La ja­ri­lla, la rei­na del mon­te

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - *Es­cri­tor, de Val­che­ta Jor­ge Cas­ta­ñe­da *

Se­gún el “Con­sul­tor Pa­ta­gó­ni­co” la ja­ri­lla es un subar­bus­to “al que se lo con­si­de­ra con pro­pie­da­des cu­ra­ti­vas pa­ra el reuma por par­te de los cam­pe­si­nos neu­qui­nos. Al res­pec­to, el en­fer­mo de­be sen­tar­se en una si­lla cu­yo asien­to ha­ya si­do des­fon­da­do: de­ba­jo se co­lo­ca un fuen­tón con un co­ci­mien­to de ja­ri­lla so­bre un mon­ton­ci­to de bra­sas pa­ra que se man­ten­ga ca­lien­te y pro­duz­ca en for­ma con­ti­nua el vaho cu­ra­ti­vo. Es muy efi­caz, di­cen en Pi­cún Leu­fú, pa­ra el tra­ta­mien­to de los do­lo­res de cin­tu­ra y de la ciá­ti­ca”.

“Co­mo me­di­ci­na pre­ven­ti­va, pa­ra man­te­ner­se sano y evi­tar el reuma, se re­co­mien­da to­mar ma­te con co­ci­mien­to de ja­ri­lla los nue­ve pri­me­ros días de ca­da mes, y pa­ra los abs­ce­sos en for­ma­ción, usa­das las ho­jas de ja­ri­lla ma­cha­ca­das con una ca­ta­plas­ma, es el re­sul­ta­do más a mano, por la abun­dan­cia de es­te ar­bus­to en to­do el país”.

Por su par­te el es­cri­tor de Río Co­lo­ra­do Jor­ge Os­car Bal­bue­na en su in­tere­san­te li­bro “Vi­vir en el mon­te” re­fi­rién­do­se a la ja­ri­lla es­cri­be que “es el ar­bus­to do­mi­nan­te de la es­te­pa pa­ta­gó­ni­ca. Es el que le da el ver­do­so as­pec­to, más mar­ca­do aún en pri­ma­ve­ra y ve­rano. En su há­bi­tat na­tu­ral, es de­cir ro­dea­da del res­to del mon­te, la plan­ta de ja­ri­lla se cría en for­ma de va­rias ra­mas que na­cen a flor del sue­lo, de una raíz y tron­co co­mún; a me­di­da que se ale­jan de la tie­rra van se­pa­rán­do­se en­tre sí has­ta lle­gar a con­for­mar un ar­bus­to de dos o más me­tros de al­tu­ra y uno a dos me­tros de se­pa­ra­ción en­tre las ra­mas más ale­ja­das en la par­te su­pe­rior de la plan­ta”.

“Las ho­jas –des­cri­be Bal­bue­na– son pe­que­ñas se­gún las va­rie­da­des, des­de me­dio a un cen­tí- me­tro de lar­go, muy re­si­no­sas, agru­pa­das en ra­mi­lle­tes. Da pe­que­ñas y nu­me­ro­sas flo­res ama­ri­llas que en pri­ma­ve­ra le cam­bian el as­pec­to a los mon­tes, y un es­fé­ri­co con­jun­to fru­to-se­mi­lla ver­de que co­mo las flo­res sue­le ser co­mi­do por los ovi­nos es­pe­cial­men­te si no abun­dan las hier­bas tier­nas”.

Es­pe­ci­fi­ca que “exis­ten en nues­tra re­gión por lo me­nos dos va­rie­da­des de ja­ri­lla bien di­fe­ren­cia­das. La ja­ri­lla co­mún es la más abun­dan­te y cu­bre el no­ven­ta por cien­to de los sec­to­res y por ser más rús­ti­ca cre­ce en te­rre­nos du­ros y se­cos. La que co­no­ce­mos co­mo ‘ja­ri­lla de pal­ma’ es mu­cho más fron­do­sa, de ho­jas más gran­des y car­no­sas, de un co­lor ver­de os­cu­ro y bri­llan­te y só­lo se la ve en los ba­jos hú­me­dos. Su ten­den­cia es for­mar bos­que­ci­llos o ma­to­rra­les muy tu­pi­dos y ex­ten­der­se ho­ri­zon­tal­men­te an­tes que ha­cia arri­ba”.

“Se­gún el dic­cio­na­rio, ‘ja­ri­lla’ es en Ar­gen­ti­na y Chi­le un ár­bol – no ar­bus­to– muy re­si­no­so y fe­brí­fu­go, es de­cir con pro­pie­da­des an­ti­fe­bri­les”.

“Co­mo me­di­ci­na pre­ven­ti­va, pa­ra man­te­ner­se sano y evi­tar el reuma, se re­co­mien­da to­mar ma­te con co­ci­mien­to de ja­ri­lla los nue­ve pri­me­ros días de ca­da mes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.