Pe­tró­leo en Ar­gen­ti­na: 111 años de ri­ca his­to­ria

EL 7 DE DI­CIEM­BRE DE 1907 SE HA­LLÓ POR PRI­ME­RA VEZ CRU­DO EN CO­MO­DO­RO. SU EX­PLO­TA­CIÓN, VÍA YPF, AL­TER­NÓ ES­TRA­TE­GIAS QUE FUE­RON DES­DE LA IN­TER­VEN­CIÓN ES­TA­TAL NA­CIO­NA­LIS­TA Y DESA­RRO­LLIS­TA A LA PRI­VA­TI­ZA­CIÓN Y DES­RE­GU­LA­CIÓN DE LOS 90.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Oriet­ta Fa­va­ro*

En 1907, en el con­tex­to de una in­ten­sa ta­rea de la Di­rec­ción de Mi­nas, Geo­lo­gía eHi­dro­lo­gía en te­rri­to­rios na­cio­na­les co­mo en pro­vin­cias, se des­cu­brió pe­tró­leo en Co­mo­do­ro Ri­va­da­via (Te­rri­to­rio de Chu­but). En for­ma in­me­dia­ta, el pre­si­den­te Fi­gue­roa Al­cor­ta pro­ce­dió a la re­ser­va de los te­rre­nos pe­tro­lí­fe­ros ape­lan­do a una ley de tie­rras, de­bi­do ala in exis­ten­cia de le­gis­la­ción vin­cu­la­da al nue­vo re­cur­so des­cu­bier­to. A su vez, el pre­si­den­te Ro­que Sáenz Pe­ña, tres años des­pués, creó el or­ga­nis­mo que se con­vier­te en el an­te­ce­den­te de la pe­tro­le­ra fis­cal: la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ex­plo­ta­ción del Pe­tró­leo, ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad del in­ge­nie­ro Luis A. Huer­go.

Con la lle­ga­da del ra­di­ca­lis­mo al go­bierno, con­ti­nuó la po­lí­ti­ca de in­ter­ven­ción es­ta­tal en la ex­plo­ta­ción de hi­dro­car­bu­ros; si­tua­ción que se hi­zo evi­den­te por un la­do, en el in­ten­to del pre­si­den­te Hi­pó­li­to Yri­go­yen de mo­di­fi­car la le­gis­la­ción vi­gen­te y, por otro, con la crea­ción de la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Ya­ci­mien­tos Pe­tro­lí­fe­ros Fis­ca­les (YPF), por de­cre­to del Po­der Eje­cu­ti­vo del 3 de ju­lio de 1922. La po­lí­ti­ca del go­bierno, si bien no des­car­tó la pre­sen­cia del ca­pi­tal pri­va­do, pro­po­nía ideas di­fe­ren­tes so­bre los hi­dro­car­bu­ros. Es que la Gue­rra Mun­dial y sus con­se­cuen­cias, las res­tric­cio­nes en el su­mi­nis­tro de com­bus­ti­ble, fun­da­men­tal­men­te del car­bón, evi­den­cia­ron la de­pen­den­cia del país en ma­te­ria ener­gé­ti­ca, pe­ro ade­más in­fluían las opi­nio­nes de fi­gu­ras y per­so­na­jes en el apa­ra­to es­ta­tal que plan­tea­ron ya a co­mien­zos del si­glo XX la ne­ce­si­dad de in­tro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes ala po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, ob­ser­van­do cier­tos lí­mi­te sal mo­de­lo agro ex por­ta­dor.

Pe­rón apun­tó a sa­tis­fa­cer a los “gru­pos na­cio­na­lis­tas” en su Plan Quin­que­nal. Pe­ro YPF no pu­do man­te­ner el rit­mo de una eco­no­mía que ne­ce­si­ta­ba ca­da vez más fuen­tes ener­gé­ti­cas.

En el Pro­ce­so se obli­gó a YPF a ce­der a pri­va­dos, gra­tui­ta­men­te, ya­ci­mien­tos con re­ser­vas des­cu­bier­tas y to­do el apa­ra­to pro­duc­ti­vo ins­ta­la­do.

