Vi­da Sa­na

Saber Vivir (Argentina) - - SUMARIO -

Ra­yos ul­tra­vio­le­tas: lo más nue­vo para el tra­ta­mien­to de pso­ria­sis, der­ma­ti­tis y otras afec­cio­nes de la piel. Los ra­yos ul­tra­vio­le­tas son in­vi­si­bles y for­man par­te de la ener­gía que pro­vie­ne del sol.

Los ra­yos ul­tra­vio­le­tas son in­vi­si­bles y for­man par­te de la ener­gía que pro­vie­ne del sol. En el cam­po de la me­di­ci­na, la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta tam­bién sur­ge de lám­pa­ras o ra­yos es­pe­cia­les que se usan para tra­tar cier­tas afec­cio­nes de la piel, co­mo pso­ria­sis, vi­ti­li­go, der­ma­ti­tis ató­pi­ca, lin­fo­mas, es­cle­ro­der­mia y nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias. En es­ta no­ta, to­dos los de­ta­lles.

Des­de la an­ti­güe­dad el sol fue ado­ra­do por di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes por su po­der cu­ra­ti­vo para tra­tar afec­cio­nes de la piel. A fi­na­les del si­glo XIX, la me­di­ci­na co­men­zó a uti­li­zar la fo­to­te­ra­pia, que con­sis­te en la ex­po­si­ción de la piel a la luz ul­tra­vio­le­ta, para tra­tar cier­tas afec­cio­nes de la piel co­mo pso­ria­sis, vi­ti­li­go, pa­rap­so­ria­sis, der­ma­ti­tis ató­pi­ca, lin­fo­mas, es­cle­ro­der­mia y nu­me­ro­sas en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias. “El me­ca­nis­mo de ac­ción de la fo­to­te­ra­pia con­sis­te en in­hi­bir el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, eli­mi­nan­do y des­ace­le­ran­do la re­pro­duc­ción de las cé­lu­las T, los que­ra­ti­no­ci­tos y otras cé­lu­las res­pon­sa­bles de pro­du­cir sus­tan­cias que pro­mue­ven y per­pe­túan la in­fla­ma­ción de la piel”, ex­pli­ca la Dra. Ro­sa­na Vei­ra, mé­di­ca de plan­ta a car­go del Con­sul­to­rio de Pso­ria­sis del Hos­pi­tal Ra­mos Me­jía.

La do­sis de emi­sión de luz ul­tra­vio­le­ta se­rá de­ter­mi­na­da en re­la­ción al fo­to­ti­po cu­tá­neo, la edad, an­te­ce­den­tes y pa­to­lo­gía del pa­cien­te. “Es­te tra­ta­mien­to, lle­va­do a ca­bo por pro­fe­sio­na­les idó­neos, es bien to­le­ra­do e in­do­lo­ro, por lo que pue­de ser in­di­ca­do en ni­ños y en mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­río­do de lac­tan­cia”, sos­tie­ne la Dra. Vei­ra. La fo­to­te­ra­pia fun­cio­na de ma­ne­ra com­ple­men­ta­ria y es com­pa­ti­ble con otros tra­ta­mien­tos en­fo­ca­dos en pro­ce­sos in­fla­ma­to­rios y en la pro­duc­ción de cé­lu­las T, co­mo los tra­ta­mien­tos tó­pi­cos, sis­té­mi­cos con­ven­cio­na­les y me­di­ca­men­tos bio­ló­gi­cos. La lla­ma­da ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta B (UVB) de ban­da angosta tie­ne una lon­gi­tud de on­da se­lec­ti­va, con una in­ten­si­dad óp­ti­ma para pe­ne­trar y ac­tuar de for­ma ade­cua­da en la piel sin da­ñar­la, mi­ni­mi­zan­do el en­ro­je­ci­mien­to de la piel (eri­te­ma) y el ries­go de

