Mi­gra­cio­nes y ul­tra­na­cio­na­lis­mo, dos ca­ras de la glo­ba­li­za­ción

Rio Negro - Opiniones - - DEBATES - Vir­gi­nia Solana

Con más de 258 mi­llo­nes de per­so­nas que se han vis­to obli­ga­das a aban­do­nar sus ho­ga­res, los flu­jos de mi­gran­tes vol­vie­ron a ocu­par es­te año las ta­pas de to­dos los dia­rios y des­pa­bi­la­ron los fan­tas­mas de la ul­tra­de­re­cha en mu­chos paí­ses en los que aún no se ha­bían aso­ma­do.

Co­mo me­di­da pa­ra pro­te­ger a los mi­llo­nes de per­so­nas que hu­yen de la vio­len­cia, la po­bre­za, la gue­rra o la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca en sus paí­ses, la ONU lo­gró es­te año aprobar un acuer­do que, en su es­fuer­zo por in­cluir a más paí­ses, re­sul­ta li­viano.

El Pac­to Mun­dial Mi­gra­to­rio (PMM) apun­ta a al­gu­nos ob­je­ti­vos co­mo la no se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias y el de­re­cho de las per­so­nas a re­ci­bir sa­lud y edu­ca­ción, pe­ro man­tie­ne la ga­ran­tía so­be­ra­na de los Es­ta­dos “a de­ter­mi­nar su po­lí­ti­ca de mi­gra­ción”.

Sin em­bar­go, una de­ce­na de paí­ses –en­tre ellos Es­ta­dos Uni­dos, Hun­gría, Aus­tra­lia y Chi­le– re­cha­za­ron si­quie­ra dis­cu­tir el tex­to no vin­cu­lan­te.

Uno de los epi­so­dios que más des­nu­dó el des­am­pa­ro de los mi­gran­tes fue la lar­ga ca­ra­va­na de hon­du­re­ños, gua­te­mal­te­cos y sal­va­do­re­ños que in­ten­ta­ron sin éxi­to lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

En ple­na cam­pa­ña elec­to­ral, el es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump hi­zo del avan­ce de la ca­ra­va­na, la ame­na­za nú­me­ro uno a su país: “De­bo pe­dir a Mé­xi­co que de­ten­ga es­ta arre­me­ti­da. Si no pue­de ha­cer­lo lla­ma­ré al Ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano y ce­rra­ré nues­tra fron­te­ra sur”.

Días an­tes, Trump ha­bía ame­na­za­do con cor­tar la ayu­da eco­nó­mi­ca a los tres paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos del lla­ma­do Trián­gu­lo Nor­te si la re­gión no de­te­nía la ca­ra­va­na.

El en­ton­ces pre­si­den­te de Mé­xi­co, En­ri­que Pe­ña Nie­to, res­pon­dió en un mo­men­to con re­pre­sión, pe­ro fi­nal­men­te per­mi­tió el pa­so de los mi­les de in­mi­gran­tes. Las elec­cio­nes pa­sa­ron; Trump ba­jó el tono a sus co­men­ta­rios ra­cis­tas y los mi­les de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que­da­ron va­ra­dos en Ti­jua­na, alo­ja­dos en un com­ple­jo de­por­ti­vo a la es­pe­ra de que Es­ta­dos Uni­dos pro­ce­se sus so­li­ci­tu­des o que un des­cui­do de los guar­dias de se­gu­ri­dad les per­mi­ta es­ca­par y sal­tar el muro fron­te­ri­zo.

Al mis­mo tiem­po, del otro la­do del océano Atlán­ti­co, de­ce­nas de mi­les de per­so­nas si­guen in­ten­tan­do cru­zar el mar Me­di­te­rrá­neo pa­ra lle­gar a Eu­ro­pa. Atra­vie­san pe­li­gro­sas ru­tas en las que se ven so­me­ti­dos a la vo­lun­tad de tra­fi­can­tes de per­so­nas que ya es­tán ha­bi­tua­dos a ver­los mo­rir de sed en el de­sier­to, as­fi­xia­dos en con­te­ne­do­res o aho­ga­dos. En el 2018 más de 3.341 per­so­nas mu­rie­ron en las ru­tas mi­gra­to­rias de to­do el mun­do, 2.133 de ellas aho­ga­das en el Me­di­te­rrá­neo.

An­te los cons­tan­tes nau­fra­gios de las em­bar­ca­cio­nes so­bre­car­ga­das, las or­ga­ni­za­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias SOS Mé­di­te­rra­née y Mé­di­cos sin Fron­te­ras se alia­ron pa­ra rea­li­zar las mi­sio­nes de res­ca­te a bor­do del bar­co Aqua­rius.

Sin em­bar­go, lue­go de sal­var a 30.000 per­so­nas de mo­rir aho­ga­das, am­bas ONG pu­sie­ron fin a la mi­sión a prin­ci­pios de di­ciem­bre, can­sa­das de lu­char con­tra las cam­pa­ñas de hos­ti­ga­mien­to de va­pre­si­den­te rios Es­ta­dos eu­ro­peos, es­pe­cial­men­te el ita­liano, pa­ra evi­tar que los mi­gran­tes des­em­bar­quen en su te­rri­to­rio.

En Eu­ro­pa, el re­cha­zo al in­mi­gran­te ha ido en as­cen­so des­de que a me­dia­dos del 2015 co­men­zó la úl­ti­ma cri­sis mi­gra­to­ria, que al­can­zó su pi­co má­xi­mo cuan­do la vio­len­cia en Si­ria ex­pul­só de sus ho­ga­res a más de la mi­tad de la po­bla­ción.

Asi­mis­mo, en el sud­es­te asiá­ti­co, la per­se­cu­ción con­tra la mi­no­ría mu­sul­ma­na rohing­ya obli­gó a más de 700.000 per­so­nas a huir de Myan­mar, en lo que fue ca­li­fi­ca­do por la ONU co­mo “un au­tén­ti­co ge­no­ci­dio”. Es­ta mi­no­ría, que co­men­zó su éxodo en agos­to de 2018, ha vi­vi­do en Myan­mar por ge­ne­ra­cio­nes, pe­ro el go­bierno afir­ma que son in­mi­gran­tes y les nie­ga la ciu­da­da­nía. Por eso, el úl­ti­mo in­ten­to de re­pa­triar­los de los cam­pa­men­tos en la ve­ci­na Ban­gla­desh fra­ca­só cuan­do cien­tos de per­so­nas se ne­ga­ron a re­gre­sar a su país sin que se re­suel­van an­tes las cues­tio­nes de fon­do.

Mien­tras la ul­tra­de­re­cha en el mun­do se­ña­la al in­mi­gran­te co­mo el res­pon­sa­ble de la cri­sis eco­nó­mi­ca, la fal­ta de em­pleo y el quie­bre de las iden­ti­da­des na­cio­na­les; pa­ra la ONU, no exis­te so­cie­dad que no crez­ca, se nu­tra y mejore con la in­mi­gra­ción. (Té­lam)

En 2018 más de 258 mi­llo­nes de per­so­nas se vie­ron obli­ga­das a de­jar su país. En Eu­ro­pa y EE. UU. la ex­tre­ma de­re­cha los acu­sa de la cri­sis, avan­za en las ur­nas y po­ne du­ras res­tric­cio­nes.

In­mi­gran­tes tra­tan­do de cru­zar el Me­di­te­rrá­neo ha­cia una Eu­ro­pa ca­da vez más hos­til, un sím­bo­lo de las ten­sio­nes que ge­ne­ra la de­sigual eco­no­mía mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.