La po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra ad­qui­rió ma­yor fuer­za aún con la de­sig­na­ción co­mo di­rec­tor de YPF del Co­ro­nel En­ri­que Mos­co­ni y a fi­nes de los años vein­te sur­gió la pro­pues­ta de na­cio­na­li­zar y mo­no­po­li­zar el pe­tró­leo. Si bien Mos­co­ni fue des­pla­za­do de la di­rec­ción de YPF lue­go del gol­pe de 1930, no fue­ron eliminados los sec­to­res mos­co­ni­tas de la em­pre­sa ni los hom­bres de las Fuer­zas Ar­ma­das vin­cu­la­dos al “na­cio­na­lis­mo pe­tro­le­ro”. El or­ga­nis­mo es­ta­tal ha­bía ad­qui­ri­do cier­ta in­de­pen­den­cia de los vai­ve­nes de la po­lí­ti­ca y per­mi­tió que, aún en el con­tex­to de la re­de­fi­ni­ción de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a fa­vor de Gran Bre­ta­ña, tan­to Uri­bu­ru, pe­ro es­pe­cial­men­te Jus­to, con­ti­nua­ron con la po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra.

Se or­ga­ni­zó la em­pre­sa me­dian­te la ley 11668 co­no­ci­da co­mo ley Or­gá­ni­ca de YPF, a tra­vés de la cual se re­co­no­ció a la com­pa­ñía co­mo el ór­gano del Es­ta­do na­cio­nal pa­ra la po­lí­ti­ca de desa­rro­llo del re­cur­so y se pro­mo­vió la san­ción de la pri­me­ra le­gis­la­ción pe­tro­le­ra del país (ley 12161): ley na­cio­nal del pe­tró­leo (1935), que man­tu­vo el ré­gi­men na­cio­nal o pro­vin­cial de los ya­ci­mien­tos en el te­rri­to­rio ar­gen­tino se­gún don­de se ha­lla­ran y es­ta­ble­cía el por­cen­ta­je de re­ga­lías pa­ra las pro­vin­cias (12% del pro­duc­to bru­to ob­te­ni­do).

