“El frac­king es el ti­ro del fi­nal pa­ra la fru­ti­cul­tu­ra”

LA SO­CIÓ­LO­GA ALLENSE MARISTELLA SVAMPA ANA­LI­ZA EN SU LI­BRO “CHACRA 51” EN PRI­ME­RA PER­SO­NA, Y DE LO FA­MI­LIAR A LO GLO­BAL, LOS EFEC­TOS DE LA PRO­DUC­CIÓN HIDROCARBURÍFERA NO CON­VEN­CIO­NAL EN LA RE­GIÓN. DES­DE BUE­NOS AI­RES, CON­TES­TÓ PRE­GUN­TAS DE “DE­BA­TES”.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Leo­nar­do He­rre­ros lhe­rre­[email protected]­ne­gro.com.ar

Por­qué ra­zón ele­gis­te el tono vi­ven­cial, a ve­ces ín­ti­mo, pa­ra tra­tar el te­ma del frac­king en pri­me­ra per­so­na, más allá de que ocu­rre en una pro­pie­dad fa­mi­liar y en tu tie­rra na­tal?

R- “Chacra 51. Re­gre­so a la Pa­ta­goSen­tí nia en los tiem­pos del frac­king” es un li­bro de “no-fic­ción” que va de lo fa­mi­liar a lo lo­cal y re­gio­nal, de lo na­cio­nal a lo glo­bal. Aun­que ten­go bas­tan­te es­cri­to so­bre el frac­king, pa­ra ar­ti­cu­lar to­das esas di­men­sio­nes en cla­ve li­te­ra­ria, po­lí­ti­ca y so­cio­ló­gi­ca, tu­ve que sa­lir de mi “zo­na de con­fort” y con­tar­lo en pri­me­ra per­so­na. El tono vi­ven­cial que re­co­rre al li­bro vol­vió a su­mer­gir­me en mi his­to­ria fa­mi­liar y en mis raí­ces pa­ta­gó­ni­cas. la ne­ce­si­dad de ha­cer­lo, por­que ade­más del frac­king ha­bía cuen­tas no sal­da­das, due­los que ela­bo­rar, his­to­rias fa­mi­lia­res por ce­rrar, que in­vo­lu­cra­ban mi víncu­lo con el mun­do de la chacra, con mi pri­mer es­pa­cio de so­cia­li­za­ción. Yo me fui ha­ce dé­ca­das del Va­lle, de la Pa­ta­go­nia, aun­que siem­pre vol­ví des­de la li­te­ra­tu­ra – ten­go tres no­ve­las pu­bli­ca­das que se si­túan en la Pa­ta­go­nia–. Pe­ro to­do lo que cuen­to en es­te li­bro es real, ve­rí­di­co. Tam­po­co es un li­bro so­bre el frac­king en pri­me­ra per­so­na. Más bien, es la Pa­ta­go­nia va­lle­ta­na la que apa­re­ce en pri­me­ra per­so­na. La his­to­ria de los pri­me­ros co­lo­nos, in­mi­gran­tes eu­ro­peos que lle­ga­ron al Va­lle bus­can­do tie­rra y se en­con­tra­ron con que és­ta ya te­nía due­ños; la ten­sión con los ex­clui­dos de siem­pre, la po­bla­ción de ori­gen ma­pu­che; es­tá la his­to­ria de Allen, la ni­ña bo­ni­ta de la be­ne­mé­ri­ta oli­gar­quía crio­lla, fun­da­da por Pa­tri­cio Pi­ñei­ro So­ron­do, his­to­ria en la que bu­ceé de la mano de una ami­ga e his­to­ria­do­ra del lu­gar, Gra­cie­la Ve­ga, bus­can­do al­gu­nas de las cla­ves del pre­sen­te.

P- En el li­bro en­fa­ti­zás en la trans­for­ma­ción de cha­ca­re­ros a “su­per­fi­cia­rios”. ¿Qué con­se­cuen­cias so­cia­les y cul­tu­ra­les trae es­to?

