La deu­da in­vi­si­ble: la in­jus­ta di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Lau­ra Pau­tas­si*

Exis­te un círcu­lo vi­cio­so de con­si­de­rar la “elas­ti­ci­dad in­fi­ni­ta” de la ca­pa­ci­dad de las mu­je­res para tra­ba­jar, el cual es for­ta­le­ci­do por es­tos es­que­mas de avan­ces y re­for­mas.

La in­jus­ta di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo es uno de los te­mas cen­tra­les a la ho­ra de ha­blar de de­sigual­dad. El he­cho de que las mu­je­res se desem­pe­ñen en ta­reas me­nos ca­li­fi­ca­das, de me­nor re­mu­ne­ra­ción y sin se­gu­ri­dad so­cial, a lo cual se su­ma que asu­men la ca­si to­ta­li­dad de ta­reas de cui­da­do, da cuen­ta de un nú­cleo crí­ti­co de de­sigual­dad es­truc­tu­ral que no se ha re­ver­ti­do, sino, por el con­tra­rio, acen­tua­do. Si bien el in­cre­men­to de la par­ti­ci­pa­ción la­bo­ral de las mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na ha si­do cen­tral para lo­grar una dis­mi­nu­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la pro­por­ción de mu­je­res sin in­gre­sos pro­pios, en el 2016 es­ta pro­por­ción al­can­za­ba en pro­me­dio re­gio­nal un 29,7% mien­tras que para los va­ro­nes la ci­fra era de

10,6%, se­gún da­tos de la Ce­pal. Es de­cir, apro­xi­ma­da­men­te un ter­cio de las mu­je­res de la re­gión de­pen­de de otras per­so­nas para su sub­sis­ten­cia, que en ge­ne­ral son va­ro­nes, re­pro­du­cién­do­se un círcu­lo vi­cio­so de vul­ne­ra­bi­li­dad que en mu­chos ca­sos es­tá atra­ve­sa­do por múl­ti­ples vio­len­cias.

En ma­te­ria de re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les, el én­fa­sis de los úl­ti­mos años, es­pe­cial­men­te en ba­se a la agen­da glo­bal

2015 (ODM) y 2030 (ODS), desa­rro­lla una suer­te de do­ble re­gis­tro: por una par­te, mu­chos Es­ta­dos apli­ca­ron me­di­das de “con­tra­rre­for­ma” a los cam­bios adop­ta­dos en los años no­ven­ta, de­ro­gan­do le­yes cla­ra­men­te re­gre­si­vas im­pues­tas en los años de ajus­te es­truc­tu­ral, con el res­ta­ble­ci­mien­to en mu­chos ca­sos de mar­cos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va que ha­bían si­do des­ac­ti­va­dos.

Sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo de las re­for­mas ge­ne­ra­les no fue pro­mo­ver la igual­dad en­tre mu­je­res y va­ro­nes sino res­ta­ble­cer con­di­cio­nes de con­tra­ta­ción o in­dem­ni­za­cio­nes por des­pi­do más pro­tec­to­ras de los tra­ba­ja­do­res en ge­ne­ral, des­per­di­cian­do una gran opor­tu­ni­dad de in­cor­po­rar me­di­das es­pe­cial­men­te pro­mo­to­ras de la igual­dad de gé­ne­ro. Del mis­mo mo­do, pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en ins­tan­cias de de­ci­sión gre­mial y pro­ce­sos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va la­bo­ral es fun­da­men­tal y no se en­cuen­tra en la agen­da.

En pa­ra­le­lo, la ma­yo­ría de los paí­ses ini­ció pro­ce­sos de san­ción de nue­va le­gis­la­ción de cor­te igua­li­ta­ria. De es­ta for­ma, co­men­zan­do por Bo­li­via y Pe­rú (2003), Uru­guay (2006) y con­ti­nuan­do con va­rios paí­ses de la re­gión, se de­ro­gan mar­cos re­gu­la­to­rios del em­pleo do­més­ti­co re­mu­ne­ra­do, que his­tó­ri­ca­men­te ha­bía re­ci­bi­do una con­si­de­ra­ción re­gu­la­to­ria por de­ba­jo de las con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de con­tra­ta­ción, y que lue­go se ex­pan­dió a al­gu­nos otros sec­to­res ocu­pa­cio­na­les, co­mo tra­ba­ja­do­res ru­ra­les, re­gu­la­cio­nes en el área de ser­vi­cios y nue­vas tec­no­lo­gías.

El ca­so de Ar­gen­ti­na no fue la ex­cep­ción, que mo­di­fi­có los es­ta­tu­tos cla­ra­men­te dis­cri­mi­na­to­rios de 1956 y es­ta­ble­ció un nue­vo ré­gi­men de tra­ba­ja­do­ras de ca­sas par­ti­cu­la­res (2013) y tra­ba- jo agra­rio (2011) que equi­pa­ran a es­tos sec­to­res con el res­to de los tra­ba­ja­do res asa­la­ria­dos. El as­pec­to a di­ri­mir, y que has­ta la fe­cha no ha si­do todo lo aus­pi­cio­so que se es­pe­ra­ba, es cuán­to au­men­ta el ni­vel de for­ma­li­za­ción por par­te de los em­plea­do­res de las tra­ba­ja­do­ras.

