi­ga­jas que po­drían ayu­dar muy po­co a las fi­nan­zas de la Pro­vin­cia y la Na­ción (un quin­to de un pre­su­pues­to de la pro­vin­cia re par­ti­do en sie­te años ), a cam­bio de con­ta­mi­na­ción por si­glos, el agua que co­rres­pon­de­ría a los pro­duc­to­res y la de­ser­ti­fi­ca­ción la zo­na.

Pa­ra sa­car dos gra­mos de oro ne­ce­si­tan pul­ve­ri­zar una to­ne­la­da de ro­ca, se­gún in­for­man las mis­mas mi­ne­ras.

Y el plan es ex­traer do­ce to­ne­la­das de oro, pa­ra lo cual es ne­ce­sa­rio pul­ve­ri­zar seis mi­llo­nes de to­ne­la­das­de tie­rra, el equi­va­len­te a dos pi­rá­mi­des y me­dia de Egip­to, de­jan­do un crá­ter vi­si­ble des­de el es­pa­cio.

Por otro la­do, la cuen­ca de agua sub­te­rrá­nea de Li­pe­trén, úni­co re­ser­vo­rio de la zo­na, tie­ne una ca­pa­ci­dad de 2,5 mi­llo­nes de li­tros dia­rios y pa­ra no afec­tar­la só­lo se pue­de sa­car la mi­tad, pe­ro la mi­ne­ra ne­ce­si­ta 2 mi­llo­nes de li­tros de agua dia­rios, con lo cual no que­da “na­da” pa­ra otros usos.

Se uti­li­za­rían ade­más 2.500 to­ne­la­das de cia­nu­ro –és­te y el agua uti­li­za­da van a pa­rar a un di­que de co­la, que­dan­do un la­go en­ve­ne­na­do de apro­xi­ma­da­men­te 110 hec­tá­reas–.

La pie­dra pul­ve­ri­za­da con­tie­ne pi­ri­tas que con el agua y el oxí­geno del ai­re for­man áci­do sul­fú­ri­co, que di­suel­ve me­ta­les pe­sa­dos y en­ve­ne­na la tie­rra. En sie­te años ex­traen to­do el ma­te­rial y lue­go só­lo que­da la con­ta­mi­na­ción por si­glos.

Y no hay na­da ni na­die que pa­gue o com­pen­se la deu­da eco­ló­gi­ca que ge­ne­ran.

Por ley, la Pro­vin­cia só­lo pue­de re­cau­dar co­mo má­xi­mo el 3% de lo que se lle­va la em­pre­sa y el Es­ta­do na­cio­nal co­bra im­pues­tos a par­tir del quin­to año, pe­ro ade­más se pue­den de­du­cir de ahí las in­ver­sio­nes ini­cia­les. Lo di­cho: se cam­bian unas mi­ga­jas (unos 300 mi­llo­nes de dó­la­res en to­tal de sie­te años de ope­ra­ción, equi­va­len­tes a lo eva­po­ra­do del Ban­co Cen­tral en una se­ma­na pa­ra man­te­ner el dó­lar) por un crá­ter, se­quía, aci­di­fi­ca­ción del te­rreno e inu­ti­li­za­ción del mis­mo pa­ra agri­cul­tu­ra –la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca más im­por­tan­te de la zo­na que, a pe­sar del po­co o nu­lo apo­yo del Es­ta­do, se vie­ne re­cu­pe­ran­do del fla­ge­lo de la ce­ni­za del vol­cán Pu­yehue–. No com­par­ti­mos la opi­nión del go­ber­na­dor Al­ber­to We­re­til­neck que di­ce que hay que so­me­ter es­tas de­ci­sio­nes a la opi­nión de los po­bla­do­res de las áreas afec­ta­das y que las per­so­nas que es­ta­mos a 500 ki­ló­me­tros no te­ne­mos que emi­tir opi­nión, por­que la pro­vin­cia, to­do su te­rri­to­rio, es pa­tri­mo­nio del con­jun­to de los ha­bi­tan­tes y, co­mo en el ca­so de la plan­ta nu­clear en Sie­rra Gran­de, el efec­to es de­vas­ta­dor pa­ra to­dos los po­bla­do­res y afec­ta a la pro­vin­cia en su to­ta­li­dad.

La reunión que se hi­zo en Ja­co­bac­ci en el 2005 lle­nó el es­ta­dio mu­ni­ci­pal, se­gún da­to del dia­rio “Río Ne­gro”, con más de 600 per­so­nas.