R- Mar­ca el oca­so de un te­rri­to­rio con his­to­ria ca­si cen­te­na­ria, de­trás del cual des­apa­re­ce no só­lo un su­je­to so­cial, sino tam­bién un es­ti­lo de vi­da, un te­ji­do so­cial y cul­tu­ral, sim­bó­li­co y afec­ti­vo, ade­más de los usos eco­nó­mi­cos o pro­duc­ti­vos de la tie­rra. En la avan­za­da hidrocarburífera, las tie­rras y el te­rri­to­rio van ad­qui­rien­do otro sig­ni­fi­ca­do. Los su­per­fi­cia­rios “vi­ven en la cor­te­za”, en la su­per­fi­cie, pa­ra re­to­mar la fra­se de la co­le­ga Mir­ta An­to­ne­lli, pe­ro el nu­do de la cues­tión no es tan­to que és­tos no sean pro­pie­ta­rios del sub­sue­lo, sino que per­die­ron la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar las trans­for­ma­cio­nes del te­rri­to­rio. El de­ve­nir su­per­fi­cia­rio con­de­na al cha­ca­re­ro a la des­apro­pia­ción de la tie­rra, a acep­tar las trans­for­ma­cio­nes que impone el ca­pi­tal ex­trac­ti­vo, de la mano del des­mon­te, las to­rres de ex­trac­ción, las pla­ta­for­mas mul­ti­po­zos, ga­so­duc­tos, los enor­mes ca­mio­nes en­tre las plan­ta­cio­nes.

P- ¿Cuá­les son a tu jui­cio las pro­me­sas “el­do­ra­dis­tas” más per­ju­di­cia­les pa­ra pro­mo­ver el frac­king en Neu­quén y Allen, par­ti­cu­lar­men­te?

R- Se su­po­ne que Va­ca Muer­ta es el mas­ca­rón de proa del frac­king, la pro­me­sa de con­ver­tir a la Ar­gen­ti­na en una “po­ten­cia ener­gé­ti­ca”, una nue­va “Ara­bia Sau­di­ta”. En reali­dad, no es so­la­men­te una cues­tión de da­ño am­bien­tal e im­pac­to en la sa­lud de las po­bla­cio­nes. Hoy es­ta­mos pa­gan­do pa­ra que las em­pre­sas trans­na­cio­na­les se que­den en Va­ca Muer­ta. El frac­king va ha­bi­li­tan­do una se­rie de in­ter­mi­na­bles ex­cep­cio­nes: no cie­rra sin be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos, sin sub­si­dios mi­llo­na­rios que em­po­bre­cen aún más a los ar­gen­ti­nos, sin fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral que aten­ta con­tra los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res, sin re­pre­sión de la pro­tes­ta, que ju­di­cia­li­za a las co­mu­ni­da­des ma­pu­ches y bus­ca ex­pul­sar­las de los te­rri­to­rios en dispu­ta. Allen, que es la po­pa de ese bar­co fan­tas­ma que na­die quie­re ver, es la ex­pre­sión más cla­ra y do­lo­ro­sa del es­ta­ble­ci­mien­to de una “zo­na de sa­cri­fi­cio”, en un te­rri­to­rio en el cual tam­po­co hay “de­rra­me eco­nó­mi­co”. In­clu­so la em­pre­sa Mi­ra­sal, que se jac­ta­ba de dar tra­ba­jo lo­cal, de­jó un ten­dal de deu­das con la AFIP y con sus pro­vee­do­res. Más bien, el “de­rra­me” que hay tie­ne que ver con los ca­da vez más fre­cuen­tes ac­ci­den­tes de YPF en zo­na de cha­cras.

P- ¿A qué atri­buís la des­mo­vi­li­za­ción pau­la­ti­na de los cha­ca­re­ros en los úl­ti­mos años so­bre es­te te­ma?

