La re­gión y el desafío del nue­vo ci­clo de los hi­dro­car­bu­ros

LA FOR­MU­LA­CIÓN DE PO­LÍ­TI­CAS PA­RA EL SEC­TOR DE­MAN­DA UN EN­FO­QUE SIS­TÉ­MI­CO Y MUL­TI­DI­MEN­SIO­NAL (TE­RRI­TO­RIO, AM­BIEN­TE, LO SO­CIAL). LA FINANCIERI­ZACIÓN GLO­BAL CON­DI­CIO­NA. LA IM­POR­TAN­CIA DEL CO­NO­CI­MIEN­TO, EL DESA­RRO­LLO PY­ME Y LA CON­CER­TA­CIÓN PLU­RAL.

Río Negro - Rio Negro - Opiniones - - PORTADA - S. Gra­cie­la Lan­dris­ci­ni*

El desa­rro­llo de la cuen­ca Neu­qui­na re­vis­te una gran po­ten­cia­li­dad en tér­mi­nos de re­cur­sos es­ti­ma­dos de gas y pe­tró­leo, y evi­den­cia un no­ta­ble di­na­mis­mo, más allá de la vo­la­ti­li­dad de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les, la fal­ta de in­fra­es­truc­tu­ra y la ines­ta­bi­li­dad de las de­ci­sio­nes pú­bli­cas. La for­mu­la­ción de las po­lí­ti­cas que in­vo­lu­cran su ex­plo­ra­ción y ex­plo­ta­ción de­man­dan un en­fo­que sis­té­mi­co y mul­ti­di­men­sio­nal. En­tre otras cues­tio­nes aso­cia­das a ello, co­rres­pon­de des­ta­car las que re­sul­tan del pa­pel de los re­cur­sos na­tu­ra­les en la eco­no­mía mun­dial y con­ti­nen­tal en tiem­pos de la financieri­zación glo­bal, que con­di­cio­na la adop­ción del cam­bio téc­ni­co, el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llo de nu­me­ro­sos paí­ses pe­ri­fé­ri­cos y sus po­bla­cio­nes. Ta­les cues­tio­nes se vin­cu­lan asi­mis­mo a la mul­ti-es­ca­la­ri­dad de los pro­ce­sos de re­or­ga­ni­za­ción de las ca­de­nas pro­duc­ti­vas glo­ba­les; y a las ten­sio­nes de la tem­po­ra­li­dad, en­tre el cor­to­pla­cis­mo que im­po­ne la financieri­zación a las fir­mas, y la más lar­ga ma­du­ra­ción de las in­ver­sio­nes que la ad­mi­ti­da por di­cha ló­gi­ca.

Un as­pec­to par­ti­cu­lar que de­ben ga­ran­ti­zar las po­lí­ti­cas en la ma­te­ria, lo cons­ti­tu­ye la crea­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de ca­pa­ci­da­des di­ná­mi­cas en las Py­MEs pro­vee­do­ras de las ope­ra­do­ras; el apren­di­za­je tec­no­ló­gi­co del per­so­nal; y el fi­nan­cia­mien­to ac­ce­si­ble pa­ra ha­cer via­bles las dis­tin­tas fa­ses del cir­cui­to pro­duc­ti­vo y en­ca­mi­nar for­mas de dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos ge­ne­ra­dos equi­ta­ti­vas so­cial y te­rri­to­rial­men­te. A tal fin, las po­lí­ti­cas de­ben ser sis­té­mi­cas, in­cluir la di­men­sión te­rri­to­rial, am­bien­tal, y so­cial. De­ben crear y re­crear ca­pa­ci­da­des téc­ni­co pro­duc­ti­vas, de in­ver­sión y vin­cu­la­ción en­tre las fir­mas, y con el Es­ta­do, pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ti­nui­dad de los pro­ce­sos de apren­di­za­je y de aso­cia­ción, y su in­ser­ción sus­ten­ta­ble en el com­ple­jo hi­dro­car­bu­rí­fe­ro.

Po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­ben en­ca­mi­nar la coor­di­na­ción que apor­te a la sus­ten­ta­bi­li­dad so­cial y am­bien­tal del com­ple­jo re­gio­nal de hi­dro­car­bu­ros

