De­re­chos hu­ma­nos en lu­ga­res de en­cie­rro: la deu­da de Neu­quén

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Al­ber­to Vol­pi*

En­tre 2006 y 2007 en­tró en vi­gen­cia el Pro­to­co­lo Fa­cul­ta­ti­vo de la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra y Otros Tra­tos y Pe­nas Crue­les, In­hu­ma­nos o De­gra­dan­tes (Op­cat se­gún sus si­glas en in­glés).

Se tra­ta de un pac­to in­ter­na­cio­nal que bus­ca avan­zar en el cum­pli­mien­to de la Con­ven­ción Con­tra la Tor­tu­ra (1984), pun­tual­men­te es­ta­ble­cien­do un do­ble sis­te­ma de vi­si­tas a los lu­ga­res de pri­va­ción de la li­ber­tad, con­for­ma­do por un nue­vo or­ga­nis­mo de las Na­cio­nes Uni­das, el Sub­co­mi­té pa­ra la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (SPT) y los “me­ca­nis­mos na­cio­na­les de pre­ven­ción de la tor­tu­ra” (MPT) que los es­ta­dos de­ben po­ner en fun­cio­nes.

Los Es­ta­dos par­te del Op­cat pue­den “man­te­ner, de­sig­nar o crear” es­tos me­ca­nis­mos, res­pe­tan­do una se­rie de re­qui­si­tos y con­di­cio­nes es­ta­ble­ci­dos por el tra­ta­do. En par­ti­cu­lar, es­tos ór­ga­nos de­ben ser in­de­pen­dien­tes y con­tar con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra fun­cio­nar, te­ner per­so­nal idó­neo y am­plias fa­cul­ta­des pa­ra vi­si­tar lu­ga­res de en­cie­rro y re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre su es­ta­do y sus con­di­cio­nes.

El Pro­to­co­lo es­ta­ble­ce la “aper­tu­ra” de to­dos los lu­ga­res de en­cie­rro pa­ra que sean vi­si­ta­dos por el sub­co­mi­té y los res­pec­ti­vos me­ca­nis­mos pre­ven­ti­vos, otor­gan­do a los in­te­gran­tes de es­te do­ble sis­te­ma de vi­si­tas la po­si­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se di­rec­ta­men­te, sin me­dia-Pe­ro ción de las au­to­ri­da­des del Es­ta­do par­te.

A di­fe­ren­cia de otros tra­ta­dos, ba­sa­dos en la re­vi­sión del pa­sa­do y la san­ción de los es­ta­dos que in­cum­plie­ron sus obli­ga­cio­nes, el Pro­to­co­lo pre­ten­de que las au­to­ri­da­des, el sub­co­mi­té y los dis­tin­tos me­ca­nis­mos de pre­ven­ción de la tor­tu­ra tra­ba­jen jun­tos re­sol­vien­do pro­ble­mas.

La de­fi­ni­ción de esos pro­ble­mas pú­bli­cos, en el sis­te­ma que es­ta­ble­ce el Op­cat, de­bie­ra trans­cu­rrir apro­xi­ma­da­men­te del si­guien­te mo­do: el SPT y los MPT de­ben efec­tuar vi­si­tas a to­do ti­po de lu­ga­res de en­cie­rro (cár­ce­les, co­mi­sa­rías, ho­ga­res in­fan­ti­les, asi­los, co­lo­nias, etc.). En ba­se a los “ha­llaz­gos” de esas vi­si­tas y otras ac­ti­vi­da­des co­ne­xas, co­mo pe­dir in­for­mes y en­tre­vis­tar per-Las so­nas, de­ben ha­cer­se re­co­men­da nes a las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles. Esas re­co­men­da­cio­nes de­bie­ran ser­vir co­ra mo “ho­ja de ru­ta” pa­ra que se lle­ven ade lante re­for­mas que per­mi­tan mi­ti­gar los ries­gos de tor­tu­ra y de ese mo­do pre­ve nir vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos.

Es de­cir, en ba­se a la mi­ra­da ob­je­ti­va y “ho­lís­ti­ca” del sub­co­mi­té y los me­ca nis­mos de pre­ven­ción de la tor­tu­ra soc­tua­les, bre los pro­ble­mas ac­tua­les, da­des de­bie­ran en­ca­rar ac­cio­nes que per­mi­tan evi­tar que ese ti­po de vio­la­cio nes a los de­re­chos hu­ma­nos se reite­ren en el fu­tu­ro. Es de­cir, el Pro­to­co­lo tie­ne un ca­riz sistémico y pros­pec­ti­vo.

Esa mi­ra­da y los me­ca­nis­mos pa­ra ha­cer­la efec­ti­va de­ben ser “in­jer­ta­dos” en sis­te­mas ins­ti­tu­cio­na­les di­ver­sos, in te­gra­dos prin­ci­pal­men­te por las au­to­ri­da­des res­pon­sa­bles de aten­der y re­sol ver las si­tua­cio­nes tor­tu­ra y ma­los tra­tos: los jue­ces, los mi­nis­tros, los se cre­ta­rios, los di­rec­to­res co­mi­sa­rios, “en­car­ga­dos”, “ope­ra­do­res”, et­cé­te­ra. Que ope­ran en cier­tas y de­ter­mi­na­das cár­ce­les, co­mi­sa­rías, “sa­las”, et­cé­te­ra, exis­ten­tes en la ac­tua­li­dad en de­ter­mi na­do lu­gar.

