Pi­si­co­lo­gía

La me­di­ta­ción bien rea­li­za­da y bien com­pren­di­da su­ma sim­ple­za, se­re­ni­dad y sa­bi­du­ría a nues­tra co­ti­dia­nei­dad, tres as­pec­tos que me­jo­ran sus­tan­cial­men­te la ca­li­dad de vi­da.

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

El po­der de la men­te que cam­bia tu vi­da

Más Sim­ple

La ci­vi­li­za­ción nos ha ido com­ple­ji­zan­do ca­da vez más. Ser ci­vi­li­za­do es una ex­pe­rien­cia que ne­ce­sa­ria­men­te ale­ja al in­di­vi­duo de su esen­cia na­tu­ral y lo for­ma­tea de ma­ne­ra tal de que en­ca­je per­fec­ta­men­te den­tro de la tra­ma so­cial. Inevi­ta­ble­men­te nos de­ja­mos for­ma­tear pa­ra ser acep­ta­dos y per­te­ne­cer a al­gún gru­po de per­so­nas, ya que so­mos ani­ma­les so­cia­les y fun­cio­na­mos y evo­lu­cio­na­mos me­jor en co­mu­ni­dad.

Sin em­bar­go, al ob­ser­var la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca de la cul­tu­ra en los úl­ti­mos 100 años po­de­mos ver de qué ma­ne­ra ra­di­cal nos ha in­flui­do la com­ple­ji­za­ción de las so­cie­da­des al­ta­men­te tec­no­lo­gi­za­das. Es­to lo sen­ti­mos y lo vi­vi­mos en ca­da día, en ca­da mes, con ca­da nue­va App vir­tual, nue­va red so­cial, con ca­da ade­lan­to que apa­re­ce en el mer­ca­do y que nos in­ci­ta a co­rrer atrás de él. Des­de es­ta óp­ti­ca, el en­torno pa­re­ce in­di­car­nos que ca­da día que pa­sa ne­ce­si­ta­mos más co­sas pa­ra sen­tir­nos ple­nos y fe­li­ces. Y en esa com­ple­ji­dad, nos va­mos ale­jan­do de nues­tro ver­da­de­ro cen­tro y nos mo­ve­mos so­lo por la pe­ri­fe­ria de lo que so­mos en esen­cia. Nos pa­sa­mos ho­ras mos­tran­do a la “pe­ri­fe­ria” as­pec­tos obli­ga­dos por la so­cie­dad y, mien­tras tan­to, es­con­de­mos los as­pec­tos reales, que van que­dan­do en

se­gun­do plano. A me­nu­do los es­con­de­mos has­ta de no­so­tros mis­mos. O se­rá que ya nos cues­ta re­cor­dar­nos tal cual so­mos.

Bus­ca­mos rea­li­zar­nos con un au­to nue­vo, un tra­ba­jo nue­vo, un amor nue­vo, cien se­gui­do­res nue­vos en Teit­ter… El éxi­to se mi­de de ma­ne­ras mis­te­rio­sas y ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jas. En reali­dad nos men­ti­mos con esos lo­gros ex­ter­nos que se rea­li­zan a cos­ta de la ver­da­de­ra pul­sión in­ter­na. Des­pués des­cu­bri­mos la fe­li­ci­dad del ser to­tal cuan­do sim­ple­men­te deam­bu­la­mos sin rum­bo por la pla­ya con los pies en la are­na. La di­vi­sión en­tre el ser real y el ser com­ple­jo in­ven­ta­do pa­ra ser fun­cio­nal so­cial trae do­lo­ro­sas con­se­cuen­cias en nues­tras vi­das.

En la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción ocu­rre exac­ta­men­te lo con­tra­rio. La me­di­ta­ción te in­vi­ta a ser vos mis­mo al na­tu­ral. Al re­cor­dar nues­tro ver­da­de­ro ser in­terno, desecha­mos por unos ins­tan­tes to­do lo su­per­fi­cial, to­do lo agre­ga­do y to­das las úl­ti­mas App del mer­ca­do ya que to­do lo que ne­ce­si­ta­mos es­tá ya mis­mo en nues­tro in­te­rior, es­pe­ran­do pa­ra ser uti­li­za­do. En me­di­ta­ción, más sim­ple es igual a más be­ne­fi­cio­so. Co­mo en la mo­da, don­de mu­chas ve­ces me­nos es más. Acá pa­sa lo mis­mo.

