En bús­que­da de es­tra­te­gia elec­to­ral: “We-re-re­til­neck” 2019

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Ro­dri­go Pé­rez*

El car­go de go­ber­na­dor es uno de los más po­de­ro­sos y atrac­ti­vos del sis­te­ma po­lí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal lue­go de la pre­si­den­cia de la Na­ción. El po­der del que dis­po­nen los go­ber­na­do­res ha­ce que sean pro­ta­go­nis­tas de­ter­mi­nan­tes en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Por tal mo­ti­vo, la ten­den­cia es cons­tan­te ha­cia la bús­que­da de la re­elec­ción. Los go­ber­na­do­res con­tro­lan los re­cur­sos in­dis­pen­sa­bles pa­ra las cam­pa­ñas elec­to­ra­les, una de esas he­rra­mien­tas de po­der es de­fi­nir el ca­len­da­rio elec­to­ral y si és­te coin­ci­de o no con las elec­cio­nes na­cio­na­les. Ac­tual­men­te des­de el ofi­cia­lis­mo pro­vin­cial se plan­tea la po­si­bi­li­dad de re­elec­ción al ac­tual man­da­ta­rio en el 2019 y mu­chas vo­ces ya se han ma­ni­fes­ta­do po­si­ti­va­men­te. Des­de ese lu­gar ar­gu­men­tan que el pri­mer man­da­to fue en re­em­pla­zo de Car­los So­ria, por lo cual in­ter­pre­tan que no se con­ta­ría co­mo un pe­río­do. Es­ta de­fi­ni­ción es pa­ra otros ac­to­res in­co­rrec­ta, ya que re­fie­ren que la im­po­si­bi­li­dad de ser re­elec­to no re­cae so­la­men­te en la fi­gu­ra del go­ber­na­dor sino que se ex­tien­de al vi­ce.

La Cons­ti­tu­ción de Río Ne­gro en su ar­tícu­lo 175º enun­cia: “El go­ber­na­dor y el vi­ce­go­ber­na­dor pue­den ser re­elec­tos o su­ce­der­se re­cí­pro­ca­men­te por un nue­vo pe­río­do y por una so­la vez. Si han si­do re­elec­tos o se han su­ce­di­do re­cí­pro­ca­men­te, no pue­den ser ele­gi­dos pa­ra nin­guno de am­bos car­gos sino con un pe­río­do de in­ter­va­lo”.

Re­elec­ción en las pro­vin­cias

Juan An­drés Mi­ño y Al­fre­do Ra­fael Bus­mail, au­to­res de “De­mo­cra­cia y elec­cio­nes. Apun­tes pa­ra una re­for­ma po­lí­ti­ca”, men­cio­nan que los ar­gu­men­tos a fa­vor sos­tie­nen que la po­si­bi­li­dad de re­elec­ción in­me­dia­ta se apro­xi­ma más al ideal de­mo­crá­ti­co y au­men­ta la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de los po­lí­ti­cos a las de­man­das ciu­da­da­nas. Por ello, in­di­can que los vo­tan­tes de­ben te­ner el ma­yor mar­gen po­si­ble pa­ra ele­gir y re­te­ner a los man­da­ta­rios si han he­cho bien su tra­ba­jo.

Los ar­gu­men­tos en con­tra sub­ra­yan el pe­li­gro de abu­so de po­der de los go­ber­nan­tes pa­ra su pro­pia per­pe­tua­ción y con­cen­tra­ción de po­der. En 1983 nin­gu­na cons­ti­tu­ción pro­vin­cial pre­veía la re­elec­ción de los go­ber­na­do­res. Aque­llos au­to­res re­fie­ren que, en la úl­ti­ma eta­pa de­mo­crá­ti­ca, los go­ber­na­do­res se so­me­tie­ron a la re­elec­ción en 67 opor­tu­ni­da­des y tu­vie­ron éxi­to en 58 oca­sio­nes.

Los dis­tri­tos con ma­yor can­ti­dad de re­elec­cio­nes de go­ber­na­dor fue­ron San Luis y For­mo­sa (6), Cór­do­ba y La Pam­pa (5), Sal­ta, La Rio­ja, En­tre Ríos, Neu­quén y Río Ne­gro (4 ). A di­fe­ren­cia de otras pro­vin­cias, co­mo Neu­quén, San Luis, For­mo­sa o San­ta Cruz, Río Ne­gro sí tu­vo al­ter­nan­cia. La Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal go­ber­nó des­de 1983 a

2011, has­ta la vic­to­ria del pe­ro­nis­mo con Car­los So­ria. Des­de el 2012 Al­ber­to Weretilneck go­bier­na la pro­vin­cia y años des­pués crea su pro­pio par­ti­do con el cual triun­fa en la elec­ción del 2015.

