La re-re: ju­ga­da po­lí­ti­ca con una frá­gil ba­se le­gal

LA INS­TA­LA­CIÓN DE UN PO­SI­BLE TER­CER MAN­DA­TO DEL GO­BER­NA­DOR WERETILNECK ES UNA SAGAZ MO­VI­DA PO­LÍ­TI­CA AN­TE LA AU­SEN­CIA DE UN CAN­DI­DA­TO PRO­PIO FUER­TE. PE­RO TAN­TO LA CONS­TI­TU­CIÓN CO­MO LA JU­RIS­PRU­DEN­CIA RIONEGRINA Y NA­CIO­NAL LA HA­CEN OBJETABLE.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Fe­de­ri­co Am­brog­gio*

En los úl­ti­mos ocho años, a par­tir del fa­lle­ci­mien­to del go­ber­na­dor Car­los So­ria, qui­zás co­mo nun­ca en la his­to­ria de Río Ne­gro, se han pues­to en agen­da de la opi­nión pú­bli­ca cier­tos te­mas cons­ti­tu­cio­na­les que sue­len es­tar ale­ja­dos de la vi­da co­ti­dia­na de los ciu­da­da­nos y, en ge­ne­ral, han si­do di­se­ña­dos por el cons­ti­tu­yen­te pa­ra man­te­ner­los aje­nos de los cir­cuns­tan­cia­les mo­men­tos de co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca. Ejem­plo de ello re­sul­tan ser los de­ba­tes acer­ca del ins­ti­tu­to de la ace­fa­lía del go­ber­na­dor y el vi­ce­go­ber­na­dor, las ca­rac­te­rís­ti­cas de la elec­ción del Po­der Eje­cu­ti­vo y la even­tual po­si­bi­li­dad de un ba­lo­ta­je, la ins­tru­men­ta­ción y pos­te­rior de­ro­ga­ción de las PA­SO y, fi­nal­men­te, la dis­cu­sión acer­ca de una hipotética re-re­elec­ción de Al­ber­to Weretilneck.

En ese or­den de ideas, la hipotética re-re­elec­ción del ac­tual man­da­ta­rio, se­gún las pa­la­bras del pro­pio Weretilneck, es­ta­ría sus­ten­ta­da en que el mis­mo fue elec­to en una so­la oca­sión co­mo go­ber­na­dor –pe­rio­do 2015-2019–, pues­to que en el an­te­rior man­da­to –pe­río­do 2011-2015– ha­bía si­do elec­to vi­ce­go­ber­na­dor, ha­bien­do asu­mi­do co­mo go­ber­na­dor no por elec­ción po­pu­lar, sino por im­pe­rio de las nor­mas de ace­fa­lía re­em­pla­zan­do a Car­los So­ria.

Si bien, a nues­tro cri­te­rio, el tex­to de la Cons­ti­tu­ción de la Pro­vin­cia de Río Ne­gro re­sul­ta me­ri­dia­na­men­te cla­ro al ex­pre­sar en su ar­tícu­lo 175º que “El go­ber­na­dor y el vi­ce­go­ber­na­dor pue­den ser re­elec­tos o su­ce­der­se re­cí­pro­ca­men­te por un nue­vo pe­río­do y por una so­la vez. Si han si­do re­elec­tos o se han su­ce­di­do re­cí­pro­ca­men­te, no pue­den ser ele­gi­dos pa­ra nin­guno de am­bos car­gos sino con un pe­río­do de in­ter­va­lo”.

Y en con­se­cuen­cia, se ve­da la po­si­bi­li­dad de que un ciu­da­dano elec­to go­ber­na­dor o vi­ce en dos pe­rio­dos con­se­cu­ti­vos ac­ce­da a un ter­cer man­da­to en cual­quie­ra de los car­gos men­cio­na­dos. Pe­ro es me­nes­ter efec­tuar al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes adi­cio­na­les que abo­nan es­ta im­po­si­bi­li­dad.