La in­ci­den­cia del con­flic­to mun­dial (1939) con­di­cio­nó la ex­pan­sión de la com­pa­ñía es­ta­tal, si­tua­ción que con­ti­nuó du­ran­te los pri­me­ros años del go­bierno pe­ro­nis­ta, por la es­ca­sez de equi­pos de per­fo­ra­ción (el gran pro­vee­dor era Es­ta­dos Uni­dos); to­do es­to, en el mar­co de las con­flic­ti­vas re­la­cio­nes po­lí­ti­co-di­plo­má­ti­cas de Pe­rón con aquel país, que de­ri­vó en una im­por­tan­te cri­sis ener­gé­ti­ca. El de­sen­vol­vi­mien­to del ISI (in­dus­tria­li­za­ción por sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes) ace­le­ró las mi­gra­cio­nes in­ter­nas que se orien­ta­ron a los cen­tros ur­ba­nos con el con­si­guien­te au­men­to de con­su­mo ener­gé­ti­co; la gue­rra re­du­jo la dis­po­ni­bi­li­dad de bu­ques y apro­vi­sio­na­mien­to de com­bus­ti­ble, en­ca­re­cien­do tan­to los pre­cios co­mo los fle­tes. Los paí­ses pro­vee­do­res de equi­pos de per­fo­ra­ción es­ta­ble­cie­ron prio­ri­da­des pa­ra la asig­na­ción de los mis­mos. La cri­sis se in­ten­tó re­sol­ver in­ten­si­fi­can­do la ex­plo­ta­ción de pe­tró­leo na­cio­nal, bá­si­ca­men­te a tra­vés del es­fuer­zo y la re­trac­ción de la ca­pi­ta­li­za­ción de YPF. Mien­tras hu­bo un con­tex­to fa­vo­ra­ble que per­mi­tió con­ti­nuar con la ex­por­ta­ción de pro­duc­tos agro­pe­cua­rios reasig­nan­do in­gre­sos de di­vi­sas pa­ra la in­ten­si­fi­ca­ción de la in­dus­tria­li­za­ción por sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio- nes, Pe­rón plan­teó una po­lí­ti­ca que apun­ta­ba a sa­tis­fa­cer a los “gru­pos na­cio­na­lis­tas” en el mar­co del Plan Quin­que­nal. Sin em­bar­go, YPF no pu­do man­te­ner el rit­mo de una eco­no­mía que ne­ce­si­ta­ba ca­da vez más fuen­tes ener­gé­ti­cas, en­tre ellas el pe­tró­leo, sin que el go­bierno de­fi­nie­ra una cla­ra po­lí­ti­ca de ca­pi­ta­li­za­ción de la em­pre­sa. La “im­po­si­bi­li­dad” de ad­qui­rir ma­te­rial de per­fo­ra­ción, la bu­ro­cra­ti­za­ción de la em­pre­sa, la exi­gen­cia –a pe­sar de to­do– de ma­yo­res con­tri­bu­cio­nes co­mo cá­no­nes mi­ne­ros, re­ga­lías a las pro­vin­cias, im­pues­tos a las ven­tas y pro­vin­cia­les, la obli­ga­ción de ven­der al Es­ta­do a pre­cios re­du­ci­dos, etc., obli­ga­ron a la pe­tro­le­ra a dis­traer fon­dos pa­ra con­ver­tir­se en fi­nan­cia­do­ra de otras re­par­ti­cio­nes. Es­to no só­lo pro­vo­có la des­ca­pi­ta­li­za­ción de la com­pa­ñía, sino tam­bién emer­gió el dé­fi­cit fis­cal, si­tua­ción que lle­vó al go­bierno a re­to­mar una idea que ya ha­bía plan­tea­do ape­nas asu­mió (1946): la in­cor­po­ra­ción de ca­pi­tal pri­va­do a YPF que de­ri­vó en la fir­ma de con­tra­tos con la Ca­li­for­nia Ar­gen­ti­na de Pe­tró­leo (So­cal), sub­si­dia­ria de la Stan­dard Oil, con­ve­nios du­ra­men­te cues­tio­na­dos por po­lí­ti­cos del par­ti­do de go­bierno y de la opo­si­ción, en­ca­be­za­da por el en­ton­ces pre­si­den­te del ra­di­ca­lis­mo, Ar­tu­ro Fron­di­zi.

La “ba­ta­lla del pe­tró­leo”

Lo que su­ce­dió con la em­pre­sa es­ta­tal en­tre la caí­da del pe­ro­nis­mo (1955) y el ad­ve­ni­mien­to de la de­mo­cra­cia

(1983) me­re­ce una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes. En­tre las me­di­das más im­por­tan­tes to­ma­das du­ran­te el go­bierno de Fron­di­zi es­tu­vo la de­no­mi­na­da “ba­ta­lla del pe­tró­leo”. Su re­per­cu­sión fue de tal mag­ni­tud que di­vi­dió a los ar­gen­ti­nos en dos par­tes irre­con­ci­lia­bles: de­trac­to­res y pa­ne­gi­ris­tas. Aun­que la po­lí­ti­ca pe­tro­le­ra ado­le­ció de un pro­ble­ma de ori­gen, en ra­zón de que el Eje­cu­ti­vo de­ci­dió no im­ple­men­tar la pre­via apro­ba­ción de las cá­ma­ras ni la dis­cu­sión pú­bli­ca, te­nien­do en cuen­ta que por el nú­me­ro de le­gis­la­do­res ucris­tas (Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal In­tran­si­gen­te) la me­di­da se iba apro­bar, su ac­cio­nar lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción te­nien­do en cuen­ta los an­te­ce­den­tes na­cio­na­lis­tas de Fron­di­zi (re­cor­dar su “Pe­tró­leo y po­lí­ti­ca”, 1954).

