Al­ter­na­ti­vas

Ha­ce si­glos que la na­tu­ra­le­za po­ne al al­can­ce de la mano un buen nú­me­ro de plan­tas que me­jo­ran la ac­ti­vi­dad se­xual, tan­to de hom­bres co­mo de mu­je­res. Cla­ro que no to­do se tra­ta de to­mar un eli­xir má­gi­co y es­pe­rar que la po­ten­cia se­xual lle­gue por sí so­la.

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Co­noz­ca las plan­tas que po­ten­cian su ener­gía se­xual. Kundalini: la ener­gía del al­ma y la con­cien­cia y dis­fru­te sus be­ne­fi­cios. Las mi­la­gro­sas sa­les de Epsom

Mu­chas

per­so­nas se sien­ten de­frau­da­das cuan­do prue­ban al­guno de los mé­to­dos na­tu­ra­les pa­ra ac­ti­var la po­ten­cia se­xual. El pro­ble­ma es que, en lu­gar de ali­men­tar al pro­duc­to con la pro­pia ener­gía, se que­dan sen­ta­das es­pe­ran­do, pen­san­do que de na­da ser­vi­rá. Es que es­te ti­po de pro­ble­mas sue­len traer aca­rrea­dos una se­rie de con­flic­tos psi­co­ló­gi­cos, co­mo pe­si­mis­mo, fal­ta de con­fian­za, ba­ja au­to­es­ti­ma y mie­do al fra­ca­so.

So­lu­cio­nar la im­po­ten­cia, la fal­ta de or­gas­mo fe­me­nino, o la eya­cu­la­ción pre­coz re­quie­re de un tra­ba­jo in­te­gra­dor. Me­jo­rar la sa­lud se­xual de­pen­de en gran me­di­da de una bue­na die­ta. Los ali­men­tos ri­cos en be­ta­ca­ro­te­nos, co­mo za­naho­ria y da­mas­cos, y las fru­tas de co­lor os­cu­ro (uvas, fram­bue­sas y mo­ras) fa­vo­re­cen el tono de los ca­pi­la­res ve­no­sos. Es­tos con­duc­tos sur­can el pe­ne, lle­nán­do­se de san­gre cuan­do se pro­du­ce la erec­ción. Cier­tas plan­tas, co­mo el gink­go bi­lo­ba, el cas­ta­ño de In­dias y el ham­ma­me­lis, tam­bién tie­nen efec­to sobre los ca­pi­la­res. Los ali­men­tos ri­cos en zinc se con­si­de­ran afro­di­sía­cos, ya que la pro­duc­ción de se­men re­quie­re de es­te mi­ne­ral. El hí­ga­do, las se­mi­llas de gi­ra­sol y de ca­la­ba­za son bue­nas fuen­tes de zinc. La le­ci­ti­na y los ele­men­tos o pro­duc­tos que la con­tie­nen tam­bién po­seen un efec­to po­ten­cia­dor de la se­xua­li­dad. La so­ja y el sé­sa­mo son bue­nos pro­vee­do­res de le­ci­ti­na, que for­ma par­te de los fos­fo­lí­pi­dos, com­pues­tos fun­da­men­ta­les de la pe­que­ña ca­pa de gra­sa que en­vuel­ve los ner­vios pe­ri­fé­ri­cos.

En ho­nor a la dio­sa del amor

Una vez que el cuer­po y la men­te se en­cuen­tran en ar­mo­nía, es ho­ra de in­cor­po­rar al­gu­nos pro­duc­tos na­tu­ra­les que pue­den po­ten­ciar la se­xua­li­dad. Es­tos re­me­dios re­ci­ben el nom­bre de afro­di­sía­cos, en ho­nor a Afro­di­ta, la dio­sa del de­seo, el amor y la be­lle­za. Las plan­tas me­di­ci­na­les que es­ti­mu­lan de al­gu­na ma­ne­ra los sen­ti­dos, son con­si­de­ra­das afro­di­sía­cas, por­que gra­cias a ellas es po­si­ble re­cu­pe­rar la se­xua­li­dad per­di­da por cau­sas psi­co­ló­gi­cas o fí­si­cas. “Mu­chas de las plan­tas es­tu­dia­das pue­den con­si­de­rar­se es­ti­mu­lan­tes sua­ves, que en gran me­di­da des­pier­tan el ape­ti­to se­xual dor­mi­do”, di­ce el mé­di­co na­tu­ris­ta Txu­ma­ri Al­fa­ro en su li­bro Re­ce­ta­rio na­tu­ral de plan­tas es­ti­mu­lan­tes y afro­di­sía­cos. “Al­gu­nas de ellas son más ro­tun­da­men­te afro­di­sía­cas, pues ac­ti­van el de­seo se­xual en las per­so­nas que su­fren de es­trés fí­si­co y psí­qui­co, un tras­torno que en oca­sio­nes cau­sa dis­fun­ción eréc­til en los va­ro­nes y fri­gi­dez en las mu­je­res.” El co­no­ci­mien­to del po­der afro­di­sía­co con­te­ni­do en las plan­tas re­sul­ta muy útil pa­ra ayu­dar a re­sol­ver un tras­torno de la sa­lud que es­tá afec­tan­do de for­ma cre­cien­te a las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les. Se­gún Al­fa­ro, los ca­sos de dis­fun­ción eréc­til o fri­gi­dez se pre­sen­tan con ma­yor fre­cuen­cia en­tre los 45 y los 60 años de edad. “Por for­tu­na pa­ra mu­chos, to­mar es­ti­mu­lan­tes afro­di­sía­cos na­tu­ra­les per­mi­te que el hom­bre o la mu­jer re­cu­pe­ren par­te de su ape­ti­to se­xual ex­tra­via­do”, di­ce el na­tu­ris­ta es­pa­ñol.

