La gue­rra co­mer­cial Chi­na-Es­ta­dos Uni­dos aún no de­ci­dió la pe­lea de fon­do

La ne­go­cias­ción nu­clear en Co­rea, el in­cier­to Bre­xit, la re­be­lión de los cha­le­cos ama­ri­llos y las ges­tio­nes de Ma­du­ro, Bol­so­na­ro y Ló­pez Obra­dor en La­ti­noa­mé­ri­ca, mar­ca­rán agen­da.

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Fran­cis­co Al­cá­cer

És­tos son los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos del año pa­sa­do que in­ci­di­rán en el 2019:

• Se afir­ma Al As­sad en una Si­ria frag­men­ta­da y des­trui­da.

El 14 de abril, el ejér­ci­to anun­cia la re­con­quis­ta de los te­rri­to­rios re­bel­des de Gu­ta Orien­tal, cer­ca de Da­mas­co, tras dos me­ses de una san­grien­ta cam­pa­ña que de­ja más de

1.700 muer­tos. Des­de en­ton­ces, el ré­gi­men de Bas­har al As­sad, apo­ya­do por Ru­sia, en­ca­de­na vic­to­rias mi­li­ta­res con­tra re­bel­des y yiha­dis­tas, lle­gan­do a con­tro­lar dos ter­cios del te­rri­to­rio. Pe­ro Si­ria, de­vas­ta­da des­de el 2011 por una com­ple­ja gue­rra (más de

360.000 muer­tos y mi­llo­nes de des­pla­za­dos y re­fu­gia­dos), si­gue sien­do un país frag­men­ta­do y en rui­nas. El 19 de di­ciem­bre, el pre­si­den­te Do­nald Trump or­de­nó la re­ti­ra­da de unos 2.000 mi­li­ta­res es­ta­dou­ni­den­ses.

• Trump se re­ti­ra del acuer­do con Irán.

El 8 de ma­yo, Do­nald Trump anun­cia la sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do nu­clear fir­ma­do en el 2015 en­tre Irán y las gran­des po­ten­cias pa­ra evi­tar que la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca se do­te del ar­ma ató­mi­ca, y de­ci­de el res­ta­ble­ci­mien­to de san­cio­nes.

• Ma­du­ro asu­me cues­tio­na­do y con cri­sis en Ve­ne­zue­la.

El 20 de ma­yo, el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro fue re­elec­to has­ta el 2025 con una abs­ten­ción de más del 50% y en me­dio de la peor cri­sis de la Ve­ne­zue­la mo­der­na. Las elec­cio­nes fue­ron boi­co­tea­das por la opo­si­ción y des­co­no­ci­das por Es­ta­dos Uni­dos, la Unión Eu­ro­pea y una do­ce­na de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, lo que de­bi­li­ta­rá la le­gi­ti­mi­dad in­ter­na­cio­nal de Ma­du­ro cuan­do asu­ma es­te 10 de enero. El FMI pro­yec­ta una in­fla­ción de

1.350.000% pa­ra el 2018 y de

10.000.000% en el 2019 y ya son 2,3 mi­llo­nes los ve­ne­zo­la­nos que hu­ye­ron del país des­de el 2015.

• Po­pu­lis­tas en el po­der en Italia y Hun­gría.

El 1 de ju­nio, el nue­vo je­fe del go­bierno ita­liano, Giu­sep­pe Con­te, pres­ta ju­ra­men­to jun­to a sus dos vi­ce pri­me­ros mi­nis­tros: Lui­gi Di Maio, lí­der del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (an­ti­sis­te­ma) y Mat­teo Sal­vi­ni, je­fe de la Li­ga (ex­tre­ma de­re­cha), mi­nis­tro del In­te­rior. Sal­vi­ni blo­quea los puer­tos ita­lia­nos a los bar­cos hu­ma­ni­ta­rios que res­ca­tan mi­gran­tes en el Me­di­te­rrá­neo. En abril, el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, Vik­tor Or­ban, que cen­tró su cam­pa­ña en el re­cha­zo a la in­mi­gra­ción, ga­nó las le­gis­la­ti­vas.