En el se­gun­do re­gis­tro, las me­di­das adop­ta­das com­pren­den a aque­llos paí­ses tar­díos en tér­mi­nos re­gu­la­to­rios, don­de en el mar­co de nue­vas coa­li­cio­nes go­ber­nan­tes ele­va­ron pro­pues­tas de re­gu­la­ción o aque­llos ca­sos co­mo el Es­ta­do Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via o Ecua­dor que, de la mano de la re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, ac­ti­va­ron la san­ción de le­yes de con­di­cio­nes de tra­ba­jo igua­li­ta­rias. Al res­pec­to, la no­ción de igua­ló dad se con­cen­tró en efec­tos del tra­ta mien­to equi­ta­ti­vo de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­ras, pe­ro no en mar­cos que ata­quen ex­plí­ci­ta­men­te la di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo.

A su vez, ca­be se­ña­lar que mu­chos paí­ses de la re­gión avan­za­ron en re­gu­la­cio­nes en el cam­po del de­re­cho de fa mi­lia y re­co­no­ci dad se­xual, que in­clu­yen des­de el ma tri­mo­nio de per­so­nas del mis­mo se­xo o el re­co­no­ci­mien­to de múl­ti­ples iden­ti­da­des da­des de gé­ne­ro, con cláu­su­las que abar­can en al­gu­nos ca­sos me­di­das de se­gu­ri­dad so­cial, pe­ro no per­mea­ron al con­jun­to de re­gu­la­cio­nes la­bo­ra­les y de la se­gu­ri­dad so­cial. Otra vez, son es­pe­cí­fi­cas para es­tas iden­ti­da­des se­xua­les pe­ro no han atra­ve­sa­do la nor­ma­ti va sus­tan­ti­va, y por ca­so las per­so­nas tran­se­xua­les, al igual que los co­lec­ti­vos Lgtbi, en­cuen­tran po­cas opor­tu­ni­da­des de em­pleo y su­fren múl­ti­ples dis­cri­mi­na­cio­nes.

Re­sul­tan in­ne­ga­bles los avan­ces en tér­mi­nos de in­ser­ción asa­la­ria­da fo­res mal de las mu­je­res en Amé­ri­ca La­ti­na, aun­que no se pue­de de­cir lo mis­mo de

la in­cor­po­ra­ción de los va­ro­nes en las ta­reas de cui­da­do y el au­men­to de res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les, em­pre­sa­ria­les y es­ta­ta­les.

In­clu­si­ve en mu­chos ca­sos re­ci­ben nue­vos apo­yos en los ám­bi­tos co­mu­ni­ta­rios, otra vez gra­cias a una ofer­ta de cui­da­do co­mu­ni­ta­ria brin­da­da nue­va­men­te por mu­je­res.

Del mis­mo mo­do que se ha de­nun­cia­do la re­pro­duc­ción del círcu­lo de la po­bre­za, con sus com­po­nen­tes de gé­ne­ro in­ter e in­tra ge­ne­ra­cio­nal, exis­te un círcu­lo vi­cio­so de la con­si­de­ra­ción de la “elas­ti­ci­dad in­fi­ni­ta” de la ca­pa­ci­dad de las mu­je­res para tra­ba­jar, el cual es for­ta­le­ci­do por es­tos es­que­mas de avan­ces y re­for­mas –con ló­gi­ca es­tan­ca– y con la con­vic­ción de los de­ci­so­res pú­bli­cos que las mu­je­res van a con­ti­nuar tra­ba­jan­do.

Sin du­da que es­tos círcu­los pre­sen­tan ma­ti­ces y la pre­sen­cia de ac­to­res lo­ca­les –en es­pe­cial las de­man­das de los mo­vi­mien­tos de mu­je­res– va a plan­tear dis­tin­tos com­por­ta­mien­tos en­tre paí­ses y en su in­te­rior, pe­ro lo cier­to es que el pa­trón de in­jus­ta di­vi­sión se­xual del tra­ba­jo se man­tie­ne in­tac­to.

En con­se­cuen­cia, la bre­cha en­tre ga­ran­tía y tu­te­la efec­ti­va de de­re­chos eco­nó­mi­cos, so­cia­les, cul­tu­ra­les y la­bo­ra­les per­du­ra y se con­vier­te en mu­chos ca­sos en una ba­rre­ra prác­ti­ca­men­te in­fran­quea­ble, con gra­ves con­se­cuen­cias en tér­mi­nos de ejer­ci­cio de au­to­no­mía de las mu­je­res.

Se de­be avan­zar con trans­for­ma­cio­nes es­truc­tu­ra­les, ba­jo la con­vic­ción de que no se tra­ta de cier­tos arre­glos co­yun­tu­ra­les sino que im­pli­can una trans­for­ma­ción de las ac­tua­les asi­me­trías en el ac­ce­so a los re­cur­sos, el tra­ba­jo y el po­der.

*In­ves­ti­ga­do­ra Co­ni­cet y Fa­cul­tad de De­re­cho, UBA

Juan Pa­blo Bohos­lavsky, Lau­ra Pau­tas­si, Ma­ría Li­sa Ma­las­pi­na y Fran­cis­co Can­ta­mut­to du­ran­te la con­fe­ren­cia rea­li­za­da el pa­sa­do 14 de no­viem­bre en Vied­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.