cán­cer de piel. Los equi­pos de fo­to­te­ra­pia son úti­les para el tra­ta­mien­to de di­ver­sas en­fer­me­da­des con ma­ni­fes­ta­cio­nes cu­tá­neas. Es por ello que la es­pe­cia­lis­ta afir­ma que es muy im­por­tan­te con­tar con es­te ti­po de equi­pos ac­ce­si­bles en dis­tin­tos me­dios hos­pi­ta­la­rios, para acer­car al pa­cien­te una pro­pues­ta te­ra­péu­ti­ca in­no­va­do­ra y así lo­grar una me­jo­ra en la ca­li­dad de vi­da. “Re­cien­te­men­te, he­mos ad­qui­ri­do un equi­pa­mien­to es­pe­cial para lo­ca­li­za­cio­nes pal­mo plan­ta­res en don­de el pa­cien­te apo­ya las ma­nos o los pies y la má­qui­na irra­dia so­la­men­te la zo­na afec­ta­da, mi­ni­mi­zan­do el área de ex­po­si­ción a la zo­na en­fer­ma y evi­tan­do así irra­dia­ción de piel sa­na. Es fun­da­men­tal evi­tar ex­po­si­cio­nes so­la­res in­ne­ce­sa­rias du­ran­te el tra­ta­mien­to y uti­li­zar pro­tec­tor so­lar fac­tor 30 o ma­yor du­ran­te el res­to del día y los días pre­vios y pos­te­rio­res a la ex­po­si­ción”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta. Es­te in­no­va­dor ser­vi­cio para el tra­ta­mien­to de afec­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas fun­cio­na den­tro del Hos­pi­tal Ra­mos Me­jía de Bue­nos Ai­res. Allí, el Ser­vi­cio de Der­ma­to­lo­gía es­tá sub­di­vi­di­do en sec­to­res es­pe­cí­fi­cos. El Sec­tor de Fo­to­te­ra­pia se en­cuen­tra a car­go de las Dras. Ele­na Chaparro y Da­nie­la González, quie­nes eva­lúan ca­da ca­so en es­pe­cial para di­se­ñar un tra­ta­mien­to a la me­di­da de las ne­ce­si­da­des de ca­da pa­cien­te.

Acer­ca de la pso­ria­sis

No hay una edad lí­mi­te para la apa­ri­ción de la pso­ria­sis. Lo más co­mún es que apa­rez­ca des­pués de los 25 años, pe­ro se han en­con­tra­do ca­sos en ni­ños -ex­tre­ma­da­men­te ra­ros- y ca­sos de pri­me­ra apa­ri­ción en adul­tos ma­yo­res de 60. Su diag­nós­ti­co es clí­ni­co, y el mé­di­co der­ma­tó­lo­go pue­de ha­cer­lo en po­cos mi­nu­tos con una téc­ni­ca sen­ci­lla. Es­ta com­ple­ja en­fer­me­dad pro­du­ce do­lo­ro­sas le­sio­nes en la piel de to­do el cuer­po, con in­ten­sa pi­ca­zón, mo­les­tia que en mu­chos ca­sos has­ta di­fi­cul­ta el buen des­can­so. Pe­ro no es un pro­ble­ma su­per­fi­cial:“La piel es una ven­ta­na del or­ga­nis­mo y lo que se ob­ser­va en ella es una ex­pre­sión de pro­ce­sos in­ter­nos”, sos­tie­ne el Dr. Ri­car­do Ga­lim­ber­ti, mé­di­co der­ma­tó­lo­go (M.N. N°43879) y ti­tu­lar de la Cá­te­dra de Der­ma­to­lo­gía de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res (UBA). Aun­que en el 90% de los ca­sos se ma­ni­fies­ta en for­ma de le­sio­nes cu­tá­neas, la pso­ria­sis es una en­fer­me­dad com­ple­ja que tie­ne su ori­gen pro­fun­do en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co. Ex­ter­na­men­te, la pso­ria­sis se ma­ni­fies­ta de ma­ne­ra notoria. Tan­to, que en la ma­yo­ría de los ca­sos quie­nes la pa­de­cen pre­fie­ren cu­brir to­do su cuer­po, aún en los días de más ca­lor para no de­jar ex­pues­tas las le­sio­nes en la piel. El de­te­rio­ro de su vi­da va más allá: co­mo las le­sio­nes pi­can o ar­den, los pa­cien­tes pue­den te­ner di­fi­cul­ta­des para dor­mir, evi­tar con­tac­to fí­si­co y la con­si­guien­te ten­den­cia al ais­la­mien­to.