En pri­mer lu­gar, la Cons­ti­tu­ción, en su sec­ción Cuar­ta, “Po­der Eje­cu­ti­vo”, ca­pí­tu­lo I, “Dis­po­si­cio­nes ge­ne­ra­les - Go­ber­na­dor y vi­ce­go­ber­na­dor”, en sus diez ar­tícu­los tra­ta a am­bos fun­cio­na­rios de for­ma ines­cin­di­ble. Se eli­gen si­mul­tá­nea­men­te, tie­nen las mis­mas con­di­cio­nes de ele­gi­bi­li­dad, go­zan de las mis­mas in­mu­ni­da­des, es­tán su­je­tos a las mis­mas in­ha­bi­li­da­des e in­com­pa­ti­bi­li­da­des, du­ran en sus man­da­tos el mis­mo tiem­po y es­tán ex­pues­tos a las mis­mas res­tric­cio­nes en ma­te­ria de re­elec­ción. Es­ta con­gruen­cia cons­ti­tu­cio­nal se sus­ten­ta en que el vi­ce­go­ber­na­dor, ade­más de pre­si­dir la Le­gis­la­tu­ra, es un go­ber­na­dor “en po­ten­cia”, que an­te la ace­fa­lía asu­me la ti­tu­la­ri­dad del Eje­cu­ti­vo.

En se­gun­do lu­gar, sur­ge la im­po­si­bi­li­dad ló­gi­ca de que un ciu­da­dano que ocu­pó el car­go de vi­ce­go­ber­na­dor y/o go­ber­na­dor en dos oca­sio­nes con­se­cu­ti­vas pue­da ser elec­to nue­va­men­te en al­gu­na de esas dos in­ves­ti­du­ras, pues­to que la in­ter­pre­ta­ción con­tra­ria ani­qui­la­ría el sen­ti­do del ar­tícu­lo

175º, es­ta­ble­cien­do en la prác­ti­ca la re­elec­ción in­de­fi­ni­da.

Un ejem­plo lo cla­ri­fi­ca. Su­pon­ga­mos que Weretilneck es ha­bi­li­ta­do y ga­na en el 2019. ¿Qué su­ce­de­ría en el 2023? Con la mis­ma ló­gi­ca, po­dría in­ter­pre­tar­se que, co­mo no fue elec­to “vi­ce­go­ber­na­dor” en el 2019, po­dría ac­ce­der a di­cho car­go y an­te cual­quier ace­fa­lía del go­ber­na­dor elec­to en el

2023, Weretilneck po­dría ser go­ber­na­dor nue­va­men­te, dan­do ini­cio a una nue­va con­ca­te­na­ción de pe­rio­dos, que po­dría ser re­pe­ti­da has­ta el in­fi­ni­to. ¿Es és­ta la in­ter­pre­ta­ción que el cons­ti­tu­yen­te qui­so dar­le al ar­tícu­lo 175º? La res­pues­ta es ne­ga­ti­va.

Mas allá de las apre­cia­cio­nes doc­tri­na­les es­bo­za­das, los res­pon­sa­bles de di­ri­mir la ha­bi­li­ta­ción de Weretilneck pa­ra otro man­da­to se­rán los jue­ces del Tri­bu­nal Elec­to­ral Pro­vin­cial y del Su­pe­rior Tri­bu­nal de Jus­ti­cia, y po­si­ble­men­te la úl­ti­ma pa­la­bra se­rá de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción.

