Bau­tis­mo en el arro­yo Val­che­ta

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Jor­ge Cas­ta­ñe­da*

La en­jun­dio­sa pluma del pa­dre Agustín En­trai­gas su­po res­ca­tar mu­chas his­to­rias re­la­cio­na­das con los mi­sio­ne­ros sa­le­sia­nos en el in­te­rior del en­ton­ces Te­rri­to­rio Na­cio­nal del Río Ne­gro. Y va­rias de ellas su­ce­di­das en Val­che­ta, don­de su­po mi­sio­nar en­tre otros el pa­dre Do­min­go Mi­la­ne­sio, quien bau­ti­za­ra a Ce­fe­rino Na­mun­cu­rá.

Con ame­nos tra­zos li­te­ra­rios En­trai­gas cuen­ta un re­la­to su­ce­di­do en Val­che­ta a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do.

“Uno de los be­ne­mé­ri­tos mi­sio­ne­ros sa­le­sia­nos del sur ar­gen­tino fue, a no du­dar­lo, el R. P. Car­los Fri­ge­rio. Lle­vó lar­gos años de vi­da mi­sio­ne­ra, pe­ro su ‘bau­tis­mo’ co­mo mi­sio­ne­ro pa­ta­gó­ni­co lo re­ci­bió el 22 de ma­yo de 1917 en el arro­yo Val­che­ta. Fue un bau­tis­mo por in­mer­sión”.

“El 12 de no­viem­bre de 1916 sa­lía de Co­ne­sa acom­pa­ña­do por el her­mano sa­le­siano don San­tia­go Si­ko­ra. Sus me­dios lo­co­mo­to­res: un sulky ve­te­rano y dos mu­li­tas ma­ñe­ras. Sa­lió rum­bo a San An­to­nio. De allí se di­ri­gió a Ma­quin­chao, don­de co­men­zó la mi­sión que du­ró sie­te me­ses. Des­pués de mu­chas e in­tere­san­tes pe­ri­pe­cias por aque­llas que­bra­das de la pre­cor­di­lle­ra vol­vía ha­cia Co­ne­sa. Era a me­dia­dos del mes de ma­yo, cuan­do pen­só en re­gre­sar. Que­ría pa­sar por Val­che­ta y ce­le­brar allí la fies­ta de Ma­ría Au­xi­lia­do­ra. Por eso an­he­la­ba lle­gar con al­gu­nos días de an­te­la­ción al 24 de ma­yo. Pe­ro en­tre una co­sa y otra lle­gó el 22 de ma­yo y aún es­ta­ba en ca­mi- no. Era una no­che fría y os­cu­ra co­mo una ma­la con­cien­cia. Lle­gó a la ca­sa del se­ñor Ja­cin­to Lu­ce­ro, su gran ami­go y hués­ped obli­ga­do de sus gi­ras. Pe­ro esa no­che, con gran pe­na, el buen Lu­ce­ro no le pu­do dar hos­pi­ta­li­dad. No te­nía lu­gar. En­ton­ces el mi­sio­ne­ro en­de­re­zó las mu­las ha­cia la ca­sa de la bon­da­do­sa y be­ne­mé­ri­ta se­ño­ra Ma­ría Scan­dro­glio, ma­dre del ac­tual juez de Paz de Val­che­ta. Pa­ra aho­rrar ca­mino, se di­ri­gió al puen­te de­no­mi­na­do Chi­co. Al lle­gar al río, le di­jo a su acom­pa­ñan­te: ‘Me­jor se­rá que te ba­jes y va­yas al otro la­do del puen­te, de a pie’. A es­ta sa­zón ha­bía co­men­za­do a llo­ver y el vien­to sa­cu­día ra­bio­sa­men­te los álamos, pro­du­cien­do un fra­gor si­nies­tro”.

“Ape­nas las mu­las pi­sa­ron el ma­de­ra­men del ru­di­men­ta­rio puen­te se asus­ta­ron y co­men­za­ron a tem­blar con ese de­li­rium tre­mens ca­rac­te­rís­ti­co de los ani­ma­les es­pan­ta­dos. Fue en­ton­ces cuan­do el buen mi­sio­ne­ro, co­mo pa­ra rom­per aque­lla si­tua­ción em­ba­ra­zo­sa chi­co­teó a la mu­la ‘la­de­ra’. Es­ta da un re­cio ti­rón al sulky. El tro­zo de ála­mo que ser­vía de ba­ran­da al puen­te se rom­pe. Una de las rue­das cae afue­ra del puen­te. El sulky pier­de la es­ta­bi­li­dad y al in­cli­nar­se vio­len­ta­men­te ha­cia el río el buen pa­dre cae en­tre las frías aguas, que pa­sa­ban mur­mu­ran­do quién sa­be qué sal­va­jes sin­fo­nías ba­jo el puen­te… Afor­tu­na­da­men­te la mu­la ‘va­re­ra’ ha­cien­do un es­fuer­zo ex­tra­or­di­na­rio, hin­can­do sus pe­que­ños cas­cos en­tre las ren­di­jas del pi­so, man­tu­vo el ca­rrua­je pen­dien­te del an­da­mia­je del puen­te”.

