La vie­ja es­ta­ción de tre­nes de Val­che­ta y la “pie­dra tem­pla­ria”

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

Cuan­do se rea­li­za­ron unos tra­ba­jos en la pla­ya de car­gas, una to­pa­do­ra des­en­te­rró una pie­dra ba­sál­ti­ca ne­gra con una cruz tem­pla­ria de bra­zos igua­les ta­lla­da en la mis­ma y que du­ran­te mu­chos años es­tu­vo en el an­dén has­ta que una no­che des­apa­re­ció.

Un ver­da­de­ro hi­to en la his­to­ria de es­ta lo­ca­li­dad cons­ti­tu­ye ha­ber­se cum­pli­do más de cien años de la inau­gu­ra­ción de la lle­ga­da del fe­rro­ca­rril a Val­che­ta con la pre­sen­cia del en­ton­ces pre­si­den­te de la Na­ción Dr. Ju­lio Fi­gue­roa Al­cor­ta y fun­cio­na­rios de su go­bierno, des­ta­can­do la pre­sen­cia del mi­nis­tro Eze­quiel Ra­mos Me­xía, ver­da­de­ro im­pul­sor de las obras para el desa­rro­llo de la Pa­ta­go­nia y el res­pon­sa­ble de las obras in­ge­nie­ro Gui­do Ja­co­bac­ci.

Se­gún ex­pre­sa Emir Mar­tín, uno de los me­mo­rio­sos fe­rro­via­rios, “la cons­truc­ción del edi­fi­cio de la es­ta­ción se com­po­ne de cha­pas de zinc y ma­de­ras de pi­no­tea en su pa­red in­te­rior. Cuen­ta con tres ha­bi­ta­cio­nes: ofi­ci­na de tre­nes y te­lé­gra­fo, bo­le­te­ría y sa­la de es­pe­ra, ba­ño pú­bli­co de ma­te­ria­les so­bre pla­ta­for­ma nor­te y ad­jun­to. Po­see vi­vien­da para per­so­nal de au­xi­lia­res, ac­tual vi­vien­da del je­fe de es­ta­ción, com­pues­ta de cocina, pa­si­llo, dor­mi­to­rio y ba­ño”.

Mar­tín re­cuer­da que “con­clui­do el ra­mal ha­cia la Lí­nea Sur fue muy im­por­tan­te para la eco­no­mía de es­ta zo­na, re­fe­ri­da a la pro­duc­ción de fru­tas y ver­du­ras en can­ti­da­des su­fi­cien­tes para trans­por­tar es­ta mer­ca­de­ría en va­go­nes cu­bier­tos a to­da la lí­nea, in­clu­yen­do el ra­mal de tro­cha an­gos­ta de Ja­co­bac­ci a Es­quel cons­trui­do en­tre 1920 y 1935. El mon­to de lo trans­por­ta­do de la Co­lo­nia Val­che­ta ron­da­ba en­tre las cin­co y ocho to­ne­la­das se­ma­na­les de fru­tas y ver­du­ras en ca­jo­nes y bol­sas sien­do los prin­ci­pa­les des­pa­chan­tes las fa­mi­lias Be­lli­ni, Se­lla, Va­len­ti­ni, Vol­to­li­ni, Ra­da, Ruiz y Se­le­me en­tre otros me­no­res.

“El ser­vi­cio te­le­grá­fi­co se inau­gu­ró en el año 1918 de co­mu­ni­ca­ción por sis­te­ma ca­blea­do des­nu­do de alam­bres con ais­la­do­res sos­te­ni­do por pos­tes de pal­me­ra, rie­les y ais­la­do­res en­cla­va­dos a una dis­tan­cia de 80 me­tros ca­da uno, pres­tan­do su ser­vi­cio has­ta el año 1993”.

En­tre los úl­ti­mos je­fes de es­ta­ción Mar­tín re­cuer­da por or­den cro­no­ló­gi­co a Eu­ge­nio Mon­to­ro, Amé­ri­co Bel­sa, Do­min­go Pa­la­cios, Al­fre­do Quai­ni, Os­car Acu­ña, Ge­ren­te Mon­to­ro, Ri­car­do Scro­chi, Emi­lio Leu­ze, Amé­ri­co Martínez, Jus­to La­do, Juan Bi­lliet, Juan C. Giun­ta, Nor­ber­to Ron­deau, Antonio De­re­cho, Car­los Iri­bar­ne, Jo­sé Pé­rez Ca­pel y Emir Abel Mar­tín, to­dos es­tos ba­jo la em­pre­sa Fe­rro­ca­rri­les Ar­gen­ti­nos. Y ya con la fir­ma Tren Pa­ta­gó­ni­co Jo­sé Luis Gómez, Emi­lio Díaz, Ru­bén So­sa, Juan Ber­na­bé y otros.

El ac­tual edi­fi­cio se en­cuen­tra en un per­fec­to es­ta­do de con­ser­va­ción don­de todo re­lu­ce co­mo si fue­ra nue­vo. Des­de los mos­tra­do­res, los bri­llos del te­lé­gra­fo y el te­lé­fono, el vie­jo y re­don­do re­loj que si­gue con­tan­do las ho­ras y la cam­pa­na que co­mo ha­ce cien años con­ti­núa con su lla­ma­do en los an­de­nes, don­de los tu­ris­tas asom­bra­dos to­man fotos y fil­man el vie­jo edi­fi­cio que no se nie­ga a mo­rir.

Fi­na­li­za Mar­tín ex­pre­san­do que “por sus ca­rac­te­rís­ti­cas la es­ta­ción de Val­che­ta po­see una ri­ca his­to­ria, te­nien­do en cuen­ta la fun­ción so­cial que cum­plió para be­ne­fi­cio de to­da la po­bla­ción, a tra­vés de los úni­cos me­dios de co­mu­ni­ca­ción exis­ten­tes: te­lé­gra­fo, te­lé­fono de con­trol y tre­nes, de gran uti­li­dad para sus ha­bi­tan­tes, cum­plien­do fun­cio­nes de ser­vi­cio so­cial, co­mer­cial, ban­ca­rio, etc. Y un me­dio de trans­por­te diario a tra­vés de tre­nes agua­te­ros, en­tre Val­che­ta y San Antonio Oes­te, por más de se­sen­ta años”.

Co­mo un da­to cu­rio­so po­de­mos ci­tar que cuan­do se rea­li­za­ron unos tra­ba­jos en la pla­ya de car­gas una to­pa­do­ra des­en­te­rró una pie­dra ba­sál­ti­ca ne­gra con una cruz tem­pla­ria de bra­zos igua­les ta­lla­da en la mis­ma y que du­ran­te mu­chos años es­tu­vo en el an­dén has­ta que una no­che des­apa­re­ció del lu­gar y nun­ca más se tu­vo no­ti­cias de la mis­ma. Osa­dos in­ves­ti­ga­do­res es­ti­man que di­cha pie­dra se­ría uno de los tes­ti­mo­nios más feha­cien­tes del pa­so de los ca­ba­lle­ros del Tem­ple por es­ta zo­na de la Pa­ta­go­nia.

Por lo tan­to Val­che­ta es una lo­ca­li­dad de ri­ca his­to­ria don­de co­mo en la al­dea cé­le­bre de Ma­con­do se con­fun­de la fan­ta­sía con la reali­dad.

*Es­cri­tor de Val­che­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.