A ni­vel na­cio­nal, pa­ra cum­plir con el Pro­to­co­lo fa­cul­ta­ti­vo, la ley 26827 es­ta ble­ció un “sis­te­ma” pre­ven­ción de la tor­tu­ra ba­sa­do en la au­to­no­mía cons­ti tu­cio­nal de las pro­vin­cias, es­pe­cial­men te en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y ad­mi­nis tra­ción de los lu­ga­res de en­cie­rro. Lo cu­do al dio co­mo re­sul­ta­do di­cho “sis­te­ma”,

Se re­quie­re una ley que cree or­ga­nis­mos ca­pa­ces de lle­var ade­lan­te vi­si­tas in­de­pen­dien­tes, con fa­cul­ta­des de di­sua­dir ma­los tra­tos y pro­du­cir diag­nós­ti­cos ob­je­ti­vos y pro­fun­dos.

ba­sa­do en los “me­ca­nis­mos lo­ca­les pa­ra la pre­ven­ción de la tor­tu­ra”, que ca­da pro­vin­cia de­be de­sig­nar o crear.

Esos ór­ga­nos pro­vin­cia­les de­ben cum­plir cier­tos re­qui­si­tos de in­de­pen­den­cia y te­ner de­ter­mi­na­das fa­cul­ta­des mí­ni­mas. Una vez crea­dos, se in­te­gran al men­cio­na­do “sis­te­ma na­cio­nal”, que tam­bién com­po­nen la Pro­cu­ra­ción Pe­ni­ten­cia­ria de la Na­ción (PPN), un or­ga­nis­mo pre­exis­ten­te que re­ci­bió el man­da­to de me­ca­nis­mo de pre­ven­ción de la tor­tu­ra en to­dos los lu­ga­res de de­ten­ción de­pen­dien­tes de au­to­ri­dad na­cio­nal o fe­de­ral; y el Co­mi­té Na­cio­nal pa­ra la Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra (CNPT), ór­gano coor­di­na­dor y rec­tor del sis­te­ma, que co­men­zó a fun­cio­nar en 2018. A ellos se agre­ga el Con­se­jo Fe­de­ral, un ór­gano con­sul­ti­vo que nu­clea a los me­ca­nis­mos lo­ca­les en fun­cio­na­mien­to, la PPN y el CNPT.

Exis­ten cin­co me­ca­nis­mos lo­ca­les, des­de ha­ce al­gu­nos años (Cha­co, Co­rrien­tes, Men­do­za, Mi­sio­nes y Sal­ta), ca­da uno de ellos con sus res­pec­ti­vas reali­da­des y di­fi­cul­ta­des pa­ra lle­var ade­lan­te ade­cua­da­men­te su mi­sión. En al­gu­nos ca­sos sin la ins­ti­tu­cio­na­li­dad ade­cua­da o sin los re­cur­sos bá­si­cos pa­ra fun­cio­nar.

En Neu­quén, co­mo en la ma­yo­ría de las pro­vin­cias, el Op­cat y la ley 26827 ofre­cen a las au­to­ri­da­des es­ta­ta­les y la so­cie­dad la opor­tu­ni­dad de po­ner en mar­cha un pro­ce­so de trans­for­ma­ción, que de­bie­ra con­du­cir a un ma­yor res­pe­to de los de­re­chos hu­ma­nos en los lu­ga­res de en­cie­rro. Se re­quie­re una ley, la cual de­bie­ra de­sig­nar o crear or­ga­nis­mos ca­pa­ces de lle­var ade­lan­te, cuan­to an­tes, vi­si­tas in­de­pen­dien­tes ca­pa­ces de di­sua­dir ma­los tra­tos y pro­du­cir diag­nós­ti­cos ob­je­ti­vos y pro­fun­dos de esas reali­da­des, que per­mi­tan orien­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas en fa­vor de los de­re­chos hu­ma­nos.

Los or­ga­nis­mos que asu­man es­ta ta­rea de­ben ser le­gí­ti­mos, en el sen­ti­do más am­plio del tér­mino. Con­tar con fa­cul­ta­des le­ga­les que les per­mi­tan des­ple­gar su in­de­pen­den­cia y con re­cur­sos pa­ra cum­plir su ta­rea. Tam­bién de­ben con­tar con la ca­pa­ci­dad y la dis­po­si­ción de ha­cer re­co­men­da­cio­nes a las au­to­ri­da­des. Lo cual de­bie­ra es­tar acom­pa­ña­do de la for­ma­li­za­ción de es­pa­cios pú­bli­cos, cons­truc­ti­vos y plu­ra­lis­tas, en los cua­les se ha­ga efec­ti­vo el exa­men de las re­co­men­da­cio­nes y las me­di­das de so­lu­ción, con mi­ras siem­pre a la pre­ven­ción de la tor­tu­ra y los ma­los tra­tos. Es­ta se lo­gra­rá en di­ver­sa me­di­da, con­for­me se lle­ven ade­lan­te ac­cio­nes efec­ti­vas en cues­tio­nes cla­ve, que de­ben ser de­fi­ni­das en ca­da tiem­po y lu­gar, de la ma­ne­ra más con­sen­sua­da y ob­je­ti­va po­si­ble, co­mo un re­tra­to de la reali­dad he­cho “con an­te­ojos de de­re­chos hu­ma­nos”.

* Do­cen­te de la Fa­cul­tad de De­re­cho de la UBA. In­te­gra la Ofi­ci­na de Pre­ven­ción de la Tor­tu­ra de la Pro­cu­ra­ción de la Na­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.