Me­nú in­fan­til es­pe­cial para el ve­rano que se vie­ne

Los es­pe­cia­lis­tas ase­gu­ran que las fru­tas, los ju­gos y los ba­ti­dos, son fun­da­men­ta­les para que es­tén hi­dra­ta­dos. Cua­tro re­ce­tas dul­ces, rá­pi­das y sen­ci­llas.

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

Lue­go

de me­ses de co­le­gio, de ru­ti­nas es­ta­ble­ci­das, de li­bros que leer y exá­me­nes que pre­pa­rar, lle­ga la épo­ca más es­pe­ra­da por los chi­cos: las va­ca­cio­nes, y con ellas, la libertad. Es mo­men­to de dis­fru­tar, de le­van­tar­se más tar­de, de ju­gar y es­tar al ai­re li­bre. Da­do que los per­mi­sos se ex­pan­den a va­rios ám­bi­tos de la vi­da co­ti­dia­na, es fun­da­men­tal con­tro­lar la ali­men­ta­ción de los pe­que­ños, por­que el ca­lor y el ma­yor des­gas­te fí­si­co pue­den ge­ne­rar con­se­cuen­cias en su sa­lud. Por lo tan­to, se acon­se­ja adap­tar los me­nús a una épo­ca en la cual sus ne­ce­si­da­des son muy di­fe­ren­tes a las de los me­ses es­co­la­res.

Des­con­trol con con­trol

Si bien las va­ca­cio­nes im­pli­can cier­to “des­con­trol” en las ac­ti­vi­da­des dia­rias (acos­tar­se y le­van­tar­se más tar­de, ju­gar y pa­sear) es fun­da­men­tal con­tro­lar la ali­men­ta­ción de los ni­ños, para lo cual se re­quie­re te­ner en cuen­ta una se­rie de fac­to­res y cam­bios para lo­grar que su nu­tri­ción sea ade­cua­da. Asi­mis­mo, su­ma­da a la nue­va ru­ti­na, es pro­ba­ble que los pe­que­ños con­su­man he­la­dos, ga­seo­sas o “co­mi­da cha­ta­rra” que les ha­ga dis­mi­nuir el ape­ti­to.

En pri­mer lu­gar, el ca­lor ge­ne­ra me­nos ga­nas de co­mer o que ape­tez­can co­mi­das li­ge­ras y fres­cas. Por ejem­plo, es nor­mal que pre­fie­ran una en­sa­la­da o por­cio­nes pe­que­ñas de co­mi­da, por­que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta me­nos apor­te ca­ló­ri­co, pe­ro es esen­cial que la die­ta sea rica en pro­teí­nas, nu­trien­tes y vi­ta­mi­nas, para lo­grar un ade­cua­do desa­rro­llo y cre­ci­mien­to. Por en­de, en ve­rano hay que pro­cu­rar no al­te­rar de­ma­sia­do las cos­tum­bres ali­men­ti­cias ni en re­la­ción a ho­ra­rios o ti­pos de co­mi­das.

Sa­nos con­se­jos

Al­gu­nos tips de ali­men­ta­ción, para te­ner en cuen­ta du­ran­te el ve­rano, son:

● Fru­tas de tem­po­ra­da. Los ni­ños de­ben co­mer fru­tas, ya sea en tro­zos, en en­sa­la­das o a mo­do de ju­go, da­do que cons­ti­tu­yen una fuen­te de vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les ideal para su desa­rro­llo. Las más re­co­men­da­das son: man­za­na, pe­ra, san­día, me­lón y du­razno.

● Sí a las ver­du­ras. Son un nu­tri­ti­vo pla­to para la ali­men­ta­ción de los ni­ños. Cru­das en en­sa­la­da o co­ci­das (para acom­pa­ñar un pe­da­zo de car­ne o co­mo in­gre­dien­te de tar­tas) son muy re­co­men­da­das para una equi­li­bra­da nu­tri­ción.

● Ju­gos y ba­ti­dos re­fres­can­tes. Para aque­llos a quie­nes no les ape­te­ce con­su­mir fru­tas, una op­ción sa­na y di­ver­ti­da con­sis­te en ofre­cér­se­las a mo­do de ju­gos o ba­ti­dos. In­clu­so pue­den ele­gir la fru­ta que más les gus­te y pre­pa­rar­los en ca­sa con ma­má.

● Pas­tas. Apor­tan hi­dra­tos de

Las va­ca­cio­nes son una épo­ca de trans­gre­sio­nes de ho­ra­rios y co­mi­das, por lo tan­to es fun­da­men­tal con­ser­var par­te de las ru­ti­nas de ac­ti­vi­da­des, des­can­so y ali­men­ta­ción

car­bono, fuen­te de ener­gía, y en ve­rano se acon­se­jan las fa­mo­sas “en­sa­la­das de pas­ta”, una com­bi­na­ción fres­ca y nu­tri­ti­va.

● Abun­dan­te lí­qui­do. Los ni­ños no pa­ran un mi­nu­to y, por en­de, ne­ce­si­tan man­te­ner­se bien hi­dra­ta­dos. Se acon­se­jan que be­ban agua mi­ne­ral o ju­gos de fru­tas na­tu­ra­les (no en­va­sa­dos) y ob­vien las ga­seo­sas.

● He­la­dos. Son la per­di­ción de los ni­ños en ve­rano. Para que pue­dan dis­fru­tar­los sa­na­men­te, se re­co­mien­da pre­pa­rar­los en ca­sa.

