Los cu­pos dis­cri­man a los sec­to­res de la so­cie­dad

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Mi­guel Knecht *

La dis­cri­mi­na­ción la po­de­mos vi­sua­li­zar en aque­lla ac­ción u omi­sión prac­ti­ca­da por per­so­nas, gru­pos o ins­ti­tu­cio­nes que pro­du­cen de­sigual­da­des en el ac­ce­so a re­cur­sos y opor­tu­ni­da­des, ta­les co­mo co­mi­da, ser­vi­cios de sa­lud, edu­ca­ción o em­pleo, en fa­vor o en con­tra de un gru­po so­cial y sus miem­bros. En esa lí­nea de pen­sa­mien­to, dis­cri­mi­nar cons­ti­tu­ye un ac­to de se­pa­ra­ción o for­ma­ción de gru­pos so­cia­les a par­tir de de­ter­mi­na­dos cri­te­rios de vi­da.

Si re­fle­xio­na­mos en ese con­tex­to acer­ca de la nue­va ley pro­vin­cial que es­ta­ble­ce el cu­po la­bo­ral del 1% de la Plan­ta de Em­plea­dos Pú­bli­cos pa­ra ser otor­ga­do a per­so­nas trans, po­de­mos in­fe­rir que la mis­ma nor­ma –en su pro­pio con­te­ni­do– se en­car­ga de dis­cri­mi­nar­los.

En ese sen­ti­do, si una per­so­na trans re­sul­ta igual que cual­quier otra en lo re­la­cio­na­do con la asis­ten­cia de de­re­chos, el he­cho de in­cluir­la den­tro de un de­ter­mi­na­do cu­po la po­si­cio­na en un seg­men­to so­cial que ini­cial­men­te la be­ne­fi­cia y pa­ra­le­la­men­te a ello la ter­mi­na mar­gi­nan­do de los de­más.

Con el cri­te­rio adop­ta­do por el par­la­men­to rio­ne­grino, tam­bién exis­ten otros gru­pos so­cia­les que al sen­tir­se no in­clui­dos la­bo­ral­men­te po­drían so­li­ci­tar la san­ción de una nor­ma si­mi­lar con los mis­mos de­re­chos que el gru­po men­cio­na­do.

Den­tro de es­tas pe­ti­cio­nes que po­drían re­que­rir el be­ne­fi­cio po­drían en­con­trar­se los in­te­gran­tes de las co­mu­ni­da­des abo­rí­ge­nes y/o miem­bros de las igle­sias cris­tia­nas, quie­nes emu­lan­do a los trans po­drían re­que­rir el otor­ga­mien­to de di­cho por­cen­ta­je (1%) pa­ra in­gre­sar a tra­ba­jar en el Es­ta­do.

Por otra par­te, se in­tu­ye que la pri­me­ra con­di­ción que de­bie­ra re­gir pa­ra el pos­tu­lan­te a tra­ba­jar en el Es­ta­do de­be­ría ser que reúna las con­di­cio­nes de ido­nei­dad y ap­ti­tud pa­ra la fun­ción a desem­pe­ñar y, pos­te­rior­men­te, cum­pli­men­tar el res­to de los re­qui­si­tos, co­mo pue­de ser su con­di­ción.

De­be­ría in­gre­sar la per­so­na idó­nea pa­ra el ser­vi­cio y en for­ma pos­te­rior va­lo­rar su con­di­ción de per­so­na trans.

Pa­ra fi­na­li­zar, si el pro­yec­to fue apro­ba­do por ma­yo­ría, se­gu­ra­men­te los le­gis­la­do­res han for­mu­la­do un aná­li­sis más ex­haus­ti­vo que es­ta va­lo­ra­ción “pos­nor­ma”, des­car­tan­do un in­te­rés po­lí­ti­co, so­la­men­te di­ri­gi­do a lo­grar el bie­nes­tar ge­ne­ral de es­tas per­so­nas que an­ti­gua­men­te eran re­cha­za­das por la so­cie­dad.

Co­mo con­clu­sión po­de­mos afir­mar que se ha le­gis­la­do pa­ra lo­grar el otor­ga­mien­to de un de­re­cho que con­lle­va un be­ne­fi­cio des­ti­na­do a una mi­no­ría, cuan­do –en dé­ca­das pa­sa­das– las per­so­nas tran­se­xua­les eran tris­te­men­te re­cha­za­das por el co­lec­ti­vo. Jus­ta­men­te de eso se tra­ta el go­ber­nar, con­tem­plar tam­bién a las mi­no­rías en la ac­ción de go­bierno, por­que ellas tam­bién me­re­cen ser be­ne­fi­cia­das y las au­to­ri­da­des tie­nen la obli­ga­ción de es­cu­char y abor­dar sus re­que­ri­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.