R- No hay una ex­pli­ca­ción mo­no­cau­sal, sino un con­jun­to de ra­zo­nes. Una de ellas es que la ac­ción reivin­di­ca­ti­va de los cha­ca­re­ros es­tá muy li­ga­da al pe­di­do de sub­si­dios al Es­ta­do fren­te a la cri­sis del sec­tor. Son Es­ta­do­de­pen­dien­tes. Es cier­to que ellos son el “es­la­bón más dé­bil” de la ca­de­na pro­duc­ti­va fru­tí­co­la, pe­ro sus reivin­di­ca­cio­nes si­guen sien­do muy cor­po­ra­ti­vas, ca­si siem­pre re­la­ti­vas al pre­cio de la fru­ta. Y aun­que al prin­ci­pio es­ta­ban muy mo­les­tos por la avan­za­da del frac­king, con el co­rrer de los años la ten­den­cia fue el des­aco­ple en­tre las dos pro­ble­má­ti­cas. Co­mo si co­lo­car lí­mi­tes al frac­king que­da­ra fue­ra de su agen­da de reivin­di­ca­cio­nes, lo cual re­sul­ta fun­cio­nal a su ex­pan­sión. Los re­pre­sen­tan­tes de la Cá­ma­ra de Fru­ti­cul­to­res lo­cal sa­len a ha­blar só­lo cuan­do hay un de­rra­me y les po­nen un mi­cró­fono de­lan­te.

P- A di­fe­ren­cia del go­bierno y las em­pre­sas, sos­te­nés que frac­king y fru­ti­cul­tu­ra no son com­pa­ti­bles. ¿Por qué creés que no exis­te frac­king se­gu­ro?

R- No es que “yo creo” que no exis­te el frac­king se­gu­ro. Lo di­ce am­plia la bibliografía so­bre el te­ma. El Com­pen­dio de ha­llaz­gos cien­tí­fi­cos, mé­di­cos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción, pu­bli­ca­do en el 2014 por el Con­cer­ned Healt Prof­fes­sio­nals of New York, que cual­quie­ra pue­de leer en in­ter­net, ad­vier­te con da­tos con­cre­tos so­bre la con­ta­mi­na­ción del agua y la at­mós­fe­ra, la lu­bri­ca­ción de fa­llas sís­mi­cas, los es­ca­pes ra­dio­ac­ti­vos, la fil­tra­ción del gas y de los flui­dos, en­tre otros ries­gos y da­ños. No por ca­sua­li­dad es­tá prohi­bi­do en mu­chos paí­ses. Pe­ro acá no hay dis­cu­sión al­gu­na, só­lo des­ca­li­fi­ca­cio­nes y men­ti­ras por par­te de un go­bierno irres­pon­sa­ble, co­mo el de We­re­til­neck, que to­da­vía si­gue ne­gan­do que se ha­ga frac­king en Allen. Que ade­más po­ne al lo­bo a cui­dar a las ove­jas: mu­chos de­nun­cia­mos a la ac­tual se­cre­ta­ria de Am­bien­te, Di­na Mi­ga­ni, por con­flic­to de in­tere­ses, ya que su fa­mi­lia es due­ña de una em­pre­sa de ser­vi­cios al pe­tró­leo. Por otro la­do, el frac­king con­lle­va un au­men­to de los ac­ci­den­tes. No por ca­sua­li­dad se in­clu­ye a los no con­ven­cio­na­les den­tro de las lla­ma­das “ener­gías ex­tre­mas”, da­da la mul­ti­pli­ca­ción de ries­gos, no só­lo am­bien­ta­les y so­cio-sa­ni­ta­rios, sino tam­bién la­bo­ra­les. En Es­ta­dos Uni­dos, só­lo en­tre 2007 y 2012 mu­rie­ron 664 tra­ba­ja­do­res en cam­pos de pe­tró­leo y gas no con­ven­cio­nal. Co­mo se­ña­la el Ob­ser­va­to­rio Pe­tro­le­ro Sur, a los de­rra­mes y ex­plo­sio- nes en Allen y en Lo­ma Cam­pa­na hay que su­mar los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, que tam­bién se dis­pa­ra­ron. Tam­po­co hay que ol­vi­dar que la ex­plo­ta­ción de hi­dro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les se ha­lla en ex­pan­sión, y com­pi­te por el mis­mo te­rri­to­rio con la fru­ti­cul­tu­ra, que aho­ra es­tá en fran­co re­tro­ce­so. Se­gún da­tos del Se­na­sa, en­tre