Las Py­MEs de­ben po­der apro­ve­char la in­te­gra­ción en pro­gra­mas de desa­rro­llo de pro­vee­do­res co­mo ins­tan­cia de vin­cu­la­ción tec­no­ló­gi­ca, de iden­ti­fi­ca­ción co­lec­ti­va de pro­ble­mas y de eva­lua­ción y pues­ta en mar­cha de al­ter­na­ti­vas de me­jo­ra­mien­to de pro­ce­sos y pro­duc­tos, de ac­ce­so a la in­for­ma­ción, y de pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­co-fi­nan­cie­ra. Si bien los es­fuer­zos pa­ra lo­grar es­te es­ca­la­mien­to de­ben pro­ve­nir de las pro­pias em­pre­sas, las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de­ben fa­vo­re­cer ta­les me­jo­ras, me­dian­te la ge­ne­ra­ción de ex­ter­na­li­da­des de co­no­ci­mien­to que ellas pue­dan apro­piar. De­be­rían in­cluir in­for­mes sec­to­ria­les, es­tu­dios téc­ni­cos y eco­nó­mi­cos, y un mayor cau­dal de egre­sa­dos uni­ver­si­ta­rios de las dis­tin­tas ca­rre­ras de in­ge­nie­ría, geo­lo­gía, ges­tión am­bien­tal, TICs, lo­gís­ti­ca, sa­lud ocu­pa­cio­nal, re­la­cio­nes la­bo­ra­les y otras. La ins­tru­men­ta­ción de pro­gra­mas de ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­tes pa­ra la in­dus­tria en ma­te­ria de ges­tión, per­mi­ti­ría a los em­pre­sa­rios re­co­no­cer los be­ne­fi­cios po­ten­cia­les de una mayor com­ple­ji­dad del pro­ce­so de­ci­sio­nal. Es­to re­quie­re am­pliar la ofer­ta pú­bli­ca de con­sul­to­ría en cues­tio­nes de tec­no­lo­gía de pro­duc­ción y ges­tión de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción con ga­ran­tía de ac­ce­si­bi­li­dad a las fir­mas re­gio­na­les.

La in­ter­ven­ción es­ta­tal

El for­ta­le­ci­mien­to de pro­vee­do­res y el me­jo­ra­mien­to de pro­ce­sos, ser­vi­cios y pro­duc­tos, re­quie­re in­ter­ven­cio­nes es­ta­ta­les en cam­pos di­ver­sos pa­ra di­na­mi­zar el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo. Ta­les cam­pos, fun­da­men­tal­men­te en no con­ven­cio­na­les, com­bi­nan la ca­pa­ci­ta­ción y asis­ten­cia técnica en pro­duc­ción, or­ga­ni­za­ción y ges­tión; la pro­vi­sión de es­pa­cios in­dus­tria­les y lo­gís­ti­cos; de in­fra­es­truc­tu­ra y de ser­vi­cios co­mu­nes; la sim­pli­fi­ca­ción y re­gu­la­ción de pro­ce­di­mien­tos pa­ra la pro­vi­sión de ser­vi­cios y el ac­ce­so a be­ne­fi­cios pro­mo­cio­na­les, co­mo par­te de una po­lí­ti­ca in­te­gral pa­ra el desa­rro­llo de la ca­de­na de va­lor de los hi­dro­car­bu­ros en to­dos sus es­la­bo­nes. Adi­cio­nal­men­te, de­man­da cré­di­to ac­ce­si­ble y me­ca­nis­mos de eva­lua­ción y con­trol de las in­ver­sio­nes y el cré­di­to, y so­bre el impacto múl­ti­ple de las ac­ti­vi­da­des en el te­rri­to­rio. El Es­ta­do de­be ejer­cer su po­der y res­pon­sa­bi­li­dad en be­ne­fi­cio del con­jun­to de la re­gión y el país, y el mer­ca­do de­be es­ti­mu­lar el sec­tor en el mar­co de la com­pe­ten­cia y la coope­ra­ción, pa­ra que se ga­ran­ti­ce la via­bi­li­dad pre­sen­te de las in­ver­sio­nes. La crea­ción de pro­yec­tos con­sor­cia­dos en­tre las Py­MEs po­dría fa­vo­re­cer la trans­fe­ren­cia de co­no­ci­mien­to in­ter­fir­ma, y es­ti­mu­la­ría la coope­ra­ción pa­ra lo­grar mejores re­sul­ta­dos en la ne­go­cia­ción. Y la con­for­ma­ción de con­sor­cios en­tre Py­Mes y gran­des em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes del co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­ría múl­ti­ples be­ne­fi­cios al sec­tor. Po­drían sur­gir experienci­as de vin­cu­la­ción bi­di­rec­cio­nal en­tre em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes cien­tí­fi­co-téc­ni­cas que apor­ten a la sus­ten­ta­bi­li­dad del desa­rro­llo te­rri­to­rial.

A ello se agre­ga, pa­ra la for­mu­la­ción de las po­lí­ti­cas, la ne­ce­sa­ria con­si­de­ra­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en las ac­ti­vi­da­des di­rec­tas e in­di­rec­tas, hoy afec­ta­das por for­mas fle­xi­bles que ha im­pues­to la ló­gi­ca glo­bal y ac­cio­na­ria de la ma­xi­mi­za­ción de las ga­nan­cias y las ren­tas sec­to­ria­les.

