El día que ca­yó la pa­red y el mun­do ya no fue igual

La no­che del 9 de no­viem­bre de 1989, mi­les de ale­ma­nes del es­te cru­za­ron a Ber­lín Oes­te, tras la au­to­ri­za­ción del go­bierno co­mu­nis­ta, en ple­na cri­sis.

Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - Ya­ci­ne Le Fo­res­tier/AFP

Gün­ter Scha­bows­ki se ras­ca la ca­be­za, se co­lo­ca las ga­fas, du­da, hur­ga en sus no­tas ma­nus­cri­tas. Pa­re­ce bus­car com­pren­der lo que es­tá le­yen­do y lue­go res­pon­de: “Has­ta don­de yo en­tien­do, es­to en­tra en vi­gen­cia de ma­ne­ra in­me­dia­ta, sin de­mo­ra...”.

La bomba aca­ba de ser lan­za­da. Son cer­ca de las 19 del 9 de no­viem­bre de 1989.

Miem­bro de la ofi­ci­na po­lí­ti­ca del co­mi­té cen­tral del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca de Ale­ma­nia (RDA), res­pon­sa­ble de la in­for­ma­ción, es­te in­te­gran­te del pri­mer círcu­lo de la di­rec­ción del “Es­ta­do de los obre­ros y los cam­pe­si­nos” lle­ga co­mo si na­da a anun­ciar la aper­tu­ra del Mu­ro de Ber­lín an­te de­ce­nas de pe­rio­dis­tas es­tu­pe­fac­tos.

Pa­re­ce ha­cer­lo de ma­ne­ra inad­ver­ti­da, al fi­nal de una con­fe­ren­cia de prensa y en res­pues­ta a pre­gun­tas so­bre las con­di­cio­nes de sa­li­da del te­rri­to­rio pa­ra los ciu­da­da­nos de Ale­ma­nia Orien­tal.

No habrá vuel­ta atrás. Pe­ro trein­ta años des­pués el de­ba­te si­gue muy vi­vo: ¿la bru­tal caí­da del Mu­ro de Ber­lín, en pre­lu­dio de la del bloque co­mu­nis­ta en­te­ro, es un ac­ci­den­te de la his­to­ria? ¿El fru­to de un error de la je­rar­quía co­mu­nis­ta mal pre­pa­ra­da o un ges­to cal­cu­la­do de par­te de una dic­ta­du­ra de la RDA ago­ta­da?

Un ré­gi­men que se de­rrum­ba

En los pa­si­llos del po­der en Ber­lín-Es­te, en el in­te­rior de las sun­tuo­sas re­si­den­cias de Wand­litz que ocu­pan los bu­ró­cra­tas del apa­ra­to co­mu­nis­ta, la at­mós­fe­ra es irres­pi­ra­ble des­de ha­ce va­rias se­ma­nas. ¿Có­mo sal­var la si­tua­ción?

La po­bla­ción de la RDA, en­ca­de­na­da de­trás de la Cor­ti­na de Hie­rro des­de 1961, vo­ta aho­ra “con los pies”, y des­de agos­to de 1989 emi­gra a Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal pa­san­do por otros paí­ses del bloque co­mu­nis­ta co­mo Hun­gría o Che­cos­lo­va­quia, que cie­rran ca­da vez más los ojos.

En for­ma pa­ra­le­la, des­de prin­ci­pios de sep­tiem­bre cien­tos de mi­les de ale­ma­nes orien­ta­les se ma­ni­fies­tan con­tra el ré­gi­men en va­rias ciu­da­des to­das las se­ma­nas al gri­to de “¡So­mos el pue­blo!” o “¡Que­re­mos sa­lir!”.

La cri­sis se en­cuen­tra en su clí­max. Y la RDA no pue­de con­tar con una in­ter­ven­ción del gran her­mano so­vié­ti­co.