2009 y 2014 se per­die­ron en Allen

409 hec­tá­reas, o sea el 6,3%. Otros in­for­mes con­sig­nan que el re­tro­ce­so es ma­yor.

P- Se­ña­lás que la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra y ga­sí­fe­ra no con­ven­cio­nal po­dría ser “el ti­ro del fi­nal pa­ra la cri­sis de la fru­ti­cul­tu­ra”. ¿Por qué?

R- La cri­sis del mun­do cha­ca­re­ro es an­te­rior al frac­king. Pe­ro no hay que con­fun­dir la cri­sis de una de­ter­mi­na­da for­ma de fru­ti­cul­tu­ra con la cri­sis de la fru­ti­cul­tu­ra, co­mo di­ce la so­ció­lo­ga Ma­ria Be­len Alvaro. Exis­ten otros re­co­rri­dos po­si­bles, orien­ta­dos al sos­te­ni­mien­to de uni­da­des de pro­duc­ción fa­mi­liar pa­ra la pro­duc­ción ali­men­ta­ria re­gio­nal, co­mo ocu­rre en otros paí­ses. El pro­ble­ma es que en nues­tro país la po­lí­ti­ca pú­bli­ca ha si­do y es errá­ti­ca, frag­men­ta­ria, par­cial, de cor­to pla­zo, dan­do por sen­ta­do que quie­nes tie­nen la voz de man­do son siem­pre los gran­des ju­ga­do­res del mer­ca­do y no el Esy

“Allen es la po­pa de ese bar­co fan­tas­ma que na­die quie­re ver, la ex­pre­sión más cla­ra y do­lo­ro­sa de una ‘zo­na de sa­cri­fi­cio’, en un te­rri­to­rio en el cual tam­po­co hay ‘de­rra­me eco­nó­mi­co’”.

Svampa pre­sen­ta­rá su li­bro el pró­xi­mo vier­nes 21 a las 20, en la li­bre­ría Quim­hue de Ge­ne­ral Ro­ca, con el acom­pa­ña­mien­to del pe­rio­dis­ta Car­los Gal­ván.

ta­do. Otra cues­tión im­por­tan­te es que en el Va­lle se re­du­jo la uti­li­za­ción de agro­quí­mi­cos y au­men­tó la pro­duc­ción or­gá­ni­ca. Hoy el 11% de la pro­duc­ción es or­gá­ni­ca, lo que equi­va­le al 23% de las ex­por­ta­cio­nes, se­gún el Se­na­sa. Lo pa­ra­dó­ji­co es que cuan­do el Al­to Va­lle pa­re­cía en­ca­mi­nar­se ha­cia una re­cu­pe­ra­ción lle­ga la se­gun­da avan­za­da pe­tro­le­ra, que trae las ener­gías ex­tre­mas. Y aquí sí es­ta­mos an­te el ver­da­de­ro ti­ro del fi­nal. Por­que de­trás del frac­king no hay po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­ra­ción del te­rri­to­rio. Lo que que­da es el pá­ra­mo. Su ex­pan­sión afec­ta la ma­triz pro­duc­ti­va tra­di­cio­nal y el con­jun­to de los ac­to­res so­cia­les y eco­nó­mi­cos in­vo­lu­cra­dos, así co­mo tam­bién a la lo­ca­li­dad, su es­ti­lo de vi­da, su con­fi­gu­ra­ción so­cial y ur­ba­na, con sus inevi­ta­bles im­pac­tos am­bien­ta­les y so­cio-sa­ni­ta­rios. Y no es só­lo Allen, tam­bién Fer­nán­dez Oro y otras lo­ca­li­da­des se ve­rán afec­ta­das.