No obs­tan­te, a fi­nes de 1958 se au­to­ri­zó la nue­va ley de Hi­dro­car­bu­ros (N°

14773) por la cual se mo­di­fi­có la ley

12161 y se es­ta­ble­ció el do­mi­nio na­cio­nal de es­tos com­bus­ti­bles, de­le­gan­do la res­pon­sa­bi­li­dad de las ac­ti­vi­da­des pe­tro­le­ras y ga­sí­fe­ras en las dos em­pre­sas es­ta­ta­les: YPF y Gas del Es­ta­do. Asig­nó, de es­te mo­do, un pa­pel pro­ta­gó­ni­co a las em­pre­sas es­ta­ta­les y, por otro, se fir­ma­ron con­tra­tos con em­pre­sas pri­va­das, de has­ta 40 años de pla­zo, que ac­tua­rían por cuen­ta y pa­ra YPF. Las elec­cio­nes pa­ra go­ber­na­dor de 1962 que le­ga­li­za­ron al par­ti­do pe­ro­nis­ta fue­ron el de­to­nan­te de la des­ti­tu­ción de Fron­di­zi. Des­pués de un año de go­bierno mi­li­tar y ex­clui­do el pe­ro­nis­mo nue­va­men­te, en las elec­cio­nes de 1963 triun­fó la UCRP (Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal del Pue­blo) con Ar­tu­ro Illia, quien hi­zo del na­cio­na­lis­mo pe­tro­le­ro la pie­dra an­gu­lar de su go­bierno. Anu­ló los con­tra­tos pe­tro­le­ros por­que no ha­bían si­do apro­ba­dos por el Con­gre­so. Los go­bier­nos mi­li­ta­res mo­di­fi­ca­ron la si­tua­ción le­gal de la ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción del pe­tró­leo, du­ran­te años. A YPF, du­ran­te la Re­vo­lu­ción Ar­gen­ti­na (1966-73) pe­ro muy es­pe­cial­men­te en el de­no­mi­na­do Pro­ce­so de Re­or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal (197683), se la obli­gó a ce­der a com­pa­ñías pri­va­das, gra­tui­ta­men­te, ya­ci­mien­tos con re­ser­vas des­cu­bier­tas y con to­do el apa­ra­to pro­duc­ti­vo ins­ta­la­do y en fun­cio­na­mien­to, pa­ra com­prar­les lue­go a esas em­pre­sas el cru­do mu­cho más ca­ro que lo que le cos­ta­ba a la com­pa­ñía fis­cal pro­du­cir­lo. El go­bierno de­mo­crá­ti­co que se ini­ció en

1983 re­ci­bió a la pe­tro­le­ra con un en­deu­da­mien­to de 4.300 mi­llo­nes de dó­la­res pro­duc­to de ha­ber­la obli­ga­do a cu­brir el dé­fi­cit ori­gi­na­do en las ba­jas ta­ri­fas, re­cu­rrien­do a prés­ta­mos in­ter­na­cio­na­les.

La cla­ve de la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da en el ne­go­cio pe­tro­le­ro pa­só por el ries­go mi­ne­ro, és­ta fue la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca del Plan Houston que te­nía co­mo me­ta am­pliar el ho­ri­zon­te de las re­ser­vas me­dian­te la con­ce­sión de áreas por li­ci­ta­ción pú­bli­ca in­ter­na­cio­nal pa­ra que el ca­pi­tal lo­cal y ex­terno fi­nan­cia­ra la bús­que­da de hi­dro­car­bu­ros. En de­fi­ni­ti­va, des­de el 1983 y has­ta el cam­bio de go­bierno, se lle­vó a ca­bo una po­lí­ti­ca ex­plo­ra­to­ria de im­por­tan­cia que per­mi­tió me­jo­rar el ho­ri­zon­te de re­ser­vas de gas, re­con­ver­sión de re­fi­ne­rías ype­fia­nas, pro­gra­ma de sus­ti­tu­ción de com­bus­ti­bles lí­qui­dos por gas na­tu­ral. Su con­su­mo fue sig­ni­fi­ca­ti­vo en la ma­triz de uti­li­za­ción ener­gé­ti­ca que obli­ga­ba a cons­truir un gran ga­so­duc­to y am­pliar otros. El sec­tor pri­va­do par­ti­ci­pó co­mo con­tra­tis­ta a tra­vés del plan Co­mo­do­ro Ri­va­da­via Houston en el que asu­mió el ries­go mi­ne­ro, aun­que el grue­so de las in­ver­sio­nes co­rría por par­te de YPF. Con la lle­ga­da al go­bierno de Car­los