En la cau­sa Men­dio­roz, el Tri­bu­nal Elec­to­ral pro­vin­cial re­cha­zó la pre­ten­sión del por en­ton­ces vi­ce­go­ber­na­dor de ac­ce­der a un ter­cer man­da­to, ex­pre­san­do que cual­quier otra in­ter­pre­ta­ción sos­la­ya­ría los prin­ci­pios re­pu­bli­ca­nos de go­bierno y la pe­rio­di­ci­dad de los man­da­tos. Si bien es­ta sen­ten­cia fue re­vo­ca­da por el STJ por cues­tio­nes for­ma­les, el dic­ta­men del pro­cu­ra­dor fis­cal, Hu­go Mán­ta­ras, re­afir­mó que una per­so­na que ha ocu­pa­do por dos pe­rio­dos con­se­cu­ti­vos el car­go de go­ber­na­dor o vi­ce no pue­de ac­ce­der a un ter­cer man­da­to, sea quien fue­re su acom­pa­ñan­te en la fór­mu­la. A ni­vel na­cio­nal, la Cor­te Su­pre­ma en el fa­llo “UCR de San­tia­go del Es­te­ro” de 2015 de­ne­gó la po­si­bi­li­dad a Ge­rar­do Zamora de ac­ce­der a un ter­cer pe­rio­do. Aque­lla sen­ten­cia re­sul­ta in­tere- san­te. A pe­sar de que se tra­ta de un te­ma pro­vin­cial, la Cor­te ma­ni­fes­tó que “cuan­do se de­nun­cia que han si­do le­sio­na­das ex­pre­sas dis­po­si­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les que ha­cen a la esen­cia de la for­ma re­pu­bli­ca­na de go­bierno, en el sen­ti­do que da a esos tér­mi­nos la ley Fun­da­men­tal –an­te la pos­tu­la­ción co­mo can­di­da­to del ac­tual go­ber­na­dor pe­se a la re­gla de una so­la re­elec­ción con­se­cu­ti­va de la cons­ti­tu­ción pro­vin­cial– no pue­de ver­se en la in­ter­ven­ción de la Cor­te una in­tro­mi­sión ni un ava­sa­lla­mien­to de las au­to­no­mías pro­vin­cia­les, sino la pro­cu­ra de la per­fec­ción de su fun­cio­na­mien­to, ase­gu­ran­do el aca­ta­mien­to de aque­llos prin­ci­pios su­pe­rio­res que las pro­vin­cias han acor­da­do res­pe­tar al con­cu­rrir al es­ta­ble­ci­mien­to de la Cons­ti­tu­ción Na­cio­nal y que la Na­ción de­be ga­ran­ti­zar”. Re­cien­te­men­te, el 11 de di­ciem­bre pa­sa­do, en el fa­llo Cos­ta Eduar­do so­bre la cons­ti­tu­cio­na­li­dad de la ley de Le­mas en San­ta Cruz, si bien la CSJN afir­ma co­mo prin­ci­pio ge­ne­ral que no le com­pe­te in­vo­lu­crar­se en el de­re­cho elec­to­ral pro­vin­cial, es­ta­ble­ce una for­tí­si­ma ex­cep­ción an­te si­tua­cio­nes de evi­den­te y os­ten­si­ble apar­ta­mien­to del inequí­vo­co sen­ti­do de las nor­mas de de­re­cho pú­bli­co lo­cal del que re­sul­ten le­sio­na­das ins­ti­tu­cio­nes fun­da­men­ta­les de los or­de­na­mien­tos pro­vin­cia­les que ha­cen a la esen­cia del sis­te­ma re­pre­sen­ta­ti­vo re­pu­bli­cano que las pro­vin­cias se han obli­ga­do a ase­gu­rar. Y ci­ta el re­fe­ri­do fa­llo “UCR de San­tia­go del Es­te­ro” so­bre el in­ten­to re-re­elec­cio­nis­ta.

En su­ma, te­nien­do en cuen­ta la ju­ris­pru­den­cia de la Cor­te, di­fí­cil­men­te se pue­da avi­zo­rar que la “re­re” pue­da ser ava­la­da por el má­xi­mo tri­bu­nal de la Na­ción, aun cuan­do ob­ten­ga un fa­llo fa­vo­ra­ble del Su­pe­rior Tri­bu­nal lo­cal. En efec­to, en nues­tra opi­nión, aun­que la po­lí­ti­ca sea el ar­te de lo po­si­ble, y la Jus­ti­cia no es­té exen­ta de “po­li­ti­za­ción”, con­si­de­ra­mos que la ins­ta­la­ción en la opi­nión pú­bli­ca de una po­si­ble re-re­elec­ción del go­ber­na­dor apa­ren­ta más un sagaz mo­vi­mien­to po­lí­ti­co an­te la au­sen­cia de un can­di­da­to en el par­ti­do de go­bierno que una só­li­da es­tra­te­gia ju­rí­di­ca, la cual co­mo he­mos ex­pues­to en­fren­ta­rá múl­ti­ples ob­je­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y ju­di­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.