El te­mi­ble “cue­ro del agua”

Se­gún el mi­to, la en­ti­dad ha­bi­ta en la ori­lla de arro­yos, ríos o la­gos y, mi­me­ti­za­da con el pai­sa­je, si al­gún in­cau­to pa­sa o se po­sa so­bre ella, lo en­ro­lla y se lo lle­va a las pro­fun­di­da­des.

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da* *Es­cri­tor de Val­che­ta .

Se­gún Le­vi-Strauss, “la in­ter­pre­ta­ción y el aná­li­sis del dis­cur­so de as na­rra­cio­nes en re­la­ción de la cos­mo­vi­sión de los in­for­man­tes po­ne de ma­ni­fies­to la pre­sen­cia del ‘mi­to’ co­mo me­dio pa­ra or­de­nar y com­pren­der la reali­dad. Po­der ad­mi­tir que nin­gún sis­te­ma cul­tu­ral res­pon­de sa­tis­fac­to­ria­men­te to­das las ne­ce­si­da­des de los in­di­vi­duos co­la­bo­ra pa­ra es­ta­ble­cer la sig­ni­fi­ca­ción del mi­to”.

“Los pue­blos al re­cu­rrir al mi­to en­cuen­tran en él la so­lu­ción a si­tua­cio­nes pro­ble­má­ti­cas de la vi­da co­mu­ni­ta­ria que su or­ga­ni­za­ción cul­tu­ral no lo­gra res­pon­der”.

Uno de los mi­tos más di­fun­di­dos del pan­teón mapuche es el del “cue­ro del agua”, te­mi­do tan­to en Chi­le co­mo en la Pa­ta­go­nia, por sus con­di­cio­nes ma­lé­fi­cas.

Se­gún la es­cri­to­ra Per­la Ál­va­rez, de Ba­ri­lo­che, el “cue­ro del agua es de apa­rien­cia va­ria­da. Los in­for­man­tes lo des­cri­ben, al­gu­nos, co­mo cue­ro de va­ca, o cue­ro de di­fe­ren­tes ani­ma­les y otros co­mo man­tas, fra­za­das o de as­pec­to in­de­fi­ni­do. A pe­sar de la reali­dad de mu­chas de las ver­sio­nes, to­dos coin­ci­den en la vi­ta­li­dad de es­te ob­je­to, ya sea co­mo cue­ro o man­ta con vi­da, o un ani­mal que res­pon­da a es­tas for­mas. in­for­man­te lo com­pa­ra con una man­ta ra­ya de mar cu­bier­ta de mus­go, de gran­des di­men­sio­nes”.

“Los que lo des­cri­ben co­mo cue­ro de va­ca, al­gu­nos lo ha­cen de co­lor ma­rrón, ne­gro u ove­ro, con ma­ni­tas al­re­de­dor, con ga­rras –por eso tam­bién se lo de­no­mi­na ‘cue­ro uñu­do’”. Otros, de co­lor ver­de mus­go con so­pa­pas o ven­to­sas en las pa­tas.

“Hay otra ver­sio­nes –aco­ta Per­la Ál­va­rez– que lo men­cio­nan co­mo un cue­ro de ove­ja, de hui­llín o de otros ani­ma­les co­no­ci­dos. Pa­ra otros es un cue­ro de ani­mal in­de­fi­ni­do con es­ca­mas, que tie­ne ca­be­za y co­la de pez”.

Es­ta en­ti­dad tie­ne su há­bi­tat en la ori­lla de arro­yos, ríos o la­gos y mi­me­ti­za­da con el pai­sa­je si al­gún in­cau­to pa­sa o se po­sa so­bre ella lo en­ro­lla y se lo lle­va a las pro­fun­di­da­des pa­ra nun­ca más apa­re­cer.

Se­gún Ál­va­rez “las cos­tas de los la­gos y de los ríos tam­bién ac­túan co­mo coad­yu­van­tes, por­que es­te al ex­ten­der­se so­bre ellas pro­pi­cia que las per­so­nas o ani­ma­les por dis­trac­ción o des­co­no­ci­mien­to se co­lo­quen so­bre él y sean en­ro­lla­das”.

Se cuen­ta, por ejem­plo, que “una se­ño­ra ba­ña­ba a su be­bé en el río cuan­do lo sa­ca en­cuen­tra so­bre una pie­dra un cue­ro lim­pio y cá­li­do, en­ton­ces co­lo­ca a su be­bé en él, el cue­ro se ce­rró y se lle­vó al be­bé por el río”. Se­gún al­gu­nos “cuan­do sa­le el cue­ro ha­ce mu­cho ca­lor, y es por­que al fal­tar­le el oxí­geno aba­jo sube pa­ra arri­ba”.

De­sa­pa­ri­cio­nes

Un da­to pa­ra te­ner en cuen­ta en el aná­li­sis de es­te mi­to tan te­rri­ble es que “el cue­ro del agua o cue­ro uñu­do nos po­ne en evi­den­cia al da­dor co­mo aque­lla pro­ble­má­ti­ca cul­tu­ral que des­de la épo­ca de los pri­me­ros po­bla­do­res has­ta la ac­tua­li­dad no ha si­do re­suel­ta: la des­apa­ri­ción de per­soUn nas en los la­gos de es­ta zo­na. El me­ca­nis­mo del que la co­mu­ni­dad se ha va­li­do pa­ra pro­du­cir el mi­to ha si­do el de crear un ser, el cual a tra­vés del te­mor ar­mo­ni­za el víncu­lo del hom­bre con su me­dio”.

Don Elías Chu­cair, pres­ti­gio­so es­cri­tor de In­ge­nie­ro Ja­co­bac­ci, en sus in­tere­san­tes li­bros de re­la­tos pa­ta­gó­ni­cos ha res­ca­ta­do his­to­rias de po­bla­do­res que fue­ron lle­va­dos por el cue­ro a las pro­fun­di­da­des de las la­gu­nas.

Por otra par­te en la cuen­ca del arro­yo Val­che­ta en el pa­ra­je Pun­ta de Agua vie­jos po­bla­do­res con cier­to te­mor so­lían na­rrar la ace­chan­za del te­rri­ble cue­ro del agua en la la­gu­na Cu­ri­có.

El poe­ta Hu­go Du­rac­zek en sus her­mo­sos ver­sos de­jó plas­ma­da es­ta cruel en­ti­dad:

“Te he vis­to de plo­mi­zo gris/ en re­bel­día;/ y otras ve­ces planchado de azu­les man­se­dum­bres:/ ¿Qué co­rrien­tes or­de­nan tu le­cho mis­te­rio­so…/ Y esa es­pu­ma que jue­ga/ en las pie­dras des­cal­zas…? Des­de le­jos me lle­gan vo­ces mi­le­na­rias…/ re­la­tos y su­ce­sos en­tre si­glos de tiem­po que/ agran­dan tu mis­te­rio./ Una ga­vio­ta pa­sa co­mo un pre­sa­gio ala­do/ y anun­cia que en la ori­lla,/ si­nies­tro man­to en cal­ma, ten­di­do en tram­pa mor­tal/ ace­cha el cue­ro del agua”.

Se­gún los re­la­tos, los si­tios más pe­li­gro­sos son la ori­llas de ríos y la­gu­nas. De­trás del mi­to es­ta­ría la ex­pli­ca­ción de las de­sa­pa­ri­cio­nes de per­so­nas en los cur­sos de agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.