Me­nem (1989) y la de­no­mi­na­da Re­for­ma del Es­ta­do, se so­li­ci­tó a Es­tens­so­ro que asu­mie­ra el con­trol de YPF, quien iden­ti­fi­có los fac­to­res crí­ti­cos pa­ra el éxi­to del em­pren­di­mien­to, fi­jó con­di­cio­nes, en­tre otras, la des­re­gu­la­ción del sec­tor, in­mu­ni­dad de la in­ter­fe­ren­cia po­lí­ti­ca, nue­vos con­ve­nios la­bo­ra­les y, ob­via­men­te, la pri­va­ti­za­ción. La idea que pre­do­mi­nó era que na­da fun­cio­na­ba, que la em­pre­sa se en­con­tra­ba “inflada” con

50.000 em­plea­dos (15.000 tem­po­ra­rios) y que no te­nía sen­ti­do man­te­ner la acu­mu­la­ción de ac­ti­vos (es­cue­las, su­per­mer­ca­dos, ci­nes, hos­pi­ta­les, avio­nes y la flo­ta). Es­tens­so­ro pu­so en prác­ti­ca un es­ti­lo de ge­ren­cia­mien­to es­ta­dou­ni­den­se y pro­pu­so pri­va­ti­zar la pe­tro­le­ra en eta­pas, re­vi­san­do los con­ve­nios co­lec­ti­vos de tra­ba­jo con el po­de­ro­so SU­PE, ya que a fi­nes de 1990 con­si­de­ra­ba que ha­bía “ex­ce­den­tes” de em­plea­dos no ca­li­fi­ca­dos. Se de­ci­dió so­li­ci­tar el “re­ti­ro” de nu­me­ro­sos ype­fia­nos, he­cho fa­vo­re­ci­do por el ac­cio­nar del di­ri­gen­te má­xi­mo del sin­di­ca­to, ami­go per­so­nal del pre­si­den­te de la Na­ción. En­tre 1991 y 1992, se sa­ca­ron 7.000 tra­ba­ja­do­res y se ven­die­ron los ac­ti­vos (áreas mar­gi­na­les, cen­tra­les y las cuen­cas, des­ti­le­rías, oleo­duc­tos, etc.) con lo que la em­pre­sa re­du­jo su su­per­fi­cie de ex­plo­ra­ción en un 90%, sus re­ser­vas y pro­duc­ción en un 50% y dis­mi­nu­yó en más de 30.000 em­plea­dos. La ma­yor par­te de los fon­dos ori­gi­na­dos por las pri­va­ti­za­cio­nes fue a gas­tos co­rrien­tes, otra par­te se des­ti­nó a fi­nan­ciar la re­es­truc­tu­ra­ción del sec­tor pú­bli­co y la ven­ta de pe­tró­leo en­tre 19901991 fue el prin­ci­pal apor­te a la li­qui­dez pro­ve­nien­te del pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes, per­mi­tien­do sos­te­ner la es­ta­bi­li­za­ción ma­cro­eco­nó­mi­ca.

*Dra. en His­to­ria, in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Pa­ta­gó­ni­co de Es­tu­dios de Hu­ma­ni­da­des y Cien­cias So­cia­les (Ipehcs) - Co­ni­cet, UNC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.