• Cum­bre Trump-Kim

El 12 de ju­nio, Do­nald Trump y Kim Jong-un se reúnen en Sin­ga­pur y fir­man un do­cu­men­to en el que el lí­der nor­co­reano se com­pro­me­te a una “des­nu­clea­ri­za­ción com­ple­ta de la pe­nín­su­la de Co­rea”. En fe­bre­ro, las dos Co­reas reanudan re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas. En abril, Pyong­yang anun­cia el fin de los en­sa­yos nu­clea­res. Pe­ro las ne­go­cia­cio­nes no pa­re­cen avan­zar y po­dría reavi­var­se la ten­sión es­te 2019.

• La iz­quier­da ga­na y asu­me du­ros desafíos en Mé­xi­co.

El 1 de el iz­quier­dis­ta Andrés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor arra­só en las pre­si­den­cia­les de Mé­xi­co con más de 30 mi­llo­nes de vo­tos, un re­sul­ta­do his­tó­ri­co. El man­da­ta­rio tie­ne un ho­ri­zon­te pla­ga­do de du­ros obs­tácu­los: una vio­len­cia in­ce­san­te de­ri­va­da de la es­tra­te­gia mi­li­ta­ri­za­da con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do que ha de­ja­do más de 200.000 muer­tos y 34.000 des­apa­re­ci­dos una dé­ca­da; mi­les de in­mi­gran­tes de Cen­troa­mé­ri­ca es­ta­cio­na­dos en la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos y una ti­ran­te re­la­ción con Do­nald Trump, que in­sis­te en cons­truir un muro pa­ra de­te­ner el flu­jo de in­do­cu­men­ta­dos, al­go que mar­ca­rá la re­la­ción bi­la­te­ral en el 2019.

•El avan­ce del cam­bio cli­má­ti­co.

En julio y agos­to, Eu­ro­pa, Asia y EE. UU. vi­vie­ron as­fi­xia­dos ba­jo una ola de ca­lor. Se­gún la ONU, el “2018 se anun­cia co­mo el cuar­to año más cá­li­do ja­más re­gis­tra­do. Las con­cen­tra­cio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro en la at­mós­fe­ra al­can­zan ni­ve­les ré­cord y las emi­sio­nes si­guen au­men­tan­do”.

• Bra­sil gi­ra a la ex­tre­ma de­re­cha.

El 28 de oc­tu­bre, Bra­sil eli­ge co­mo pre­si­den­te a Jair Bol­so­na­ro, can­di­da­to de ex­tre­ma de­re­cha. Du­ran­te la cam­pa­ña abun­da­ron los dis­cur­sos de odio y la vio­len­cia, y el pro­pio Bol­so­na­ro fue apu­ña­la­do en sep­tiem­bre. Asu­mió el 1 de enero apli­can­do su pro­gra­ma de rup­tu­ra con­ser­va­do­ra en lo so­cial, li­be­ral en lo eco­nó­mi­co y de ali­nea­mien­to con EE. UU. (Ver apar­te)

• Qué pa­sa­rá con “cha­le­cos ama­ri­llos” en Fran­cia.

El 17 de no­viem­bre co­mien­za una se­rie de pro­tes­tas de los “cha­le­cos ama­ri­llos” con­tra el al­za del pre­cio de los car­bu­ran­tes y la re­duc­ción del po­der ad­qui­si­ti­vo. Du­ran­te va­rias se­ma­nas, los ma­ni­fes­tan­tes blo­quean ca­rre­te­ras en to­do el país y hu­bo dis­tur­bios en Pa­rís. Tras anu­lar la subida del pre­cio de los car­bu­ran­tes, el pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, anun­ció el 10 de di­ciem­bre va­rias me­di­das so­cia­les, pe­ro la pro­tes­ta no da se­ña­les de re­mi­tir.

• ¿Se ha­rá el di­vor­cio en­tre la UE y Reino Uni­do?

El 25 de no­viem­bre, la Unión Eu­ro­pea y Reino Uni­do se­llan un his­tó­ri­co acuer­do de di­vor­cio, tras 17 me­ses de agrias ne­go­cia­cio­nes. Pe­ro el 10 de di­ciem­bre, la pri­me­ra mi­nis­tra, The­re­sa May, apla­zó la vo­ta­ción por te­mor a una de­rro­ta. La cri­sis se­gui­rá dan­do ti­tu­la­res has­ta el 29 de mar­zo, fe­cha pre­vis­ta del Bre­xit.