Ad­ver­ten­cia de Gor­ba­chov

En Mos­cú, Mi­jaíl Gor­ba­chov so­lo tie­ne en sus la­bios las pa­la­bras “pe­res­troi­ka” y “glas­nost”. A prin­ci­pios de oc­tu­bre el di­ri­gen­te so­vié­ti­co aca­ba de lan­zar una ad­ver­ten­cia pro­fé­ti­ca a Erich Ho­nec­ker, el hom­bre fuer­te de la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta: “La vi­da cas­ti­ga a los que lle­gan tar­de”. Ho­nec­ker que­da afue­ra del jue­go unos po­cos días des­pués, el 18 de oc­tu­bre. Es­te di­ri­gen­te, que ape­nas unos me­ses an­tes aplau­día a Chi­na por “el aplas­ta­mien­to del le­van­ta­mien­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio” en la pla­za Tia­nan­men, es re­em­pla­za­do por Egon Krenz. Pre­sen­ta­do co­mo más mo­de­ra­do, Krenz pre­ten­de sal­var a la RDA con al­gu­nas re­for­mas, por ejem­plo la li­be­ra­li­za­ción de los via­jes con vi­sa de sa­li­da sin con­di­cio­nes pre­vias.

¿Un error?

Es en es­te con­tex­to que Scha­bows­ki ve có­mo le con­fían la no­che del 9 de no­viem­bre de 1989 la mi­sión de anun­ciar en di­rec­to las me­di­das de fle­xi­bi­li­za­ción de­ci­di­das ese mis­mo día en círcu­lo res­trin­gi­do. A par­tir de allí, las ver­sio­nes va­rían.

Egon Krenz es­tá enoja­do aún hoy en día con Scha­bows­ki, a quien acu­sa de ha­ber lle­va­do a la RDA “a una si­tua­ción di­fí­cil” al pro­cla­mar por su pro­pia ini­cia­ti­va la en­tra­da en vi­gor “in­me­dia­ta” de la po­si­bi­li­dad de sa­lir del país.

A su en­ten­der Scha­bows­ki de­be­ría ha­ber­se li­mi­ta­do a la lec­tu­ra de un co­mu­ni­ca­do anun­cian­do la li­be­ra­li­za­ción de los via­jes a par­tir del día si­guien­te.

La idea ha­bría si­do au­to­ri­zar sa­li­das con­tro­la­das con vi­sa obli­ga­to­ria y man­te­ner las ins­ta­la­cio­nes fron­te­ri­zas, y no ha­cer caer el mu­ro de ma­ne­ra sú­bi­ta. Y a fin de cuen­tas a la RDA.

¿Error de cri­te­rio ba­jo pre­sión? ¿O ges­to cal­cu­la­do? Has­ta su muer­te en 2015 a los 86 años, Gün­ter Scha­bows­ki nun­ca res­pon­dió cla­ra­men­te a es­tas pre­gun­tas.

“Sal­var a la RDA”

“Ya na­die po­día de­te­ner el mo­vi­mien­to que aca­ba­ba de ser lan­za­do con mi anun­cio”, ana­li­zó con sim­ple­za, bus­can­do apa­re­cer a pos­te­rio­ri co­mo un ar­dien­te re­for­mis­ta.

Se­gún su ver­sión, la aper­tu­ra de las fron­te­ras fue im­pues­ta el 9 de no­viem­bre de 1989 de ma­ne­ra bru­tal al co­mi­té cen­tral del par­ti­do, do­mi­na­do por una re­ta­guar­dia de he­re­de­ros del es­ta­li­nis­mo, por par­te de un pe­que­ño círcu­lo de re­for­mis­tas. “Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que si que­ría­mos sal­var a la RDA ha­bía que de­jar par­tir a la gen­te que que­ría huir”, con­tó Scha­bows­ki al dia­rio TAZ en 2009.

El re­sul­ta­do to­mó por sor­pre­sa a la RDA y cam­bió la si­tua­ción in­ter­na­cio­nal tras más de 40 años de Gue­rra Fría.

Tras ha­ber es­cu­cha­do el men­sa­je en la ra­dio, la te­le­vi­sión o por el bo­ca en bo­ca, rá­pi­da­men­te son mi­les los ale­ma­nes del Es­te que se agol­pan en los pues­tos fron­te­ri­zos.

Pri­me­ro pru­den­tes, in­cré­du­los, se en­va­len­to­nan alen­ta­dos por los ber­li­ne­ses del oes­te que ya ce­le­bran del otro la­do.

Fren­te a una mul­ti­tud que se ani­ma, pron­to se abren por com­ple­to los con­tro­les. El pri­me­ro en le­van­tar las ba­rre­ras en Ber­lín es Born­hol­mer Stras­se.