Re­elec­cio­nes rio­ne­gri­nas

Una par­ti­cu­la­ri­dad en la po­lí­ti­ca rionegrina de los úl­ti­mos 35 años es que cuan­do el can­di­da­to del ofi­cia­lis­mo era go­ber­na­dor en ejer­ci­cio la opo­si­ción siem­pre es­tu­vo más le­jos del triun­fo elec­to­ral. Así lo de­mues­tran los ca­sos don­de hu­bo un go­ber­na­dor en ejer­ci­cio com­pi­tien­do en bús­que­da de su re­elec­ción. En to­dos los ca­sos se al­za­ron con el triun­fo. De to­das las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas, Río Ne­gro es la que más go­ber­na­do­res re­elec­tos tu­vo de ma­ne­ra in­di­vi­dual (fue­ron 4 los man­da­ta­rios re­elec­tos).

Se­gún el po­li­tó­lo­go Ma­rio Rior­da, el es­ce­na­rio de re­elec­ción en de­ter­mi­na­dos ca­sos pue­de ser una va­rian­te del es­ce­na­rio del ga­na­dor an­ti­ci­pa­do, cuan­do el go­ber­na­dor en ejer­ci­cio es el fa­vo­ri­to elec­to­ral. Des­de los vo­tan­tes, el ni­vel de co­no­ci­mien­to y el gra­do de po­pu­la­ri­dad o im­po­pu­la­ri­dad del go­ber­na­dor re­du­cen la frag­men­ta­ción, per­mi­tien­do coor­di­nar las ex­pec­ta­ti­vas de los elec­to­res a fa­vor o en con­tra de la con­ti­nui­dad del man­da­ta­rio en ejer­ci­cio.

En los cua­tro ca­sos de go­ber­na­do­res en ejer­ci­cio com­pi­tien­do por su re­elec­ción se pro­du­ce una al­ta po­la­ri­za­ción. En 1991 la su­ma­to­ria de los dos pri­me­ros lu­ga­res su­pera el 73% de los vo­tos, en 1999 el 90%, en el 2007 su­pera el 88% y en la úl­ti­ma elec­ción la po­la­ri­za­ción en­tre las dos prin­ci­pa­les fuer­zas al­can­za al 85% .

JSRN y la es­tra­te­gia de la re­elec­ción

El se­llo Jun­tos So­mos Río Ne­gro tie­ne po­cos años y un gra­do de ins­ta­la­ción mu­chí­si­mo me­nor que el de ofi­cia­lis­mos pro­vin­cia­les co­mo el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, el Mo­vi­mien­to Po­pu­lar Neu­quino o Cam­bie­mos. El am­pa­ro que ofre­ce la mar­ca a sus can­di­da­tos, por en­de, tam­bién es me­nor, por ello es que la ver­da­de­ra mar­ca es el ac­tual go­ber­na­dor, y de allí que la prin­ci­pal es­tra­te­gia sea que el can­di­da­to del es­pa­cio po­lí­ti­co sea el pro­pio Weretilneck.

La pers­pec­ti­va de la re­elec­ción man­tie­ne uni­do al par­ti­do y pa­ra el go­ber­na­dor en ejer­ci­cio es más fá­cil con­ser­var la uni­dad del par­ti­do que cons­ti­tu­ye la ba­se de su go­bierno. Así co­mo en el 2015 la ban­de­ra de la cam­pa­ña fue­ron los con­tra­tos pe­tro­le­ros y a par­tir de allí –se­gún men­cio­na­ba el go­ber­na­dor– se po­drían lle­var ade­lan­te las obras pos­ter­ga­das a ca­da mu­ni­ci­pio rio­ne­grino, el año pró­xi­mo se­rá el Plan Cas­te­llo el en­car­ga­do de des­ti­nar di­ne­ro pa­ra hos­pi­ta­les, es­cue­las y se­gu­ri­dad.

En la úl­ti­ma elec­ción eje­cu­ti­va Jun­tos lle­vó ade­lan­te es­tra­te­gias que ya ha­bía uti­li­za­do el ra­di­ca­lis­mo en elec­cio­nes an­te­rio­res co­mo la pro­vin­cia­li­za­ción de su agru­pa­ción y el des­do­bla­mien­to de las fe­chas de vo­ta­ción en al­gu­nos mu­ni­ci­pios se­pa­ra­dos de la elec­ción pro­vin­cial. To­do in­di­ca que el año pró­xi­mo se po­dría dar una elec­ción de fuer­te po­la­ri­za­ción en­tre Jun­tos So­mos Río Ne­gro y el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, la ten­den­cia ac­tual pa­re­cie­ra con­fir­mar­lo con las can­di­da­tu­ras del ac­tual go­ber­na­dor Al­ber­to Weretilneck y el in­ten­den­te de Ge­ne­ral Ro­ca Mar­tín So­ria, am­bos com­pe­ti­rán por el vo­to del elec­tor rio­ne­grino. El go­bierno pro­vin­cial lo­gró ya la eli­mi­na­ción de las PA­SO y tra­ta­rá, al igual que lo hi­cie­ra re­cien­te­men­te el go­bierno de Neu­quén, de acor­tar los pla­zos elec­to­ra­les y ga­nar­le te­rreno a sus ri­va­les.

*Ana­lis­ta po­lí­ti­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.