Aun­que ir de lo com­ple­jo a lo sim­ple, de lo re­bus­ca­do a lo ori­gi­nal, no es una ta­rea sen­ci­lla. Adap­ta­dos co­mo es­ta­mos a vi­vir en lo com­ple­jo, ser sim­ple da mie­do, mie­do a que­dar a afue­ra del gru­po, mie­do a mos­trar­nos sin vuel­tas tal co­mo so­mos, mie­do a ser mal in­ter­pre­ta­dos. Mie­do a ser no­so­tros mis­mos. A ve­ces te­ne­mos que des­apren­der lo so­cia­li­za­do pa­ra re­cu­pe­rar nues­tra esen­cia. La me­di­ta­ción te re­co­nec­ta con tu es­pa­cio in­terno, un es­pa­cio don­de es po­si­ble ser en ple­ni­tud, a lo gran­de y sin pe­dir per­mi­so. Un es­pa­cio de ex­plo­ra­ción del ser don­de to­do lo que ocu­rre que­da en el ám­bi­to de lo pri­va­do, es to­do tu­yo, y es gra­tis En ese in­te­rior y sin excusas po­de­mos en­con­trar­nos con no­so­tros mis­mos, el Ser real. No ha­ce fal­ta pu­bli­car­lo, ni de­cír­se­lo a na­die. In­creí­ble­men­te, los de­más se van a dar cuen­ta igual, por­que una li­ge­ra vi­bra­ción acom­pa­ña al me­di­ta­dor. Una cua­li­dad ener­gé­ti­ca que lo ha­ce vi­si­ble­men­te más au­tén­ti­co y ori­gi­nal, y que lo dis­tin­gue del res­to: su sim­ple­za. Las ven­ta­jas de lo sim­ple es­tán a la vis­ta.

Más Se­reno

Des­de el co­mien­zo de la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción, len­ta­men­te y de ma­ne­ra gra­dual la mis­ma ener­gía me­di­ta­ti­va te va lle­van­do al cen­tro de tu Ser real. To­das las fal­sas per­cep­cio­nes acer­ca de uno mis­mo se van di­lu­yen­do y al mis­mo tiem­po el au­tén­ti­co yo se ma­ni­fies­ta. El Ser real que sos y que inexo­ra­ble­men­te te acom­pa­ña a don­de quie­ra que va­yas. El co­no­ci­mien­to da­do por la ex­pe­rien­cia du­ran­te los pe­río­dos de me­di­ta­ción sobre la exis­ten­cia per­ma­nen­te del Ser in­te­rior fa­ci­li­ta que ocu­rra al­go ex­tra­or­di­na­rio: una vez que es­tás en el cen­tro de vos mis­mo, la pe­ri­fe­ria no es otra co­sa que eso: pe­ri­fe­ria.

Y esa in­for­ma­ción no es una in­for­ma­ción cual­quie­ra por­que va a mo­di­fi­car tu reali­dad pa­ra siem­pre: el Ser en el cen­tro per­ma­ne­ce. Sa­ber que al­go de no­so­tros, que una par­te de la con­cien­cia exis­te in­va­ria­ble­men­te mo­di­fi­ca la ac­ción en el mun­do real. Es­te co­no­ci­mien­to no te ale­ja del mun­do, te per­mi­te dis­fru­tar­lo de otra ma­ne­ra con otra mi­ra­da. En­ton­ces sur­ge una nue­va for­ma de ex­pre­sión: la se­re­ni­dad. Lo se­reno en­cuen­tra su an­cla en lo eterno del Ser in­te­rior y se ba­sa en la ob­ser­va­ción de que na­tu­ral­men­te to­do es cam­bio. Pe­ro me en­se­ña que aun den­tro del caos apa­ren­te y el cam­bio per­ma­nen­te, exis­te una zo­na cons­tan­te, fe­liz­men­te ob­ser­va­ble.

Es­to que al prin­ci­pio so­lo se ve por pe­que­ños se­gun­dos, va to­man­do ca­da vez más for­ma y con­sis­ten­cia has­ta for­mar par­te del ca­rác­ter más esen­cial de la per­so­na: la se­re­ni­dad.

Más Sa­bio

Inexo­ra­ble­men­te, el re­sul­ta­do de la ex­pe­rien­cia me­di­ta­ti­va reúne al in­di­vi­duo con su Ser real y eterno. Con la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción la di­men­sión de lo que es ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te en la vi­da se ex­pre­sa con na­tu­ra­li­dad. To­das las cues­tio­nes de la pe­ri­fe­ria que an­tes nos es­tre­sa­ban o nos an­gus­tia­ban to­man su ver­da­de­ro lu­gar y los te­mas real­men­te im­por­tan­tes bri­llan en nues­tro cie­lo in­te­rior. Po­ten­cian­do al Ser, la per­so­na to­ma los ca­mi­nos co­rrec­tos. Na­ce en el me­di­ta­dor la cua­li­dad de la sa­pien­cia, la po­si­bi­li­dad de to­mar las me­jo­res de­ci­sio­nes ca­da día, cen­trán­do­se en su ver­da­de­ra esen­cia, con sim­ple­za, se­re­ni­dad y sa­bi­du­ría, si­guien­do con in­tui­ción los la­ti­dos de su al­ma Mo­ni­ka Co­rreia No­bre Fun­da­do­ra y Di­rec­to­ra As­tro­flor Ins­truc­to­ra de Me­di­ta­ción y As­tró­lo­ga http://www.as­tro­flor.com.ar

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.