El tris­te oca­so de un gi­gan­te in­dus­trial

Río Negro - - Portada - Neu­quén GA­BRIEL DAL PIVA gdal­pi­[email protected]­ne­gro.com.ar

La plan­ta de agua pe­sa­da pro­du­jo su pri­mer car­ga­men­to, tras 12 me­ses de prue­ba y error, el 9 de sep­tiem­bre de 1994. Uno de sus ope­ra­rios, Adrián Liz­zi, quien aún si­gue en el com­ple­jo, re­cuer­da el es­fuer­zo que de­man­dó y el re­co­no­ci­mien­to re­ci­bi­do en ese mo­men­to. El mun­do pu­so sus ojos en Arro­yi­to, a ori­llas de la Ru­ta 237. La in­dus­tria cum­plió su ci­clo y ha­ce dos años es­tá pa­ra­li­za­da.

Tras un año de “prue­ba y error” los ope­ra­rios de la plan­ta de Arro­yi­to con­si­guie­ron “las pri­me­ras go­tas” de agua pe­sa­da. Lo cuen­tan en pri­me­ra per­so­na. Del aus­pi­cio­so pa­sa­do a un pre­sen­te de in­cer­ti­dum­bre y con las ac­ti­vi­da­des pa­ra­li­za­das. La PIAP fue un ejem­plo de la in­ge­nie­ría na­cio­nal pe­ro su vi­da útil es­tá ago­ta­da.

Ha­ce 25 años Neu­quén fue no­ti­cia en el mun­do. Por pri­me­ra vez en el país se ob­tu­vo agua pe­sa­da gra­do reac­tor. Es­te hi­to en la his­to­ria de la ener­gía nu­clear ar­gen­ti­na se pro­du­jo el 9 de sep­tiem­bre de 1994 en la Plan­ta In­dus­trial de Agua Pe­sa­da de Arro­yi­to (PIAP).

Adrián Liz­zi, que in­gre­só a la plan­ta en 1993 fue uno de los au­to­res del lo­gro y lo re­me­mo­ró co­mo la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so de un año de prue­ba y error.

Des­de en­ton­ces la plan­ta tu­vo mu­chos vai­ve­nes con pe­río­dos don­de se de­tu­vo la pro­duc­ción y una ac­tua­li­dad que atra­vie­sa su mo­men­to más di­fí­cil.

“Cuan­do vos en­tra­bas no ha­bía un co­no­ci­mien­to de có­mo po­ner­la en mar­cha, te da­ban un ma­nual y ha­bía que es­tu­diar­lo”, re­cuer­da Liz­zi.

El tra­ba­ja­dor lle­gó des­de Ro­sa­rio cuan­do te­nía 25 años . Fue uno de los tan­tos téc­ni­cos e in­ge­nie­ros que vino de plan­tas quí­mi­cas y pe­tro­quí­mi­cas de otros pun­tos del país con la mi­sión de po­ner la plan­ta en fun­cio­na­mien­to. Al­go iné­di­to por aque­llos años.

Lo desafíos eran cons­tan­tes. “Por ahí al­gu­na fa­lla pro­vo­ca­ba fu­gas de amo­nia­co y te­nía­mos que an­dar con más­ca­ra”, re­cuer­da so­bre lo que ocu­rría en­tre 1993 y 1994 .

Rea­li­za­ban ta­reas 40 per­so­nas por ca­da turno de ocho ho­ras. “Pe­ro las ta­reas eran mu­chas, y la pues­ta en mar­cha por ahí se pa­ra­ba por una fa­lla téc­ni­ca y en ge­ne­ral se es­ti­ra­ba a tur­nos de 12 ho­ras”, co­men­ta.

En ese en­ton­ces es­ta­ba a car­go del com­pre­sor de amo­nia­co.

Liz­zi na­rró que ya en ju­lio de 1994 “se em­pe­zó a en­ten­der me­jor el fun­cio­na­mien­to los pri­me­ros días de sep­tiem­bre la mues­tra en la to­rre 17 “re­gis­tra­ba “un al­to en­ri­que­ci­mien­to de deu­te­rio”.

Era la brú­ju­la que in­di­ca­ba que el ob­je­ti­vo es­ta­ba cer­ca de cum­plir­se. Fue el mo­men­to de ac­ti­var el sec­tor de oxi­da­ción que has­ta ese mo­men­to no se ha­bía pues­to en fun­cio­na­mien­to.

To­do es­te lar­go pro­ce­so cul­mi­nó el 9 de sep­tiem­bre en un día con mu­cha al­ga­ra­bía y ex­pec­ta­ti­va: “Se lu­chó un año y cuan­do sa­lie­ron las pri­me­ras go­tas fue ale­gría to­tal ”, re­me­mo­ra.

El lo­gro fue ce­le­bra­do con ce­nas y aga­sa­jos.

Pa­ra que se con­si­de­re gra­do reac­tor tie­ne que te­ner un con­te­ni­do de 99,75% de deu­te­rio y en Arro­yi­to la pu­re­za su­pera el 99,8%. Es un lí­qui­do que se uti­li­za pa­ra mo­de­rar y re­fri­ge­rar reac­to­res nu­clea­res.

“Ar­gen­ti­na la pro­du­ce pri­me­ro pa­ra de­vol­ver­le el agua pe­sa­da que le al­qui­la­ba a Ca­na­dá y des­pués se pro­du­jo la car­ga pa­ra Atu­cha 2”, in­for­mó el em­plea­do de la PIAP so­bre el des­tino de las pri­me­ras pro­duc­cio­nes.

Lue­go, con lo ela­bo­ra­do se abas­te­ció a cen­tra­les nu­clea­res ar­gen­ti­nas y el agua pe­sa­da se ex­por­tó a otros paí­ses. For­mó par­te de un plan de ener­gía nu­clear na­cio­nal ela­bo­ra­do en la dé­ca­da de 1970 y se ba­só en reac­to­res con com­bus­ti­ble con ura­nio na­tu­ral.

Liz­zi re­cor­dó que los in­gre­san­tes a la plan­ta pos­te­rior a 1995 eran tra­ba­ja­do­res que egre­sa­ban de las es­cue­las téc­ni­cas de la re­gión, que re­ci­bían el co­no­ci­mien­to de los que es­ta­ban des­de el pe­rio­do ini­cial, pe­ro ya nun­ca más se de­bió ex­pe­ri­men­tar.

JUAN THOMES

FO­TOS: JUAN THOMES

Adrián Liz­zi re­cuer­da el día 1 de la pues­ta en mar­cha de las ope­ra­cio­nes.

El com­ple­jo pa­só de 150 a 40 ope­ra­rios en los úl­ti­mos años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.