El año que cie­rra se­rá re­cor­da­do por el ini­cio de la gue­rra co­mer­cial en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, que im­pac­ta en to­do el mun­do y ex­pre­sa una pu­ja más am­plia pa­ra di­ri­mir cuál de las dos ma­yo­res eco­no­mías os­ten­ta­rá la he­ge­mo­nía en las dé­ca­das ve­ni­de­ras.

Tras años de que­jas es­ta­dou­ni­den­ses con­tra Chi­na por sus ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les, el pre­si­den­te Do­nald Trump pro­me­tió du­ran­te su cam­pa­ña de 2016 re­sol­ver “el pro­lon­ga­do abu­so del sis­te­ma in­ter­na­cio­nal y las prác­ti­cas injustas” de Chi­na.

En lí­nea con go­bier­nos que pre­ce­die­ron al su­yo, Trump acu­só a Bei­jing de ma­ni­pu­la­ción de di­vi­sa, dis­tor­sión de mer­ca­do, robo de pro­pie­dad in­te­lec­tual y tec­no­lo­gía y de no con­tri­buir a que Es­ta­dos Uni­dos re­duz­ca su enor­me dé­fi­cit co­mer­cial con Chi­na.

Lue­go de un pri­mer año de go­bierno sin con­cre­tar sus ame­na­zas, Trump dio su pri­mer gol­pe en enero de 2018 al im­po­ner aran­ce­les a pa­ne­les solares – Chi­na es su prin­ci­pal pro­duc­tor– y la­va­rro­pas, otra im­por­tan­te ex­por­ta­ción chi­na a Es­ta­dos Uni­dos.

Dos me­ses más tar­de, en mar­zo, y pe­se a las crí­ti­cas de Chi­na, el pre­si­den­te apli­có ta­ri­fas por has­ta 60.000 mi­llo­nes de dó­la­res a 1.300 ca­te­go­rías de im­por­ta­cio­nes chi­nas, in­clu­yen­do ae­ro­par­tes, pi­las, te­le­vi­so­res, sa­té­li­tes y al­gu­nas ar­mas.

Chi­na res­pon­dió en abril con aran­ce­les a 128 pro­duc­tos de Es­ta­dos Uni­dos, des­de alu­mi­nio, avio­nes y au­tos a so­ja y em­bu­ti­dos, y días más tar­de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC) re­ci­bió una que­ja chi­na por los aran­ce­les nor­te­ame­ri­ca­nos.

El 15 de ju­nio, Trump anun­ció ta­sas del 25% a im­por­ta­cio­nes chi­nas por 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res a par­tir de julio, tras lo cual Chi­na acu­só a Es­ta­dos Uni­dos de ha­ber lan­za­do una gue­rra co­mer­cial y pro­me­tió re­pre­sa­lias.

Tres días des­pués, la Ca­sa Blan­ca de­cla­ró que Es­ta­dos Uni­dos im­pon­dría aran­ce­les adi­cio­na­les del 10% a pro­ju­lio duc­tos chi­nos por 200.000 mi­llio­nes de dó­la­res si Bei­jing apli­ca­ba re­pre­sa­lias a esas ta­ri­fas.

Chi­na con­tra­gol­peó de in­me­dia­to, el 19 de ju­nio, con sus pro­pios aran­ce­les por 50.000 mi­llo­nes de dó­la­res, desatan­do advertencias de va­rios paí­ses so­bre po­si­bles dis­rup­cio­nes en las ca­de­nas de su­mi­nis­tros que po­drian “pro­pa­gar­se al­re­de­dor del glo­bo".

A prin­ci­pios de agos­to, Chi­na pre­sen­tó una que­ja an­te la OMC por los aran­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses a los pa­ne­les solares, y a fin de mes vol­vió a la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra de­nun­ciar el res­to de los aran­ce­les nor­te ame­ri­ca­nos.

En sep­tiem­bre, Es­ta­dos Uni­dos anun­ció que sus a ran­ce­les del 10% a pro­duc­tos chi­nos por 200.000 mi­llo­nes de dó­la­res co­men­za­rían a re­gir el 24 de sep­tiem­bre, y que se in­cre­men­ta­rían a un 25% pa­ra fin de año.

Was­hing­ton tam­bíen ame­na­zó con ta­ri­fas adi­cio­na­les por 267.000mi­llo­nes si Chi­na adop­ta ba re­pre­sa­lias, al­go que Chi­na hi­zo el 18 de sep­tien­bre con aran­ce­les de 10%, afec­tan­do un to­tal de 110.000 mi­llo­nes de dó­la­res en pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses.

