Arran­có una Fiesta de la Con­fluen­cia de al­to vue­lo

Río Negro - - Portada - El es­ce­na­rio

Una mul­ti­tud fue pro­ta­go­nis­ta del ini­cio de la oc­ta­va edición. Es­te año se su­ma­ron los de­por­tes ex­tre­mos con ram­pas pa­ra des­tre­zas en bicicleta. En cua­tro es­ce­na­rios al­ter­na­ti­vos se lu­cie­ron ar­tis­tas lo­ca­les. Los ga­na­do­res del Pre Con­fluen­cia fue­ron los te­lo­ne­ros de Caz­zu y Duky, que con­vo­ca­ron a mi­les de fa­ná­ti­cos en uno de los es­ce­na­rios más gran­des de la Pa­ta­go­nia.

En la pri­me­ra no­che a ori­llas del Li­may hu­bo de todo, ar­tis­tas lo­ca­les, jue­gos me­cá­ni­cos, pues­tos de ar­te­sa­nías y gas­tro­no­mía. Se su­ma­ron los de­por­tes ex­tre­mos. Ce­rra­ron Caz­zu y Duky.

La es­pe­ra ter­mi­nó y las car­tas es­tán echa­das so­bre la mesa. Ayer arran­có con todo la oc­ta­va edición de la Fiesta de la Con­fluen­cia, que por pri­me­ra vez lo tie­ne a Ma­riano Gai­do co­mo in­ten­den­te de la ciu­dad.

El buen cli­ma acom­pa­ñó du­ran­te to­da la jor­na­da a los vi­si­tan­tes y a los ar­tis­tas ca­lle­je­ros que le die­ron co­lor a ca­da rin­cón del Pa­seo de la Cos­ta.

El an­fi­trión, Gai­do, re­co­rrió el pre­dio desde muy tem­prano pa­ra che­quear que todo es­tu­vie­ra en con­di­cio­nes. Lue­go más tran­qui­lo, co­men­tó que sus expectativ­as con es­ta edición de la fiesta neu­qui­na, son muy altas.

“Es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do mu­chí­si­mo. Desde que asu­mi­mos es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do en la pla­ni­fi­ca­ción de es­ta fiesta pa­ra dar­le una mirada de­por­ti­va y cul­tu­ral. Vi­ni­mos a me­jo­rar lo que ya era una fiesta muy importante”, di­jo el in­ten­den­te.

Gai­do con­si­de­ró que el pun­to des­ta­ca­do de es­ta edición fue ha­ber in­cor­po­ra­do las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas. Ano­che se vie­ron mu­chos ni­ños de­mos­tran­do sus ha­bi­li­ta­des co­mo ci­clis­tas en las ram­pas que se co­lo­ca­ron a un cos­ta­do del es­ce­na­rio.

El je­fe co­mu­nal ase­gu­ró que se ani­ma­rá a su­bir­se al es­ce­na­rio pa­ra to­car la gui­ta­rra con Ci­ro y Los Per­sas o a bai­lar con Los Pal­me­ras. “Yo le pon­go to­da la ga­rra. Si me in­vi­tan a bai­lar es­ta­ré pre­sen­te. Yo le pon­go on­da”, con­clu­yó.

Desde muy tem­prano la gen­te co­men­zó a in­va­dir el pre­dio de la is­la, con re­po­se­ra en mano y cam­pe­ri­ta pa­ra el frío. A par­tir de las 20 en el cam­po fren­te al es­ce­na­rio, los más jó­ve­nes se aco­mo­da­ron so­bre man­tas a la es­pe­ra de los es­pec­tácu­los cen­tral de Duky y Caz­zu.Otros pre­fi­rie­ron es­pe­rar en los pues­tos gas­tro­nó­mi­cos, pro­ban­do ham­bur­gue­sas o pan­chos, acom­pa­ña­dos de gran­des va­sos de cer­ve­za ar­te­sa­nal.

En otros sec­to­res del Pa­seo de la Cos­ta, los más pe­que­ños tu­vie­ron a su dis­po­si­ción jue­gos me­cá­ni­cos y pu­die­ron pro­bar las má­qui­nas que el mu­ni­ci­pio tie­ne pa­ra los tra­ba­jos en la ciu­dad. Los men­so in­quie­tos dis­fru­tar de mi­mos, pa­ya­sos y de los es­pec­tácu­los que se brin­da­ron en uno de los cua­tro es­ce­na­rios al­ter­na­ti­vos.

El gru­po de dan­za Ele­vé fue el más con­vo­can­te. Es que ins­ta­la­ron una es­truc­tu­ra con ha­ma­cas gi­gan­tes que se ele­van a 50 me­tros de al­tu­ra. La vi­sión pa­no­rá­mi­ca de to­da la fiesta que se te­nía desde las al­tu­ras fue la pos­tal cap­tu­ra­da por to­dos los ce­lu­la­res.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es va­ria­da, pa­ra to­dos los gus­tos. Los aromas que se ol­fa­tea­ban en el am­bien­te iban desde los clá­si­cos co­nos de pa­pas fri­tas has­ta co­mi­da tí­pi­ca de otros paí­ses.

Los pues­tos de cer­ve­za ar­te­sa­nal, co­mo to­dos los años, fue­ron

FA­BIAN CE­BA­LLOS

es­tre­nó pan­ta­llas gi­gan­tes.

Na­die qui­so per­der­se el pri­mer día de fes­te­jo. Desde muy tem­prano la gen­te co­men­zó a lle­gar al pre­dio de la is­la 132.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.