“En­tre­tan­to, el P. Car­los ha­bía­se zam­bu­lli­do va­rias ve­ces, ha­bía be­bi­do más agua de la que desea­ra, y dan­do he­roi­cas bra­za­das y ma­no­ta­zos de aho­ga­do iba ya tre­pan­do la em­pi­na­da cues­ta de la ri­be­ra. ‘¡Pa­dre, pa­dre!’ gri­ta­ba el buen San­tia­go, a voz en cue­llo. Co­mo si el he­roi­co mi­sio­ne­ro se hu­bie­ra ol­vi­da­do de él”.

“Cuan­do por fin tu­vo la bo­ca de­socu­pa­da, el P. Car­los con­tes­tó: ‘Acá es­toy, hom­bre. No ha si­do na­da. Un ba­ñi­to y na­da más…’ . Y subía so­bre el puen­te cho­rrean­do por los cua­tro cos­ta­dos. La so­ta­na to­tal­men­te em­pa­pa­da pro­du­cía un rumor, al ca­mi­nar, que da­ba frío. En­tre­tan­to, la fiel mu­li­ta ‘ru­bia’ –co­mo la lla­ma­ba el mi­sio­ne­ro– man­te­nía aún el co­che­ci­to col­ga­do del puen­te. Hi­cie­ron en­se­gui­da al­gu­na ten­ta­ti­va pa­ra le­van­tar­lo. Pe­ro fue inú­til. En­ton­ces se pu­sie­ron am­bos a gri­tar has­ta des­ga­ñi­tar­se: ‘¡Au­xi­lio! ¡So­co­rro! ¡Au­xi­lio!’. Y así por diez mi­nu­tos, has­ta que lle­gó un buen si­rio li­ba­nés que vi­vía en las in­me­dia­cio­nes y les ayu­dó a le­van­tar el sulky”.

“Rea­ta­ron co­mo pu­die­ron la va­ra que te­nía que­bra­da y des­pa­cio se di­ri­gie­ron a la ca­sa del se­ñor Scan­dro­glio. Allí apa­re­ció en el pa­tio la qui­jo­tes­ca fi­gu­ra del buen mi­sio­ne­ro, con la so­ta­na he­cha una so­pa, unas bo­tas pa­trias, que le ha­bían re­ga­la­do en Ma­quin­chao, ya que los za­pa­tos los ha­bía ro­to en los pri­me­ros me­ses de la mi­sión, y sin som­bre­ro. Gol­pea las ma­nos. Sa­len los mu­cha­chos. ‘Soy el pa­dre Car­los’. Otras ve­ces sa­lían to­dos a re­ci­bir­lo y aga­sa­jar­lo. ¿Por qué hoy la bue­na Ma­ría no lo ha­ce pa­sar pron­to, hoy que tan­to ne­ce­si­ta? Es que pre­ci­sa­men­te en esos días ha­bían es­ta­do por allí unos há­bi­les es­ta­fa­do­res de há­bi­to ta­lar que pre­sen­tán­do­se co­mo sa­cer­do­tes ha­cían su agos­to en pleno ma­yo. Es de ima­gi­nar las dis­cul­pas y ex­cu­sas de la se­ño­ra cuan­do com­pro­bó ‘de vi­su’ que real­men­te aquel no era nin­gún far­san­te, sino el mis­mí­si­mo P. Car­los en cuer­po y al­ma, con el cuer­po tran­si­do, ti­ri­tan­do y con­ge­la­do, pe­ro con el al­ma ar­dien­do de aquel san­to amor a las al­mas que lo lle­vó a tan­tos y he­roi­cos sa­cri­fi­cios”.

Una pe­que­ña his­to­ria más de aquel Val­che­ta de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, don­de to­do era dis­tin­to y re­que­ría de una enor­me cuo­ta de sa­cri­fi­cio a los es­for­za­dos pio­ne­ros que la ha­bi­ta­ban.

*Es­cri­tor de Val­che­ta

El pa­dre sa­le­siano Car­los Fri­ge­rio tu­vo una in­ten­sa ta­rea co­mo mi­sio­ne­ro en el sur rio­ne­grino a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do. La his­to­ria de su “in­mer­sión”.

Una no­che de tor­men­ta del 22 de ma­yo de 1917 trans­for­mó las aguas del arro­yo en una ver­da­de­ra tram­pa pa­ra el es­for­za­do mi­sio­ne­ro ca­tó­li­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.