“Cuan­do una per­so­na tie­ne le­sio­nes eri­te­ma­to­sas que le ar­den y la obli­gan a ras­car­se el cuer­po cons­tan­te­men­te de­jan­do es­ca­mas que son ne­ce­sa­rias de ba­rrer, no­ta­mos que la ca­li­dad de vi­da de los pa­cien­tes que su­fren pso­ria­sis es muy do­lo­ro­sa. Es ne­ce­sa­rio con­tar con un tra­ta­mien­to que re­vier­ta la en­fer­me­dad y po­si­bi­li­te al pa­cien­te, con­tar con una vi­da nor­mal para que pue­da rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des co­mo cual­quier otra per­so­na. El pa­de­ci­mien­to no es só­lo fí­si­co, sino tam­bién psi­co­ló­gi­co”, ex­pli­ca el Dr. Ga­lim­ber­ti.

De acuer­do a una en­cues­ta re­cien­te­men­te rea­li­za­da por la Aso­cia­ción Ci­vil para el En­fer­mo de Pso­ria­sis (AEPSO), 8 de ca­da 10 pa­cien­tes sos­tie­nen que tu­vie­ron que mo­di-

Es­te tra­ta­mien­to, lle­va­do a ca­bo por pro­fe­sio­na­les idó­neos, es bien to­le­ra­do e in­do­lo­ro, por lo que pue­de ser in­di­ca­do en ni­ños y en mu­je­res em­ba­ra­za­das o en pe­río­do de lac­tan­cia.

fi­car su for­ma de ves­tir por la en­fer­me­dad y que 4 de ca­da 10 pa­cien­tes desecha­ron ac­ti­vi­da­des so­cia­les o de ocio por el do­lo­ro­so es­ta­do de su piel. Se ob­ser­van ade­más ma­yo­res pro­por­cio­nes de ideas de sui­ci­dio, pro­ble­mas en el tra­ba­jo, es­tu­dio y en sus re­la­cio­nes per­so­na­les. Aun­que no hay es­ta­dís­ti­cas cer­te­ras a ni­vel lo­cal, se es­ti­ma por ex­tra­po­la­ción de da­tos de es­tu­dios he­chos en el ex­te­rior, que un 2% de la po­bla­ción ar­gen­ti­na pa­de­ce­ría pso­ria­sis.

Aso­cia­ción de pa­cien­tes

Quie­nes tra­ba­jan día a día para me­jo­rar la vi­da de las per­so­nas que pa­de­cen es­ta en­fer­me­dad son los en­car­ga­dos de la Aso­cia­ción Ci­vil para el En­fer­mo de Pso­ria­sis (AEPSO), quie­nes to­dos los años rea­li­zan cam­pa­ñas in­for­ma­ti­vas y de con­cien­ti­za­ción, muy ne­ce­sa­rias por cier­to. Tal co­mo re­fi­rió la Dra. No­ra Ko­gan, mé­di­ca der­ma­tó­lo­ga es­pe­cia­lis­ta en pso­ria­sis, “a dia­rio lle­gan en nues­tros con­sul­to­rios pa­cien­tes que no tie­nen con­tro­la­da su pso­ria­sis, bá­si­ca­men­te por­que no es­tán re­ci­bien­do el tra­ta­mien­to ade­cua­do, acor­de con la se­ve­ri­dad de su en­fer­me­dad. Lla­ma­ti­va­men­te, 5 de ca­da 10 pa­cien­tes ya han con­sul­ta­do con va­rios mé­di­cos”. “Mu­chos pa­cien­tes se die­ron por ven­ci­dos por­que pro­ba­ron con va­rios tra­ta­mien­tos y no lo­gra­ron re­sul­ta­dos sa­tis­fac­to­rios. És­ta es una en­fer­me­dad con un enor­me im­pac­to en la vi­da so­cial. Al­gu­nos de quie­nes no con­tro­lan bien su pso­ria­sis no van a la pla­ya, ni se me­ten en pi­le­tas, no se abra­zan con ami­gos, no te es­tre­chan la mano, por­que les in­co­mo­da la reac­ción que pue­den ge­ne­rar en el otro”, sos­tu­vo la re­co­no­ci­da pe­rio­dis­ta Sil­via Fer­nán­dez Ba­rrio, en su rol de pa­cien­te y de pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Ci­vil AEPSO. “Ellos con­vi­ven con sus le­sio­nes, ‘acos­tum­bra­dos’, cre­yen­do que así de­be ser y que no hay na­da por ha­cer. Ven afec­ta­da enor­me­men­te su ca­li­dad de vi­da y, por su­pues­to, su au­to­es­ti­ma, lo que in­cre­men­ta in­clu­si­ve las po­si­bi­li­da­des de su­frir cua­dros de an­sie­dad y de­pre­sión. A ellos les de­ci­mos que vi­vir sin le­sio­nes es po­si­ble. Hoy exis­ten op­cio­nes de tra­ta­mien­to que lo­gran re­sul­ta­dos im­pen­sa­dos 20 años atrás”, agre­gó. Quie­nes deseen acer­car­se a AEPSO, lo pue­den ha­cer lla­man­do al el 0800-222-3776, es­cri­bien­do al mail [email protected], a tra­vés de la pá­gi­na web (www.aepso.org) o por Twit­ter, Fa­ce­book e Instagram.