Los re­me­dios más re­co­men­da­dos

In­fu­sión de aje­drea, vai­ni­lla y miel: Es­te es un re­me­dio que da bue­nos re­sul­ta­dos en quie­nes pa­de­cen fal­ta de de­seo se­xual a cau­sa de tra­ba­jos pe­no­sos y es­trés fí­si­co o psí­qui­co. In­gre­dien­tes: 1 li­tro de agua, 33 g de aje­drea se­ca des­me­nu­za­da, 10 g de vai­ni­lla (fru­to se­co), 150 g de miel de aca­cia. Pre­pa­ra­ción: po­ner en un re­ci­pien­te las plan­tas, y ver­ter sobre ellas el agua hir­vien­do, ta­par y de­jar re­po­sar 30 mi­nu­tos. Co­lar ex­pri­mien­do bien, mez­clar con la miel en un fras­co y agi­tar has­ta que és­ta se di­lu­ya. Apli­ca­ción: to­mar dos va­si­tos (un va­si­to= 100 ml) fue­ra de las co­mi­das. Be­ber a sor­bi­tos, y po­co a po­co. Se­guir con el tra­ta­mien­to du­ran­te 3 se­ma­nas, des­can­sar una, y vol­ver a to­mar otras 3 se­ma­nas más.

Vinagre de ajo, ce­bo­lla, ca­ne­la, co­mino y nuez mos­ca­da: Es­te es uno de los po­cos vi­na­gres es­ti­mu­lan­tes pa­ra com­ba­tir la dis­mi­nu­ción se­xual. Se em­plea pa­ra ali­ñar ensaladas de es­pá­rra­gos, al­cau­ci­les, pue­rros y to­ma­tes. In­gre­dien­tes: 1 li­tro de vinagre de vino blan­co bueno, 10 g de ajo ro­jo pe­la­do y tri­tu­ra­do, 10 g de ce­bo­lla ro­ja tri­tu­ra­da, 10 g de ca­ne­la en ra­ma tro­cea­da, 10 g de fru­tos se­cos de co­mino, 4 g de nuez mos­ca­da (fru­to se­co ra­lla­do). Pre­pa­ra­ción: po­ner en un fras­co to­dos los in­gre­dien­tes con el vinagre, ce­rrar bien y de­jar en ma­ce­ra­ción du­ran­te quin­ce días, agi­tan­do el fras­co, de vez en cuan­do. Fil­trar y guar­dar en una bo­te­lla os­cu­ra. Apli­ca­ción: ro­ciar las ensaladas usan­do de 5 a 10 ml por ra­ción. Re­vol­ver bien y to­mar una vez al día. Es­te re­me­dio es­tá con­tra­in­di­ca­do en ca­sos de gas­tri­tis o úl­ce­ras. Ti­sa­na de ca­ne­la y gin­seng si­be­riano. Es­ta pre­pa­ra­ción se usa en Asia co­mo un buen re­me­dio con­tra la im­po­ten­cia tem­po­ral y la ar­tro­sis, ya que ac­túa co­mo es­ti­mu­lan­te de la li­bi­do y fa­vo­re­ce la erec­ción. Asi­mis­mo, se con­si­de­ra uno de los más fuer­tes es­ti­mu­lan­tes del or­ga­nis­mo. In­gre­dien­tes: 500 ml de agua, 10 g de ca­ne­la en ra­ma tri­tu­ra­da, 5 g de raíz se­ca de gin­seng si­be­riano ra­lla­da, 100 g de miel. Pre­pa­ra­ción: po­ner a her­vir el agua con la ca­ne­la, du­ran­te cin­co mi­nu­tos. Des­pués re­ti­rar del fue­go y aña­dir el gin-

Las plan­tas me­di­ci­na­les que es­ti­mu­lan, de al­gu­na ma­ne­ra, los sen­ti­dos, son con­si­de­ra­das afro­di­sía­cas por­que gra­cias a ellas es po­si­ble re­cu­pe­rar la se­xua­li­dad per­di­da por cau­sas psi­co­ló­gi­cas o fí­si­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.