En es­te sen­ti­do, las gra­sas no de­ben so­bre­pa­sar el 30% del con­su­mo dia­rio de ca­lo­rías (se con­cen­tran en los acei­tes ve­ge­ta­les, man­te­ca, lác­teos y gra­sas ani­ma­les) y los hi­dra­tos de car­bono de­ben re­pre­sen­tar el 50% (se ob­tie­nen del pan, ce­rea­les, pas­ta, arroz, le­gum­bres y fru­tos se­cos), mien­tras que las pro­teí­nas (ani­ma­les y ve­ge­ta­les) son esen­cia­les para el desa­rro­llo y cre­ci­mien­to de los ni­ños, y de­ben es­tar con­tem­pla­das de ma­ne­ra li­bre en las co­mi­das de to­dos los días.

Otras re­co­men­da­cio­nes

● Cui­dar los ho­ra­rios. En ve­rano es muy fá­cil sal­tar los ho­ra­rios, si­tua­ción inapro­pia­da para los ni­ños. Por en­de, de­ben se­guir­se las ru­ti­nas a las que es­tán acos­tum­bra­dos para no al­te­rar su ape­ti­to, por ejem­plo: un desa­yuno con le­che, ce­rea­les y fru­tas; un al­muer­zo y ce­na con pes­ca­do, po­llo o car­ne, acom­pa­ña­dos de ver­du­ras cru­das o co­ci­das; una me­rien­da y/o pos­tre que in­clu­ya en­sa­la­da de fru­tas, un yo­gur o un he­la­do ca­se­ro.

● Evi­tar los fri­tos y las “co­mi­das rá­pi­das”.

● Res­pe­tar las di­ges­tio­nes. Se­gún el ti­po de co­mi­da, se de­be res­pe­tar el pe­río­do de di­ges­tión, an­tes de ba­ñar­se o me­ter­se en el agua (mar, pileta), al me­nos una ho­ra y me­dia o dos des­pués de co­mer. Un cor­te de di­ges­tión pue­de oca­sio­nar do­lor ab­do­mi­nal, náu­seas y vó­mi­tos.

● En ca­so de ir de pic­nic o pa­sar un día de pla­ya, es fun­da­men­tal con­ser­var los ali­men­tos en una he­la­de­ra por­tá­til.

● Ha­cer par­tí­ci­pes a los pe­que­ños de la pre­pa­ra­ción de las co­mi­das, es una bue­na idea para des­per­tar­les el ape­ti­to.

● Evi­tar la des­hi­dra­ta­ción. Para pre­ve­nir es­te es­ta­do, de­ben con­su­mir ali­men­tos con un ele­va­do con­te­ni­do de agua, ade­más de be­ber lí­qui­do fre­cuen­te­men­te.

Gran­des re­ce­tas para pe­que­ños Ba­ti­do de fru­ti­llas

En una li­cua­do­ra co­lo­car: 250 gra­mos de fru­ti­llas, 125 ml. de le­che fría, un yo­gur de fru­ti­lla y dos cu­cha­ra­das so­pe­ras de azú­car. Ba­tir bien, y por úl­ti­mo, in­cor­po­rar unos cu­bos de hie­lo. Cóc­tel de ve­rano Pe­lar dos ro­da­jas de ananá, dos ki­wis, una na­ran­ja y cin­co fru­ti­llas. Cor­tar los ingredientes en tro­zos, ubi­car­los en una li­cua­do­ra. Li­cuar unos mi­nu­tos, y agre­gar hie­lo an­tes de con­su­mir.

Gra­ni­za­do de ba­na­na

Pe­lar dos ba­na­nas y cor­tar­las en tro­zos. Co­lo­car en una li­cua­do­ra jun­to con 250 ml. de agua, dos cu­cha­ra­das de azú­car y hie­lo pi­ca­do. Li­cuar un mi­nu­to y be­ber bien frío.

Cre­ma ame­ri­ca­na ca­se­ra

Hi­dra­tar un so­bre de ge­la­ti­na sin sa­bor, con 50 ml. de agua, ca­len­tar y re­ser­var. En una li­cua­do­ra co­lo­car 750 ml de le­che a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te, tres cu­cha­ra­das de le­che en pol­vo y 200 gra­mos de azú­car. Li­cuar, y un mi­nu­to des­pués agre­gar una cu­cha­ra­da de esen­cia de vai­ni­lla, la ge­la­ti­na y, por úl­ti­mo, 100 ml. de cre­ma de le­che. De­jar re­po­sar 20 mi­nu­tos (para

que se hi­dra­te la le­che en pol­vo. El re­po­so es el se­cre­to para que es­te he­la­do sin coc­ción re­sul­te con­sis­ten­te), dis­tri­buir en mol­des, guar­dar en el free­zer y mez­clar ca­da 30 mi­nu­tos, para que to­me pun­to en for­ma pa­re­ja, y no se cris­ta­li­ce ■

Los lac­tan­tes y ni­ños pe­que­ños son quie­nes es­tán más ex­pues­tos al ca­lor y a su con­se­cuen­cia: la des­hi­dra­ta­ción

En ca­so de tras­tor­nos di­ges­ti­vos, fre­cuen­tes en es­ta épo­ca, la die­ta se­rá as­trin­gen­te, con ali­men­tos her­vi­dos (arroz, pes­ca­do, po­llo, za­naho­ria her­vi­da) y agua o in­fu­sio­nes para rehi­dra­tar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.