La po­lí­ti­ca pú­bli­ca con am­plia par­ti­ci­pa­ción de las dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les y la con­cer­ta­ción en­tre com­pa­ñías, sin­di­ca­tos y or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil pue­den y de­ben en­ca­mi­nar pro­ce­sos de coor­di­na­ción que apor­ten a la sus­ten­ta­bi­li­dad so­cial y am­bien­tal en el com­ple­jo re­gio­nal de los hi­dro­car­bu­ros y el te­rri­to­rio, con base en la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y la éti­ca. Re­sul­ta ne­ce­sa­rio que el Es­ta­do na­cio­nal y las pro­vin­cias, las ope­ra­do­ras, las com­pa­ñías de ser­vi­cios, las sub­con­tra­tis­tas y los gre­mios en­ca­mi­nen pro­ce­sos con­cer­ta­dos en la nue­va eta­pa gu­ber­na­men­tal, que mar­quen rum­bos de desa­rro­llo sus­ten­ta­ble en la re­gión y el país, su­peran­do las ten­den­cias ex­trac­ti­vis­tas es­ti­mu­la­das por la financieri­zación mun­dial.

En ese mar­co, de­be pro­fun­di­zar­se el es­tu­dio acerca del cam­bio téc­ni­co que se ope­ra en el ups­tream y su impacto en la or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo, en las re­la­cio­nes in­ter em­pre­sa­rias y en la dis­tri­bu­ción de la ren­ta. Ello de­man­da un nue­vo mar­co ins­ti­tu­cio­nal que apor­te a re­cu­pe­rar las ca­pa­ci­da­des de ne­go­cia­ción lo­ca­les en ca­da es­la­bón de la ca­de­na pro­duc­ti­va. Y pue­de fa­ci­li­tar el ar­ma­do de una nue­va agen­da de in­ver­sión y de apren­di­za­je co­mo par­te de un sis­te­ma re­gio­nal de in­no­va­ción, y la par­ti­ci­pa­ción en los es­pa­cios ins­ti­tu­cio­na­les en los que se ges­tan acuer­dos y se fi­jan los cri­te­rios de po­lí­ti­cas.

El am­bien­te y lo so­cial

Fi­nal­men­te, las im­pli­can­cias de la nue­va ar­ti­cu­la­ción en­tre los re­cur­sos na­tu­ra­les de la cuen­ca Neu­qui­na, la eco­no­mía glo­bal fi­nan­cie­ri­za­da y el te­rri­to­rio, de­man­dan una con­si­de­ra­ción es­pe­cial del or­de­na­mien­to en el uso del suelo, los im­pac­tos am­bien­ta­les, y la di­ver­si­dad cul­tu­ral y epis­té­mi­ca en­tre las po­bla­cio­nes tra­di­cio­na­les y los nue­vos ac­to­res del ca­pi­tal y del tra­ba­jo que se ins­ta­lan en las dis­tin­tas ciu­da­des de la re­gión.

Ello lle­va a re­fle­xio­nar acerca de las te­rri­to­ria­li­da­des; y de las cues­tio­nes que in­vo­lu­cran al Es­ta­do en sus dis­tin­tas ju­ris­dic­cio­nes, en la ten­sión en­tre la mo­da­li­dad de ges­tión que im­po­ne la com­pe­ten­cia y la ra­cio­na­li­dad del ca­pi­tal, y la que ex­pre­san los ciu­da­da­nos en la cuen­ca Neu­qui­na, ins­pi­ra­das en sus cul­tu­ras y tra­yec­to­rias, y en sus expectativ­as de desa­rro­llo y bie­nes­tar. Estas cues­tio­nes acon­se­jan que las po­lí­ti­cas se ins­pi­ren en es­tu­dios con vi­sión sis­té­mi­ca e in­ter­dis­ci­pli­na­ria, y la mul­ti-es­ca­la­ri­dad. A la ho­ra de for­mu­lar po­lí­ti­cas, los apor­tes de las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­tos de in­ves­ti­ga­ción pú­bli­cos re­gio­na­les y na­cio­na­les cons­ti­tu­yen un re­cur­so de muy al­to va­lor, jun­to a la ar­ti­cu­la­ción de ac­to­res e in­tere­ses en me­sas de tra­ba­jo y ne­go­cia­ción plu­ral. *Dipu­tada Na­cio­nal por Río Negro, Fren­te de To­dos. Ex­de­ca­na de la fa­cul­tad de Eco­no­mía, Un­co.

Agri­cul­tu­ra y pe­tró­leo en Añe­lo, la en­tra­da de Va­ca Muer­ta. ¿Pue­den con­vi­vir dos mo­dos de pro­duc­ción tan dis­tin­tos?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.