El sá­ba­do 1 de di­ciem­bre, Trump y su par chino, Xi Jin­ping, acor­da­ron una tre­gua du­ran­te una ce­na en Bue­nos Aires tras la cum­bre del G2o en la que apla­za­ron 90 días au­men­tos de aran­ce­les pa­ra dar se tiem­po pa­ra ne­go­ciar su gue­rra co­mer­cial.

Was­hing­ton y Pe­kín se im­pu­sie­ron aran­ce­les mu­tuos por 300.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2018, su­mién­do­se en un con­flic­to que mo­ti­vó fuer­tes caí­das en los mer­ca­dos y afec­tó el cre­ci­mien­to glo­bal.

Se­gún la Ca­sa Blan­ca, Chi­na pro­me­tió com­prar más pro­duc­tos es­ta­dou­ni­den­ses y ne­go­ciar “cam­bios es­truc­tu­ra­les” pa­ra li­diar con asun­tos es­pi­no­sos que di­fi­cul­tan las re­la­cio­nes, pe­ro no se die­ron de­ta­lles ni se ha­bló de mon­tos de dó­la­res con­cre­tos.

Elo­gios y ame­na­zas

Trump y los mer­ca­dos ce­le­bra­ron el prin­ci­pio de acuer­do el lu­nes pos­te­rior a la reu­nión del sá­ba­do, pe­ro al día si­guien­te las bol­sas de des­plo­ma­ron cuan­do el pro­pio pre­si­den­te pu­so en du­da los al­can­ces de su pac­to con Xi y ame­na­zó con nue­vos aran­ce­les.

Chi­na bus­có con­te­ner el ner­vio­sis­mo de los in­ver­so­res y el miér­co­les 5 de di­ciem­bre pro­me­tió pron­tas ac­cio­nes pa­ra “im­pul­sar ac­ti­va­men­te las ne­go­cia­cio­nes” y se de­cla­ró “con­fia­do” en que el prin­ci­pio de acuer­do se­rá im­ple­men­ta­do.

Pe­ro cuan­do las co­sas pa­re­cían en­ca­mi­na­das a buen puer­to, el cli­ma vol­vió a en­ra­re­cer­se con la de­ten­ción de la di­rec­to­ra fi­nan­cie­ra del gi­gan­te elec­tró­ni­co chino Hua­wei en Ca­na­dá an­te un pe­di­do de ex­tra­di­ción de Es­ta­dos Uni­dos, anun­cia­da por Ot­ta­wa el mis­mo día 5.

Chi­na pro­tes­tó ai­ra­da­men­te an­te Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá por el arres­to de Wanz­hou Meng, hi­ja del fun­da­dor de Hua­wei, exi­gien­do al pri­me­ro desis­tir de su in­ten­ción de ex­tra­di­ta­rro la y ame­na­zan­do al se­gun­do con “gra­ves con­se­cuen­cias” si no la li­be­ra­ba.

La Jus­ti­cia ca­na­dien­se le otor­gó la li­ber­tad ba­jo fian­za mien­tras es­tu­dia la so­li­ci­tud de ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, don­de se acu­sa a Wanz­hou de ha­ber vio­la­do las san­cio­nes a Irán a tra­vés de una em­pre­sa sub­si­dia­ria de Hua­wei.

A fin de año, los pre­si­den­tes in­ter­cam­bia­ron men­sa­jes en los que ex­pre­sa­ron su in­ten­ción de im­pul­sar la coope­ra­ción.

En los men­sa­jes en­via­dos el mar­tes, Xi des­ta­có la im­por­tan­cia de tra­ba­jar con Es­ta­dos Uni­dos “pa­ra fo­men­tar unas re­la­cio­nes Chi­na-Es­ta­dos Uni­dos ca­rac­te­ri­za­das por la coor­di­na­ción, la coope­ra­ción y la es­ta­bi­li­dad”, di­jo la agen­cia de no­ti­cias es­ta­tal Xin­hua. Se­gún es­ta, Trump ha­la­gó las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das de di­plo­ma­cia en­tre Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos y alu­dió a su “so­li­da amis­tad” con el lí­der chino.

Trump ini­ció la gue­rra co­mer­cial por sus que­jas so­bre las prác­ti­cas co­mer­cia­les chi­nas, que con­si­de­ra injustas una preo­cu­pa­ción que com­par­ten la Unión Eu­ro­pea y Ja­pón, en­tre otros.

