Por pri­me­ra vez en Amé­ri­ca La­ti­na se im­plan­tó un car­dio­des­fi­bri­la­dor sub­cu­tá­neo en un ado­les­cen­te

Saber Vivir (Argentina) - - SALUD -

El im­plan­te sub­cu­tá­neo se co­lo­ca de­ba­jo de la piel en la zo­na to­rá­ci­ca pe­sa 130 gra­mos y cons­ta de un ca­té­ter y un ge­ne­ra­dor. És­te úl­ti­mo fun­cio­na co­mo un sen­sor del rit­mo car­día­co y per­mi­te dar una des­car­ga cuan­do de­tec­ta una arrit­mia ma­lig­na que po­ne en ries­go la vi­da del pa­cien­te.

Se im­plan­tó por pri­me­ra vez en Amé­ri­ca La­ti­na un car­dio­des­fi­bri­la­dor sub­cu­tá­neo en un ado­les­cen­te con mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca, para pre­ve­nir la muer­te sú­bi­ta. El pro­ce­di­mien­to es­tu­vo a car­go de pro­fe­sio­nes del ICBA, Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar, quie­nes, al eva­luar el historial mé­di­co del pa­cien­te y sus an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res, de­ci­die­ron que és­ta era la me­jor op­ción te­ra­péu­ti­ca.

El dis­po­si­ti­vo sub­cu­tá­neo per­mi­te de­tec­tar al­te­ra­cio­nes en el rit­mo car­día­co del pa­cien­te y efec­tuar, en ca­so que sea ne­ce­sa­rio, una des­car­ga eléc­tri­ca para pre­ve­nir la muer­te sú­bi­ta. Ade­más, re­du­ce el ries­go de in­fec­cio­nes que pue­den afec­tar las vál­vu­las car­día­cas y la es­tre­chez de las ve­nas que lle­gan al co­ra­zón; al mis­mo tiem­po que evi­ta re­mo­ver ca­té­te­res en el fu­tu­ro cuan­do el ado­les­cen­te crez­ca, fren­te a po­si­bles des­pla­za­mien­tos o frac­tu­ras, que en el ca­so de un dis­po­si­ti­vo con­ven­cio­nal se en­con­tra­ría den­tro del co­ra­zón. “Cuan­do el pa­cien­te lle­gó al ICBA rea­li­za­mos una eva­lua­ción ex­haus­ti­va del mis­mo, y ana­li­za­mos los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. Así, des­cu­bri­mos que ha­bía an­te­ce­den­tes de muer­te sú­bi­ta en la fa­mi­lia. Fren­te a es­ta si­tua­ción, con el equi­po mé­di­co de car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas del ins­ti­tu­to, de­ci­di­mos que la me­jor al­ter­na­ti­va era el car­dio­des­fi­bri­la­dor im­plan­ta­ble sub­cu­tá­neo, un dis­po­si­ti­vo que se in­tro­du­ce de­ba­jo de la piel en la zo­na to­rá­ci­ca y pe­sa 130 gra­mos/ 55,9 cm3, fun­cio­na co­mo un sen­sor del rit­mo car­día­co y per­mi­te dar una des­car­ga cuan­do de­tec­ta una arrit­mia ma­lig­na que po­ne en ries­go la vi­da del pa­cien­te” co­men­tó la Dra. Ma­ría Ama­lia Eli­za­ri, Je­fa de la Sec­ción Car­dio­pa­tías Con­gé­ni­tas del Adul­to del ICBA, Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar.

El jo­ven, oriun­do de la pro­vin­cia de Chu­but, se con­vir­tió así en el pri­mer ado­les­cen­te en quien se reali­zó un im­plan­te de es­te ti­po en Amé­ri­ca La­ti­na. El pa­cien­te ha­bía su­fri­do des­ma­yos mien­tras prac­ti­ca­ba ac­ti­vi­dad fí­si­ca y mien­tras ca­mi­na­ba, sín­to­mas de la mio­car­dio­pa­tía hi­per­tró­fi­ca, que se ca­rac­te­ri­za por­que el múscu­lo del co­ra­zón tie­ne un en­gro­sa­mien­to anor­mal, y es una de las car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas he­re­do­fa­mi­lia­res más fre­cuen­tes. Tras la con­sul­ta mé­di­ca en Chu­but, la fa­mi­lia fue de­ri­va­da para eva­lua­ción al ICBA, Ins­ti­tu­to Car­dio­vas­cu­lar, que cuen­ta con un área de aten­ción de pa­cien­tes por­ta­do­res de car­dio­pa­tías con­gé­ni­tas y una Clí­ni­ca de Mio­car­dio­pa­tías que atien­de a pa­cien­tes a par­tir de los 14 años, y brin­da asis­ten­cia in­te­gral para el diag­nós­ti­co y el tra­ta­mien­to de es­tas pa­to­lo­gías. “Es la pri­me­ra vez que en Amé­ri­ca La­ti­na es­te ti­po de pro­ce­di­mien­to se rea­li­za en un ado­les­cen­te y es­ta­mos muy or­gu­llo­sos de ha­ber si­do par­te de es­te hi­to. El pro­ce­di­mien­to se lle­vó a ca­bo los pri­me­ros días de oc­tu­bre y es­tu­vo a car­go de la Dra. Mó­ni­ca Ben­ja­mín y el Dr. San­tia­go Ri­ve­ra, quie­nes for­man par­te del Ser­vi­cio de Elec­tro­fi­sio­lo­gía. Afor­tu­na­da­men­te, el pa­cien­te re­ci­bió el al­ta al día si­guien­te, y evo­lu­cio­na de ma­ne­ra fa­vo­ra­ble” fi­na­li­zó la es­pe­cia­lis­ta ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.