Qué es la der­ma­ti­tis ató­pi­ca

La Der­ma­ti­tis Ató­pi­ca sue­le apa­re­cer du­ran­te la ni­ñez y con­ti­núa, en mu­chos ca­sos, du­ran­te to­da la vi­da. Pro­du­ce in­so­por­ta­ble pi­ca­zón e in­fla­ma­ción de la piel, sar­pu­lli­dos y pue­de fa­vo­re­cer in­fec­cio­nes. Otra con­se­cuen­cia que ha­bi­tual­men­te no se men­cio­na es que es una en­fer­me­dad que cau­sa ver­güen­za en mu­chos pa­cien­tes, sen­sa­ción de im­po­ten­cia y pro­ble­mas en las re­la­cio­nes so­cia­les, in­clu­so en el tra­ba­jo. El Dr. Jor­ge Más­pe­ro, es­pe­cia­lis­ta en Aler­gia e In­mu­no­lo­gía y di­rec­tor mé­di­co de la Fun­da­ción CIDEA (Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de En­fer­me­da­des Alér­gi­cas y Res­pi­ra­to­rias), afir­ma: “Con fre­cuen­cia, tan­to los ni­ños co­mo los adul­tos sien­ten ver­güen­za a mos­trar las le­sio­nes de la Der­ma­ti­tis Ató­pi­ca (DA), que ha­bi­tual­men­te se pro­du­cen en las áreas de fle­xión de los miem­bros su­pe­rio­res, de­trás de las ro­di­llas y la ca­ra, y tam­bién pue­de cu­brir la ma­yor par­te del cuer­po. En mu­chos ca­sos, ello les pro­du­ce an­sie­dad, es­trés, pro­ble­mas de com­por­ta­mien­to, fal­ta de con­cen­tra­ción, en­tre otras con­se­cuen­cias emo­cio­na­les”. Afec­ta a un 10% es­ti­ma­do de la po­bla­ción mun­dial y es una ca­te­go­ría de en­fer­me­da­des lla­ma­das “ató­pi­cas” por­que mu­chas ve­ces la pa­de­cen las per­so­nas que tam­bién su­fren de as­ma, ri­ni­tis u otro ti­po de aler­gias. Sín­to­mas: piel re­se­ca, es­ca­mo­sa y con pi­ca­zón; grie­tas de­trás de las ore­jas, sar­pu­lli­dos en las me­ji­llas, bra­zos y pier­nas. Al­ter­na­da­men­te me­jo­ra y em­peo­ra. Du­ran­te las exa­cer­ba­cio­nes, se pue­den desa­rro­llar le­sio­nes con se­cre­cio­nes o cos­tras por el au­men­to del pru­ri­to, el ras­ca­do o in­fec­cio­nes. No es con­ta­gio­sa: Las en­fer­me­da­des ató­pi­cas son ge­né­ti­ca­men­te de­ter­mi­na­das, es de­cir, he­re­da­das y se desa­rro­llan en con­jun­to con la in­ter­ac­ción am­bien­tal. Sue­le apa­re­cer du­ran­te la ni­ñez en el 80% de los ca­sos y si bien las for­mas le­ves pue­den des­apa­re­cer en otros pa­cien­tes, la en­fer­me­dad con­ti­núa du­ran­te to­da la vi­da. “Aun­que úl­ti­ma­men­te hay mu­chos ca­sos de apa­ri­ción en adul­tos”, ase­gu­ra Más­pe­ro

Ra­yos ul­tra­vio­le­tas: lo más nue­vo para el tra­ta­mien­to de pso­ria­sis, der­ma­ti­tis y otras afec­cio­nes de la piel

La piel es una ven­ta­na del or­ga­nis­mo y lo que se ob­ser­va en ella es una ex­pre­sión de pro­ce­sos in­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.