Sin em­bar­go, ana­lis­tas es­ti­man que de­trás es­tá la dispu­ta geo­po­lí­ti­ca en­tre una po­ten­cia emer­gen­te (Chi­na) y la he­ge­mó­ni­ca (EE. UU.) por el pre­do­mi­nio en dis­tin­tas áreas de in­fluen­cia in­ter­na­cio­nal. (Té­lam/AFP)

El go­bierno del fla­man­te pre­si­den­te de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro, pu­so en mar­cha es­ta se­ma­na su pro­gra­ma de rup­tu­ra con­ser­va­do­ra en lo so­cial, con una agen­da eco­nó­mi­ca li­be­ral y de ali­nea­mien­to con los Es­ta­dos Uni­dos de Do­nald Trump en el plano di­plo­má­ti­co.

En sus pri­me­ras de­ci­sio­nes, emi­tió de­cre­tos re­la­cio­na­dos con gru­pos in­dí­ge­nas, des­cen­dien­tes de es­cla­vos y la co­mu­ni­dad LGBT con­fir­man­do su in­ten­ción de cam­biar ra­di­cal­men­te mu­chos as­pec­tos de la vi­da en la ma­yor na­ción de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Bol­so­na­ro, ad­mi­ra­dor del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Do­nald Trump, se reunió con el se­cre­ta­rio de Es­ta­do Mi­ke Pom­peo el miér­co­les, ape­nas tras ju­rar.

“Ha ha­bi­do una lar­ga tra­di­ción en Bra­sil de ele­gir pre­si­den­tes que por al­gu­na ra­zón eran enemi­gos” de Es­ta­dos Uni­dos, di­jo Bol­so­na­ro a pe­rio­dis­tas es­ta­dou­ni­den­ses tras la reu­nión. “Aho­ra es to­do lo con­tra­rio, so­mos ami­gos”, di­jo.

El can­ci­ller, Er­nes­to Araú­jo, ce­le­bró el ali­nea­mien­to de Bra­sil con Es­ta­dos Uni­dos, “la nue­va Italia”, Hun­gría y otros paí­ses que for­man par­te de la ola an­ti­glo­ba­li­za­do­ra que se ex­pan­de por el pla­ne­ta; una po­lí­ti­ca que rom­pe con la tra­di­cio­nal di­plo­ma­cia bra­si­le­ña de bus­car la equi­dis­tan­cia con las gran­des po­ten­cias y la po­lí­ti­ca de es­tre­char re­la­cio­nes sur-sur de los go­bier­nos de iz­quier­da (2003-2016).

“Chica­go Boys” y “ele­gi­dos”

Los mer­ca­dos ce­le­bra­ron con fuer­tes al­zas la ra­ti­fi­ca­ción por el mi­nis­tro de Eco­no­mía, Pau­lo Gue­des, de me­di­das de ajus­te fis­cal –em­pe­zan­do por una re­sis­ti­da re­for­ma del ré­gi­men de ju­bi­la­cio­nes– y un pro­gra­ma de pri­va­ti­za­cio­nes.

El ín­di­ce Ibo­ves­pa de la Bol­sa de San Pa­blo ba­tió un ré­cord his­tó­ri­co, al su­pe­rar por pri­me­ra vez los 90.000 pun­tos (a 91.012 + 3,56%) y el real ga­nó te­rreno fren­te al dó­lar. Gue­des, for­ma­do en la es­cue­la de Chica­go, cu­na del li­be­ra­lis­mo, ex­pli­có al asu­mir for­mal­men­te el car­go que Bra­sil se­rá go­ber­na­do en los pró­xi­mos cua­tro años por “una alian­za de con­ser­va­do­res en cues­tio­nes de prin­ci­pios y cos­tum­bres con li­be­ra­les en la eco­no­mía”.

Esa mez­cla es­tá im­preg­na­da de tono me­siá­ni­co, re­for­za­do por el fuer­te apo­yo da­do a Bol­so­na­ro por las igle­sias evan­gé­li­cas.

El mi­nis­tro je­fe de la Ca­sa Ci­vil (que ope­ra co­mo un je­fe de Go­bierno), Onyx Lo­ren­zo­ni, ve en la lle­ga­da al po­der de Bol­so­na­ro, cu­yo se­gun­do nom­bre es Mes­sías, un de­sig­nio di­vino.

