El ajus­te es ma­chis­ta

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Juan Pa­blo Bohos­lavsky*

El ajus­te y la aus­te­ri­dad cas­ti­gan con es­pe­cial dureza a las mu­je­res. La ma­yo­ría de ellas ya es­tá ha­cien­do fren­te a una se­rie de de­sigual­da­des es­truc­tu­ra­les, co­mo las di­fe­ren­cias sa­la­ria­les, la se­gre­ga­ción ocu­pa­cio­nal, la in­for­ma­li­dad, los em­pleos pre­ca­rios, el des­em­pleo, la fal­ta de ac­ce­so a la tie­rra, el cré­di­to y otros re­cur­sos pro­duc­ti­vos y de con­trol de los mis­mos y la pe­sa­da y des­pro­por­cio­na­da car­ga del tra­ba­jo de cui­da­do no re­mu­ne­ra­do.

Las mu­je­res sue­len es­tar tam­bién in­su­fi­cien­te­men­te re­pre­sen­ta­das en la política y la adop­ción de de­ci­sio­nes, y así tie­nen me­nos opor­tu­ni­da­des de par­ti­ci­par en las de­fi­ni­cio­nes que de­ter­mi­nan di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te sus con­di­cio­nes de vi­da y las de sus fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des.

En al­gu­nos ca­sos, de­bi­do a sus des­ven­ta­jas eco­nó­mi­cas o ne­ce­si­da­des con­cre­tas, muchas mu­je­res sue­len re­cu­rrir al sec­tor pú­bli­co en bus­ca de em­pleo, ser­vi­cios de sa­lud y edu­ca­ción, ofre­ci­dos por el sec­tor pú­bli­co. A me­nu­do, las mu­je­res de­pen­den tam­bién de las trans­fe­ren­cias so­cia­les y los sub­si­dios de vi­vien­da y ser­vi­cios pú­bli­cos, jun­to con las pres­ta­cio­nes de dis­ca­pa­ci­dad y por hi­jo/as a car­go o, en el ca­so de las mu­je­res que vi­ven en la po­bre­za, las trans­fe­ren­cias en efec­ti­vo o en es­pe­cie.

Por ello, las me­di­das de con­so­li­da­ción fis­cal y las re­for­mas eco­nó­mi­cas im­pul­sa­das por la aus­te­ri­dad, co­mo las que alien­tan la fle­xi­bi­li­za­ción del mer­ca­do la­bo­ral, las re­duc­cio­nes de la co­ber­tu­ra de las pres­ta­cio­nes y los ser­vi­cios de pro­tec­ción so­cial, los re­cor­tes del em­pleo pú­bli­co y la pri­va­ti­za­ción de los ser­vi­cios, sue­len afec­tar ne­ga­ti­va­men­te a las mu­je­res más que a los hom­bres. En vez de crear o con­so­li­dar esas si­tua­cio­nes, que en mu­chos ca­sos pue­den cons­ti­tuir una for­ma de dis­cri­mi­na­ción, las po­lí­ti­cas es­ta­ta­les de­be­rían cen­trar­se en su pre­ven­ción.

Las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad y con­so­li­da­ción fis­cal gol­pean de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da a los gru­pos más vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción, en­tre los cua­les las mu­je­res es­tán so­bre­rre­pre­sen­ta­das, lo que pro­vo­ca for­mas in­ter­re­la­cio­na­das de dis­cri­mi­na­ción.

En­tre las mu­je­res en si­tua­ción de ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad se en­cuen­tran las ma­dres sol­te­ras, las jó­ve­nes, aque­llas con dis­ca­pa­ci­dad, las ma­yo­res, las mi­gran­tes y re­fu­gia­das, las les­bia­nas, bi­se­xua­les, trans­gé­ne­ro e in­ter­gé­ne­ro, las que per­te­ne­cen a mi­no­rías ét­ni­cas, re­li­gio­sas o lin­güís­ti­cas, las de las zo­nas ru­ra­les y las que vi­ven en si­tua­ción de po­bre- za o ex­tre­ma po­bre­za. Una se­rie o combinación de me­di­das de aus­te­ri­dad y con­so­li­da­ción fis­cal tie­ne a me­nu­do efec­tos ad­ver­sos acu­mu­la­ti­vos para las mu­je­res.

La for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas con pers­pec­ti­va de gé­ne­ro de­be ser un re­qui­si­to esen­cial para rea­li­zar una eva­lua­ción del im­pac­to de las po­lí­ti­cas de re­for­ma eco­nó­mi­ca en los de­re­chos hu­ma­nos. Con ese fin, los Es­ta­dos y otros ac­to­res, co­mo el FMI, de­ben ga­ran­ti­zar la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el pro­ce­so, so­bre todo las que se ve­rán pro­ba­ble­men­te afec­ta­das por las re­for­mas eco­nó­mi­cas. Da­do que las mu­je­res no son un gru­po mo­no­lí­ti­co y pre­sen­tan di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas en cuan­to a la iden­ti­dad, la con­di­ción ju­rí­di­ca, el ac­ce­so a los re­cur­sos y la ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va, es cru­cial una re­co­pi­la­ción sis­te­má­ti­ca de da­tos para de­ter­mi­nar y an­ti­ci­par los efec­tos de esas me­di­das en que las mu­je­res que po­drían ver­se afec­ta­das.

No se pue­de ser fe­mi­nis­ta y al mis­mo tiem­po pro­mo­ver po­lí­ti­cas de re­cor­tes en sub­si­dios de ener­gía, la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos, de­bi­li­ta­mien­to de las re­des de pro­tec­ción so­cial, la re­duc­ción del sa­la­rio mí­ni­mo, des­re­gu­la­ción la­bo­ral, re­duc­ción de pen­sio­nes, re­duc­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos y re­gí­me­nes im­po­si­ti­vos re­gre­si­vos, por­que to­das esas po­lí­ti­cas afec­tan de ma­ne­ra agra­va­da a las mu­je­res.

*Es­ta no­ta sin­te­ti­za el in­for­me que el au­tor, co­mo ex­per­to in­de­pen­dien­te so­bre deu­da ex­ter­na y de­re­chos hu­ma­nos de la ONU pre­sen­tó en oc­tu­bre de es­te año a la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU

Las po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad gol­pean de ma­ne­ra des­pro­por­cio­na­da a los gru­pos más vul­ne­ra­bles, en los cua­les las mu­je­res es­tán so­bre­rre­pre­sen­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.