P- ¿Có­mo se plan­tean al­ter­na­ti­vas a los hi­dro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les cuan­do des­de los go­bier­nos pro­vin­cia­les y na­cio­nal se los plan­tea co­mo fac­to­res ex­clu­yen­tes pa­ra el desa­rro­llo del país?

R- Hay una mi­ra­da eco­no­mi­cis­ta y pro­duc­ti­vis­ta del desa­rro­llo, afian­za­da en la idea del cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial o in­de­fi­ni­do, co­mo si el pla­ne­ta y los bie­nes na­tu­ra­les fue­ran in­fi­ni­tos. Nin­gún país pe­ri­fé­ri­co y de­pen­dien­te se ha “desa­rro­lla­do” ex­plo­tan­do sus re­cur­sos na­tu­ra­les. No se pue­de ig­no­rar que el frac­king exa­cer­ba tam­bién la cri­sis so­cio­eco­ló­gi­ca que hoy vi­ve el pla­ne­ta, a raíz de la que­ma de com­bus­ti­bles fó­si­les.

P- ¿Qué lec­tu­ra ha­cés de los úl­ti­mos de­rra­mes ocu­rri­dos en Allen?

R- Oja­lá Allen des­pier­te, pe­ro la ver­dad si­go sien­do es­cép­ti­ca. Son mu­chos ya los ac­ci­den­tes: es­tán con­ta­dos en el li­bro. En el úl­ti­mo mes hu­bo dos ac­ci­den­tes en un mis­mo po­zo, cer­ca de la chacra de mi pa­dre, cer­ca de la EFO, e YPF in­ten­tó ocul­tar­lo y mi­ni­mi­zar­lo. En Allen ex­plo­ta­ron las re­des so­cia­les, llo­vie­ron los men­sa­jes de in­dig­na­ción. Pe­ro des­pués la gen­te no pro­pu­so or­ga­ni­zar­se ni apa­re­ció en la mo­vi­li­za­ción con­vo­ca­da por el te­ma. Lo úni­co que hi­cie­ron al­gu­nos es aper­so­nar­se en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te, que de to­dos mo­dos no se­sio­nó y des­car­tó de­cla­rar la emer­gen­cia am­bien­tal. Ese mis­mo ór­gano apro­bó ha­ce unas se­ma­nas 93 po­zos más en el eji­do mu­ni­ci­pal. Des­de el Mu­ni­ci­pio y la Pro­vin­cia de­ben es­tar fes­te­jan­do es­te vai­vén en­tre la ca­tar­sis vir­tual y la apa­tía or­ga­ni­za­cio­nal. Mi im­pre­sión es que aun­que en Allen to­dos sos­pe­chan que la co­exis­ten­cia en­tre la fru­ti­cul­tu­ra y el frac­king es una gran men­ti­ra, to­da­vía no hay con­cien­cia del da­ño mo­ral. Des­pués de to­do, los más afec­ta­dos has­ta aho­ra son los po­bres, los in­vi­si­bles, los que ha­bi­tan las zo­nas ru­ra­les de las cha­cras.

(Arri­ba) Una ima­gen de la chacra de los Svampa en 1935. (Aba­jo) La chacra 51 hoy.

GEN­TI­LE­ZA DE DAF­NE GENTINETTA

Svampa rea­li­za un re­co­rri­do por sus me­mo­rias de in­fan­cia, vi­ven­cias fa­mi­lia­res y el aná­li­sis so­cio­ló­gi­co del frac­king.

GEN­TI­LE­ZA MARISTELLA SVAMPA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.