En­tre los ber­li­ne­ses del Es­te que se aba­lan­zan en ese lu­gar ha­cia el oes­te sím­bo­lo de li­ber­tad sin creer de­ma­sia­do en lo que ocu­rre se en­cuen­tra una tal An­ge­la Mer­kel. La ac­tual can­ci­ller ale­ma­na vi­ve por en­ton­ces en el ba­rrio y aca­ba de sa­lir del sau­na. “Es­tá­ba­mos mu­dos y fe­li­ces”, re­cuer­da en de­cla­ra­cio­nes a ARD.

Quien era aún investigad­ora en quí­mi­ca en la Aca­de­mia de Cien­cias de la RDA irá a fes­te­jar mo­des­ta­men­te be­bien­do “una la­ta de cer­ve­za” en la ca­sa de ami­gos del oes­te, an­tes de re­gre­sar obe­dien­te­men­te a ca­sa.

Muy pron­to se abren los pues­tos fron­te­ri­zos de In­va­li­dens­tras­se y del cé­le­bre Check­point Char­lie. Su­pe­ra­dos por los acon­te­ci­mien­tos, la ma­yo­ría aún no in­for­ma­dos de las de­ci­sio­nes del par­ti­do, los guar­dias fron­te­ri­zos re­nun­cian a me­nu­do a las for­ma­li­da­des pre­vis­tas. La po­li­cía re­tro­ce­de. “Es­ta­mos igual de per­di­dos que us­te­des”, di­ce un guar­dia fron­te­ri­zo a una ber­li­ne­sa.

En la cá­ma­ra de dipu­tados ale­ma­na, aún ins­ta­la­da en la ca­pi­tal “pro­vi­so­ria” Bonn, los par­la­men­ta­rios en­ten­die­ron ya des­de las 20 ho­ras la am­pli­tud del sis­mo. In­te­rrum­pen su se­sión y co­mien­zan a en­to­nar de ma­ne­ra es­pon­tá­nea el himno na­cio­nal. Al­go nun­ca vis­to. El ex­can­ci­ller Willy Brandt, pa­dre de la Ost­po­li­tik, el acer­ca­mien­to con el bloque del es­te, tie­ne lá­gri­mas en los ojos. A las 22.40, el pre­sen­ta­dor es­tre­lla del te­le­dia­rio de la no­che de la te­le­vi­sión pú­bli­ca de Ale­ma­nia Oc­ci­den­tal, Hann­sJoa­chim Frie­drichs, de­cre­ta co­mo tí­tu­lo: “Ber­lín-Es­te abre el Mu­ro”. La suer­te es­tá echa­da.

No­che de lo­cu­ra

“El Mu­ro de Ber­lín ya no di­vi­de na­da”, es­cri­ben los pe­rio­dis­tas de la AFP, muy emo­cio­na­dos y cons­cien­tes de ver la his­to­ria en mar­cha.

En esa no­che de lo­cu­ra, los ber­li­ne­ses de uno y otro la­do es­ca­lan el mu­ro an­te la Puer­ta de Bran­de­bur­go, sím­bo­lo de la di­vi­sión de la ciu­dad. Al­gu­nos sa­can los pri­me­ros mar­ti­llos pa­ra des­truir la cons­truc­ción de ce­men­to de 160 km de lar­go.

En ca­da rin­cón las mis­mas es­ce­nas de ale­gría da­rán la vuel­ta al mun­do, el re­en­cuen­tro en lá­gri­mas de un pue­blo se­pa­ra­do des­de el fi­nal de la gue­rra, los abra­zos. “¡Es al­go com­ple­ta­men­te lo­co!”, se­rá la ex­pre­sión que se re­pe­ti­rá en bo­cas de to­dos una y otra vez esa no­che.

¿Y Gün­ter Scha­bows­ki? Pa­ra el men­sa­je­ro de la aper­tu­ra del mu­ro, la his­to­ria ter­mi­nal mal: una con­de­na a tres años de pri­sión en 1997 por ser uno de los res­pon­sa­bles de la eje­cu­ción de ale­ma­nes del es­te que in­ten­ta­ron cru­zar el Mu­ro de Ber­lín.

Gor­ba­chov sa­lu­da a Erich Ho­nec­ker, je­rar­ca de la RDA, que fue des­ti­tui­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.