Fue una asam­blea enor­me que, jun­to con el con­ce­jo mu­ni­ci­pal, se opo­nía a una aven­tu­ra fi­nan­cie­ra, he­cho que re­per­cu­tió en la Bol­sa de Nue­va York: la gen­te se qui­so to­mar su tiem­po pa­ra en­ten­der si la mi­ne­ría le ser­vía y a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes, una ac­ti­vi­dad que bri­lla­ría unos años pa­ra lue­go ir­se de­jan­do só­lo un par de au­tos vie­jos arrum­ba­dos.

Una vez que se fue­ron en­te­ran­do de las con­se­cuen­cias de es­to di­je­ron: “No, es­to pa­ra no­so­tros no es”.

La lu­cha se tras­la­dó a Vied­ma, don­de se le su­gi­rió al go­bierno que re­con­si­de­ra­ra es­to y se hi­zo pre­sión con­cre­ta con pre­sen­cia, ar­gu­men­tos y la ex­hi­bi­ción de un pro­yec­to de ley que im­pe­día la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra con uso de ma­te­rial tó­xi­co pa­ra las cuen­cas y, so­bre to­do, el uso del agua.

Nos an­gus­tia y nos re­be­la pen­sar que pa­ra la vo­ra­ci­dad de las em­pre­sas y los fun­cio­na­rios que dan el vis­to bueno nin­gu­na zo­na es­tá li­bre, nin­gu­na es­tá a sal­vo, ya que hay pro­yec­tos den­tro de la Re­ser­va de la Biós­fe­ra An­dino Nor­pa­ta­gó­ni­ca, igual que en la Me­se­ta de So­mun­cu­ra o en un Área Pro­te­gi­da co­mo el Ba­jo de San­ta Ro­sa. Na­da los de­tie­ne.

No po­de­mos ol­vi­dar­nos que 14 años atrás el EIA del pro­yec­to de Cal­ca­treu fue re­cha­za­do por el DPA, jus­ta­men­te por­que no exis­te en la zo­na agua su­fi­cien­te pa­ra abas­te­cer a la co­mu­ni­dad y a las mi­ne­ras y sus ne­ce­si­da­des des­con­tro­la­das, sin me­di­da y con­ta­mi­nan­tes de la mi­ne­ría a cie­lo abier­to, con cia­nu­ro. No com­pren­de­mos có­mo hoy ese mis­mo DPA po­dría per­mi­tir que se use la pre­cio­sa agua fó­sil de Ja­co­bac­ci pa­ra ex­traer oro. ¿Qué ha­ce­mos con los hom­bres de ma­la vo­lun­tad que per­mi­ten que otros da­ñen el sue­lo ar­gen­tino?

Mien­tras en la Lí­nea Sur hay pro­ble­mas con el agua, hay una em­pre­sa cu­yos ac­cio­nis­tas desean una fe­li­ci­dad con­ta­ble en ba­se a la ex­trac­ción de oro de al­gún lu­gar “allá en la Pa­ta­go­nia” que ni si­quie­ra sa­ben dón­de que­da.

Se acer­ca Na­vi­dad.

Pe­ro en Pa­ta­go­nia Na­vi­dad tam­bién equi­va­le a muer­te. *Ana Wie­man, Aso­cia­ción Ci­vil Ár­bol de Pie, Ba­ri­lo­che Ar­man­do Ali­gia, Asam­blea con­tra la Me­ga­mi­ne­ría, Ba­ri­lo­che Fa­bia­na Ve­ga, Asam­blea de Ve­ci­nos Au­to­con­vo­ca­dos de Vied­ma y Pa­ta­go­nes y asam­bleís­tas de In­ge­nie­ro Ja­co­bac­ci, Al­to Va­lle y Va­lle In­fe­rior

Pa­ta­go­nia Gold lle­va ade­lan­te una cam­pa­ña de per­fo­ra­cio­nes bus­can­do ge­ne­rar la ma­yor in­for­ma­ción po­si­ble so­bre el po­ten­cial mi­ne­ro en la Re­gión Sur.

En sep­tiem­bre la em­pre­sa ha­bía re­ci­bi­do de las se­cre­ta­rías de Mi­ne­ría y de Me­dio Am­bien­te y del DPA las au­to­ri­za­cio­nes pa­ra ini­ciar la ac­ti­vi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.