“Mu­chos son lla­ma­dos, son ele­gi­dos. Y Jair Mes­sías Bol­so­na- fue lla­ma­do por dios y ele­gi­do por el pue­blo bra­si­le­ño”, afir­mó.

Bol­so­na­ro ha di­cho en re­pe­ti­das oca­sio­nes que fue un “mi­la­gro ha­ber so­bre­vi­vi­do a la pu­ña­la­da en el ab­do­men que un hom­bre le ases­tó en sep­tiem­bre en un mi­tin elec­to­ral. El man­da­ta­rio car­ga aún una bol­sa de co­los­to­mía, que le se­rá re­ti­ra­da es­te mes.

Mi­no­rías en la mi­ra

Bol­so­na­ro, ele­gi­do en oc­tu­bre con 57,8 mi­llo­nes de vo­tos (55%), mul­ti­pli­có en su pri­mer día las ini­cia­ti­vas de rup­tu­ra en te­mas so­cia­les.

Uno de los de­cre­tos ha­ce to­do, me­nos lo im­po­si­ble, pa­ra que no se iden­ti­fi­quen y de­li­mi­ten las tie­rras de las tri­bus in­dí­ge­nas. Áreas es­ta­ble­ci­das pa­ra “Qui­lom­bo­las”, co­mo son co­no­ci­dos los des­cen­dien­tes de es­cla­vos, tam­bién es­tán afec­ta­das por la de­ci­sión. Has­ta aho­ra, la de­mar­ca­ción es­ta­ba a car­go de la Fu­nai (Fun­da­ción Na­cio­nal del In­dio), vin­cu­la­da al Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia. En un ac­to que fa­vo­re­ce a sus alia­dos en la agroin­dus­tria, Bol­so­na­ro trans­fie­re esas res­pon­sa­bi­li­da­des al Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra. La nue­va mi­nis­tra del sec­tor, Te­re­za Cris­ti­na, es par­te del co­mi­té de la in­dus­tria agra­ria en la Cá­ma­ra Ba­ja y opo­si­to­ra de las pe­ti­cio­nes de las tri­bus na­ti­vas. “Me­nos de un mi­llón de per­so­nas vi­ven en esos lu­ga­res ais­la­dos del ver­da­de­ro Bra­sil”, tui­teó Bol­so­na­ro. “Son ex­plo­ra­dos y ma­ni­pu­la­dos por or­ga­ni­za­cio­nes sin fi­nes de lu­cro”. La or­ga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta Green­pea­ce ca­li­fi­có de “ex­tre­ma­da­men­te preo­cu­pan­te” una de­ci­sión que po­ne en ries­go “los de­re­chos ori­gi­na­les de los pue­blos in­dí­ge­nas” y “el fu­tu­ro de las flo­res­tas, pues son las áreas pro­te­gi­das la for­ma más efi­cien­te de evi­tar la de­fo­res­ta­ción”.

Otra or­den eli­mi­nó las preo­cu­pa­cio­nes de la co­mu­ni­dad LGBT de con­si­de­ra­ción por el nue­vo mi­nis­te­rio de de­re­chos hu­ma­nos. El dia­rio “Fol­ha de S. Pau­lo” re­por­tó que Bol­so­na­ro anun­cia­rá en bre­ve el cie­rre de una agen­cia del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción dedicada a pro­mo­ver la di­ver­si­dad en las es­cue­las pú­bli­cas y las uni­ver­si­da­des.

Con­tra la co­rrup­ción

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Ser­gio Mo­ro, in­di­có por su la­do que la am­plia­ción del com­ba­te con­tra la co­rrup­ción y la lu­cha con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do y con­tra los crí­me­nes vio­len­tos se­rán las prio­ri­da­des de su agen­da. “No se com­ba­te la co­rrup­ción so­la­men­te con in­ves­ti­ga­cio­nes y con­de­nas efi­ca­ces”, afir­mó el ex­ma­gis­tra­do, identificado con la Ope­ra­ción La­va Ja­to que lle­vó a la cár­cel a de­ce­nas de po­lí­ti­cos y em­pre­sa­rios, en­tre ellos el ex­pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va. (AFP/AP)

Bol­so­na­ro ini­ció la rup­tu­ra con­ser­va­do­ra en Bra­sil

Jor­di Mi­ro/Jor­ge Svar­tz­man

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.